Remedios Caseros, Recetas, Tecnología y mucho más

Problemas Del Sueño De Los Bebes Y ¡Las Consecuencias Que Se Desencadenan!

El sueño juega un papel importante en la promoción del desarrollo físico de los niños y de los jóvenes. Mientras los niños duermen, una hormona del crecimiento llamada «somatotropina» se dispersa a través de la glándula pituitaria. He aquí mucho de los Problemas Del Sueño De Los Bebes .

Esta hormona se libera durante todo el día, pero aproximadamente el ochenta por ciento de ella se libera poco después de que un niño o un adolescente se encuentran en la etapa de sueño no REM. Si un niño no alcanza sus requisitos de sueño por la noche, esto puede posteriormente inhibir su desarrollo físico.

Hay varios otros factores que también inhiben el desarrollo físico, incluyendo la dieta y el ejercicio, sin embargo para los niños el elemento clave es dormir. Sin suficiente sueño, el niño puede desarrollar un crecimiento lento. La investigación realizada por el Departamento de Psicología, el Centro Adler de Investigación en Desarrollo Infantil y Psicopatología, Universidad de Tel Aviv, lo demuestra.

Realizaron un estudio en noventa y seis recién nacidos sanos de seis meses de edad. Su sueño fue controlado durante cuatro noches consecutivas. Los padres del bebé tenían que completar un cuestionario de desarrollo. El peso y la estatura del bebé se evaluaron durante un chequeo estándar en la clínica. Los investigadores encontraron que el sueño se relaciona significativamente con el crecimiento físico desde los primeros meses de vida.

Niño durmiendo

El dormir es de vital importancia para el desarrollo físico de un niño. Si un niño continúa teniendo problemas de sueño por un largo número de años, esto afectará enormemente en el desarrollo del niño, por lo tanto es extremadamente importante que las ediciones del sueño del niño se rectifiquen puntualmente. «Es necesario ir a la cama temprano para crecer grande y fuerte» esto es muy cierto.

Consecuencias Del No Dormir Adecuadamente En Los Niños.

«Si los niños no duermen bien, las consecuencias pueden ser problemas de comportamiento, atención, aprendizaje y memoria». El término «dormir bien» es muy beneficioso. Si se tiene algún tipo de problema, se da la oportunidad de resolverlo con tan solo una buena noche de sueño. Algunos investigadores creen que el sueño REM tiene importantes funciones psicológicas. Sugieren que el sueño nos permite procesar las experiencias diurnas y mover los recuerdos recientes a un almacenamiento a largo plazo.

Por lo tanto, si un niño no está recibiendo una cantidad adecuada de sueño REM no están procesando y almacenando la información que recolectaron durante el día. Por lo tanto, les llevará más tiempo para aprender y desarrollarse en comparación con un niño que está recibiendo una cantidad suficiente de sueño.

Si los niños no duermen lo suficiente por la noche, afectará cómo aprenden al día siguiente. Ellos no podrán retener la información que se les enseña correctamente. También se sentirán muy soñolientos en la escuela y se observarán como si tuvieran mucho sueño. Su juicio se verá afectado y esto podrá hacerlos más propensos a los accidentes.

También pueden no tener la energía para participar en los deportes y en los juegos activos. Esto puede culminar en que el niño desarrolle una actitud de rebeldía hacia la vida. El niño puede tener dificultades para hacer amistades ya que no tienen el interés de participar en actividades. Estos factores pueden en algunos casos llevar a la depresión en el niño.

Un Estudio Realizado En Cuanto A Las Consecuencias De La Falta De Sueño En Los Niños.

Según un estudio reciente de la Universidad Johns Hopkins, por cada hora adicional de sueño, el riesgo de que un niño tenga sobrepeso u obesidad se reduce en promedio en un nueve por ciento. El documento también mostró que los niños que dormían menos tenían un riesgo del 92 por ciento más de tener sobrepeso u obesidad en comparación con los niños con una mayor duración del sueño.

