Para Volverte Erudito

Conoce 11 Consecuencias de Morderse las Uñas, Importante para la Salud!!

Las consecuencias de morderse las uñas  pueden ser sociales, físicas y emocionales, son muchas las que pueden derivar de este problema. Entre las físicas podemos encontrar  problemas en los dientes, problemas digestivos, lesiones en los labios, lesiones en las encías, infecciones en las uñas, las cutículas o malformaciones en los dedos.

Según un estudio que fue realizado en el año 2010 con la  población de los Estados Unidos, se pudo determinar que un 30% de los niños que oscilan entre los 7 y 10 años se muerden las uñas, un 45% alrededor de los adolescentes,  un 25% entre  los adultos y como un 5% de personas mayores de 65 años.

La Asociación Americana de Psiquiatría señalo que detrás de esta conducta, existe un trastorno obsesivo compulsivo,  por lo que es muy importante prestar la atención a cada caso y analizarlo con sumo detalle. Dado que en cada persona es diferente, sus causas y sus reacciones.

Morderse-las-uñas

En este caso, morderse las uñas sería un síntoma  de tener un Toc y padecerlo,  pero claro esta que esto no quiere decir, que a todas las personas que tengan este hábito se les tenga que diagnosticar dicho trastorno. Por otra parte, aunque pueda ser una señal de alarma de un Toc, la onicofagia, que así se llama al morderse o comerse las uñas no entra en la clasificación de un trastorno en si.

Aunque en principio es un mal hábito, al que  seguramente estamos tan acostumbrados que no se le suele dar importancia, este puede provocar distintas consecuencias en la persona, especialmente de características físicas, siendo algunas de ellas muy graves e incluso hasta irreversibles.

Esta conducta suele comenzar durante la niñez,  puede tener su punto mas álgido en la adolescencia y suele desaparecer en la etapa adulta . Pero en algunos casos este persiste derivando en unas consecuencias graves o muy  muy graves en otros diferentes.

Conoce mas acerca de el Toc ingresando aquí Como Superar El TOC, Trastorno Obsesivo Compulsivo-¡5 pasos!

Concecuencias graves de morderse las uñas

Principales consecuencias de morderse las uñas.

En cualquiera que el  caso se presente, y sea cual sea la causa por la que comenzó el problema, existen unas consecuencias muy importantes de morderse las uñas que generalmente se ignoran o simplemente se desconocen. Estas consecuencias  se pueden clasificar en tres categorías, las cuales revisaremos poco a poco como lo son a nivel social, emocional y físico.

1- Las Consecuencias a nivel social.

En diversas ocasiones el mantener el  mal hábito de morderse o comerse las uñas puede derivar en situaciones difíciles como las de el aislamiento social,  la timidez, e incluso la fobia social. La persona esta consciente de el mal aspecto que están presentando sus uñas e incluso hasta sus manos, y es una parte importante de nuestro físico que esta muy a la vista.

En distintas ocasiones se intenta el ocultar las manos provocando mucho nerviosismo por el temor grande que estas lleguen a verse. En los casos  de más gravedad la persona puede evitar totalmente las reuniones sociales, e incluso los trabajos en los que tenga que exponerse para ocultar así su problema.

También puede ocurrir una estigmatización de tipo social, que en la mayoría de los casos es fomentada por los familiares o hasta las personas de el entorno. Es muy habitual y de mal gusto que se le hagan comentarios a las personas que sufren de esto y que se muerden las uñas como deja de hacerlo, mira que tienes unas uñas más feas o  simplemente es una costumbre que tienes muy desagradable.

En el caso de que esto ocurra con los pequeños,  puede originar un gran sentimiento de culpa ademas de  vergüenza profunda, que de origen en unas consecuencias a largo plazo, en la edad adulta esto puede desencadenar en inseguridad ademas de baja autoestima.

Morderse las uñas y sus concecuencias

2-  Las Consecuencias a nivel emocional.

El simple hecho de morderse o comerse las uñas y no poder dejar de hacerlo, puede acarrear consecuencias muy graves a nivel emocional como la tristeza,  la ira o la baja autoestima. Como ocurre siempre con cualquier mal hábito, el querer intentar dejarlo y ver que no se puede generalmente disminuye la auto-confianza de la persona en sí misma.

En este caso se esta consciente de que el continuar con esta mala costumbre es perjudicial para la salud y  la propia estética ademas de no aportar nada bueno al organismo. Pero aun así la persona no logra dejar de hacerlo. Como pasa con el caso de otros hábitos perjudiciales es  muy posible que la persona necesite que se le otorgue ayuda y apoyo externo para conseguirlo.

Control al morderse las uñas

3- Las Consecuencias a nivel físico.

  • 4- Problemas en los dientes.

Tal vez este sea una de las principales consecuencias  y de las más graves de mantener este mal hábito a largo plazo. Al comerse o morderse las uñas, los dientes se pueden transformar, se pueden deformar, existe el desgaste e incluso se salen de su posición natural.

