Remedios Caseros, Recetas, Tecnología y mucho más

Síndrome De Tietze, Síntomas, Causas, Diagnostico, Tratamiento.

Conoces  qué es el síndrome de Tietze, hoy en Europortal te explicaremos todo acerca de esta patología.  Es un síndrome que debido a todos sus síntomas, puede llegar a confundirse con un infarto o con un ataque al corazón en el momento.

Te sugerimos leer: Calambres En Las Piernas – Tres Interesantes Consejos Para Que Los Prevengas

El síndrome de Tietze.

El síndrome de Tietze esta caracterizado por una insuflación y la presencia de un engrosamiento muy doloroso, que es de carácter inflamatorio no supurado, y que se puede localizar en uno o en más de los cartílagos costo-esternales. Hasta el momento está afección ha sido denominada de diferentes maneras entre ellas encontramos.

  • Síndrome costo-condral.
  • Ensanchamiento doloroso en  la región condrocostal.
  • Los cartílago costales insuflados o muy prominentes.
  • Condrodinia.
  • Condritis costal.
  • Condropatía tuberosa.
  • También se presenta como fracturas de fatiga en las costillas superiores.

síndrome de tietze

El síndrome de Tietze, puede llegar a aparecer en todas las edades del ser humano, pero se observa siempre
con una predominancia existente entre la segunda y la tercera década. El síndrome de Tietze fue descubierto por el famoso Doctor Alexander Tietze en el año  de 1921.

En el síndrome de Tietze el cartílago que esta situado entre las costillas y el esternón, el cual es llamado el cartílago costal el cual se inflama y causa un dolor severo que incluso puede llegar a confundirse con un infarto, o con un ataque al corazón.

El síndrome de Tietze mantiene una relación estrecha con otra enfermedad la cual es llamada la costocondritis, pero a diferencia en esta es el cartílago de las costillas el cual se hincha y esta condición puede llegar a ser crónica.

Principales síntomas del Síndrome de Tietze.

Los síntomas presentes en  la enfermedad que nos pueden señalar que estamos padeciendo del Síndrome de Tietze son los siguientes:

  • Mucho dolor en el pecho.
  • Severa inflamación.
  • Enrojecimiento.

Uno de los síntomas del Síndrome de Tietze que se pueden presentar, como podemos leer mas arriba, es el dolor, que puede ser de una intensidad que puede llegar a variar, a veces se presenta tan agudo que se puede llegar a confundir con un dolor directo en el corazón. Este dolor puede igualmente llegar a durar desde unas horas hasta muchas semanas.

Se trata de una clase de  dolor que es mecánico, es decir, se aumenta al estar en movimiento o al realizar actividades diversas, como lo es toser, el estornudar, o simplemente mover el brazo, cualquier movimiento que sea brusco o incluso simplemente con nuestra propia respiración.

Por otro lado, de forma segura sentiremos una inflamación muy pronunciada en la zona de las costillas y en el cartílago que se encuentra cerca del pecho, que es lo que hará que se provoque el dolor que te hemos comentado. Por último, podremos presenciar un enrojecimiento en dicha zona y una sensibilidad especialmente alta al calor.

Causas del síndrome de Tietze.

Vamos a explicar ahora las principales causas que nos llevan a poder llegar a padecer el  doloroso Síndrome de Tietze. Primero la relación existente y después algunas observaciones que son muy importantes de realizar. Así, las causas posibles de esta enfermedad son las siguientes:

  • El esfuerzo físico.
  • La presencia de estrés.
  • La radioterapia.

El origen que da principio del síndrome de Tietze es aún muy poco conocido, con suma frecuencia este se relaciona con el esfuerzo físico que se puede haber realizado o con lesiones que son menores como puede llegar a ser la presencia de tos persistente, los estornudos, los golpes serios en el pecho. Incluso aunque no lo creas hasta un ataque de risa muy fuerte podría llegar a provocar este doloroso síndrome, así que, como ya observamos, el origen del síndrome puede llegar a ser por diferentes y diversas causas.

Por otra parte, aunque no se trate de una causa que sea directa, el estrés podría aumentar considerablemente el síndrome de Tietze. Cualquiera podría llegar a pensar por esto que el estrés se encuentra detrás de la gran mayoría de las enfermedades, y en realidad esto es muy cierto, sin embargo, también tiene una muy buena explicación.

Cuando nuestro cuerpo se encuentra estresado, no puede funcionar de forma correcta. La sangre no puede fluir como debería, el musculo del corazón se resiente, el sistema de alarma con el que contamos se encuentra disparado de manera continua disparado, lo cual se encarga de  afectar tanto a nuestro estado de anímico como a nuestro estado de ánimo. El estrés nos agobia y nos agota, no descansamos lo suficiente porque nuestro ritmo de vida  simplemente no nos lo permite.