Cuando se le priva del sueño a un niño, su cuerpo produce menos leptina que es la hormona que le dice al cerebro que no hay necesidad de más alimentos, y produce más grelina, la hormona que desencadena el hambre. Por lo tanto, es lógico suponer que la falta de sueño junto con la falta de ejercicio debido a los bajos niveles de energía, tendrá una tendencia a comer alimentos más azucarados como un sustituto de la energía cuando se esté cansado culminando en un aumento del riesgo de obesidad.

Riesgos de la falta de sueño

Los estudios también dicen que la falta de sueño también afecta la capacidad del cuerpo para usar adecuadamente la insulina. Actualmente la diabetes tipo 2 de la infancia está en aumento. La falta de sueño y la obesidad son factores que contribuyen. Por lo tanto nuestros niños están potencialmente en riesgo de una multitud de problemas médicos debido a la falta de sueño.

Muchos niños que se les enseña a padecer de trastornos por déficit de atención e hiperactividad han descubierto posteriormente que la falta de sueño es la causa principal del problema. Los niños a menudo pueden tener mucha hiperactividad y en consecuencia se pueden volver incapaces de concentrarse en alguna tarea durante cualquier cantidad  de tiempo. Como la fatiga excesiva en algunos niños puede parecer lo mismo que el TDAH, el TDAH a menudo puede ser mal diagnosticado.

El Sueño Insuficiente Afecta Mucho Más Que El Estado De Ánimo Del Niño.

Afecta potencialmente casi todos los aspectos de la vida del niño. Si los problemas de sueño de los niños no se tratan tan pronto como se descubren, la perspectiva para el futuro de ese niño puede ser significativamente afectado negativamente. La cantidad de problemas físicos, mentales y emocionales que pueden estar relacionados con la falta de sueño es innumerable.

Problemas Del Sueño De Los Bebes

La falta de sueño tiene la capacidad de cambiar completamente la vida de un niño. Físicamente pueden no crecer a su altura real, su peso puede aumentar lo que conduce a otros problemas con la presión arterial, etc. El riesgo de diabetes es mayor. Intelectualmente pueden tener problemas ya que no podrán retener la información correctamente.

Son más propensos a accidentes debido a malos juicios. Pueden ser retirados y desinteresados en la vida o hiperactivos. Una buena noche de sueño es tan importante para el bienestar de un niño como la comida y la bebida.

Fisiología E Importancia Del Sueño En La Primera Infancia

Sorprendentemente, sabemos muy poco acerca de por qué los humanos necesitan dormir. Los bebés y los niños pequeños pasan la mayor parte del tiempo dormidos, lo que sugiere que el sueño es esencial para el cerebro y el cuerpo en desarrollo. Durante los primeros años de vida, el cerebro es más plástico, crece más rápido y responde mejor al mundo exterior.

La mayoría de los caminos neurales del cerebro que apoyan la comunicación, la comprensión, el desarrollo social y el bienestar emocional crecen rápidamente en los primeros tres años. También sabemos que la falta de sueño puede tener consecuencias graves.

Durante el sueño rápido del movimiento del ojo (REM), (previamente sabido en niños como sueño «activo»), el cerebro es activo y el soñar ocurre. El cuerpo experimenta un bajo tono muscular (aunque pueden ocurrir espasmos en los bebés), la respiración y la frecuencia cardíaca son irregulares, y la presión arterial aumenta. La proporción de sueño REM es más alta en la infancia (55%) y disminuye a alrededor del 20% al 25% a los cinco años.

Durante el sueño no REM (anteriormente conocido en los bebés como sueño «tranquilo»), el suministro de sangre a los músculos se incrementa, se restaura la energía, se produce el crecimiento y reparación de los tejidos y se liberan importantes hormonas para el crecimiento y el desarrollo.

El Sueño Tiene Importantes Beneficios Cognitivos, Sociales, De Comportamiento Y Emocionales

La primera infancia es un momento crítico para que los niños desarrollen habilidades neuro- cognitivas e intelectuales. El sueño juega un papel importante en la maduración, el aprendizaje y la memoria del bebé, ayudando a retener los recuerdos existentes y crear nuevos y mejorar el aprendizaje de idiomas.