Según han dicho los expertos de el  campo, al morder se generan microtraumatismos que van provocando la pérdida gradual de el esmalte de forma que es prácticamente imperceptible. Y en el caso de las personas que usan prótesis dentales se pueden llegar hasta a fracturar.

De igual manera es más probable la aparición de caries en la zona de el diente que esta afectada.Una de las consecuencias  que se derivan de lo anterior es el aumento de la sensibilidad al morder o al tragar, con las molestias que obviamente esto conlleva.

En los casos que son más graves puede aparecer dolor a nivel de  la mandíbula por el esfuerzo constante y movimiento que se hace al morder.  Puede ocurrir también el caso de que al existir las modificación de  la posición natural en  los dientes se llegue a cambiar  a su vez la forma de la mordida.

problemas con los dientes por morderse las uñas

  • 5- Problemas en las encías.

En los casos  que son más graves, en los que el hábito de morderse las uñas ya se haya mantenido durante un largo periodo de tiempo, pueden empezar a aparecer lesiones en el tejido presente de las encías.

Este tejido es de característica  muy sensible y nos  ayuda y protege de las bacterias y de diferentes agentes patógenos. Si este tejido se llega a dañar puede derivar en enfermedades como la llamada gingivitis, que es una inflamación en las encías y la periodontitis que tiene como características el sangrado de las encías y el mal aliento.

  • 6- Problemas de tipo digestivos.

En las uñas se acumulan con mucha facilidad gran variedad de bacterias y suciedad. El hecho de encostrarse en contacto de forma directa con esta superficie puede terminar en infecciones y  problemas de el aparato digestivo. Y muy en particular pueden  ir apareciendo problemas estomacales, cuando la persona además de morderse las uñas se las traga.

Problemas digestivos por morderse las uñas

  • 7- Lesiones en los labios.

En otros casos pueden aparecer anomalías  de tipo infecciosas como  las verrugas o el herpes en la zona de el labio por el contacto y roce continuo con las uñas. Deben entonces de tener especia y mucho cuidado las personas que tengan y posean verrugas en las manos, porque al tener constante contacto con la boca es muy posible que se extienda la aparición de éstas por los labios.

  •  8- Lesiones en las cutículas de los dedos.

La función de la piel que se encuentra alrededor de las uñas, entre algunas, esta la importancia de protegerla de posibles infecciones.  Entonces al morderse las uñas es muy fácil el  morder y dañar también la cutícula. De esta manera se expone a infecciones que son causadas por hongos, bacterias, o virus, porque esta piel no esta para  protegernos.

  • 9- Deformaciones en los dedos.

En los casos  que encontramos más graves, en los que el  mal hábito de morderse las uñas se mantiene desde niño hasta ya la edad adulta, sin poder evitarlo, puede aparecer una deformación en nuestros dedos. Se elevan los bordes laterales de el dedo o se tuercen durante su crecimiento provocando así la deformación que sera  irreversible en los mismos.

Deformaciones por morderse las uñas

  • 10- Morderse las uñas afecta al crecimiento normal de éstas.

La uñas al morderse crecen de forma que no es uniforme,  totalmente desiguales, y sin cubrir toda la superficie que es necesaria. La uña se convierte entonces en una superficie de aspecto irregular, y propensa a  poder romperse porque las capas de la uña no están distribuidas de forma uniforme al morderla.

Se pone entonces en contacto directo con distintas bacterias que podrían causar enfermedades de diferente índole. Las uñas es un lugar en el que con suma facilidad se acumula suciedad y pueden crearse nidos de bacterias.

Algunas de las bacterias que se suelen acumular en esta zona de el cuerpo son el E. Coli y la  Salmonella que pueden provocar problemas de salud muy graves. Al morderse las uñas estas bacterias se transportan de forma inmediata a la boca y por lo tanto al resto de el cuerpo. Esto podría derivar en diferentes infecciones y enfermedades  en cualquier parte de el organismo.

  • 11- Infecciones en las uñas y los dedos.

Los gérmenes y las bacterias que estén  en las uñas y en las zonas cercanas pueden también acceder al organismo atravesando  pequeñas heridas que se encuentren alrededor de las uñas. Esta clase de infecciones pueden causar mucha hinchazón y dolor en las zonas que están muy cerca a la uña afectada y son muy comunes entre las personas  que padecen  este hábito.

En los casos  que son más graves, con el correr de el tiempo, la uña incluso puede dejar de crecer, quedando muy pequeña y  totalmente deformada para siempre. Esto ocurrirá si se llega a dañar la matriz de la uña que se encuentra  y consigue por debajo de la cutícula.

Este daño es de forma  irreversible por lo que una vez que esta dañada no se podrá reparar. En los casos que son más graves, puede incluso darse el caso de perder la uña completamente y nunca mas volverá  a crecer.

