Para Volverte Erudito

Miedo a Los Espacios Abiertos: Conoce estas 6 Características.

El miedo a los espacios abiertos llamado también agorafobia puede explicarse y  definirse como un miedo y donde se evita los  lugares públicos, ademas de la posibilidad  de estar fuera de casa,  basado en la anticipación propia de y el miedo a experimentar altos niveles de ansiedad o en la aparición repentina de ataques de angustia y pánico.

También puede a su vez considerarse como el miedo o temor a encontrarse y en situaciones o lugares donde se sienta la dificultad de escapar, o salir o donde pueda ser complicado, disponer de apoyo en el caso de tener un crisis de pánico, angustia o síntomas similares como: caída, derealizacion, despersonalizacion, mareos, caída, pérdida del control de esfínteres, nauseas, vómito, falta de ventilación o molestias cardíacas.

Hay que explicar que la Agorafobia de las Fobia, aunque se le trata como el miedo a los  los espacios abiertos. Éste último se describe mas bien como el temor a caerse, o a los espacios abiertos en si pero  en ausencia de tener  apoyo viso-espacial  cerca,  como las personas que caminan cerca o agarrados de la pared por el miedo a caerse, o  simplemente temen las señales de profundidad y espacio al manejar.

Puedes leer este link Miedo a los Hombres : Miedo a los Hombres : Conoce Estos 5 Tips que Te Ayudaran a Mejorarlo.

Miedo a los espacios abiertos

Dentro de el Miedo a los espacios abiertos o en la Agorafobia se distinguen varias características.

–Situaciones temidas y como eludirlas

Existen gran variedad de situaciones que repercuten en temor y las personas con agorafobia, terminan evitando por las reacciones en que terminan o que desencadenan.
Ejemplos comunes son: supermercados, ascensores, cines y teatros, grandes almacenes, ascensores, también viajar en avión, tren, autobús, barco,  o andar simplemente por la calle, estar lejos de casa, quedarse solo en casa, hasta conducir o viajar en coche.

Otras situaciones pueden ser:hacer ejercicios, montar en atracciones mecánicas, saunas o tomar baños calientes, tener relaciones sexuales, enfadarse, participar en discusiones, bailar, ver espectáculos deportivos emocionantes, tomar comidas pesadas, ver películas dramáticas o de terror y hasta beber café cargado o alcohol. Todas estas relacionadas por las sensaciones que pueden desencadenar o por la asociación con una experiencia pasada y negativa.

Las conductas, ponerse a la defensiva.

Mas sin embargo, las situaciones no siempre se pueden evitar, sino que se pueden lograr afrontar con angustia y ansiedad que llevan a conductas defensivas para prevenir o manejar la amenaza asociada a la ansiedad o pánico. Ir acompañado de una persona de confianza o un animal doméstico, tomar medicación, beber alcohol o agua, comer algo, fumar, llevar objetos tranquilizadores, pensar en que se está cerca de un hospital o salida cercana, comprar solo a ciertas horas o escapar de la situación son algunos ejemplos de conductas defensivas. Éstas producen alivio inmediato pero contribuyen a mantener el problema.

Mientras que las personas con una agorafobia moderada o grave evitan ambos tipos de relaciones expuestas anteriormente, las personas con trastorno de pánico con agorafobia leve o sin agorafobia tienden a evitar el segundo tipo de situaciones.

La ansiedad anticipatoria.

Preocupación por poder tener una crisis de pánico o de fuerte ansiedad. Es una expectativa o anticipación de que ocurrirá un ataque fuerte, junto con la tendencia y el  temor de las sensaciones corporales asociadas con la ansiedad.

La ansiedad producida por el miedo a los espacios abiertos.

El temor al miedo.

Las personas que sufren de agorafobia tienen temor intenso, a esas situaciones en las que se crean ataques de pánico o sensaciones de ansiedad.  Estas suelen surgir comúnmente en situaciones, de índole externas temidas y a su vez como consecuencia de las reacciones que se producirán a nivel  corporal bien sea el hambre, la fatiga,  por el calor, el estrés. que liberara a la vez reacciones corporales como debilidad o dolor en las extremidades, visión borrosa, tensión, malestar intestinal, dolor o espasmos musculares o la sensación de nudo en la garganta  o en el  estomago.

Se teme sobre todo a las circunstancias en las que se piensa que pueden pasar consecuencias de índole catastróficas de tipo físico (tumor cerebral, ataque cardíaco, desmayo, muerte) o hasta mental (volverse loco,  perder el control).

– Crisis de pánico o síntomas parecidos.

