Para Volverte Erudito

6 Causas que explican Por qué sucede la Pérdida de masa muscular

¿A qué se debe la pérdida de masa muscular? suele ser una muy buena pregunta para aquellas personas que de repente notan como comienzan a perder masa muscular. Bien sea por practicar algún deporte o si son habituales en el gimnasio, cuando empezamos a perder músculo tenemos que analizar ciertos aspectos de nuestra rutina diaria y analizar también la alimentación para así encontrar la respuesta.

La pérdida de musculo y de peso se puede deber a diversas afecciones. Por otra parte, ya que puede dar lugar a graves problemas de salud, cualquier persona que esté experimentando cambios bruscos de peso o de masa muscular debe consultar de inmediato a un médico. Las causas más frecuentes de la pérdida de masa muscular y de peso, abarcan cambios en la dieta y el nivel de actividad física que realiza, una afección y la edad. Algunas enfermedades pueden ser prevenidas con una nutrición apropiada y un adecuado ejercicio.

Por lo general, no hay sólo un motivo que nos haga perder masa muscular, se suelen originar diversas circunstancias que hacen que nuestro cuerpo use las proteínas musculares y se entre en un estado de catabolismo. ¡Sigue leyendo este artículo y descubre algunas de las causas!

¿Qué es la atrofia muscular?

La atrofia muscular es el término médico que se utiliza para definir la disminución del tamaño del músculo, perdiendo fuerza debido a la relación con su masa. Suele afectar a las células nerviosas de los músculos esqueléticos, originando una parálisis. La parálisis puede llegar a ser parcial o completa y por lo general, empieza insidiosamente.

Este suele ser el resultado de una co-morbilidad de diversas enfermedades comunes incluyendo el SIDA, cáncer, EPOC, insuficiencia cardiaca, quemaduras graves y fallo renal; los pacientes que presentan caquexia en esas enfermedades tienen un mal pronóstico. La causa de la atrofia muscular se desconoce y el tratamiento solamente es contra los síntomas, aunque por otro lado afecta particularmente a las personas que han pasado la edad media de vida, suele ser grave debido a que es la evolución progresiva y crónica.

Etiología de la atrofia muscular

Existen diversas enfermedades y trastornos que provocan una reducción en la masa muscular, incluyendo la inactividad (como lo es el sedentarismo o con la colocación de un yeso), caquexia o el síndrome de desgaste corporal presente en pacientes con insuficiencia cardíaca o cáncer, quemaduras graves, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, insuficiencia hepática, anemia, trastornos electrolíticos, etcétera. Otros síndromes pueden provocar la atrofia muscular como lo es la malnutrición, miopatías inflamatorias y distrofias, la denervación de las neuronas motoras como la atrofia espinal de la infancia, entre muchas otras.

Fisiopatología de la atrofia muscular

La atrofia muscular sucede debido al cambio en el equilibrio normal que existe entre la síntesis de proteínas y su degradación. En una atrofia muscular existe una reducida regulación de las vías de la síntesis proteica y una activación de las vías de degradación. La vía principal de degradación proteica que tiende a ser la responsable de la mayor parte de la pérdida de masa muscular suelen ser las atrofias que se encuentran marcadas para su destrucción por medio de la unión de al menos cuatro copias de una proteína pequeña lo cual es llamada ubiquitina.

¿Por qué se suelen atrofiar los músculos?

Todo depende del músculo. Los músculos antigravedad como lo son los que nos sostienen, por ejemplo los isquiotibiales, se atrofian con más lentitud que los músculos usados para los deportes especializados, particularmente cuando los músculos se encuentran severamente limitados, como lo son los de suspensión de extremidades o los de inmovilización completa.

Todos los músculos se pueden atrofiar por falta de uso, y los esqueléticos que incluyen músculos antigravedad, suelen ser músculos voluntarios usados para mover el cuerpo. Generalmente estos son más susceptibles que los músculos involuntarios, como lo son los cardíacos, lo cual ayudan a proporcionar energía al corazón, inclusive cuando estamos dormidos.

