Remedios Caseros, Recetas, Tecnología y mucho más

Síndrome Del Piramidal, Causas, Síntomas, Signos Y Tratamiento.

Hoy en Europortal te enseñaremos acerca del síndrome del piramidal. el cual, consiste en una contractura o de sobrecarga del músculo piramidal. Por lo normal, este músculo, es propenso a contracturarse y puede llegar a provocar una sintomatología que es muy parecida a la de la ciática.

El músculo piramidal; en si es un músculo que se consigue debajo de los glúteos, por lo tanto se trata de un músculo que es muy profundo y que se inserta tanto en el hueso sacro como en la parte postero-superior del hueso del fémur, este es uno de los rotadores principales externos de la cadera y tiene además una función que es abductora en la articulación de la misma.

Te sugerimos leer: Dolor En Las Piernas Y Entumecimiento: Síntomas Y Posibles Tratamientos

síndrome del piramidal

El músculo piramidal se encuentra sujeto a disfunciones que están directamente relacionadas con el sacro y con la columna lumbar, ya que una postura o una posición alterada de los mismos, puede llegar a afectar su función y  su tono de base, pudiendo incluso provocar diversas patologías como el síndrome piramidal

¿Qué es el síndrome del piramidal?

El síndrome del piramidal consiste en una especie de contractura o de espasmo si se quiere de este músculo que se encuentra en la zona de la articulación de la cadera por lo normal a un solo lado de la misma, aunque también puede llegar a ser bilateral, esto se da de forma extraña y en ocasiones contadas, cuando este músculo se encuentra contracturado puede incluso llegar a comprimir el nervio ciático, dado que este nervio en la gran mayoría de las personas atraviesa las fibras pertenecientes a el músculo piramidal, y si el músculo se encuentra contracturado puede minimizar el espacio que requiere el nervio, produciendo  dolor que se irradia hacia toda la pierna.

Para que tengas mas información acerca de lo que es el síndrome del piramidal te recomendamos que veas este vídeo donde se te explica de que se trata. El síndrome del piramidal también se suele conocer como el falso ciático o  de forma genérica como la ciatalgia. Este presenta toda la sintomatología de una lumbo-ciática, pero en este caso, esta no se encuentra  originada por una compresión en el nervio ciático al nivel de la columna vertebral y del hueso sacro.

Lo que realmente pasa en el síndrome piramidal es que debido a la presencia del espasmo y al engrosamiento muscular se comprime al nervio ciático. Esto ocasionara toda una serie de síntomas que son irradiados hacia la pierna, que son característicos de la afectación de este nervio tan importante.

La contractura del músculo del piramidal a veces reduce tanto el espacio por el que tiene que discurrir el nervio piramidal que lo llega a comprimir de manera muy dolorosa, y cuando un nervio se encuentra comprimido es cuando afloran todos los trastornos que están asociados a este nervio. En el caso del nervio ciático, los trastornos que puedes conseguir son la debilidad presente en las piernas, el adormecimiento de las mismas o la pérdida de fuerza en esta zona igualmente.

Existen algunas ocasiones en que podemos sufrir algunos de los síntomas de un síndrome del piramidal, y sin embargo que el nervio ciático no se encuentre afectado, esto es lo que se conoce como la falsa ciática, en esta clase de patología el dolor que sigue a el recorrido del nervio  a través de la pierna o de la zona lumbo-sacra esta provocado por algunos puntos gatillos en el glúteo menor, el glúteo mayor o el músculo piriforme sin que medie la afectación de tipo sea neurológica.

Te interesara leer: 6 Posibles Causas Del Dolor De Caderas Y Sus Diferencias.

Un punto gatillo mio-fascial es el que consiste en un pequeño grupo formado por fibras musculares que son pertenecientes a un mismo músculo, el cual no se relaja y que está de manera continua en contracción, lo que hace que no pueda llegar de forma correcta la sangre a la zona, esto va a originar la falta de oxigenación y el dolor, además puede llegar a generar dolor que se irradia  hacia la zona lumbar y hacia la pierna, siguiendo de forma aproximada el recorrido de todo el nervio ciático.