Uñas sin crecer por morderselas

Causas que desarrollan el hábito de morderse las uñas.

Aunque existen distintas teorías que pueden explicar la adquisición de esta mala costumbre, la mayoría están de acuerdo en que se trata de un hábito que se adquiere desde la niñez y se alarga y perpetúa en la edad adulta.

Y en algunos casos, cuando comienza a producirse en una edad mucho más avanzada puede ser una conducta que resulte de la ansiedad o de el estrés, que sufre la persona por diferentes motivos en momentos determinados.

Puedes entrar aquí para aprender como mejorar la ansiedad Efectivos Remedios Caseros Para El Estrés Y La Ansiedad Muy Naturales

Se trata de una manera de poder aliviar la tensión, que se convierte entonces en muchos casos en un gesto de forma automática. Cuando la persona comienza a sentir la ansiedad se muerde las uñas y aunque no se crea, sentirá  relajación y hasta alivio al hacerlo.

Otras personas sólo lo hacen frente a situaciones o momentos  muy puntuales que generan en ellos mayor tensión, como por ejemplo ante un examen,  una entrevista de trabajo, un divorcio, entre otros. En estos casos, aunque el hábito haya comenzado por una situación especifica, una vez que se adquiere es muy posible que se haga continuo y entonces a la persona le resulte sumamente complicado dejar de hacerlo aunque el acontecimiento que lo  provoco haya desaparecido.

No puedo parar de morderlas

Puede  también resultar de la combinación de una serie de circunstancias emocionales como la ira, la tristeza, la inseguridad, la preocupación, la vergüenza, el miedo e incluso hasta el aburrimiento lo que puede derivar en tener esta costumbre.

En otros casos, aunque es no es tan frecuente, la persona lo puede hacer por una emoción intensa, siendo el desencadenante un acontecimiento alegre y positivo como el  recibir una buena noticia. En cualquiera que sea el caso, las personas que se muerden y comen las uñas, han asociado de manera directa esta conducta con una forma de tranquilizarse y  relajarse.

También esto se suele asociar con una situación especifica,  como por ejemplo, mientras espero el bus, o el taxi me muerdo las uñas. Por lo tanto, siempre que estés frente a esta situación esperando el autobús, te muerdes las uñas porque simplemente ya  tu cerebro lo estará asociando.

Por este motivo resulta  ser tan complicado  el dejar de morderse las uñas porque carecen de una alternativa en la que liberar tensiones  o buscar tranquilidad y porque está asociado de manera muy fuerte. Tanto que la mayoría de las veces lo hace de manera inconsciente.

¿Qué se puede hacer para dejar de morderse las uñas?

Como hemos visto anteriormente, dejar este mal hábito cuando se lleva muchos años con él es una tarea muy ardua y difícil. Las personas que lo llevan a cabo suelen indicarnos que lo hacen de forma inconsciente casi en su totalidad y que una vez que están en el y lo están realizando les resulta sumamente difícil dejar de hacerlo.

Pero vistas y estudiadas las posibles consecuencias que puede tener en nuestro organismo es muy recomendable comenzar a intentarlo. Por un lado, encontramos diferentes productos que pueden usarse para ponérselo en las uñas y en las zonas que están alrededor de éstas.

En algunos casos se pueden usar esmaltes para dar un sabor desagradable y  amargo a las uñas y en otros, la función de el producto es endurecer tanto la uña de manera que sea muy  difícil morderla. Pero debe tomarse ésta como una solución solo temporal, porque en la  gran mayoría de los casos, la persona terminara acostumbrándose al sabor de el producto y esto no le impide continuar con el hábito muy a pesar de utilizar dicho producto.

Cuidarse las uñas

Otra opción que podemos encontrar, puede ser comenzar a cuidarse las uñas. Es especialmente eficaz como motivación en los casos que el aspecto de sus manos provoque aislamiento y vergüenza. Cuidar las uñas, pintarlas, cortarlas, y ver el buen y excelente  efecto y resultado que puede conseguir que la persona tenga el autocontrol  que es necesario para dejar de morderlas.

Otro a lo que se puede recurrir es a realizar una manicura de gel para evitar el contacto  de forma directa con la uña para no  poder morderla. Pero hay que tomar en cuenta que en diferentes ocasiones y tras un periodo muy prolongado con esta clase de manicura, la uña puede verse dañada notablemente.

Además de el hecho de utilizar este tipo de manicura hace que exista una mayor predisposición a la infección,  o a el nacimiento de hongos, porque entre la uña postiza y la original  pueden darse la acumulacion de gérmenes,  ademas de la humedad que puede derivar en la aparición de hongos.

En otros casos, si el problema aun persiste y el hábito deriva de una situación de estrés o ansiedad, sera conveniente acudir a un profesional,  a un terapista de la salud mental para tratar el problema desde base.  Para poder eliminar la ansiedad o a aprender herramientas que la gestionen de una manera saludable para poder evitarse el hábito de morderse las uñas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.