Esto fácilmente explica por qué la pérdida de músculo se origina más rápido en las personas que son altamente entrenadas respecto a personas novatas en el ejercicio, a pesar de que puedan estar en mejor forma. Sin embargo, existen muchas formas probadas para acelerar la recuperación, sea cual sea el nivel de forma en la que te encuentres.

¿Cuáles son las causas de la pérdida de masa muscular?

1. Poca intensidad en los ejercicios de fuerza

Si nuestros músculos no poseen un estímulo que sea suficiente como para seguir creciendo o manteniéndose, llega a un límite en que el cuerpo detecta que con menos masa muscular es suficiente para realizar todas las actividades diarias. Esto se puede notar cuando dejamos de asistir al gimnasio durante más de una semana, donde podemos notar como la masa muscular empieza a decrecer.

Los primeros días o las primeras semanas en las que vamos al gimnasio o empezamos a realizar alguna actividad deportiva es la norma ganar masa muscular, esto es debido a que el estímulo es suficiente. Si seguimos haciendo lo mismo se mantendrá esa masa muscular pero si por el contrario quitamos intensidad a los ejercicios o dejamos de realizarlos la masa muscular empezará a disminuir. Suele ser una cuestión de equilibrio entre intensidad y masa muscular.

Consejos para la pérdida de masa muscular

2. Exceso de ejercicio de cardio

El ejercicio de cardio suele ser otro de los motivos por las que se puede estar dando la pérdida de masa muscular. Básicamente se queman grasas e hidratos, pero en una proporción más pequeña también se usan los aminoácidos de las proteínas musculares, sobre todo si el ejercicio se alarga más de una o dos horas.

Si a eso le sumamos que cuando hagamos cardio los depósitos de glucógeno se encuentren vacíos, la proporción en la que se usan los aminoácidos del músculo será mucho mayor. Que los depósitos de glucógeno se encuentren vacíos se puede deber a una mala planificación dietética (punto que explicaremos a continuación) o a que anteriormente ya habíamos agotado esos depósitos haciendo otra actividad deportiva.

Si el objetivo principal es ganar masa muscular, siempre se aconseja hacer cardio después de que hayas hecho ejercicio con pesas, así se evitará entrar en catabolismo muscular, puesto que después de las pesas los depósitos de glucógenos estarán más vacíos.

3. Errores en el consumo de alimentos

Esto es sobre todo en lo que respecta a un consumo apropiado de proteínas en cantidad y calidad. Por más que hagamos mucho ejercicio de pesas, si no damos ese material en forma de aminoácidos al organismo para que pueda construir el musculo, nunca lo hará. Cada deportista necesita una cantidad considerable de proteínas, sin ellas el cuerpo suele recurrir al canibalismo, es decir, a agarrarlas del propio músculo.

También hemos comentado anteriormente sobre la cuestión de las reservas de glucógeno, que si se encuentran totalmente vacías, no quedará más remedio que recurrir a la grasa y también a los aminoácidos que posee el músculo. Es sumamente importante cuando vayamos a hacer ejercicio que los depósitos se encuentren llenos e igualmente hacer de 4 a 6 comidas diarias para que así rellenemos continuamente, de este modo estaremos protegiendo al músculo.

4. Falta de descanso

Esta es otra de las causas lo cual debemos tener en cuenta y a la que menos caso se le suele hacer. El cuerpo usa el período de sueño y de descanso para reparar y crear tejidos, suele ser la fase anabólica en toda regla por lo que si nos la saltamos o no le dedicamos el tiempo suficiente, el catabolismo le ganará terreno.

Dormir lo suficiente y tener un sueño bastante reparador y de calidad activa las hormonas que hacen que el músculo crezca. Si por el contrario interferimos en esta fase podemos empezar a notar la pérdida de masa muscular.

Lo mismo sucede si entrenamos en exceso y originamos un sobreentrenamiento. Estaremos primando mucho la fase catabólica, debido a que recordemos que al entrenar sobre todo destruimos estructuras. Entonces, no le daremos el tiempo suficiente al cuerpo para que se recupere. Igual de importante es el entrenamiento que el descanso, el uno sin el otro no tienen ni un poco de sentido.

