Remedios Caseros, Recetas, Tecnología y mucho más

Que son Los Celos ¿Amor o Inseguridad?- Vamos A Definirlo Aquí!

Qué  tema tan amplio,  y que diatriba puede existir por el, tanto que escribir y hablar sobre el mismo, los celos, ¿qué mujer en algún momento no los ha sentido en su propia carne, dejando así salir a flote la muestra de deprimente inseguridad?. Sí, todas y todos lo hemos sentido, pero es inseguridad o es amor? El que quiere cela, el que ama cela, eso es muy cierto, allí no hay duda.

Sin embargo, la otra cara de la moneda es igual de difícil y terrible, ¿qué mujer no los ha sufrido como víctima de un hombre acosador, manipulador  y celoso, el cual puede demostrarte, a través de ellos, la gran debilidad, la inseguridad, su capacidad de control sobre ti y hasta la violencia que puede ser capaz de generar por cosas que se imagina?. De forma lamentable si es existe y es real.

Conoce mas acerca de el miedo a enamorarse 6 Señales Para Saber si Tienes Miedo a Enamorarte: ¿ Filo-Fobia?

El deseo de posesión de el otro o la necesidad de acaparar y llegar a tener toda su atención y después no conseguirlo, produce un sentimiento que se conoce como los celos. Cuando estamos celosos nos sentimos frustrados, mal queridos y hasta rechazados, generando así una serie de sentimientos de carácter negativo hacia la persona que causa ese sentimiento y hacia nosotros mismos.
LOS CELOS
Pueden surgir esto debido a una infancia en la que la autoestima no fue debidamente cultivada, hubo carencia. Un individuo que creció y los sigue haciendo con una auto imagen muy débil, que no se considera ser merecedor de  el amor, verá un rival entonces en cualquier tercero que se pueda acercar a su relación.
El celoso, muy en el fondo, se considera que es malo, el ser inapropiado, que es feo, muy torpe o hasta inútil. De ahí el temor enorme a ser cambiado por otra persona. En resumidas cuentas, los celosos son tan inseguros que siempre creerán que cualquiera es mucho mejor que ellos.
Los celos también son una forma de control que se pone en marcha cuando se siente el miedo de perder una figura de apego que le brinda la seguridad psicológica o la seguridad emocional, de la dependencia y a la que le damos un sentido de que  esta nos pertenece.
celopatia
Pero no todos los celos son de el tipo inofensivos, según los datos estadísticos, en el mundo a diario, hay casos de agresión debido a los celos,  y debido a los celos se cometen  crímenes atroces y asesinatos que no dejan de aumentar. Son causa de violencia de genero.
Más que amar y cuidar al otro, el celoso solo quiere poseerlo, considerando así que el deseo de poseer puede ser ejercido de amplias y distintas maneras. De acuerdo con las creencias de cada quien, la práctica y la expresión de el celo ocurrirán de distintas formas.
El celoso siempre intentará garantizar que no lo es, dándole otros nombres a lo que el está sintiendo, tales como el cuidado, el respeto, la educación, la atención, el amor o la preocupación obsesiva por su pareja.

Los celos pueden clasificarse en dos tipos:

  • Según la intensidad los celos pueden ser:
          Justificados e Infundados.
  • Según la causa los celos pueden ser:
          Patológicos y Normales.

 Los Celos Infundados:

El miedo a una posible  traición, a que ocurra una infidelidad, a el abandono, nos hace aflorar nuestro ‘yo’ más animal. No tenemos motivos, pero creemos amar tanto a esa persona, que pensamos que en cualquier momento podría cambiarnos por otra, que tal vez,  que puede ser que ni exista; o tal vez a tu pareja le moleste simplemente que te guste algún cantante, deportista o artista.
Como si un amor platónico, fuera capaz de hacerse realidad, por arte de magia Entonces son celos infundados, que surgen de nuestra propia imaginación. Pero si no somos capaces de poder controlar esta situación, si no logramos aprender a relajarnos y a disfrutar de la vida que es hermosa con nuestra pareja y nos dejamos llevar por cualquier obsesión, probablemente terminaremos por ahogar y hasta destruir esa relación.
«Los celos son una mezcla explosiva de amor, odio, avaricia y orgullo».
Jean Baptiste Alphonse Karr.
Celos en pareja

 Los Celos Justificados:

Aunque también está la otra parte de el asunto, la de los celos  cuando son justificados por una infidelidad pasada o por la actitud de los seductores empedernidos y enamoradizos. No hay pareja que sea tan explosiva, ni un cóctel que sea más peligroso que juntar a un traumado con el abandono y a un abandonador.

