Para Volverte Erudito

Alivia El Dolor De Garganta Con Estos 7 Remedios Caseros

El dolor de garganta puede ser el primer síntoma de que has cogido un buen resfriado, aunque puede ser también de otros padecimientos más preocupantes, por lo que si la fiebre comienza a subir o comenzamos a sentir dolor en las articulaciones, debemos acudir al médico. Incluso, podemos intentar atajar el malestar por nuestras propias manos, y seguir algunas de las recomendaciones que te mostraremos a continuación, lo cual aliviará los síntomas y nos ayudará a seguir adelante en nuestro día a día.

La mejor y posiblemente única receta infalible y seguro es descansar hasta que nos encontremos totalmente recuperados, pero si no nos permiten faltar al trabajo, a clases o dejar de lado nuestras obligaciones diarias, podemos probar con lo que te mostraremos más adelante. ¡No te lo pierdas!

Diferencia entre un dolor de garganta, faringitis y amigdalitis

Los términos dolor de garganta, faringitis y amigdalitis comúnmente se utilizan indistintamente, pero no suelen ser lo mismo.

Amigdalitis. Este término se usa cuando las amígdalas están inflamadas.

Faringitis. Es una infección provocada por un tipo específico de bacteria, estreptococo. Cuando tu hijo o tú tiene faringitis, las amígdalas se suelen inflamar mucho, y la inflamación puede afectar los alrededores de la garganta.

Otras causas de dolor de garganta. Otras causas suelen ser los virus, y estos sólo pueden ocasionar inflamación de la garganta alrededor de las amígdalas pero no de las amígdalas en sí.

¿Qué es el dolor de garganta?

En bebés, en niños pequeños y en niños en edad preescolar, la causa más común de dolor de garganta es una infección viral. No se requiere ninguna medicina específica cuando el responsable suele ser un virus, y la persona debería mejorar un período comprendido de siete a diez días. Comúnmente las personas que tienen dolor de garganta provocado por un virus tienen también un resfriado. Es probable que también presenten fiebre leve, pero por lo general la enfermedad no es muy fuerte.

El dolor de garganta con frecuencia se origina como consecuencia de infecciones en las amígdalas o la faringe y puede venir en compañía de signos adversos como lo son ardor, picazón o molestias para deglutir

Por lo general, estas infecciones son de curso bastante leve y salvo que se presente fiebre muy alta no suele precisar un tratamiento médico ya que suelen remitir espontáneamente en unos días y no originan complicaciones mayores.

Los tratamientos para el dolor de garganta son paliativos y se encuentran enfocados principalmente a disminuir las molestias producidas y los más empleados en este punto suelen ser el ácido ecetil salicílico o aspirina (excepto en los niños), el fármaco paracetamol y el ibuprofeno.

El diagnóstico generalmente se suele basar en la sintomatología anteriormente descrita y en la observación del área afecta, sin embargo, también se puede solicitar una muestra de cultivo cuando exista sospecha de una infección estreptocópica.

En caso de que la muestra del cultivo sea positiva se pueden emplear tratamientos antibióticos para combatir la infección, en caso de no hacer la prueba o que resulte negativa, los tratamientos antibióticos no funcionan para tratar las infecciones frecuentes de garganta de curso viral y no deben ser suministrados a los pacientes.

Remedios caseros para el dolor de garganta

También puedes leer sobre: 10 remedios caseros para el dolor de rodilla ¡Tratamientos y alimentación!

¿Cuáles son las causas más comunes del dolor de garganta?

Puede parecer que se manifiestan de la mana, pero los dolores de garganta son provocados en su gran mayoría por una infección de tipo viral.

Un virus específico (conocido como virus de Coxsackie), que es observado comúnmente en el verano y otoño, puede provocar fiebre un poco más alta, más dificultad para deglutir y más molestias en general. Si usted o su hijo tiene una infección por el virus de Coxsackie, es probable que tenga también una o más ampollas en la garganta y en sus manos y pies (por lo que se suele llamar enfermedad de manos-pie-boca).