Como hemos comentado al inicio, por lo general comenzamos a perder masa muscular cuando se dan varios de esta serie de factores, que son el detonante para que la fase catabólica prime sobre la anabólica y pueda entrar en un proceso de destrucción de estructura muscular. Entrenar y comer bien y dormir mejor, esas suelen ser las claves para mantener el músculo intacto.

5. Pérdida de peso y de musculo relacionado con la edad

Con el proceso de envejecimiento natural, la capacidad que tiene el cuerpo para mantener la masa muscular reduce después de los 30 años. Sin el entrenamiento de fuerza apropiado, el adulto promedio suele perder 10% de la masa del músculo cada década. Esta pérdida es muy difícil de detectar debido a que los adultos tienden a ganar peso de la grasa al mismo tiempo que se encuentran perdiendo masa muscular, ya que sus hábitos alimenticios no suelen cambiar con los requerimientos energéticos.

Las escalas simples no revelan un cambio en la composición corporal. La composición corporal es medida con diferentes técnicas proporcionadas por un médico o un personal capacitado para ello. La pérdida de peso y de músculo es muy común en los adultos mayores y también puede dar lugar a la pérdida de apetito, del sentido del olfato o del gusto, de los medicamentos o a una mala salud, señala “Physiology of Sport and Exercise”.

6. Otros factores relacionados

Existen muchos factores que suelen contribuir a la pérdida de la masa y de la fuerza muscular que está relacionada con la edad, siendo la inactividad física posiblemente el más importante. En los músculos hipertrofiados podría suceder la interrupción de diversos reguladores positivos (por ej., las vías de interrelación entre la proteínacinasa B [Akt] y la diana de la rapamicina en células de mamífero [mTOR]).

No obstante, los mecanismos verdaderos no se encuentran totalmente claros y tal vez intervengan factores musculares primarios, el estrés oxidativo, la disfunción mitocondrial, un estado proinflamatorio o factores no musculares, como lo es la pérdida de neuronas motoras; alteraciones metabólicas, la alteración de la placa neuromuscular o, el desequilibrio entre la denervación y reinervación; además de los cambios hormonales (por ejemplo, testosterona, estrógeno, insulina, hormona de crecimiento, factor de crecimiento símil insulina, hormona paratiroidea, vitamina D).

Como resultado de la pérdida de la masa muscular, la tasa de metabolismo basal disminuye en casi un 30% entre los 20 y los 70 años de edad. El bajo consumo de energía que sucede en el envejecimiento no sólo se debe a la reducción de la tasa metabólica basal sino también a la posible disminución de la intensidad y duración de la actividad física, y a la reducción del gasto energético posprandial por la disminución de la oxidación de la grasa.

Importancia del consumo adecuado de calorias

Sin embargo, la disminución del consumo calórico no necesariamente reduce la duración de la vida. En lugar de ello, la cantidad inapropiada de proteínas en la dieta, inclusive durante un corto lapso, puede producir la pérdida de masa muscular incluso si el consumo calórico es el adecuado, sobre todo en presencia de un estado proinflamatorio.

En el nivel celular y tisular, la pérdida de masa muscular que está asociada a la edad es caracterizada por la atrofia preferencia de las miofibrilla tipo II, la necrosis fibrilar y la agrupación de tipos de fibras, el aumento de los lípidos intramiocelulares y del colágeno, la expansión de las unidades motoras, la alteración de la modulación neurológica de la contracción, la disminución de la función mitocondrial y de la biogénesis, el incremento de las especies reactivas de oxígeno, el aumento de la apoptosis mitocondrial y, el cambio de la función de las células satélite. En las personas ancianas también se encuentra reducida la contractilidad intrínseca de las fibras intactas.

