Para Volverte Erudito

10 Técnicas Para Hablar En Público. Los Mejores Consejos Para El Mejor Discurso!

El miedo viene en muchas formas, desde quedar atrapado en un ascensor hasta ser perseguido por un payaso maníaco. Pero hay un escenario mucho más probable que muchas personas piensan es igual de aterrador: hablar en público. Los trastornos de ansiedad social, que incluyen la ansiedad del habla, afectan a una gran cantidad de personas en el mundo. Una teoría es que el tipo de miedo que proviene de hablar en público – el miedo a ser rechazado – se remonta a tiempos prehistóricos. Pero no hay problema! Hoy te vamos a mostrar unas efectivas técnicas para hablar en público.

Mientras que hacer un brindis en una boda o una presentación de ventas no es una sentencia de muerte hoy en día, el miedo de ser rechazado es todavía un pensamiento paralizante para muchas personas. Afortunadamente, existen hábitos probados que podemos usar para hablar y conectarnos con nuestro público.

10 Técnicas para Hablar en Público

1.- No es un discurso – es una conversación

Para reducir el temor de dar un discurso, dejemos primero de llamarlo un “discurso”. En lugar de pensar en ello como hablar a una audiencia de extraños, debemos pensar en una conversación íntima con un amigo.

Los expertos coinciden en que los oradores tienen un mayor impacto al conectarse con una persona en la audiencia en lugar de dirigirse a todos. Así que en lugar de decir “todos ustedes aquí hoy” o “todos ustedes”, debemos decir “ustedes” siempre que sea posible. Pensar de esta manera es una de las más eficaces técnicas para hablar en público.

2.- El nerviosismo es normal. ¡Practica y Prepárate!

Todas las personas sienten algunas reacciones fisiológicas como taquicardia y manos temblorosas. No asocies estos sentimientos con la sensación de que lo vas a hacer mal o que harás el ridículo. Algunos nervios son buenos. La adrenalina que te hace sudar también te hace más alerta y listo para dar tu mejor rendimiento.

La mejor manera de superar la ansiedad es prepararse, prepararse y prepararse un poco más. Tómate el tiempo para repasar tus notas varias veces. Una vez que te sientas cómodo con el material, practica mucho. Graba una cinta de video de ti mismo, o dile a un amigo que critique tu rendimiento.

No dejes de ver estos Remedios Naturales para la Ansiedad

3.- Sediento o no, bebe mucha agua

Nuestros cuerpos tienen una respuesta fisiológica muy real a la ansiedad llamada xerostomía, o lo que conocemos como “boca seca”. Cuando la ansiedad entra en acción, los líquidos se desvían de los tejidos blandos en la boca para ayudar a transportar el aumento de oxígeno y glucosa en el torrente sanguíneo. Y aunque no es técnicamente deshidratación, todavía podemos combatir la boca seca bebiendo agua antes y durante nuestros discursos. Pero no dependas de la cafeína como un estimulante, un discurso hiperactivo puede socavar el mensaje.

4.- Conoce a tu audiencia. Tu discurso es sobre ellos, no sobre ti.

Antes de empezar a elaborar tu mensaje, considera a quién va dirigido éste. Aprende tanto sobre tus oyentes como puedas. Esto te ayudará a determinar la elección de palabras, nivel de información, patrón de organización y declaración de motivación.

5.- Organiza tu material de la manera más efectiva para alcanzar tu propósito.

Crea el marco para tu discurso. Escribe el tema, propósito general, propósito específico, idea central y puntos principales. Asegúrate de captar la atención del público en los primeros 30 segundos. Entre las técnicas para hablar en público, esta te ayuda a tenerlo todo bajo control.

6.- Invierte en ayudas visuales

Imagina una presentación con hermosas diapositivas de PowerPoint. E incluso notas más impresionantes dadas a cada miembro de la audiencia. La mitad del tiempo, los ojos no estarán sobre ti. Ellos leerán las notas y tus hermosas diapositivas. Esto te ayudará mucho, ya que puedes hablar con las personas sin que te estén mirando. Cuando te miran, simplemente cambias tu enfoque a otras personas que no lo estén haciendo. Dar un discurso a gente que no te está mirando es siempre más fácil.

7.- Canaliza la ansiedad en emoción

Lo que llamamos nervios es simplemente una sobrecarga de adrenalina. Esta es una hormona liberada cuando sentimos una fuerte emoción, desde miedo e ira hasta excitación y estrés. Fisiológicamente hablando, los síntomas de “excitación” y “ansiedad” son lo mismo: palmas sudorosas, aumento del ritmo cardíaco y respiración pesada. Esto significa que en realidad tenemos el poder de canalizar nuestra adrenalina de ansiedad en emoción.

Las personas que reconocen sus nervios y utilizan esa energía para emocionarse en realidad tienen un mejor desempeño que aquellos que tratan de reprimir su ansiedad.

Así que la próxima vez que te sientas ansioso antes de hablar, aprovecha tu adrenalina con estos consejos:

  • Recuerda, los miembros de la audiencia están de tu lado. Ellos quieren ver que tengas éxito!
  • Dale a los oyentes tu atención indivisa con el contacto visual. Esto ha demostrado aumentar los niveles de oxitocina, una sustancia química que combate la hormona del estrés cortisol.
  • Controla tu respiración. Toma una respiración profunda y exhale por unos segundos.

Te damos unos efectivos Consejos para Dejar de tener Miedo

8.- Se Auténtico

El ingrediente más importante de cualquier gran discurso es la autenticidad. En última instancia, el público se conecta con la persona detrás del mensaje. Los oradores pueden humanizar el tema al encontrar una manera de vincular el tema a sí mismos. Incluso cuando están atascados con un tema que no encuentran del todo interesante. Así que antes de dar un discurso, debes preguntarte esto: ¿cuál es un aspecto del tema que puedes hacer propio?

Cuando apelamos a las emociones de la audiencia, nos convertimos en oradores más poderosos y persuasivos. Recuerda, la gente se identifica con la experiencia humana, no a lo mucho que nos atenemos a nuestros guiones. Deja que las experiencias personales alimenten el mensaje. Esta es una de las mejores técnicas para hablar en público.

9.- Observa y Escucha la retroalimentación y adáptate a ella.

Mantén el foco en la audiencia. Calibra sus reacciones, ajusta tu mensaje y permanece flexible. La entrega de un discurso “enlatado” garantizará que perderás la atención del público. Inclusive es posible que confundas incluso a los oyentes más devotos.

10.- La práctica no hace la perfección

La buena comunicación nunca es perfecta, y nadie espera que seas perfecto. Sin embargo, poner el tiempo necesario para preparar el tema te ayudará a ofrecer un mejor discurso. Es posible que no puedas sacudir los nervios por completo, pero puedes aprender a minimizarlos.

Estas técnicas para hablar en público te ayudarán a superar el miedo a una audiencia. Recuerda, lo importante es hacer todo lo posible para que el mensaje llegue claro y preciso. Enfrenta tus miedos y atrévete a descubrir las maravillas de los discursos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.