La mononucleosis infecciosas puede provocar dolor de garganta, comúnmente con amigdalitis marcada; no obstante, la gran mayoría de las personas que tienen una infección del virus de mononucleosis tienen pocos o ningún signo.

Las infecciones bacterianas secundarias pueden también producir irritación en la garganta. Por otro lado, se pueden desencadenar por factores ambientales. Para mayor información consulte con su médico de cabecera.

• Virus

Los virus suelen ser la causa más frecuente del dolor de garganta. Pueden lograr llegar a su garganta mediante el aire que respira. Si consiguen penetrar las células en su garganta, pueden ocasionar infecciones como lo son el resfriado común y la influenza. Su cuerpo se defiende a sí mismo a través de la inflamación. Las sustancias que son liberadas durante la inflamación, suelen irritar las fibras nerviosas en la garganta y es cuando de repente, ¡le duele la garganta!

• Bacterias

Las bacterias también pueden producir dolor de garganta, aunque generalmente como una infección secundaria luego de una inicial infección por un virus. La causa bacteriana más usual de la garganta irritada es la bacteria conocida como estreptococo; ésta origina inflamación e infección de la garganta. La amigdalitis puede aparecer debido a una infección bacteriana; las manchas blancas en las amígdalas son un síntoma de esta condición dolorosa. Los antibióticos suelen ser muy eficaces contra este tipo de infección.

• Factores ambientales

¿Qué otras cosas en su entorno podrían originarle un dolor de garganta o qué produce que un dolor de garganta leve se transforme en uno más fuerte? Los siguientes factores a continuación pueden producirle un dolor de garganta.

El humo del cigarro y otras irritantes: la inhalación del humo del cigarrillo, la contaminación del ambiente y el polvo pueden fácilmente irritar la delicada membrana que recubre toda la garganta.

El alcohol fuerte (concentrado) y todos los alimentos que estén excesivamente picantes pueden también ser poderosos irritantes.

Las alergias: la inhalación de alérgenos transportados por el aire como lo es el polen, pueden hacer que le duela la garganta.

El aire seco: los calentadores y los aires acondicionados pueden hacer el aire interior sumamente seco, sobre todo si usted tiende a respirar por la boca.

Diagnóstico y tratamiento para el dolor de garganta

Si usted o su hijo presentan dolor de garganta que no cede (no uno que se va luego de beber algo en la mañana), ya sea que se encuentre acompañado de dolor de cabeza, fiebre, dolor de estómago o cansancio extremo, llame a su médico de cabecera. Esta llamada se debe hacer con más urgencia si su hijo parece estar extremadamente enfermo, o si tiene dificultad para respirar o mucha dificultad para deglutir (lo que hace que babee).

• Cultivo de garganta

Esto puede indicar una infección mucho más grave. El médico lo va a examinar y es posible que haga un cultivo de garganta para así determinar la naturaleza de la infección. Para ello, va a tocar la parte posterior de la garganta y las amígdalas con un aplicador con punta de algodón y rozará la punta en una placa de cultivo especial lo cual permite que la bacteria crezca si se encuentra presente. La placa de cultivo se suele examinar veinticuatro horas después para poder determinar la presencia de la bacteria.

• Examen rápido de faringitis

La gran mayoría de los consultorios de pediatras u otros hacen pruebas rápidas de bacterias que brindan resultados en minutos. Si la prueba rápida el resultado es negativo, es posible que su médico confirme el resultado con un cultivo. Una prueba negativa indica que se asume que la infección es provocada por un virus. En dicho caso, los antibióticos (que son antibacterianos) no ayudan y no se les recetará.

• Antibióticos

Si la prueba muestra que tiene faringitis, el médico va a recetar un antibiótico oral o inyectado. Si es oral, es sumamente importante que tome la dosis completa, tal y como se le receta, inclusive si los síntomas mejoran o desaparecen.

