Para Volverte Erudito

Cómo Manejar Los Caprichos De Su Hijo – 3 Métodos Para Hacerlo

Los caprichos de un niño son parte de lo que es más doloroso de manejar para los padres, desde la edad de dos años. Según muchos psicólogos infantiles, la mayoría de los niños no se vuelven locos por mal portarse o por manipularte; los gritos son, por el contrario, un síntoma de la frustración de su hijo que no tiene el vocabulario necesario para expresarlo de otra manera. Debe mantener la calma y tratar de identificar qué es lo que le molesta a su hijo, así es como podrá manejar los caprichos de su hijo, las crisis y otras peculiaridades de forma rápida y efectiva.

Cómo Manejar Los Caprichos De Su Hijo

Pasos para manejar los caprichos de su hijo.

1| Discutir

Trata de mantener la calma para manejar el capricho apropiadamente. La peor reacción posible de un padre a una crisis es comenzar a gritar también, los niños necesitan una influencia tranquilizadora y esto es especialmente cierto durante una crisis. No puede esperar que su hijo se calme si no es usted mismo, respire profundamente y tómese unos segundos para pensar antes de reaccionar, al hacerlo podrá manejar los caprichos de su hijo.

-Asegúrese de que su hijo no se pierda nada

Recuerde que un capricho no es necesariamente una manipulación por parte del niño para tener lo que quiere, pero puede ser el resultado de la frustración, la falta de atención de su parte o incluso un problema físico, como un gran hambre o dolor digestivo. Es posible que su hijo tenga dientes, que necesite cambiarse o que necesite una siesta, en estos casos, evite negociar con el niño. Solo dale lo que necesita y el capricho desaparecerá por sí mismo.

Las convulsiones a menudo ocurren cuando los niños tienen sueño. Una siesta diaria puede ayudarlo a evitar muchas convulsiones.

Cuando salga con su hijo, asegúrese de tener siempre un bocadillo saludable con usted. Entonces siempre tendrás algo que darle si tiene un ataque porque tiene hambre.

-Pregúntale qué está mal

Los niños necesitan atención. La mejor manera de atraer el tuyo y expresarte es a veces para hacer un capricho, tome en serio a su hijo y pregúntele qué le sucede. Encontrar el origen del problema ya es el comienzo de la respuesta, sostenga a su niño en sus brazos y bríndele toda la atención que desea, dale tiempo para explicar lo que está mal.

Eso no significa que debes darle todo lo que quiere. Se trata solo de escuchar respetuosamente a su hijo, ya que escucharía a cualquier otra persona. Si su hijo quiere un juguete nuevo o no quiere ir a la escuela, tiene el derecho de expresarlo.

-Dé explicaciones claras en lugar de simplemente decir que no

Muchos padres se contentan con decir “no” o “porque yo soy el que lo dice” en lugar de tratar de explicarle las razones al niño. Pero para su descendencia, esto es muy frustrante; no necesita dar una explicación detallada, pero el hecho de dar una razón puede ayudar a su hijo a comprender el mundo que lo rodea y controlar mejor la situación.

Lee Tambien:  Como Cortar El Pelo A Un Hombre – Aprende Hacerlo Paso A Paso!

Si, por ejemplo, está en el supermercado y su hijo tiene una convulsión porque quiere cereales dulces, recuérdele que ama tostadas con mermelada por la mañana. ¡Por lo tanto, es inútil comprar estos cereales! De esta forma estará demostrando que es capaz de manejar los caprichos de su hijo.

-Permita que el niño tome una decisión

Si, por ejemplo, su hijo quiere helado mientras usted va a comer, diga: “Enzo, haces demasiado allí. Cálmate o sube a tu habitación”, le diste una opción: párate mejor o retírate a un lugar donde estarás solo. Si toma la decisión correcta (calmarse), ¡reconócelo! : “Querías un helado y yo dije que no. Me alegra que me escuches y no insistas. “

También planifique un castigo para aquellos casos en los que decide crear una crisis. Acompáñelo, por ejemplo, a su habitación y deja en claro que debe permanecer allí hasta que recupere la compostura. Esto es mucho más fácil con un niño de dos años que con un niño de ocho años, por lo que es mejor comenzar temprano a manejar los caprichos de su hijo.

-Sé firme

Sea empático, pero manténgase firme cuando hable con su hijo. No cambies de opinión cuando explicas con calma la situación, su hijo no necesariamente se calmará de inmediato, pero le habrá demostrado que un capricho no consigue lo que quiere. La próxima vez que su hijo quiera algo, estará menos dispuesto a capricho.

-Tome las medidas necesarias para evitar cualquier lesión

Algunos niños están muy agitados cuando tienen una crisis. Si el suyo es en este caso, elimine todos los objetos peligrosos que lo rodean o manténgalo alejado del peligro.

Evite tanto como sea posible para restringir físicamente a su hijo durante un ataque, incluso si a veces es necesario y puede consolar al bebé. Sea gentil (sin mostrar la fuerza), pero sosténgalo firmemente contra usted. Tranquilice al niño, especialmente si la convulsión ha sido causada por decepción, frustración o un entorno desconocido, después de todo lo que se busca es manejar los caprichos de su hijo, no lastimarlos.

