Remedios Caseros, Recetas, Tecnología y mucho más

12 Pasos Para Desarrollar Una Buena Relación Entre Padres E Hijos

La relación entre padres e hijos es una de las más importantes en la vida de una persona. Como es una de las primeras conexiones que tiene un niño, el vínculo que puede tener con sus progenitores es considerado el listón de la personalidad que puede tener ese pequeño a corto y largo plazo.

Asimismo, múltiples estudios han determinado que cuando la relación entre padres e hijos es positiva, puede promover la autonomía, la curiosidad, la autoestima y mejores habilidades de toma de decisiones.

Si bien es cierto que en la sociedad actual la relación entre padres e hijos se ha debilitado un poco por eso de la tecnología y el exceso de trabajo de los mismos, mejorar su relación con su hijo por es posible, simplemente debe involucrarse un poco más en sus actividades y en  la construcción de una comunicación más fuerte. También, debe aprender a adaptarse a su relación padre-hijo con el tiempo.

En la siguiente guía que trae eruportal para ti, mostraremos algunos consejos prácticos para que logres obtener una mejor relación entre padres e hijos, solo requieres de tu disposición y ganas de hacer las cosas bien, estamos seguros que con estas herramientas reivindicaras los lazos afectivos con tus pequeños.

Relación entre padres e hijos

Puede enriquecer la relación que tiene con su hijo mediante la conexión con ellos de una manera apropiada para su edad. Enseñar, trabajar en proyectos, y jugar en un nivel con el que su hijo este familiarizado. Esto les ayuda a unirse con usted y le hace parecer más accesible.

Si usted tiene un niño, juegue con su pequeño en el suelo y construya una ciudad con bloques. Si es padre de un adolescente o de un adulto, puede unirse a una partida de videojuegos. Es más probable provocar una conversación durante este tipo de actividades, que tratar de conseguir que hablen en la mesa de la cena.

una relación entre padres e hijos

Mejora la relación entre padres e hijos siguiendo estos sencillos pasos:

1-Haga hincapié en la importancia del tiempo en familia. Sus hijos no solo necesitan saber que usted reconoce y respeta su individualidad, sino que también cuenta con una familia unidad. Hacer tiempo para la familia en una parte regular y especial de su rutina es una excelente forma de mejorar la relación entre padres e hijos.

Comer juntos casi todas las noches de la semana, y que todo el mundo comparta sus anécdotas (es decir, mejores y peores momentos) del día es de gran ayuda. Ir a eventos deportivos, películas o reuniones de la comunidad en conjunto, también fortalece los lazos entre los miembros de la familia.

2- Dedicar tiempo individual para cada niño. Pasar el tiempo juntos como una unidad es esencial. También debe reservar un tiempo para concentrarse en cada niño. Dar prioridad a cada niño ayuda a formar una conexión especial con sus pequeños. Además, también ayuda a centrarse en las fortalezas y talentos individuales de cada chiquillo.

Encuentra una afición compartida para participar con cada uno de sus hijos. Tal vez puede enseñar a un niño a pescar los fines de semana. O bien, trabajar con otro en el perfeccionamiento de una interpretación de piano. Liberar parte de su programación semanal para construir una mejor relación entre padres e hijos es primordial.

3- Manténgase en contacto con académicos, amistades y extra-curriculares. Los padres que tienen buenas relaciones con sus hijos están involucrados con sus vidas. No se puede esperar  tener un fuerte vínculo con sus hijos si simplemente se dicen “buenos días” y “buenas noches” cada día.

Es comprensible que usted este ocupado con su trabajo y otras responsabilidades, pero también se debe hacer un esfuerzo para llegar a conocer a sus hijos y aprender acerca de lo que está pasando en sus vidas.

Si tienes algo de tiempo libre, ofrézcase como voluntario en la escuela, entrenador de un juego de softball, o reúnase con los maestros de sus hijos con regularidad para estar al día de su rendimiento académico.

Busque la forma de sentarse con ellos como por lo menos una vez por semana. Ayúdeles a practicar sus líneas para la obra de la escuela. Invite  a los amigos de sus hijos para conocer qué tipo de influencias están alrededor de ellos.

4- Deje que sus hijos sepan que las cosas no siempre tienen que ser tan graves entre los dos. Por supuesto, usted quiere que respeten su autoridad, pero también desea reír con ellos. Un sentido de la diversión puede darle dirección a sus vidas y construir buenos recuerdos.

Haga caras locas o ruidos para complementar las comidas o el tiempo de juego con los niños más pequeños. Actué como  tonto con los adolescentes, hágales bromas o cuéntele chistes, todo esto mejorará la relación entre padres e hijos de una manera sorprendente.

5- Sea confiable. Como padre, es importante construir una base de confianza. La confianza se traduce en muchos papeles en la crianza. Por supuesto, su hijo necesita saber que pueden confiar en que usted. Cuando usted dice que va a hacer algo, hágalo, mantenga su palabra. Esto ayuda a su niño a formar vínculos seguros básicos que influirán en las relaciones futuras.

Sin embargo, la confianza también significa respetar las necesidades de su hijo a la privacidad y mantener sus confidencias cuando comparten contigo. La confianza no significa necesariamente que usted crea ciegamente en lo que dice su hijo, pero sí significa que usted va a tratar de darles el beneficio de la duda.