La combinación establece una dinámica constante de agotamiento que no se detendrá. Si puedes comprobar que tus celos si son justificados por una infidelidad real de tu pareja, recuerda  siempre que tú vales mucho. Quien se deja poner los cuernos seguidamente una y otra vez, está igual o mas de enfermo que el celoso patológico.

«Ligerezas como el aire son para el celoso fuertes confirmaciones, como un testimonio de las Sagradas Escrituras».

William Shakespeare.

 Los Celos Normales:

Los celos son muy normales cuando estos actúan como generadores de la energía vital dentro de la pareja y no logran desestabilizar a ninguno de los que están implicados. Incluso, es muy común que se le de la interpretación de los celos, como la máxima expresión de la importancia que tiene un individuo para con la otra persona.
También son muy normales los celos cuando por ejemplo el hombre,  da los motivos suficientes para colocar y alertar a su pareja. En este caso, de  nada sirve la nombrada autoconfianza,  ni el desapego, lo mejor es ser totalmente honesto y poner la cosas siempre en claro.
Hay parejas que son muy provocadoras, con una necesidad absurda de aprobación mediante el uso de la seducción que puede llevar a una persona muy  normal a la locura de los celos. Quien se ama siempre se merece que le sean fiel y esta en el nivel de exigir este derecho mucho antes que crear estrategias de vigilancia y persecución.  No te auto-denigres.
«Los celos se nutren de dudas y la verdad los deshace o los colma».
 François de la Rochefoucauld.
Por que mi novio tiene celos

Los Celos Patológicos o la celopatia: 

Los celos se llaman patológicos cuando el sentimiento de abandono e infidelidad adquiere certeza ya interna, cuando uno se lo cree  totalmente, como  una verdad revelada y sabe que algo esta pasando o pasó. No es un sexto sentido, ni intuición,  ni una corazonada, es una fuerza interna ya enfermiza que grita desde la total desconfianza y busca con desespero las razones que comprueben el engaño.
En la celopatia ya no existe fuerza interior, que pueda detener las oleadas de rabia y dolor que surgen desde las viejas cicatrices de el amor. La persona esta ya  poseída por un personaje de ojos como vidriosos, con una sudoración y respiración agitada, que interroga constantemente y repasa los movimientos de la pareja, como un torturador graduado, un profesional, hasta lograr confesiones que pueden ser falsas por miedo o agotamiento.
El celoso patológico es ya obcecado. Está lamentablemente enfermo. Lo que hace no está para nada justificado. Se convierte entonces en un verdadero verdugo, para su supuesto amor, que resulta terminando por se  la víctima de sus celos.
«Ser celoso es el colmo del egoísmo, es el amor propio en defecto,
es la irritación de una falsa vanidad.»
 Honoré de Balzac.

¿Que es la Celotipia?

la pareja y los celos

La celotipia es muy difícil de detectar por los comportamientos tan inestables que tienen los celosos.  Se convierten en detallistas, muy solidarios y sobre todo dependientes de la persona, esto hace que muchas mujeres los sufran pero por esta misma razón, no estén dispuestas a dejarlos. Los celosos son sumamente inteligentes y saben identificar muy bien así como jugar con  la tolerancia de su pareja.
A cambio de  el amor,  lo que vincula y da a demostrar a los celosos es el control sobre exagerado, el cual es expresado a través de el miedo, la angustia presente en todo momento y la rabia. La persona,  que es víctima de un celoso, queda convertida en un objeto que es indispensable para su vida, es una posesión, una extensión de su propio mundo y realidad y hasta se convierte en un órgano para poder vivir.
Es como si imaginaran simplemente, que uno de sus pulmones o riñones se quiere ir con alguien más, esto es  una verdadera  y real tragedia para el que es celoso patológico.
«La rabia de los celos es tan fuerte que fuerza a hacer cualquier desatino».
 Miguel de Cervantes Saavedra

Características de los celos.