Si la faringitis no se puede tratar con antibióticos, o si no se cumple el tratamiento, la infección podría empeorar o extenderse a otras partes del cuerpo, dando origen a afecciones como abscesos en las amígdalas o problemas de los riñones. Las infecciones estreptocócicas que se dejan si tratar puede implicar en fiebre reumática, lo cual es un padecimiento afecta el corazón. No obstante, la fiebre reumática no es común en los Estados Unidos y en los niños menores de 5 años de edad.

También puedes leer sobre: 10 remedios caseros para la tos seca ¡Tratamientos y recomendaciones!

Remedios caseros para aliviar el dolor de garganta

1. Haz gárgaras

Un remedio clásico pero bastante útil (e inclusive, está aprobado por un estudio publicado en el año 2005 por el American Journal of Preventine Medicine). Hacer gárgaras en repetidas ocasiones al día con agua tibia con sal permite que ésta absorba el agua de las células de la membrana mucosa, que están inflamadas durante el constipado. La cantidad aconsejada es media cucharada de sal por cada vaso de agua; si el sabor es un poco desagradable, podemos añadirle mil, lo cual es otro alimento muy beneficioso para la garganta.

Debemos tener mucho cuidado, ya que si hacemos gárgaras más de tres veces al día se pueden resecar las membranas mucosas, lo que se obtendría el efecto opuesto al esperado. Y, por supuesto, nada de deglutir: con medio minuto es más que suficiente.

2. Toma caramelos

Aunque hay muchísimos caramelos que podemos comprar en las farmacias y que tienen la misión de aliviar los signos del catarro, cualquier pastilla o alimento hecho específicamente para ser chupado puede disminuir el dolor, sobre todo aquellos que contengan ingredientes refrescantes como lo es el eucalipto o la menta. El motivo es que los caramelos suelen estimular la producción de saliva, lo cual contribuye ciertamente a aliviar el dolor de la garganta al tragar.

3. Bebe líquidos

Hay dos motivos por los que la botella de agua se convierte en nuestro mejor socio durante un constipado. Por un lado, nos ayuda a estar siempre hidratados, lo cual es algo esencial si queremos que la enfermedad desaparezca cuanto antes (por el mismo motivo deberíamos excluir las bebidas deshidratantes o diuréticas como lo es el café o el alcohol). Por otro, los líquidos suelen humedecer las membranas mucosas, por lo que la sensación de dolor procede sensiblemente, sobre todo en el caso de las bebidas calientes.

Dolor de garganta

4. Toma una cucharada de miel

La miel suele ser un magnifico antiséptico, en otras palabras, ayuda a combatir las enfermedades infecciosas destruyendo todos los microbios causantes. Asimismo, contribuyen a eliminar la tos, por lo que tomar una o dos cucharadas lentamente, dejando que la miel repose un poco en la parte posterior de nuestra boca, puede ser una muy importante defensa contra el dolor de garganta. Sin embargo, debemos tener presente que los niños menos de un año no pueden tomar este alimento, debido a que puede estar contaminado con la bacteria Clostridium botulinum que origina la aparición de botulismo entre los bebés.

5. Date una ducha caliente

Debido a que lo más perjudicial para nuestra garganta suele ser la sequedad del ambiente, debemos intentar humedecerla todo lo posible, ya sea gracias a un humidificados lo cual es bastante útil en invierno, cuando la humedad del ambiente baja o al vapor de una buena ducha con agua caliente. Puedes también abrir el interruptor del agua caliente y quedarte sentado en el baño aspirando todo el vapor formado, si no deseas tomar un baño, o añadir hierbas y aceites esenciales al agua.