Hiper-diagnóstico del síndrome del piramidal.

Al dolor o al síndrome del piramidal se le considera también como un punto gatillo o un dolor que es de tipo mio-fascial, que puede llegar a tener diversos orígenes, entre otras de tipo mecánico como por ejemplo la actividad deportiva, o más frecuentemente por las alteraciones viscerales de distintos órganos que pueden reflejar su alteración en dicho músculo.

Por todo lo anterior, debemos tener mucho cuidado en el diagnóstico clínico del síndrome del piramidal, ya que se puede cometer el error de llegar a creer que todos los problemas que resultan a este nivel, que son con dolor hacia la pierna, solo son una lumbociática, existiendo una gran variedad de opciones. Cuando  esto es un problema muscular del piramidal, provocará  también  dolor hacia la pierna en su parte posterior.

Esto es debido a la existencia de los puntos gatillos, los cuales se encargaran de provocar un dolor que es referido hacia un territorio especifico. A veces este dolor referido se encarga de hacer la simulación en  el territorio de alguno de los nervios, como el que es recorrido por el nervio ciático .

En concreto, en el caso del músculo del piramidal da un dolor que es referido hacia la parte posterior del muslo, aunque en esta ocasión, a diferencia del dolor presente en el nervio ciático, sin llegar a bajar del hueco poplíteo. De la misma manera, el espasmo que se sufre en el músculo piramidal puede llegar a  activar los puntos gatillos de la musculatura que se encuentra adyacente, como lo son los músculos glúteo medio y glúteo menor. Estos si dan un dolor que esta referido hacia todo el miembro inferior, incluso hasta el tobillo, en el mismo territorio del nervio ciático.

Causa Visceral del síndrome del piramidal.

Existen causas que no son esencialmente mecánicas y que pueden llegar a provocar el síndrome del piramidal a través de algunas contracciones reflejas y de los cambios posturales como son los diferentes reflejos viscerales.

Las vísceras que van a producir esta clase de patología son  la próstata, el útero, y el intestino delgado, que originan el espasmo del piramidal derecho y también el riñón que origina el espasmo que se hace presente en músculo piramidal del lado izquierdo.

La causa de este síndrome se debe en su gran mayoría a la contractura presente en el músculo piramidal. Esto es traducido en un engrosamiento de las fibras musculares que lo forman causando una presión y el atrapamiento del nervio ciático. Creando por lo tanto  un cuadro clínico de dolor muy característico del mismo nervio,  con irradiación hacia el miembro inferior en todo el recorrido del mismo.

De esta misma manera, no podemos olvidamos de la existencia de los puntos gatillos en un músculo que se encuentra pasmado, y que aun en la ausencia de la compresión del nervio ciático, nos otorgara un dolor que es referido en el mismo recorrido.

Pues en concreto, en el caso puntual del músculo piramidal lo da hacia la parte posterior del muslo, aunque en esta ocasión, en diferencia del dolor ciático, sin llegar a bajar del hueco poplíteo. De esta misma manera, el espasmo presente en el músculo piramidal puede llegar a activar los puntos gatillos de toda la musculatura que esta adyacente, como son los músculos que están en los glúteos y estos si dan un dolor que es referido a todo la extremidad inferior, hasta el tobillo, en todo el mismo territorio de la ciática.

El síndrome del músculo del piramidal izquierdo y su relación con el riñón

El riñón, la  próstata, el útero o el intestino delgado que no están funcionando de forma correcta bien pueden llegar a provocar algunos trastornos en la espalda: como lo son las contracturas y los aumentos de tensión en los músculos pertenecientes a la columna que son los trastornos más comunes.

Esto, de forma continua en el tiempo, puede llegar a provocar las dolorosas compresiones nerviosas que pondrán a los músculos en total disfunción y provocarán algunos trastornos como el síndrome del piramidal.