Te invitamos a leer: Hombre Culto – Demuestra Lo Educado Que Puedes Llegar A Ser

la relación entre padres e hijos

6- Escuchar sin distracciones. Los padres pueden estar ocupados, sin embargo, también deben asegurarse de que sus hijos sepan que usted se preocupa por lo que tienen que decir. Incluso si su hijo se quejan de la escuela o cesan sobre el drama adolescente, trate de darles toda su atención. Cuando uno escucha activamente a un niño, puede fortalecer su vínculo con su hijo y demostrar cuán importante es para usted.

Silencie su teléfono y apague el televisor cuando habla con ellos. Realmente escuchar a su hijo y tratar de entender su mensaje fortalece la relación entre padres e hijos. Haga contacto visual con ellos. Use un lenguaje corporal y escúchelos sin juzgarlo o hacer expresiones faciales negativas. Una vez que hayan terminado de hablar, haga un resumen de lo que ha oído.

7- Siga las 3 F  de la crianza efectiva. Cada niño demuestra un poco de su esencia cuando se trata de la comunicación y el comportamiento. Sin embargo, al igual que el adulto, se le debe responder con madurez y con calma ante la mala conducta. Vaya por el 3 F para ayudarte con la disciplina y proteger la relación entre padres e hijos.

Asimismo, debe ser firme. Indique cuáles son las consecuencias y aplíquelas de forma uniforme. Sea justo y asegúrese de que el castigo se ajusta al crimen. Trate de evitar consecuencias severas o excesivas. También debe ser amable sobre todo a la hora de transmitir sus palabras en tono educado. Evite levantar la voz. Simplemente explique qué términos violaron y diseñe las consecuencias. Además, tome tiempo para alabarlos cuando están haciendo algo bien.

8- Se relajado al momento de conversar. Los adolescentes pueden irritarse fácilmente al momento de tener una conversación cara a cara con sus padres. Reducir la presión mediante la planificación de algunas de sus conversaciones en una posición paralela, será de gran ayuda. Trate de preguntar a su hijo acerca de la intimidación en la escuela cuando desarrolla alguna actividad. Pregunte a su hija sobre su nuevo amor cuando están preparando algún alimento en la cocina, eso sí, no sea invasivo.

Utilice este tiempo para conocer bien a su hijo. Para construir relaciones significativas con cualquier persona, usted necesita tomar el tiempo para llegar a conocerse unos a otros y aprender acerca de los intereses, preferencias, aficiones, y así sucesivamente. Este tipo de construcción de relaciones no es diferente para usted y su hijo. Comprometerse con su hijo alegremente, jugar y hacer broma con ellos, es la mejor forma de estrechar vínculos indestructibles. Compartir  sus propios intereses y gustos también fomenta una mejor relación entre padres e hijos.

Puedes leer también: 3 Consejos Para Que Manejes A Un Niño En Edad Escolar

relación entre padres e hijos

9- Examina las reglas y aumenta los privilegios cuando sus hijos se hacen mayores. A medida que sus hijos crecen en edad, es importante que revise sus normas y directrices y las cambie cuando sea necesario. Los niños necesitan ver que confía en ellos con más responsabilidad a medida que envejecen. Sin embargo, esto también puede traducirse en consecuencias más graves cuando se rompen las reglas.

10- Incluya a sus hijos en las decisiones. La sensación que un adolescente obtiene cuando su padre realmente quiere conocer su opinión no tiene precio. Muchos padres sólo ladran a cabo las decisiones en lugar de dejar a sus hijos jugar un papel. Sin embargo, mientras los niños se convierten en adolescentes y adultos jóvenes, puede darles un sentido de autonomía para permitirles exponer sus opiniones.

Permitir a los niños mayores opinar sobre sus decisiones como la elección de la ropa, comidas, actividades o vacaciones lo acercara a tener una mejor relación entre padres e hijos. Usted podría pedir opiniones de los niños de más edad sobre el manejo de los asuntos de la familia para mostrar que respeta sus puntos de vista.

11- Anime a su hijo a asumir retos y encontrar la independencia. Cuando su hijo tiene una fuerte relación con usted, puede sentirse capaz de salir al mundo y asumir retos. Sea un partidario para su hijo, empujándolos a desarrollar una mayor auto-eficacia con el tiempo.

Esto puede traducirse en que permite a su hijo adolescente escoger su propia ropa para prepararlos para la vida universitaria. Sin embargo, también puede implicar potenciar a su hijo para hacer frente a los agresores o hablar (con respeto) a un maestro que les dio una calificación injusta.

El empoderamiento pasa a través de instrucción gradual. Enséñele a su hijo a asumir tareas o labores más exigentes. El juego de roles con ellos a través de situaciones sociales estresantes es fundamental para mejorar la relación entre padres e hijos. Entonces, deles retroalimentación para fomentar el progreso futuro.

12- Abrase y muestre su lado humano. A medida que los niños maduran, está bien relajarse y dejar que obtengan una visión de las personas. De hecho, mostrando a sus hijos  su lado humano realmente puede reforzar las lecciones. Use historias personales, adecuadas a la edad para conducir formas de origen que sus hijos puedan aprender y crecer de una mejor forma.

Por ejemplo, si usted tuvo un incidente con la intimidación en sus días de escuela, comparta esa experiencia con su hijo y explique cómo salió adelante a través de ellos. Te verán como una persona fuerte e invencible, lo cual es muy útil para ellos, pues entenderán que pese a que fuiste objeto de burlas lograste ser una persona exitosa.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.