El sueño también ayuda a mejorar las habilidades sociales de los bebés, incluyendo la capacidad de formar relaciones y relacionarse con otros y ser accesible y adaptable. Para maximizar el potencial del niño, el sueño óptimo se convierte en un componente clave de la mezcla biológica y ambiental que condiciona este desarrollo. Las consecuencias potenciales de los Problemas Del Sueño De Los Bebes pueden ser significativas.

¿Cuánto Sueño Es Normal?

Durante el primer mes de vida, el sueño de un bebé se distribuye casi por igual durante la noche y el día. En los primeros seis meses, la mayoría de los bebés desarrollan la capacidad de sostener episodios más prolongados de sueño y comienzan a consolidar el sueño durante la noche, similar a la de los adultos.

Alrededor de las diez a doce semanas de edad, comienza a aparecer un ritmo circadiano y el sueño del bebé se hace cada vez más nocturno, con períodos más largos de sueño nocturno complementados con tres o cuatro siestas durante el día. Un hito importante en el desarrollo alcanzado por la mayoría de los bebés a los seis y nueve meses de edad es la capacidad de «dormir toda la noche» (es decir, dormir por lo menos ocho horas por noche).

Este sueño suele estar acompañado por una siesta matutina y una siesta por la tarde. El sueño de los bebés es muy variable, incluso dos bebés de la misma edad pueden tener patrones de sueño muy diferentes, desde el momento en que duermen hasta la cantidad de tiempo que duermen.

Importancia del sueño

Un metanálisis de 34 estudios describió patrones de sueño normales en lactantes y niños. La mayoría de los estudios usaron datos subjetivos en lugar de datos objetivos para describir patrones de sueño. Debido a que el análisis de datos principal combinó datos de diferentes países y culturas, los valores de referencia deben considerarse como normas globales.

Problemas Del Sueño En La Primera Infancia.

Los problemas del sueño son una de las preocupaciones de comportamiento más comunes señaladas por la atención de los pediatras. Definir cuándo cierto comportamiento del sueño se convierte en un problema variará y dependerá de las expectativas de la familia y de las normas culturales. Además, no existen criterios ampliamente aceptados para diagnosticar los Problemas Del Sueño De Los Bebes o lactantes.

También te recomendamos que leas . . .  Las Fases del Sueño. El Viaje de Toda una Noche de Descanso!

La clasificación internacional de los trastornos del sueño clasifica la dificultad para conciliar el sueño y los despertares nocturnos como el Insomnio Conductual de la Infancia, que se clasifica además como tipo de limitación o sueño. El tipo de insomnio de tipo límite, que se observa principalmente en niños de dos años de edad o más, se describe típicamente como estancamiento, protestas verbales, llorar, aferrarse, negarse a ir a la cama, levantarse de la cama, buscar atención al comportamiento y múltiples solicitudes de comida, bebidas e historias.

Los padres demuestran dificultades para imponer adecuadamente los límites de tiempo de acostarse (por ejemplo, hora de dormir inconsistente o inapropiada para la edad del niño, concediendo múltiples solicitudes de atención después de acostarse). El insomnio conductual del tipo de asociación de inicio de sueño describe a lactantes y niños pequeños que dependen de asociaciones de inicio de sueño (por ejemplo, oscilación, alimentación, presencia paterna) para quedarse dormidos a la hora de acostarse.

Durante el transcurso de la vigilia nocturna normal, estos niños son incapaces de recrear esta asociación de sueño, requiriendo la asistencia de los padres para volver a dormir.

Los estudios epidemiológicos de Australia y Nueva Zelanda sugieren que los comportamientos problemáticos del sueño son comunes en los niños pequeños, con aproximadamente el treinta por ciento de los padres informando que su bebé o niño pequeño tenía un problema de sueño. Esta estimación parece coherente con la investigación norteamericana sugiriendo que el veinte a treinta por ciento de niños pequeños experimentan problemas para dormir.

Consecuencias De Los Problemas Del Sueño.

No sólo los problemas del sueño tienden a persistir, sino que hay cada vez más pruebas de que la calidad y la cantidad inadecuadas del sueño en bebés y niños pequeños pueden tener impactos negativos en el funcionamiento diurno en relación con el comportamiento y el desarrollo cognitivo, psiquiátricos y de salud, como la obesidad y las consecuencias metabólicas y la lesión accidental.