6. Toma una sopa de pollo

Cualquier caldo caliente suele ser beneficioso para tu garganta, pero los médicos aconsejan particularmente la sopa de pollo, así como también la de vegetales o la de carne de vaca, al mismo tiempo que desaconsejan la de tomate, excesivamente ácida, o las que incluyen lácteos, que incrementan la producción de mucosidad. La sopa caliente suele proporcionar alivio a las gargantas doloridas y una cantidad buena de sodio a nuestro organismo.

7. Ponte una compresa caliente en la garganta

La sabiduría popular indica que las prendas de seda en la garganta suele aliviar el dolor en la misma. Si ir muy lejos, unos buenos paños calientes pueden mejorar en gran manera la circulación en la garganta y a que pierda gran parte de su inflamación. Es muy fácil y sencillo: sólo basta con humedecer un paño con agua caliente (¡no demasiado!, escurrirlo y colocarlo sobre nuestra garganta para que comience a funcionar. El calor actúa como un ensanchador de los vasos sanguíneos y ayuda la relajación de los músculos.

¿Cuál es la prevención para el dolor de garganta?

Muchos tipos de infecciones de la garganta pueden ser contagiosos, transmitiéndose primordialmente por el aire en gotas pequeñas de humedad o en las manos de los niños o de los adultos infectados. Por este motivo, tiene mucho sentido mantener a su hijo alejado de aquellas personas que tienen signos de esta afección. No obstante, la gran mayoría de las personas son contagiosas antes de que los primeros síntomas se manifiesten, así que realmente no existe una manera práctica de evitar que su hijo o usted se contagie de la enfermedad.

En el pasado, cuando un niño o adulto tenía varias infecciones de garganta, era posible que se le sacaran las amígdalas en un intento por evitar más infecciones. Pero esta operación, conocida como amigdalotomía, ahora sólo es recomendada para los niños sumamente afectados. Inclusive en los casos complicados, donde existen infecciones repetidas, el tratamiento con antibiótico suele ser la mejor solución.

Recomendaciones y consejos para el tratamiento del dolor de garganta

1. Los sprays para la garganta abarcan sustancias refrescantes y calmantes que contribuyen a aliviar el ardor, el picor y el malestar.

2. Las gárgaras que se hacen con sustancias alcalinas como lo es el bicarbonato de sodio contribuye también a refrescar la zona y a combatir los gérmenes.

3. Mantenerse hidratado (bebiendo agua pero nunca fría) es primordial cuando se padecen dolor de garganta para así evitar la resequedad de los tejidos incrementado la irritación.

4. Los caramelos analgésicos suelen funcionar eficientemente contra el dolor de garganta suavizando todas las molestias relacionadas como el picor y la irritación.

5. No fumar o por lo menos evitar el consumo de tabaco mientras se presenten síntomas debido a que los componentes del cigarro resultan bastante irritantes inclusive cuando no se presenta dolor.

6. Evitar las bebidas frías es importante ya que pueden aumentar las molestias y el dolor de garganta por la irritación.

7. Los baños de vapor pueden en gran manera ayudar a suavizar el dolor de garganta y todas las molestias que se asocian a ella.

8. Los humidificadores de aire también suelen contribuir a combatir la sequedad de garganta reduciendo la irritación y los dolores.

9. No ir a dormir justo después de comer, debido a que al hacer la digestión puede que los jugos gástricos suban y por ende irritar la garganta. Es aconsejable esperar un par de horas antes de acostarnos.

10. Es muy importante llevar una buena higiene contra los gérmenes para su prevención, lavarse con regularidad las manos y los dientes.

11. Consultar al médico cuando el dolor de garganta no desaparezca espontáneamente o esté en compañía de inflamación de los ganglios linfáticos, fiebre, dificultad para respirar o erupciones cutáneas.

Esperamos que te haya sido de gran ayuda este interesante artículo y, ¡No olvides visitar todo nuestro portal! 

También puedes leer sobre: 6 trucos efectivos en remedios caseros para la infección de la garganta. 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.