Caracteristicas de los celos

Los celos cuando son en extremo, siempre se presentan como una emoción  muy desagradable, devastadora y desgastante para el que los esta padeciendo. Se incorporan a su vez sentimientos de tristeza y mucha ansiedad.

Pueden implicar alguna clase de violencia que se asocie a pensamientos intrusivos muy persistentes y a veces extra- obsesivos, de infidelidad,  de engaño y los peores de traición por parte de la persona querida. Es una manera muy efectiva de auto-infligirse daño con la persona que uno quiere y también es una clara señal de alarma, de que la pareja ya está enferma, que es patológico y necesita ayuda.

Por todo lo anterior, el celoso que esta enfermo piensa y siente,  que existe una amenaza constante en cada momento. Este miedo de poder perder a su pareja le provoca pensamientos que pueden desencadenar en emociones negativas y particularmente obsesivas, que llevan a realizar acciones tales como:

  • Espiar a la pareja.
  • Hackear los correos electrónicos.
  • Esculcar y escudriñar sus pertenencias.
  • Reciclar la basura.
  • Criticar sus horarios.
  • Revisar los celulares a escondidas.
  • Persecución de la víctima
  • Reclamar su forma de vestir o a sus amistades.
  • Agredirla.
  • Prohibirle, salidas,  cosas o actitudes.

La infidelidad

Sí, es muy vergonzoso, pero cuando los celos se adueñan de alguien, toda la razón se pierde. Lo que impera entonces es su desesperación de carácter excesivo por convertir cualquier situación que se presente, y genere duda en una gran posibilidad de perder aquello que se ama.
Los celos de características patológicas no se basan ni tienen fundamentos reales, si no en la forma como el celoso va interpretando tales acontecimientos. El celoso parece estar en una alerta constante, listo para obtener, al fin  la prueba de que sus sospechas eran ciertas. Es un buen ejemplo para el dicho popular que dice «El que busca, encuentra».
Él está y estará siempre buscando algo que le de la razón,  que lo avale, que le de la sensación de que si era cierto, aunque sea la más dolorosa y  temida, de que lo que sospechaba era real.  Cuando de la nada allí se encuentra él, protestando, discutiendo,  peleando, y muriéndose de el dolor  por dentro por causa de sus fantasías y creaciones alucinantes, de sus pensamientos que lo devoran y de sentimiento de seguridad alocado, muchas veces infundados. Debes tener cuidado es muy peligroso.

El ciclo de los celos.

 El Reposo.

No hay ni existe la  sensación de desconfianza. Tras un crisis de celos, en vez de una persona toda paranoica  vamos a encontrarnos con la ecuanimidad y una profunda y honda auto determinación de sanarse.
Le ruega a su pareja que le ayude, promete ir hasta a terapia. Todo parece muy normal hasta que el interruptor hace click,  se dispara.

El interruptor.

Ya sea por diferentes estímulos tanto internos  como externos, la pólvora llega y  hace explosión. Como si se tratara de alimentar un parásito dañino, hay una verdadera transformación en toda la conducta y el celoso vuelve y cae de su nuevo en su necesidad de lamerse y abrirse las heridas y masticar el pasado.

Busca señales  de tipo externo en el comportamiento de su pareja que le permitan revivir las heridas de niño, infantiles y así poder alimentarlas haciéndose mucho daño y dañando a la pareja inocente.

Cualquier recuerdo será ya suficiente para empezar el acto y montar la película más intensa y rebuscada, tomar cualquier indicador como certeza para validar así su tragedia. y cumplir su ya creída fantasía catastrófica de que lo están dejando. Puede haber jurado que no lo volvería a hacer, pero ya no se puede parar.

Etapas de los celos

La crisis.

Todo puede comenzar con la simple frase «Si no es mía, no es de nadie«. El celoso pierde toda su compostura, no respeta los días, ni los lugares, ni a la familia, mucho menos a los amigos, es tanto  el nivel de angustia que necesita descargar toda su tensión acumulada y dar rienda suelta a reclamar el sentirse solo, abandonado o hasta falto de amor.

Es un reclamo por lo general infantil, es un lamento triste que se disfraza de orgullo, es un hombre adulto que esta pataleando y llorando como un niño pequeño, mendigando,  gritando,  y reclamando el amor incondicional, el amor que es cierto, el amor que jamas recibió, sin ver siquiera que su pareja esta allí por que lo quiere, sin ver su entorno, a sus hijos.