Además, los Problemas Del Sueño De Los Bebes se han relacionado con problemas posteriores de comportamiento, emocionales y algunos aspectos del mal funcionamiento neuropsicológico en la adolescencia.

Los problemas del sueño en lactantes y niños pequeños conducen a un impacto negativo secundario sobre el bienestar materno y el funcionamiento familiar. La depresión materna y la discordia marital son comunes y se ha descrito el abuso infantil. El conocimiento y la comprensión de las posibles consecuencias antes citadas ponen en perspectiva la importancia de manejar los Problemas Del Sueño De Los Bebes .

Manejo Del Comportamiento Del Sueño.

El término «higiene del sueño» incluye tener un ambiente de sueño apropiado, así como el niño y sus padres participan en rutinas y prácticas que fomentan el sueño de buena calidad y duración suficiente. Para asegurar una buena higiene del sueño, los bebés y los niños pequeños deben tener actividades calmantes antes de acostarse, una hora de acostarse y una hora de despertar para el sueño nocturno y diurno, un lugar tranquilo apropiado para iniciar el sueño y evitar asociaciones ambientales y de comportamiento con el inicio del sueño.

Los niños que necesitan asociaciones conductuales para quedarse dormidos inicialmente necesitarán estos recursos nuevamente para quedarse dormidos nuevamente al despertar durante la noche. Hay una serie de estudios sobre la eficacia de las intervenciones conductuales para los problemas del sueño en los lactantes y niños pequeños.

Entre una revisión de 52 estudios, el 94 por ciento informó que las intervenciones conductuales fueron eficaces y el ochenta por ciento de los niños tratados demostró mejoras clínicamente significativas en los problemas de la hora de acostarse y en los despertares nocturnos.

Cabe destacar que la mayoría de los estudios de intervención revisados ​​incluyeron una rutina para acostarse como parte de un programa de tratamiento de múltiples componentes. Los métodos más estudiados se discuten a continuación.

  • Extinción.

El método de extinción o «llorar» consiste en poner al niño en la cama en un momento designado e ignorar al niño hasta cierto tiempo a la mañana siguiente. Este método se basa en la eliminación de los actos que refuerzan comportamientos tales como llorar, gritar, y berrinches, apuntando a su extinción con el tiempo. La mayor dificultad para implementar esta estrategia es la inconsistencia de los padres y la ansiedad de los mismos.

  • Extinción Gradual.

La extinción gradual o «entrenamiento para dormir» consiste en que los padres ignoran las demandas del niño por períodos especificados. Los padres pueden emplear un horario fijo (por ejemplo cada cinco minutos) o pueden esperar intervalos progresivamente más largos (por ejemplo, cinco minutos, diez minutos, luego quince minutos) antes de verificar al niño.

La técnica tiene como objetivo promover la capacidad del niño para auto- calmarse y volver a dormir sin asociaciones indeseables o la interferencia de los padres.

  • Despertares Programados.

Los despertares programados implican a los padres despertar y consolar a su hijo aproximadamente de quince a treinta minutos antes de un típico despertar espontáneo. Esta estrategia comienza con el establecimiento de una línea base del número y el tiempo de los despertares nocturnos espontáneos. Los despertares programados entonces comienzan, con los padres que responden como harían a los despertares espontáneos (por ejemplo oscilando o amamantando del niño para dormir).

Rutina de un bebe antes de dormir

Con el tiempo, este método tiende a extinguir los despertares espontáneos y el proceso de reducción de los despertares programados comienza, lo que resulta en un aumento de la consolidación del sueño.

  • Rutinas Positivas De Acostarse.

Existen pruebas considerables de América del Norte de que las intervenciones conductuales para el tratamiento de los Problemas Del Sueño De Los Bebes son eficaces, incluida una rutina para dormir, como parte de un programa de tratamiento con múltiples componentes.

Las rutinas recomendadas incluyen un baño caliente, un masaje calmante y un tiempo de calma como una canción de cuna o una lectura de un libro. Esta rutina proporciona estimulación multi sensorial a través del contacto directo piel con piel, contacto visual directo, ​​oyendo el sonido de la voz de sus padres y el reconocimiento de olores familiares como el del padre y/ o los productos de baño utilizados.