El síndrome del músculo del piramidal derecho y su relación con el intestino delgado

Lo importante de la relación entre el síndrome del músculo del piramidal derecho y su relación con las disfunciones  que puede llegar a presentar en el intestino delgado son muy importantes. De igual manera, se  se puede deducir si este síndrome mantiene una relación con una alteración presente en el funcionamiento del intestino, la cual este produciendo alguna clase de dolor y así descartar que el mismo sea motivado por alguna patología diferente.

Por último, se deben mencionar y conocer los distintos factores que pueden provocar serias disfunciones en el intestino delgado como lo son la mala alimentación y la presencia de estrés, así como también se debe sugerir un tratamiento en el orden alimenticio que vaya en conjunto con los estiramientos, los ejercicios  y la fisioterapia, que ayudara a remediar la víscera en cuestión y por lo tanto la presencia del síndrome piramidal derecho.

Sindrome-del-piramidal-

¿Cual es la causa en el síndrome del piramidal?

La causas para la aparición del síndrome del piramidal pueden ser:

La mala praxis en los deportes.

No respetar el tiempo necesario de descanso, la secuencialidad en la realización de las actividades físicas, no realizar previos calentamientos o los estiramientos necesarios, hacer actividades físicas de alto impacto en suelos que son muy duros entre otros.Todo esto es lo que puede llegar a desencadenar a que el piramidal se encuentre sobre exigido.  Se agota y no puede llegar a recuperarse, provocando una contractura muy dolorosa que origina  los síntomas de este síndrome.

La presencia de escoliosis  o la dismetría anatómica de los miembros inferiores.

Estas van a provocar que el músculo se encuentre en tensión por la necesidad del cuerpo de tratar de encontrar el equilibrio mediante el uso de la compensación.

Las disfunciones pélvicas o del hueso sacro.

Que posean como causa principal o bien como consecuencia una afectación grave de la tensión muscular. El piramidal es un músculo que es muy importante para la  movilidad de las extremidades inferiores, en el control pélvico y tambien se encarga de crear un eje virtual para ayudar a la movilidad sacro-iliaca interviniendo en sus posibles disfunciones.

Las disfunciones en el tracto ginecológico/urinaria pueden llegar a afectar al piramidal.

Esto se debe a las importantes conexiones que existen anatómicamente, y que  hay entre todas estas clases de estructuras.

Las operaciones quirúrgicas en la región de la cadera y la abdominal.

De manera frecuente pueden llegar a provocar la formación de las adherencias. Las adherencias se encargan de alterar la estructura y la dinámica de todo el tronco. El músculo piriforme  se contraerá  por esta causa de manera un poco anormal para poder intentar mantener el equilibrio en todo el cuerpo.

Principales síntomas del síndrome del piramidal.

El signo característico en el síndrome del piramidal es el dolor o la fuerte molestia que se hace punzante en la zona que va hacia la nalga, la sensación de mordisco, que a veces va acompañada de un hormigueo constante o un acorchamiento. A veces puede llegar a aparecer como una especia de  latigazo,  como una quemazón o incluso hasta como un dolor sordo.

Este dolor puede llegar a bajar por todo el miembro inferior con una amplitud diferente que depende de:

  • Si  nos encontramos frente a un músculo piramidal que se esta pasmado, con los puntos gatillos activos, da un dolor que va desde la nalga hasta la cara posterior del muslo, sin llegar a sobrepasar la rodilla.
  • Si se presenta el caso de que los puntos gatillos del musculo piramidal activen los de la musculatura que se encuentra adyacente, siendo mucho más frecuente en  el glúteo menor y en el medio, el dolor referido puede llegar a bajar hasta el tobillo, recorriendo como dijimos toda la cara posterior de la pierna.
  • Por otra parte, si  existe un atrapamiento del nervio ciático realizado por el músculo  piramidal el dolor pasara a todo la extremidad inferior, siendo el recorrido de éste el mismo al trayecto que lleva el nervio.

Otros síntomas que se pueden presentar son:

  • Que cuando estamos sentados necesitemos cambiar de forma frecuente la postura para la busqueda y aliviar el dolor.
  • Una enorme dificultad para poder cruzar las piernas.
  • El dolor puede aumentar al mantenernos por un tiempo sentados sobre todo si esto es en una superficie dura, bien de pie,  al levantarse desde la posición de sentado y llevando cargas, o durante la marcha,.
  • Existe una rotación externa dela extremidad inferior que afecta la posición de cubito supino y con mucha frecuencia podemos encontrar un acortamiento presente en dicha pierna.