Un procedimiento muy importante que caracteriza a los músculos en el envejecimiento suele ser la infiltración grasa, lo cual se produce tanto en el nivel macroscópico, entre los grupos musculares, como también en el nivel microscópico, entre los miocitos y en el interior de ellos. Existe cierta evidencia de que la cantidad de la deposición de lípidos intramiocelulares está correlacionada con el porcentaje de masa de grasa, el cual se usa como una medida aproximada de la adiposidad.

No obstante, la relación que tiene la causalidad de la adiposidad y el depósito de lípidos intramiocelulares no se encuentra totalmente claro, mientras que los resultados de las investigaciones revelan que podría estar relacionada con la reducción de la capacidad oxidativa de las mitocondrias y el estancamiento del combustible no usado.

Esta teoría suele ser consistente con los cambios de la finalidad mitocondrial y la biogénesis relacionada con la edad, descritos en los seres humanos y en los roedores.

Para poder conservar su integridad y su función anatómica, los músculos necesitan principalmente la reparación y el mantenimiento continuos, y ha sido evidenciado de que en las personas mayores el mecanismo de reparación es disfuncional. Por ejemplo, en los estudios realizados de roedores de más dad (19 a 25 meses) comparados con los roedores más jóvenes (de 3 a 8 meses) se evidenció un deterioro de la capacidad regenerativa muscular debido a la disminución de la proliferación y diferenciación de las células satélite.

Este déficit puede esta reducido sustancialmente en los experimentos parabióticos, en los que los animales que tienen más edad se encuentran expuestos a la circulación de un animal mucho más joven genéticamente idéntico, a través de una transfusión cruzada de la sangre.

Además, también existe una cierta evidencia de que los defectos en la reparación están relacionados con la tendencia que poseen en el envejecimiento las células satélites de adquirir un fenotipo adipocítico. Los mecanismos potenciales descritos se han identificados en el contexto del envejecimiento, pero varias líneas de evidencia señalan que algunos también suelen intervenir en las enfermedades caracterizadas por la reducción acelerada de la masa y de la fuerza muscular, tal como sucede en el envejecimiento.

Saber en qué medida la pérdida de masa muscular está asociada al envejecimiento y la relacionada con la enfermedad poseen mecanismos comunes podría ser de mucha ayuda para así establecer nuevos objetivos potenciales para las intervenciones.

¿Cuánto tiempo tardamos en perder masa muscular?

• La flexibilidad y la potencia se suelen perder luego de una semana de inactividad.

• La resistencia puede reducir después de 2 semanas aproximadamente.

• La fuerza muscular del cuerpo se puede mantener durante al menos el primer mes de inactividad, e inclusive un año después de dejar un programa de entrenamiento de fuerza de 12 semanas.

Por lo general, luego de un año podemos seguir manteniendo hasta el 55% de la ganancia de la fuerza original y la memoria del músculo hace que sea un poco complicado recuperar la fuerza de lo que necesitaste para construir tu músculo la primera vez.

Tratamiento para la pérdida de masa muscular

Para la recuperación de la masa muscular, el tratamiento más efectivo suele ser la realización de ejercicios; en ciertas ocasiones, pueden ser recomendados algunos medicamentos que estimulan el crecimiento muscular, como lo son los esteroides o la hormona de crecimiento. Cuando la pérdida de masa muscular se debe a la anorexia el tratamiento comprende psicoterapia, un régimen nutricional intensivo y ciertos medicamentos como los antidepresivos (trazodona, bupoprión, amitriptilina, fluoxetina, imipramina, sertralina, paroxetina, escitalopram, duloxetina), naltrexona y ondansetrón.

Cuidados en el hogar

Para esto se aconseja un programa de ejercicios para ayudar a tratar la atrofia muscular. Algunos de los ejercicios se pueden realizar en una alberca o piscina para reducir la carga muscular, y otros tipos de rehabilitación. Su proveedor de atención médica es quien le puede dar mayor información sobre esto.

Las personas que no pueden mover de manera activa una o más articulaciones pueden realizar ejercicios utilizando dispositivos ortopédicos o férulas (tablillas).

¿Cuándo contactar a un profesional médico?

Llame a su proveedor de salud si presenta una pérdida de masa muscular muy prolongada e inexplicable. Con frecuencia, esto se puede notar cuando uno compara una mano, un brazo o una pierna con la otra.