También te recomendamos que leas . . . Dos Métodos Que Le Mostrarán Como Ir Por Sus Sueños ¡Verás Cómo Lograrlo!

Las rutinas ayudan a los bebés a aprender, proporcionando dos ingredientes clave para el aprendizaje: las relaciones y la repetición. Cuando un bebé experimenta las mismas cosas una y otra vez, las vías de las conexiones en el cerebro se vuelven más fuertes y más complejas.

Las rutinas diarias en general conducen a ambientes predecibles y menos estresantes para los niños pequeños y están relacionadas con comportamientos diurnos mejorados y mayor sentido parental de competencia. El cuidado de los padres en el contexto de una tarea rutinaria de cuidado se asocia con menor reactividad al estrés y con patrones circadianos más tempranos en bebés muy jóvenes.

Los Expertos Recomiendan Una Rutina Consistente Antes De Acostarse.

El ciclo sueño- vigilia está regulado por la luz y la oscuridad y estos ritmos tardan tiempo en desarrollarse, resultando en el horario de sueño irregular de los recién nacidos. Los ritmos empiezan a desarrollarse alrededor de seis semanas y en tres a seis meses la mayoría de los bebés tienen un ciclo regular de sueño- vigilia. Antes de acostarse, las rutinas ayudan a hacer que los tiempos de sueño y de despertar sean diferentes y distinguibles, sin embargo, ayudar a los bebés a establecer un patrón de sueño puede ser un reto para los padres.

Los expertos en pediatría coinciden en que tener una rutina consistente y regular antes de acostarse es un elemento importante para asegurar el éxito del sueño y más del noventa por ciento de los pediatras recomienda establecer una rutina consistente para la hora de acostarse para mejorar la calidad del sueño en los niños.

Rutina De Acostarse: Impacto Positivo En El Sueño De Los Bebés/ Niños Pequeños Y El Estado De Ánimo De La Madre.

La eficacia de una rutina para acostarse (como una intervención independiente) en el sueño del lactante y del niño pequeño, y en el estado de ánimo materno, se evaluó en un estudio aleatorizado de tres semanas realizado en los Estados Unidos. Usando un diseño de grupo de dos edades.

Se asignaron al azar a los bebés (edades entre siete y 18 meses) los niños pequeños (edades de 18 a 36 meses) para que siguieran su rutina habitual de la hora de acostarse (grupo de control) o siguieran una rutina específica consistente durante la hora de acostarse durante un período de dos semanas después de una semana de referencia período. La rutina específica de la hora de acostarse involucró tres pasos secuenciales:

  • Baño con un producto de lavado proporcionado.
  • Masajear con un producto de masaje proporcionado.
  • Actividades tranquilas como acariciar, cantar, canción de cuna.

En la cohorte infantil, la rutina específica de la hora de acostarse dio lugar a reducciones significativas (p <0,001) en el número y la duración de la noche y en el tiempo de inicio de sueño en comparación con la línea de base. La continuidad del sueño también aumentó y hubo una reducción significativa en el número de madres que calificaron el sueño de su hijo como problemático.

Se observaron mejoras similares en la calidad y cantidad del sueño en el grupo de niños pequeños después de la rutina específica para acostarse. El estado de ánimo materno también mejoró significativamente en la cohorte de lactantes. Por el contrario, los patrones de sueño y el estado de ánimo materno en el grupo de control no cambiaron significativamente en comparación con la línea de base durante el período de estudio.

Es importante destacar que estas mejoras se mantuvieron a un año en un estudio de seguimiento. Una rutina consistente para acostarse cada noche, incluyendo un baño caliente, masajes y actividades tranquilas (como canciones de cuna y caricias), fue beneficiosa para mejorar varios aspectos del sueño en bebés y niños pequeños, especialmente la vigilia después del inicio del sueño y la continuidad del sueño.

También te recomendamos que leas . . . Como Conciliar El Sueño: Tips Que Te Permitirán Dormir Rápidamente!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.