Para Volverte Erudito

3 Pasos Para Cambiar Los Rasgos De Personalidad Indeseable.

Muchas veces no estamos a gusto del todo con nuestra personalidad y existen ocasiones que queremos cambiar algunas de esas cualidades personales; si has pensado que eres el único que se siente así, déjame decirte que no eres el único; hay muchas personas quieren modificar algunos aspectos de su personalidad aunque sea poco. La buena noticia de todo esto es que puedes cambiar tus rasgos de personalidad. Para ello, solo tienes que esforzarte, ser paciente y ponerle dedicación para mejorar tu personalidad.

Quita los rasgos de personalidad indeseables de tu vida.

Lo primero que tienes que hacer es identificar los rasgos de personalidad indeseables que quieres cambiar y saber cuáles son esas cualidades positivas que quieres hacer que resalten en tu vida. Sigue los siguientes pasos y mejora para bien tu personalidad:

Personalidad

Interesante artículo: Como Quitar La Angustia – Aprende A eliminar Las Emociones Negativas!

1-Identifica los rasgos negativos que cambiarás.

Para lograr un cambio positivo en los rasgos de personalidad que deseas cambiar porque no te gradan, tienes que ser sincero y examinar bien ¿Cuáles son esos todos esos aspectos que te molestan de tu personalidad? ¿Cuáles son esos rasgos que no te dejan vivir cómo quieres? ¿Qué rasgos de tu personalidad son los que traen problemas a tu vida? Responde estas preguntas con total sinceridad y comienza a dejar atrás los rasgos de personalidad que dañan tu vida y tus relaciones.

Pídele ayuda a un familiar o amigo.

Habla con alguien que realmente te conozca y pídele ayuda. Puede que por ti mismo, no logres identificar cuáles son esos rasgos negativos de tu personalidad o tal vez seas demasiado duro contigo mismo y estés exagerando con lo que crees que está mal en ti. Una opinión externa te puede servir como guía, además es una forma mucho más objetiva para ayudarte a mejorar tu personalidad.

Ten en cuenta que tienes que estar preparado para lo que te diga la persona a la que hayas decidido pedir esta opinión, puede que lo que te diga no sea de tu agrado. Sin embargo, recuerda que estás buscando cambiar esos rasgos negativos por unos positivos y lo mejor para ello, es escuchar “sin molestarse” y analizar lo que se te está diciendo; ningún “rasgo negativo” es bueno y eso justamente es lo que quieres mejorar en tu vida.

Lee Tambien:  Cómo Reconocer Sus Errores – 16 Pasos Para Que Ejecutes Un Plan Efectivo

Analiza cómo afectan tu vida los rasgos negativos.

Cuando ya sepas cuales son los rasgos que quieres cambiar, hazte preguntas para saber por qué no te agradan, en que aspectos de tu vida afecta y toma nota de como podrías mejorar tu vida si no tuvieras estos rasgos negativos. En tu lista incluye los beneficios y las ventajas que conseguirás al eliminar estos rasgos negativos de tu vida.

Guarda las notas que has hecho y léelas constante mente, de este modo siempre tendrás presente aquello que quieres cambiar y no vayas a dejar que tu motivación disminuya. Ya que mentir o postergar las cosas no está en tu lista, pero aun así sabes que esos son rasgos negativos que tienes, añádelos a ella y cámbialos para ser una mejor persona. Recuerda que las mentiras siempre tiene patas cortas y que hacer las cosas a tiempo, es mejor que hacerlas tarde o simplemente no hacerlas.

Resalta tus rasgos positivos.

Así como analizaste y tomaste nota de esos rasgos indeseables que están presentes en tu vida, es importante que hagas exactamente lo mismo con los rasgos de personalidad positivos con los que cuentas. Pues de esta manera puedes desarrollar estos rasgos y usarlos para sustituir esos rasgos negativos de tu vida.

2- Establece metas para tu personalidad.

Imagina tu ser ideal.

Imagina como seria tu ser ideal y qué rasgos positivos tiene que no posees tú en estos momentos. Esas cualidades que ves en tu ser ideal, son la clave para mejorar tus rasgos de personalidad; es decir,  estas son las cualidades o rasgos positivos que debes tomar y desarrollar para sustituir los rasgos indeseables que quieres cambiar. Un ejemplo puede ser: ser más puntual y organizado.

Busca una persona en la que inspires.

La mayoría de las veces hay alguien por quien sentimos admiración, pregúntate que tiene esta persona para que sientas admiración por ella. Analiza su personalidad, puede que algunos de sus rasgos puedan servirte y te animes a cultivarlos. La persona a la que admires tiene que ser una persona exitosa, emprendedora y amable.

Es bueno admirar a figuras públicas como las celebridades, atletas o deportistas. Sin embargo, es mucho más difícil analizar su personalidad aun sabiendo su historia, así que debes elegir bien en quien vas a inspirarte para mejorar tu vida. En caso de no exista nadie así en tu vida, puedes investigar por internet a personas exitosas, leer sus biografías y tratar de conocer más de ellos para que te sirvan de inspiración.

Convierte lo negativo en algo positivo.

Existen rasgos que se le consideran negativos pero que en realidad hay algo positivo en ellos. Analiza bien los rasgos que quieres cambiar y si en ellos está uno de estos tipos de rasgos, has lo posible por conservar la parte positiva y disminuye lo negativo. Un ejemplo de ello sería: una persona que es agresiva también es un buen líder, pero usa su agresividad en el liderazgo. En este caso disminuye la parte agresiva y sigue siendo un buen líder. No necesitas de la agresividad para ser el gran líder que ya eres.