El estrés, de forma definitiva, sí se encuentra detrás de muchas enfermedades temidas, pero es que la clave para poder gozar de una excelente salud está en el descanso necesario y reparador, en la regulación de manera adecuada de las sustancias que son generadas por nuestro organismo y que son  destinadas para poder llevar a cabo acciones determinadas e importantes, en la buena alimentación y también en el equilibrio emocional del ser humano.

Esto se vuelve algo tan importante que, si nos detenemos a pensarlo, posee toda la lógica del mundo, y es que, si en nuestro ritmo de vida de hoy día  no se le permite a nuestro cuerpo el poder repararse ante los ataques continuos, si no lo damos el tiempo necesario a nuestro organismo para poder generar las defensas que necesita o para poder reproducir todas las células que necesitamos tener, éstas, cuando las necesitamos, entonces no están. Lo cual nos vuelve sumamente vulnerables ante un sinfín de posibles enfermedades, ya sean provocadas por algunos agentes externos o por la inadecuada  producción de sustancias determinadas que son fruto de algunas alteraciones derivadas del mismo estrés, entre otras razones.

Tan importante es para poder tener buena salud llevar una vida que sea equilibrada que, cuando existen esta clase de desajustes, nuestro cuerpo comienza a fallar. Y un fallo en un punto determinado puede igualmente ocasionar otra serie de fallos en otras zonas del cuerpo, lo cual terminara por desencadenar una serie de afecciones que tal vez solo pueden resolverse intentando llevar una ritmo de vida que sea adecuado, porque si es algo real que el cuerpo se puede desajustar, tiene de igual manera la capacidad de poderse restaurar, siempre y cuando no se hayan obtenido graves daños a causa de esto.

El estrés se encarga de aumentar el ritmo cardíaco de las personas y provoca que la mayoría de nuestros músculos se lleguen a contraer, así como que el organismo produzca sustancias que están relacionadas de forma directa con el miedo, cuando lo que necesitamos en realidad son las de la felicidad. Por otra parte, pacientes que han recibido dosis de radioterapia en su pecho a menudo sufren y experimentan esta clase de síndrome que puede suceder mucho después de la terapia, incluso hasta años después.

No está de más también saber que el Síndrome de Tietze se da con mucha más frecuencia en los adolescentes que en los adultos, lo cual no lo esperamos, ya que consideramos que la gran mayoría de las afecciones que tienen que ver directamente con el corazón están siempre de muchas formas relacionadas con la edad y con el estado de salud que esto debe conllevar.

dolor del síndrome de T

El diagnostico diferencial de este síndrome.

A menudo el síndrome de Tietze y la  conocida Costocondritis se nombran como si fueran la misma enfermedad. Es bien cierto que tienen ciertas similitudes pero no son la misma enfermedad. El síndrome de Tietze  también afecta a la misma región del pecho que afecta la costocondritis pero estas poseen varias diferencias.

Mientras el síndrome de Tietze tiene como características que causa inflamación, mucha hinchazón y dolor, por lo general según dice  la Clínica Mayo la inflamación se encuentra ausente en la costocondritis. El síndrome de Tietze afecta tanto a los hombres  como a las mujeres por igual, y en un rango de edad que es mucho más frecuente entre los 20 y los 40 años. Mientras que la costocondritis solo suele afectar a las mujeres que son mayores de los 40 años. La costocondritis es a menudo una enfermedad de corta duración, mientras que por el contrario  el síndrome de Tietze puede llegar a durar años convirtiéndose de esta forma en una enfermedad de características crónicas.

Muchos pacientes a menudo tienden a confundir el dolor presente en el síndrome de Tietze con un infarto al  miocardio. Aunque los síntomas puedan llegar a ser similares, tras una estudio clínico los médicos son los encargados de descartar que el paciente esté sufriendo o no de un ataque al corazón. Lo que si necesitará desde un principio es un tratamiento para apaciguar el dolor. El síndrome en algunos de los casos puede ser tan doloroso que represente una discapacidad de tipo temporal para el paciente que lo sufre.

El tratamiento síndrome de Tietze.

Lo primero es el uso de los anti-inflamatorios no esteroideos, la terapia física y también la aplicación de inyecciones de cortisona se han empleado para tratar el dolor y al igual que la inflamación tanto en la costoncondritis como en el síndrome de Tietze. Las bolsas de hielo que son aplicadas de forma local en la zona que esta inflamada en ocasiones ayudan mucho a reducir tanto el dolor presente como la inflamación. La aplicación de los parches de lidocaína que poseen un efecto analgésico

Otro de los tratamientos que son más efectivos es la toma del cloruro de magnesio. Muchos especialistas se encargan de recetar lo siguiente, primero llenar una botella de agua con un sobre del cloruro de magnesio y esperar al menos  un día. Luego, tomar un vaso de esta poderosa mezcla cada mañana, en completa ayunas. Es uno de los mejores métodos para ayudar a reducir el dolor óseo, no solo en la costocondritis o en el síndrome de Tietze, sino para otra clase de dolores de huesos.