Evita la pérdida de masa muscular con los siguientes consejos:

Si has estado trabajando intensamente desde hace bastante tiempo para lograr un aumento de tu masa muscular, es lógico que quieras mantener todo lo logrado por mucho más. Para ello, te mostraremos cómo evitar la pérdida de masa muscular con algunos consejos muy prácticos y sencillos de poner en práctica.

Ya hemos dicho anteriormente que el entrenamiento, la dieta y el descanso suelen ser los tres pilares básicos para obtener y mantener la masa muscular, por esta razón, en tal sentido es muy importante tener en cuenta los siguientes consejos para así poder disfrutar de nuestros músculos en el tiempo.

1. Nunca dejes de entrenar

Aunque ya hayas logrado una buena masa muscular con trabajo fuerte, no puedes quedarte parado una vez que obtuviste lo buscado, pues un mes sin movimiento puede quitarte aproximadamente el 5% de tu musculo. Entonces, es fundamental que nunca dejes de entrenar.

Tampoco necesitas entrenar como lo hacías antes, es decir, con una intensidad progresiva para lograr hipertrofia, pero para no perder músculo es indispensable que los músculos continúen activos.

Y si quieres mantener sin ganar ni perder, debes establecerte en la carga que levantas, y seguir con regularidad el trabajo de los músculos.

2. Descansa lo suficiente

Durante el sueño la hormona de crecimiento suele incrementar sus niveles en el organismo y además, permite que nuestro cuerpo cree o repare ciertas estructuras, pero si no descansas lo suficiente, las hormonas que hacen que el músculo permanezca no tienen probabilidad de actuar.

De esta manera, el catabolismo o la destrucción de fibras musculares tendrán más peso que la reparación o ganancia de las mismas, por tal motivo, para evitar la pérdida de masa muscular también es fundamental descansar lo suficiente.

3. No te excedas con el entrenamiento diario

Si aún te encuentras trabajando intensamente tu cuerpo pero no consigues ganar músculo sino por el contrario, éste empieza a reducirse, tal vez el error es que te pasas con el entrenamiento. Es decir, puedes estar sobreentrenando.

El sobreentrenamiento suele ser el grado de trabajo que no permite al cuerpo recuperarse apropiadamente, por lo tanto, no te permite mantener ni ganar masa muscular, sino todo lo contrario.

Si bien es muy importante que trabajes duro, pero nunca te pases con el entrenamiento, pues lejos de beneficiarte, ve verás perjudicado.

4. Aliméntate bien y lo suficiente

Para poder mantener estructuras corporales es necesario que tengamos los sustratos en nuestro cuerpo, por tal motivo, si faltan proteínas en la dieta podemos perder músculo.

De igual modo, si tenemos muchas proteínas pero no tenemos las suficientes calorías, éstas pueden utilizarse como fuente de energía y nuevamente, las proteínas del músculo empezarán a destruirse.

Entonces, es muy importante que te alimentes bien y lo suficiente, sin permitir que falten calorías ni proteínas si quieres mantener el músculo en tu cuerpo.

5. Aléjate del ayuno y no te pierdas el desayuno

En período de ayuno, nuestro cuerpo suele usar las reservas de glucosa de nuestro cuerpo, es decir, el glucógeno muscular, pero si el tiempo sin comida se extiende, pueden empezar a removerse aminoácidos y proteínas de nuestros músculos.

Por esta razón, para evitar la pérdida de masa muscular es muy importante que te alejes del ayuno y no te pierdas por nada del mundo el desayuno siempre a primera hora del día.

Con estos buenos consejos que perfeccionarán tu entrenamiento, la dieta y tu descanso, evitarás la pérdida de masa muscular y presumirás de lo que has obtenido a causa de un duro esfuerzo por mucho más tiempo.

Esperamos que te haya sido de mucha ayuda y nos vemos en un próximo artículo.

También puedes leer sobre: 5 Causas que puede provocar el dolor en los muslos. 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.