Lee Tambien:  Como Dibujar Una Estrella De Manera Adecuada Y Precisa!

Inicia cambiando uno o dos rasgos indeseables.

Si la lista de rasgos negativos que hiciste es un poquito larga, no trates de cambiar todos estos rasgos al mismo tiempo. Dale una calificación a cada uno de ellos e inicia con los que consideras que son más fundamentales en cambiar. Elige una o dos de esas cualidades que consideras realmente importantes y deja las demás cuando ya hayas avanzado en estas.

Para ello, trázate una meta que sea más fácil de alcanzar antes de conseguir la meta que realmente quieres. Por ejemplo: si quieres un ascenso en el trabajo, pero sabes que eres perezoso. Tu meta principal es desarrollar una ética laborar que resalte a la vista de tus jefes, para después luchar por conseguir  el ascenso que tanto quieres.

3- Cambia tus hábitos.

Elabora un plan.

Una vez tengas decidido cuales son los rasgos indeseables de tu vida que vas cambiar y las metas que puedes alcanzar con ello, elabora un plan con los pasos específicos que debes dar para llegar a tu meta y que rasgos de personalidad positivas necesitas aplicar para hacerlo. Por ejemplo: si tu meta es conseguir el ascenso en tu trabajo, los pasos que necesitarías para conseguirlo ¿Cuáles serían? Tal vez ser más eficiente, más responsable o adelantarte a lo que sabes que tus jefes quieren pero que aún no lo han pedido.

Enfócate en una meta  la vez.

Tener una meta que requiera del cambio positivo de tus rasgos de personalidad, puede ser un objeto de motivación. Puede que tengas muchas metas, pero enfócate en una a la vez y trata de mantener presente los aspectos positivos que deseas resaltar en vez de pensar que lo negativo, no lo vas a poder cambiar.

Escribe todos los rasgos de personalidad positivos que necesitarás para alcanzar la meta que te has propuesto; repásalos cada día para mantenerte enfocado y motivado en lo que quieres. Esfuérzate y antes de que te des cuenta, estos rasgos negativos serán sustituidos por los positivos y estos te saldrán de manera automática sin necesidad que te esfuerces tanto.

Se consciente de tu conducta.

Ser consciente de cómo es tu conducta te ayudará a avanzar en el proceso de cambio. Opten el hábito de prestar atención tanto a tus pensamientos como a tus acciones. Toma nota de las situaciones  que provocan que tus rasgos personales indeseable hagan acto de presencia y busca estrategias que puedan servirte para evitar o controlar dicha situación. Por ejemplo: si sabes que el hecho de que te critiquen o que se te acusen de haber hecho algo mal y no es así, hace que te molestes.

Lee Tambien:  6 Pasos Para Instalar Un Detector De Monóxido De Carbono!

La estrategia que usarías seria calmarte, es respirar profundo y dar una explicación de manera educada. Adquirir el hábito de tener autoconciencia y autocontrol es algo que debes practicar mucho antes de poder cambiar tu conducta.

Usa afirmaciones.

Las afirmaciones son declaraciones que aunque no lo creas engañan al cerebro de tal modo, que este cree que ya lograste el resultado que buscabas. Esto te ayudará a cambiar los hábitos con rapidez. A este enfoque se le conoce como “finge hasta que lo logres” y muchos dicen que es muy eficaz. Crea afirmaciones que sean inspiradoras para ti y que reflejen tus metas; repítelas mientras estas a solas varias veces al día y cuando te des cuenta lo abrás logrado. Algunas de las afirmaciones que podrías decir son:

  • Siento mucha confianza y estoy seguro en mí mismo.
  • Acepto la responsabilidad de las cosas que hago.
  • Soy optimista.
  • Soy un triunfador.
  • Puedo cambiar cuanto quiera.

Busca oportunidades para poner en práctica tu conducta.

Para cambiar los rasgos de personalidad indeseables, tienes que poner en práctica la nueva conducta que has adquirido una y otra vez hasta que la misma, se vuelva natural en ti. Puede ser un proceso largo, pero no debes perder la oportunidad de practicar.  Si vez que puedes estar presente en una situación que anteriormente te hacia salir de control, no huyas, enfréntala y actúa de manera distinta a como solías hacerlo anteriormente. Es decir, si antes te salías de control con facilidad, perdías la calma y terminabas discutiendo con todos; esta vez no lo hagas, cálmate, respira profundo, analiza la situación y busca respuestas que puedan mejorar las cosas.

Ten paciencia.

Cultivar el hábito de la paciencia puede ser muy difícil, pero en definitiva es algo que debes alcanzar para mejorar tus rasgos de personalidad. Ser paciente no significa hacer las cosas con lentitud, sino que debes ser paciente antes de airarte o tomar decisiones molesto. Es cierto que para hacer algunas cosas manuales hay que tener paciencia, pero esto no quiere decir que debas hacer absolutamente todo de esta manera.

La paciencia la debes poner en práctica más que todo para mejorar aspectos de tu vida como la ira, el enojo, la agresividad, el pesimismo, o cualquier otro rasgo negativo que quiera mejorar. No importa la edad que tengas no te rindas y por más difícil que parezca  sigue adelante con tus objetivos y tus metas.

Rasgos Indeseable

No te vayas sin leer: Como Crear Tu Propia Suerte Con Cosas Que Dan Buena Suerte!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.