Otro de los tratamientos que son aplicados y que pueden ayudar al síndrome de Tietze son los tratamientos a base de los masajes, de la fisioterapia o de acupuntura natural. De hecho, cada vez más gente se ayuda con esta dolencia apostando por la medicina natural o la medicina tradicional. También existen diferentes  sprays que pueden muy bien aplicarse en la zona del dolor. Estos spray trabajan como una especie de Réflex, que ayudan a calmar el dolor cuando este se encuentre en su estado más agudo. En cambio, no son para nada recomendables como un tratamiento a largo plazo en caso de que la enfermedad se haya vuelto ya crónica.

Uno mismo también puede ayudarse siguiendo unas rutinas que te ayuden a disminuir lo más posible este dolor. Una de ellas es hacer ejercicios que se encarguen de fortalecer la zona ubicada en el pecho. Al principio esto va a ser sumamente doloroso, pero a medio plazo ayudara a fortalecer la zona, disminuyendo el dolor y mejorando las posibilidades de movilidad en el cuerpo.

Por supuesto,  nos estamos refiriendo a ejercicios que busquen favorecer toda la movilidad y que no consistan en levantar grandes pesos ni sean movimientos bruscos ya que sencillamente, el paciente no podrá hacerlo debido a los dolores presentes  y a la hinchazón. En cualquier caso que se presente, se trata de una afección que debe cesar por sí misma, por lo normal a lo largo de solo 6 semanas, aunque existen los casos en los que esta puede llegar a hacerse crónica  es decir por más de 6 meses.

Relación entre el síndrome de tietze y la costocondritis

El síndrome de Tietze y la costocondritis y son dos dolencias que suelen compartir  muchas características iguales, y por esto muchas veces se les denomina de una manera indistinta. Sin embargo, aunque estas presentan características que son similares, también cuentan con diferencias.

Las similitudes están en la presencia y en la aparición de un dolor en el pecho, que por lo general se asoma en la parte izquierda, por lo normal en los cartílagos de las vértebras superiores, es decir en la zona donde se unen con las vértebras. Por el contrario en el caso de la costocondritis esta dolencia suele aparecer  de forma preferible en las mujeres que oscilan  alrededor de los 40 años. No es frecuente la aparición en los niños.

Por su parte, el síndrome de Tietze también esta caracterizado por la aparición de un dolor que es muy agudo en la segunda o la tercera vértebra, por la parte izquierda del pecho, donde se encuentra el cartílago que une la vértebra al esternón. Sin embargo, la diferencia de la costocondritis, en este caso también viene asociado a la hinchazón presente en la zona.

Por otra parte, es una enfermedad que suele llegar a afectar a los adultos que las edades oscilen entre los 20 y los 30 años, y se suele dar con mucha mayor frecuencia en los hombres que en las mujeres. Al igual que la constocondritis, es extraño que se de en niños, aunque no es imposible, y si se da en los adolescentes.

tratamiento para el sindrome de tietze

Tratamiento natural para el síndrome de Tietze

No hay causas que sean definitivas para probar la aparición de esta dolorosa dolencia, aunque se cree que puede llegar a deberse a la presencia de los virus de la gripe residuales. Por esto, los tratamientos para tratar erradicarla se basan en muchas ocasiones en anti-inflamatorios o medicamentos similares que no consiguen lograr el efecto deseado. Hay que tomar en cuenta que si el dolor y si la hinchazón persisten en el tiempo se pueden llegar a volver sumamente crónicos.

Te interesara leer: Cómo Trabajan Las Articulaciones del Hombro, Anatomía Y Biomécanica

Además, muchos de estos medicamentos anti-inflamatorios lo único que consiguen es solo calmar el dolor momentáneamente, pero no curar la dolencia totalmente, que se mantiene latente en el paciente. Por otra parte, la ingesta de forma continua de estos anti-inflamatorios puede llegar a tener algunos efectos secundarios que son negativos para el organismo. En los casos que son más graves se opta por hacer una operación quirúrgica. Aunque a veces, no siempre es necesario llegar a tales extremos y es posible solucionar de otra forma el problema, en algunos casos incluso a través de remedios naturales.

Como te hemos dicho, visto el poco éxito o el gran riesgo de los métodos médicos existentes, en muchos casos se puede recurrir a los remedios naturales como lo son la medicina tradicional. En algunos casos se recurre a la acupuntura, la homeopatía y a otras clases de terapias energéticas. Por lo normal los que optan por esta vía lo intentan  realizando tratamientos que son combinados.

Son también frecuentes los tratamientos con el uso de las ventosas para ayudar a drenar la sangre acumulada y de la homeopatía, e incluso otros terapeutas mucho más conservadores son consistentes en la aplicación de calor en la zona del dolor.

Por supuesto, antes de utilizar cualquiera de estos métodos que son naturales o de sustituir un tratamiento médico por alguna clase de tratamientos naturales, hay que consultar previamente con un profesional. Él será el encargado absoluto de diagnosticar si nuestra dolencia se encuentra relacionada con el síndrome de Tietze, y si la medicina tradicional o la homeopatía  puede llegar a ser beneficiosa para su curación.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.