En su mayoría de las personas que llegan a  sufrir agorafobia manifiestan  haber tenido ataques  o crisis de pánico. Éste consiste en un miedo  intenso, malestar o terror que va acompañado frecuentemente con una percepción de peligro o catástrofe que a su vez genera  un fuerte impulso a escapar.

Los síntomas que se presentan con más frecuencia  son: mareos, palpitaciones, sudoración,  temblores, dificultad para respirar, el miedo a perder el control o a volverse loco y hasta la despersonalización (falta de reconocimiento)/des-realización ( ver cosas irreales).

Las crisis de pánico varían  en consideración de una persona a otra. Difieren desde la  frecuencia en los ataques, la duración, la intensidad, los pensamientos asociados, en las reacciones somáticas, circunstancias de predecibilidad y  ocurrencia  ( o espontáneos o situacionales).

 Deterioro o Interferencia producido por el trastorno.

En los casos mas graves las personas que presentan  agorafobia tratan de pasar la mayor parte de su vida en casa cerca de sus familiares y llegar hasta al aislamiento total. Estas personas por lo general se ven incapacitadas para cumplir con sus actividades diarias.

Tratamiento, tipos de agarafobia.

Tipos de Agorafobia

Según el sistema de clasificación DSM-IV (American Pschiatric Associaton, 1994) se puede dar clasificacion de diferente forma a  la Agorafobia y Trastornos de Pánico:

– Trastorno de Pánico sin Agorafobia

– Trastornos de Pánico con Agorafobia

– Trastorno de Pánico sin Agorafobia

– Agorafobia sin antecedente de Trastorno de Pánico

Mas  la CIE-10 (Organización Mundial de la Salud, 1992) tiene la siguiente clasificación:

– Agorafobia sin  el Trastorno de Pánico

– Trastorno de Pánico

– Agorafobia con Trastorno de Pánico

Te invitamos a revisar la siguiente información 4 Maneras Para Salir de una Depresión Rápidamente!

Edad de comienzo y curso de la Agorafobia.

La edad del comienzo generalmente  se sitúa entre los 25 y los 30 años, aún así existen registros de casos en que durante el inicio puede incluso observarse desde los 5 hasta los 58 años. Las personas que tienen edades que oscilan  entre los 45 y  64 años son menos consideradas para desarrollar una agorafobia.

La agorafobia comienza con ataques de ansiedad  o pánico, la cual va creciendo y se desarrolla gradualmente en intensidad a lo largo de las  ocurrencias acontecidas hasta volverse  una crisis de pánico. Las personas que padecen este trastorno, desde un comienzo, suelen consultara diferentes especialistas en centros de salud , quienes en ocasiones, no les encuentran nada diferente. Finalmente, los casos que se establecen como moderados o graves, concluyen solicitando ayuda psicológica y/o psiquiátrica.

Existes variantes  en  los problemas agorafóbicos, los pacientes tienen diferentes etapas, como  remisión y recaídas de duración diferentes. Estas fluctuaciones pueden ser ocasionadas  a múltiples factores como la compañía de una de un animal, persona u objeto de confianza,  al estado emocional, a los eventos estresantes, toma de alcohol,  a cambios hormonales, drogas o fármacos,  o según la época del año.

Si no ha existido tratamiento o éste no ha sido el apropiado, una recuperación estable es casi  improbable.

Es un trastorno,  que afecta en mayor grado a mujeres que a hombres.

como comienza el miedo a los espacios abiertos.

Problemas asociados a la agorafobia.

Es importante calcular y tener en cuenta la posible existencia, a su vez, de más de un trastorno psicológico, ya que pueden acrecentarse con complicaciones en el tratamiento y de ello dependerá también el tipo de ayuda y los resultados del tratamiento aplicado.

Los trastornos más comunes que pueden existir junto con la agorafobia son problemas de ansiedad generalizada o los depresivos. Con menos  frecuencia son la fobia especifica y  la fobia social.

Las mujeres tienen por lo general porcentajes más altos entre la agorafobia y otros problemas en el caso depresión mayor, del trastorno de ansiedad generalizada y  trastornos fóbicos. Sin embargo, en los hombres se encuentra la incidencia en mayor proporción en el abuso de sustancias.

Por ultimo en el Miedo a los espacios abiertos existen y se conocen casos que se sobrepasa el uso de los fármacos o el alcohol para hacer frente a sus problemas de pánico, ansiedad, y evitación. Éstos pueden minimizar la ansiedad a corto plazo pero el efecto se invierte y se contribuye al mantenimiento de a ansiedad y los miedos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.