Remedios Caseros, Recetas, Tecnología y mucho más

Mal Aliento En Niños – Causas Y Remedios Caseros Para Que Desaparezca

El “mal aliento” o también conocido como halitosis suele ser un problema muy frecuente en la población infantil que por lo general se atribuye a una higiene deficiente de la cavidad bucal y de sus piezas dentarias disminuyéndole importancia. No obstante, puede ser el aviso de algún trastorno orgánico. A continuación te mostramos más información acerca del mal aliento en niños.

Son múltiples las causas del mal aliento en niños y se pueden originar en distintos órganos o aparatos como la cavidad oral, el sistema respiratorio, la faringe y el aparato digestivo, o de alguna enfermedad sistémica, en otras palabras, que afecta varios órganos a la vez. Además, puede ser un síntoma transitorio en la evolución de alguna afección infecciosa aguda como son las gingivitis, estomatitis, faringoamigdalitis, sinusitis, rinitis o bien persistir durante un extenso periodo acompañando a afecciones crónicas no diagnosticadas.

Los microorganismos que se hallan en la boca empiezan a desarrollar su actividad ocasionando la proliferación de gases de olor desagradable, pero basta con lavarse muy bien los dientes para que el mal aliento desaparezca. Y es que, por lo general, el mal aliento en niños puede estar ciertamente motivado por una carente higiene bucal infantil. Una caries o una inapropiada acumulación de restos de comida en la boca suelen ser las responsables causas del mal aliento. Para solucionar esto, es aconsejable una visita al dentista para así resolver una posible caries y adoptar los hábitos higiénicos apropiados.

También puedes leer sobre: 7 excelentes remedios caseros para la tos en niños y sus recomendaciones. 

Causas del mal aliento en niños

¿Cuáles son las causas del mal aliento en niños?

Los niños sanos (y también los adultos) en ciertas ocasiones presentan mal aliento o halitosis. Las causas más comunes suelen ser:

• Boca seca

Si tu hijo o el niño respiran por la boca, porque tiene la nariz tapada, por ejemplo, puede provocar que las bacterias en la boca se reproduzcan con mucha más facilidad.

• Un objeto extraño

Un frijol, un chícharo, un juguete pequeño o algún objeto que el niño se haya metido en su nariz podrían provocar mal aliento. Esto es bastante común en bebés y niños pequeños, que lo hacen sin darse cuenta que se han daño.

• Poca higiene

Las bacterias normales que viven en la boca e interactúan con las partículas de sobras de comida que quedan entre las encías y los dientes, en la lengua y también en la parte trasera de la garganta de tu hijo. Esto suele causar mal aliento, sobre todo si la comida ha estado en la boca por mucho tiempo.

• Caries o un absceso dental

Pueden afectar los dientes a cualquier edad provocando mal aliento (enfermedades de las encías o gingivitis son los comunes culpables en adultos pero no en niños).

• Alimentos condimentados

Si a tu hijo le agradan alimentos como lo es la cebolla o el ajo, es probable que se note en su aliento, pero suele ser temporal mientras el condimento se encuentra en su sistema digestivo.

• Enfermedad o condición médica

En algunas ocasiones, una infección de senos paranasales o una infección respiratoria como lo es la bronquiolitis también puede ocasionar mal aliento, lo mismo puede ocurrir con las alergias. Algunos niños que tienen reflujo gastroesofágico o regurgitación de su comida, tienen mal aliento.

¿Qué se puede hacer para tratar el mal aliento en niños?

En la gran mayoría de los casos, una buena higiene bucal suele ser la respuesta.

Si tu hijo aún es bebé, pasa una toallita o cepilla con suavidad sus encías y dientes emergentes luego de cada alimento y antes de dormir, también podrías cepillar suavemente su lengua. A esta edad no suele ser necesario utilizar pasta de dientes.

A partir del año, cepilla sus dientes (y enséñale a cepillarlos frecuentemente) al menos dos veces al día y antes de acostarse. Hasta que cumpla dos años de edad utiliza sólo una pizca de pasta de dientes del tamaño de un grano de arroz. Luego de los dos años puedes utilizar una porción de dentífrico del tamaño de un chícharo y a partir de los cinco años de un frijol.

Lleva a tu hijo a revisiones dentales periódicas para así asegurarte de que sus dientes se encuentran sanos y limpios. Si su dentadura está completamente limpia y aun así hay mal aliento, llévalo al médico para una revisión.

Si tu hijo se chupa el dedo, debes asegurarte de que se lave las manos con frecuencia con agua y jabón y lava seguido sus objetos favoritos que le dan seguridad y chupa como una cobijita. Si utiliza chupón esterilízalo en la máquina lavaplatos o en agua hirviendo.

Y de ninguna manera hagas que tu hijo esté pendiente de su aliento o preocupado si huele mal, eso sólo le podría provocar problemas de autoestima, mejor hacerse cargo.

Remedios caseros para el mal aliento en niños

• Cepillado

Cepillarse los dientes de inmediato después de comer disminuye la bacteria en la boca, por consiguiente alienta a minimizar la formación de placa, que es una causa del mal aliento. Incentiva a tu hijo a cepillar o a raspar la lengua después de comer. Limpiar con hilo dental quita la mugre entre los dientes que pueden causar el crecimiento de bacterias en la boca.

Los niños más grandes pueden masticar chicle sin azúcar luego de las comidas para así ayudar a limpiar rápidamente los dientes, debido a que la goma de mascar crea saliva, la cual previene la formación de boca seca. Proporciónale a tu hijo una pasta dental con flúor y bicarbonato; el flúor va a fortalecer el esmalte dental y el bicarbonato va a alterar los niveles de pH para así crear un ambiente menos acogedor para las bacterias causantes del mal aliento.

• Cambios dietarios

Los carbohidratos simples, pan blanco, azúcares y comidas con harina procesada suelen contribuir a la formación de placa y por consiguiente ayudan en el comienzo del mal aliento. Un niño debería consumir muchas verduras, frutas y granos integrales para disminuir las formaciones de bacteria. Ciertas comidas son defensas grandes contra el mal aliente. Puedes darle a tu hijo yogurt sin azúcar para reducir los niveles de sulfuro de hidrógeno en la boca. La menta y la canela pueden servir para aliviar el mal aliento y los tentempiés crujientes como lo son las manzanas, las peras y las zanahorias incrementan la producción de saliva y disminuyen los problemas de boca seca.

Si un niño se despierta con mal aliento, debería ser eliminado luego de desayunar y la saliva se crea para humedecer la boca. El mal aliento en niños debido a problemas de boca seca puede ser curado tomando más agua e ingiriendo frutas cítricas como naranjas, limones y pomelos, lo cual estimulan la producción de saliva.

• Echinacea

La echinacea puede ser tomada como té. Esta hierba posee agentes antivirales y antibacteriales y por ende tu hijo puede tomar una o dos tazas por día para librarse del mal aliento. Puedes hacer también que tu hijo se enjuague la boca con la mezcla de echinacea, que puede servir como un enjuague bucal poderoso y un refrescante.

• Perejil

Haz que tu hijo mastique ramas de perejil para así refrescar su aliento. Suele ser alta en vitamina C y hierro, esta planta tiene un sabor dulce que los niños disfrutan mucho. También puede ser tomado como té, que se puede emplear como enjuague bucal para así refrescar el aliento del niño.

¿Cuándo es necesario ver a un médico?

El mal aliento en niños puede ser un indicador de un problema subyacente que requiere un tratamiento médico. Consulta con el médico si tu hijo presenta una infección no resuelta de los senos nasales; si sus amígdalas se encuentran infectadas; si tiene cavidades dentales, síntomas de gingivitis o irritación de la boca; o si el aliento es realmente repugnante.

El mal aliento en niños puede en ciertas ocasiones indicar síntomas como infección respiratoria, enfermedad hepática, tuberculosis, problemas digestivos, cáncer, deficiencia de zinc o mucha deshidratación.

¿Cómo prevenir el mal aliento en niños?

1. El cepillado de los dientes luego de cada comida suele ser indispensable para prevenir el mal aliento y la caries, aunque el niño todavía tenga dientes de leche. Una caries infantil, aparte de causar una infección que se puede propagar por el resto de los dientes de leche y afectar el diente definitivo, puede terminar ocasionando una enfermedad gástrica o un desplazamiento de las piezas dentales.

2. En ciertas ocasiones, la presencia de un cuerpo extraño pequeño alojado en la boca o en las fosas nasales (pedazos de goma espuma, juguetes pequeños, semillas, restos de el comida), que se está descomponiendo, pude ser la real causa del mal aliento. Es preciso acudir al médico, debido a que los padres no deben intentar retirar el cuerpo extraño, debido a que sin querer puede ocasionar alguna lesión en el niño. Si el mal aliento continúa, es posible que exista otro tipo de problema o trastorno orgánico como puede ser la gastritis, la acetona, un reflujo causado por una hernia pequeña de hiato o una infección en las vías aéreas superiores.

3. Los niños que tienen acumulación de acetona en la sangre suelen presentar mal olor del aliento y también de la orina, además de vómitos y fiebre. Precisamente, el aliento de un niño que presenta acetona suele ser muy particular. Da la impresión de olor a manzanas ácidas, del tipo reineta, desde el momento en que despierta por la mañana. La acetona suele ser una sustancia volátil que, en contacto con el aire, desprende un inconfundible aroma, como el de una manzana podrida. Esta sustancia se origina en el organismo cuando la glucosa se encuentra en bajos niveles y las grasas no son quemadas como deben.

Los remedios caseros contra el mal aliento en niños son buenos, pero en ciertas ocasiones pueden llegar a esconder un problema oculto de carácter orgánico. El mal aliento es una llamada de atención que no se debe desatender debido a que una consulta a tiempo puede dar lugar a un diagnóstico y a un tratamiento oportuno.

Si el odontólogo descarta alteraciones bucales, o a pesar del tratamiento dental el mal aliento en el pequeño persistiera, consulta con el pediatra, quien a través de un examen físico y pruebas radiológicas y de laboratorio será el responsable de hacer un apropiado diagnóstico y aplicar el tratamiento más adecuado.

Consejos para un buen cepillado

El primer paso para que tu hijo se pueda lavar los dientes como es debido consiste en que le compres una pasta y un cepillo específicos para niños de su edad. Además, la pasta debe ser baja en flúor.

Y el cepillo, debe ser de cabezal pequeño para que llegue a todas las áreas de la boca. Con respecto al cepillado, debe hacerlo de arriba hacia abajo, por todos los dientes y por ambas caras.

Asimismo, tiene también que cepillarse la lengua por arriba y por debajo, debido a que por ahí se pueden quedar restos de comida.

Por último, ha de enjuagarse con abundante agua.

El mal aliento en niños

Esperamos que te haya sido de gran ayuda este interesante artículo sobre el mal aliento en los niños y, ¡No olvides visitar todo nuestro portal!

También puedes leer sobre: Más de 20 divertidos juegos para niños de interior ¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.