Lo único que logra ver es su pasado, su  gran dolor y su inmensa soledad. El celoso podrá tener de todo, pero es muy pobre y miserable porque no se tendrá a el mismo y porque el mundo le es ya una amenaza, es una cárcel para su pareja que esta asustada y secuestrada.

El arrepentimiento

Después de su ira, cuando la logre descargar que generalmente sucede a través de la violencia física, psicologica o emocional , llorara de desilusión o dolor, se percata que fue agresivo e inventa mil disculpas, es capaz  hasta de humillarse, de hablar con el tercero que el dice se acercó, o al que uso para su estallido.
Todo con tal de no perder y ceder su  objeto de adicción que es su pareja.  Por un tiempo dejara los bolsillos,  las carteras y los celulares quietos, pero unas semanas después volverá a lo mismo, a sus preguntas constantes, a sus prohibiciones y a los celos que se repiten en un ciclo que jamas tiene fin.
Que hacer con los celos

 ¿Qué hacer con los celos?

 Si tú eres el celoso:
  • Haz todo lo que puedas para  poder  poner en control las emociones negativas que sientes te invaden, de ser necesario siempre busca ayuda profesional.
  • Fortalece y acrecienta tu autoestima, depende de ti,  de nadie mas no de tu pareja ni de su amor.
  • Identifica siempre la aparición de los celos por los cambios físicos como los de la respiración, por la híper vigilancia y hasta la sudoración, y contestate ¿de qué me  estoy dando cuenta?
  • No te quedes,  ni seas pasivo frente a tu neurosis. Debes reconocerla y enfrentarla ademas de medir las consecuencias de todas las rutinas que estás por seguir, ponte límites; medita mucho, intenta concentrarte, haz acopio de tus grandes valores y de tus certezas, y con ayuda de la respiración, atraviesa esa oleada que te provoca, aprende a poner freno a el evento sin dejar que te arrastre por tu sombra.
  • Asume  bien y entiende que la libertad es un derecho que tiene cualquier individuo.
  • Respeta el espacio privado de cada quien, en especial de tu pareja.
  • Evita todas las escenas de ya no me quieres como antes.
  • Conversa y habla mucho con tu pareja, disipa tus dudas, no la interrogues, hay una gran diferencia.
  • Trabajen en equipo, si eres un celoso patológico obsesivo, eso es una enfermedad y necesitas  confrontarlo y enfrentarlo, pero sobre todo aceptarlo. Si no puedes llegar a confiar en nadie, al menos puedes intentar de  dejar de desconfiar.
  • Cuida  siempre a la persona que amas, así aprenderás a cuidar de ti mismo por el efecto reflejo. Después, protege de tu locura insana a los demás, en especial a tus hijos.
  • Los celosos pueden elegir el reconocer que son parejas muy complicadas, volubles, cambiantes, que son de difícil satisfacción. Pueden responsabilizarse a través de algunos tratamientos terapéuticos. Puedes evitar así consecuencias destructivas y hasta letales.

superar los celos

Si padeces a un celoso:
  • Pregúntate entonces cuál es el concepto de pareja que en realidad deseas, qué tanto es el amor, la dependencia o la sumisión de la que  padeces.
  • Recuerda que el amor por muy fuerte que parezca, no puede con todo y menos con esta enfermedad, con esta patología, lo que necesita tu pareja urgente,  es ayuda de un profesional no de una persona  codependiente que le de validez a  su enfermedad.
  • Hazle conocer sus límites y exige los cambios. No te conformes con las promesas, ni mucho menos con postergaciones.
  • Si en realidad te valoras, no negocies con el respeto que merece tu vida, ni con el de tu dignidad ni tampoco con el de tu individualidad.
  • No olvides jamas que uno no se siente amado si no es digno de la confianza.
  • Pon una balanza y pesa entre lo que sufres a diario y el bienestar de tu relación, no cargues con esa cruz.
  • Si es necesario, aléjate y no te hagas mas daño.
No desperdicies ni tu energía, ni te martirices. Los celos no deben ser patológicos ni enfermizos. Si confirmas por triste casualidad que tus celos  si son justificados, entonces el tipo es para ti, no vale la pena. Pero si tú en cambio eres la víctima de un enfermo de celos, vete, huye podrías estar en grave peligro y las consecuencias pueden ser fatales.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.