-Mantente dueño de ti mismo

Es importante establecer un ejemplo para su hijo. Si sales de tus goznes y comienzas a gritar y arrojar objetos a tu alrededor, estos comportamientos se volverán normales y aceptables para el niño. No siempre es fácil, pero lo mejor es mantener la calma y la serenidad, tómese unos minutos para calmarse, si es necesario. Pídale a su cónyuge u otra persona responsable que supervise a su hijo mientras está en calma, coloque a su hijo en su habitación con una barrera en frente de la puerta, si es necesario.

No golpee a su hijo ni le grite. Su falta de calma solo interrumpirá a su hijo e inspirará miedo y no es así como creamos una relación saludable basada en la confianza.

También es importante saber cómo comunicar y gestionar la frustración en su relación. No discuta delante de su hijo y evite enojarse cuando no obtiene lo que quiere.

-Haga que el niño comprenda que es amado sin reservas

Los niños a veces tienen convulsiones solo porque quieren más atención y amor. Privar a su hijo del amor siempre es una mala estrategia, pase lo que pase, su hijo debe saber que lo ama.

No abrume innecesariamente a su hijo diciéndole “me decepciones” cuando tenga una crisis. Tome a su niño en sus brazos y dígale que lo ama, incluso si no está muy contento con su comportamiento.

Te recomendamos que leas también un poco sobre: 3 Consejos Para Que Manejes A Un Niño En Edad Escolar

Cómo Manejar Los Caprichos De Su Hijo

2| Imponer una configuración de castigo.

En caso de crisis, ponga al niño en una esquina. Un niño en medio de una gran crisis no puede razonarse, dale tiempo para calmarse o dele los medios para explicar lo que siente. Diga “debe estar cansado después de un largo día” o “debe estar triste porque no puede tener lo que quiere”. Además de enseñar al niño a expresar sus sentimientos, también le permite empatizar sin ceder. Puedes dejar al niño solo hasta que se calme.

Lee Tambien:  Cómo Estar Motivado: 4 Recomendaciones Para Que Lo Logres

-Dígale a su hijo qué es la “esquina”

Si su hijo está teniendo una gran crisis y no está en absoluto receptivo a los argumentos racionales, a veces es mejor imponer un rincón. Explique que es hora de callarse y calmarse, hazle entender que se sentirá mejor después.

Da un buen ejemplo manteniendo la calma. Las curvas no deben ser una amenaza o un castigo, sino una oportunidad que le ofrece al niño para ayudarlo a calmarse.

-Ponlo en un lugar seguro

Envíalo a su habitación o a algún otro lugar de tu casa para que te sientas lo suficientemente seguro como para dejarlo solo por un momento. No debe haber distracción en este lugar (computadora, televisión, consolas portátiles, etc.). Elija un lugar tranquilo y calmante que el niño asocie con calma y serenidad.

No bloquees a tu hijo. Esto puede ser peligroso y se percibirá como un castigo y no es lo más idóneo para manejar los caprichos de su hijo.

-Explique a su hijo que hablará con él cuando se haya calmado

Esto hará que su hijo comprenda que no lo conoce porque ya no le agrada, sino porque su comportamiento es inaceptable. Una vez que el niño se haya calmado, respete su promesa y tómese el tiempo para hablar de la crisis con él. Escuche los problemas de su hijo.

-Una vez que se establece la calma, tómese el tiempo para discutir

Cuando su hijo haya terminado su crisis, hable con él sobre lo que acaba de suceder. Sin abrumarlo ni acusarlo, pregúntele por qué era tan infeliz, dale una explicación clara de tu punto de vista.

Es imperativo no considerar a su hijo como un enemigo o un adversario, incluso si su comportamiento es insoportable. Abrace a su hijo y explíquele con calma que no siempre puede tener lo que quiere en la vida, de esta forma podrá manejar los caprichos de su hijo.

-Sé consistente

Los niños necesitan estructura en sus vidas para sentirse seguros y dominar la situación. Si constantemente se preguntan qué sucederá si lo hacen, comenzarán a hacer crisis, use la “esquina” cada vez que su hijo tenga una

problema que gritar y pisotear para obtener lo que quiere.

-Prueba el método del diario

Si la idea de aislar a su hijo en un rincón lo hace sentir incómodo, puede crear una cuarentena cautivando su atención. Cuando su hijo tenga un ataque, dígales que lo escribirá en su diario, tome una libreta y describa lo que sucedió y sus sentimientos, pregúntele a su hijo cómo se siente, porque también desea incluir su punto de vista en lo que escribe. Su hijo rápidamente querrá participar en lo que está haciendo y se olvidará de gritar y llorar.

Puede que te interese leer más sobre: Cómo Disciplinar A Un Niño Testarudo – 8 Metodologías Para Hacerlo

manejar los caprichos de su hijo

3| Sepa si necesita recurrir a un profesional

Pregúntate si tu hijo te está escuchando. Los niños son todos diferentes y no reaccionan de la misma manera con los diferentes métodos educativos; pruebe varios métodos e intente descubrir qué funciona mejor para usted. Si su hijo continúa peleando a pesar de sus mejores esfuerzos, es posible que necesite ayuda externa. El último puede tomar la forma de un médico o un psicólogo que le brinde métodos educativos más adecuados para su hijo en particular.

-Pregúntese si las convulsiones no están relacionadas con el entorno del niño

Algunos estímulos pueden causar convulsiones. Por ejemplo, es común que ciertos alimentos (incluido el azúcar) u otros factores como el brillo, la promiscuidad y el nivel de ruido irriten a su hijo hasta el punto de infusión.

Observe cuándo su hijo tiene convulsiones y pregúntese si no hay tal explicación. Deshágase del estímulo en cuestión y vea si el niño detiene sus ataques; Si no puede identificar la causa de las convulsiones, solicite ayuda a un profesional.

-Observe la evolución de las crisis a medida que el niño crece

La mayoría de las veces, los niños dejan de tener convulsiones cuando aprenden a comunicarse de manera diferente. Si su hijo continúa teniendo convulsiones y caprichos después de los 7 u 8 años de edad, es posible que tenga un problema mayor que debe abordarse. Recuerde llevar a su hijo a un médico o un psicólogo infantil para ver si hay un problema latente más grave.

Lee Tambien:  Cómo Descubrir Tus Talentos - 2 Recomendaciones Que Te Guiaran Hacia Ello

Traiga a su hijo al médico si sus convulsiones son frecuentes o violentas. Si su hijo tiene convulsiones varias veces al día o si sus convulsiones son particularmente violentas e intensas, lo mejor es consultar a un profesional para identificar las frustraciones de su hijo, los problemas relacionados con el desarrollo mental a veces provocan crisis violentas y frecuentes; esta será la mejor decisión si realmente desea manejar los caprichos de su hijo.

Asesoramiento para manejar los caprichos de su hijo.

  • Cree las condiciones adecuadas para que su hijo domine. Si, por ejemplo, sabe que ha tenido un día estresante y no ha comido desde el mediodía, tal vez espere hasta la mañana siguiente para llevarlo con usted al supermercado. Si esto no es posible, hable con su hijo mientras compra y apúrate. ¡Recuerde que tuvo muy poco tiempo para aprender a ser paciente!
  • En público, a veces es mejor irse, incluso si tiene que entrenar a su hijo. Mantenga la calma y repita que la crisis de su hijo es emocional y no racional.
  • Dígale, con voz baja y sus ojos en los ojos, que lo escuchará una vez que haya pagado por los recados, mientras cita nombres que le son familiares. Dale algunos artículos y pídele que los ponga en la cinta. Agradézcale cada vez.
  • Por último, pero no menos importante, nunca rompa a su hijo durante una crisis. Haga que comprenda la naturaleza de su comportamiento y explique por qué no está de acuerdo con esta actitud.
  • Los niños que tienen problemas con el desarrollo mental a veces pueden no responder a las instrucciones orales. En algunos casos, estos niños pueden entender las instrucciones, pero no pueden respetarlas concretamente.
  • Llega un momento en que su hijo tiene que aceptar no, no. Por otro lado, si su hijo tiene la edad suficiente para comprender, también debe explicarles por qué su comportamiento es inaceptable.
  • Los niños no tienen convulsiones para manipularte a menos que te permitas ser manipulado. A menudo, las crisis no son causadas por un evento reciente, pueden ser el resultado de la frustración acumulada durante días. Es difícil y a veces estresante para un niño pequeño comportarse siempre, especialmente en público.

Advertencias que debes conocer para manejar los caprichos de su hijo.

  • En público, no te rindas con vergüenza. Solo obtendrás un niño que puede cazar en público. En este tipo de situación, usted, como padre, a menudo siente que todos lo están observando. En realidad, la mayoría de los extraños esperan una sola cosa de ti: que impongas límites a tu hijo.
  • No preguntes lo imposible. Como padre, nunca debe aceptar comportamientos groseros u ofensivos y debería poder imponer límites a su hijo. Pero también debe saber qué puede razonablemente preguntarle a su hijo, dependiendo de su edad. Los niños pasan por fases. Debe acompañar y amar a su hijo a través de estas fases y no obligarlo a pasar al siguiente.
  • Tener un niño mimado puede complicar seriamente su vida, especialmente si está bajo mucha presión.
  • Si ha intentado las estrategias propuestas aquí sin éxito, puede ser hora de buscar la ayuda de un profesional para comprender mejor y comunicarse con su hijo.
  • Nunca cedas ante tu hijo (por capricho), significa que ha ganado y que tiene el control de la situación. Aprenda cómo manejar los caprichos de su hijo en el hogar primero y se sentirá menos avergonzado en público.
  • No siempre confíe en derivados (como productos de confitería en la caja) para poner fin a una crisis. Enseñe primero al niño cómo no iniciar una crisis y desarrollará formas de enfrentar la frustración por sí mismo.
  • Nunca golpees a tu hijo. Si elige un castigo corporal, aplíquelo con calma y responsabilidad. Respeta la ley de tu país con respecto al castigo corporal.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.