Tratamiento del síndrome del piramidal.

El principal objetivo del tratamiento debe ser el eliminar todas las causas que pueden favorecer a la presencia del espasmo muscular. Hay que explicar muy bien  al paciente cómo se debe evitar la contractura en el desarrollo de la actividad física, o en el trabajo, y en cualquier clase de actividad que pensemos que puede ser la causa principal de la sobrecarga existente del músculo piramidal, o bien, que ayude a perpetuar su espasmo.

Por otra parte, y fundamental en el tratamiento, es poder relajar el músculo piramidal y para esto debemos:

  • Emplear en  la contractura muscular, técnicas que no sena invasivas de presión en los puntos gatillo miofasciales. En el caso de que sea necesario, de manera invasiva con la punción seca.
  • Aplicación de masaje de descarga y con algunos trazos neuro-musculares en las bandas musculares tensas.
  • Revisar todo el resto de la musculatura adyacente y de función agonista por la presencia de un posible espasmo de coactivación como los glúteos, la musculatura pelvitrocantérea o isquiotibiales.
  • Los estiramientos hechos de forma pasiva, activa o asistida en consulta del músculo piramidal y de la musculatura afectada.
  • Enseñar los ejercicios para la casa de forma pautada, muy precisa, específica.
  • Revisar todas las estructuras óseas donde este inserto el músculo. Ya que por la afectación de su movilidad y su biomecánica en general pueden causar algunas tensiones en el músculo. Por esto, hay que revisar el sacro, los iliacos, el fémur y de manera global todo el eje de la postura en el paciente.
¿Cómo se puede ayudar al tratamiento del síndrome piramidal?

Además del tratamiento con un fisioterapeuta, mediante el uso de  distintas técnicas existentes en la terapia manual, también poseemos la herramienta de la fitoterapia, la cual a través del uso de las plantas medicinales nos ayuda a actuar sobre las disfunciones de orden visceral del intestino delgado y  del riñón que pueden facilitar a sufrir el síndrome del piramidal.

La medicina Oriental y las plantas medicinales, en el síndrome del piramidal.

Hay que explicar de forma detallada también cuáles pueden ser las causas principales del síndrome del músculo piramidal, tanto en el lado derecho como en el lado izquierdo, según hablamos aquí la medicina oriental, la cual nos señala que las alteraciones en los músculos pueden llegar a tener su orígenes en un bloqueo presente en las vértebras, el cual puede ser provocado por alteraciones presentes en las vísceras.

Por otro lado, se menciona que esta clase de disfunciones viscerales son también causadas por el nivel de estrés que se tenga así como los malos hábitos a la hora de alimentarnos. Por último, de igual forma se nos indica que es algo imprescindible, el desbloquear las vértebras que son afectadas para ayudarnos a aliviar esta clase de patología, así como también  realizar algunos estiramientos y acudir a la terapia física con un  fisioterapéuta experto en el área..

Ejercicios que son recomendados para el síndrome del piramidal.

En el  vídeo siguiente se te enseñarán algunos ejercicios que son neuro-dinámicos para tratar y aprender a prevenir los dolores ciáticos, que son también conocidos como la ciática o la ciatalgia. El objetivo de estos ejercicios es ayudar a movilizar los nervios en nuestras piernas, ya que estos se pueden llegar a ver rigidizados a consecuencia de diferentes clases de compresiones al nivel lumbar, en el músculo del piramidal y de toda la musculatura de la pierna.

Para poder realizar estos ejercicios necesitaras en primera instancia conseguir un lugar donde podamos estar sentados o acostados, pero que nuestras piernas se mantengas libres, en segundo lugar, podríamos  también emplear una cinta o una cuerda para poder ayudarnos, pero esto último es algo meramente opcional.

Vídeo Sugerido: