Remedios Caseros, Recetas, Tecnología y mucho más

Lesiones De Rodillas, Síntomas, Causas, Diagnostico Y Tratamiento.

Las lesiones de rodillas son sumamente comunes en nuestro día a día. La rodilla es una de las articulaciones pertenecientes a el cuerpo humano que más sufre por su función en la carga dinámica.

Esta se encuentra formada por las superficies articulares de los huesos del fémur, de  la tibia y del peroné, integrado a su vez por la rótula, siendo amortiguada por los meniscos y también estabilizada por numerosos elementos capsulares y ligamentarios, se trata al igual que en el hombro de una articulación que es biomecánicamente muy compleja.

Tanto es así, que un problema a nivel de dicha articulación puede llegar a tener orígenes muy diversos los cuales deben ser muy bien estudiados..

Te sugerimos leer: Cómo Trabajan Las Articulaciones del Hombro, Anatomía Y Biomécanica

lesiones de rodilla

Las lesiones de rodillas son sumamente comunes, en especial al realizar alguna clase de deporte. Las más comunes son las que se producen y llegan a afectar a  los tejidos blandos de la misma, por ejemplo, en los ligamentos y en los tendones. Sin embargo, también es muy posible que los huesos se lleguen a dañar.

Las lesiones de rodillas más comunes son:

Las lesiones de rodillas que son mas propensas y son más comunes de poder sufrirlas son las siguientes:

  • El esguince: sucede cuando uno o varios de los ligamentos se estiran demasiado a causa de un tirón o una torcedura. Debido a esto, el ligamento se puede llegar a desgarrar o incluso a romper.
  • El desgarro: sucede cuando un tendón o bien un músculo se estira más de lo normal.
  • El daño al cartílago que es pertenece a la rodilla: este sucede cuando el cartílago que es un disco en forma de media luna que se llama menisco,  y que funciona como un amortiguador en  la rodilla bien se rompe o sufre un golpe.
  • Por el uso excesivo de las rodillas: esta lesión es sumamente común en las personas que trotan o corren, practican ejercicios que son de sobremarcha..

Las lesiones que se pueden sufrir en los ligamentos de las rodillas.

Los ligamentos son los que se  encargan de conectar los huesos entre sí. Los que se encuentran por fuera de la articulación propia de la rodilla se llaman ligamento lateral interno y el ligamento lateral externo. Estos trabajan para sustentar la rodilla, proporcionando la estabilidad y limitando lo máximo posible el movimiento lateral.

  • El ligamento lateral interno se encuentra ubicado en la parte de la rodilla que es interna, y se vuelve tensa cuando  en la pierna existe el movimiento de estiramiento.  Este es un ligamento que es muy fuerte; sin embargo, puede llegar a sufrir un esguince o incluso romperse, es decir desgarrarse por completo si la pierna estando estirada se tuerce al mismo paso que se mueve de forma brusca hacia un lado, como por ejemplo, en un tackle o una entrada una de las principales jugada del rugby.
  • El ligamento lateral externo es una clase de cordón delgado y muy fuerte que recorre toda la parte externa de la rodilla, y se encarga de conectar la base del fémur hacia la cabeza del hueso del peroné que es uno de los huesos  pertenecientes a la parte inferior de la pierna.  De forma general, este no se daña solo, pero si es posible que haya que reconstruirlo si ya se han dañado otros ligamentos de la rodilla.

Las lesiones de los ligamentos de la rodilla  lateral externo y lateral interno pueden igualmente llegar a clasificarse de la siguiente manera:

  • Lesión de primer grado: es un esguince en la rodilla pero sin el desgarro del ligamento.
  • Lesión de segundo grado: es un desgarro en la rodilla pero parcial del ligamento.
  • Lesión de tercer grado: es un desgarro en la rodilla total de su ligamento.

Los ligamentos que se encuentran en el interior de la articulación de la rodilla son llamados y conocidos como el  ligamento cruzado anterior y el ligamento cruzado posterior. Se les llama cruzados porque están y hacen una forma de cruz. El ligamento cruzado anterior se cruza por delante del llamado ligamento cruzado posterior.

Estos ligamentos son los que proporcionan estabilidad a la rodilla en distintas posiciones, en especial cuando la articulación de la rodilla tiene el movimiento hacia adelante y también lo hace hacia atrás.

Otras lesiones de los tejidos blandos de la rodillas.

Los otros tejidos blandos que se encargan de recubrir la rodilla también pueden llegar a lesionarse. Se denominan como blandos todos aquellos tejidos que siendo parte del cuerpo  no son propiamente huesos.

Si practicas alguna clase de  deporte que implique tener que rotar la parte superior de la pierna mientras el pie se mantiene fijo en el suelo, puede llegar a desgarrarse el cartílago que se encuentra en la rodilla. A medida que la persona va envejeciendo el cartílago de igual forma se va desgastando es decir que se degenera, lo cual aumenta de forma considerable la probabilidad de sufrir los desgarros, incluso con lesiones que aparentan ser mucho menores.

De igual forma el uso excesivo y forzado de la rodilla también puede llegar a dar lugar a que el tendón rotuliano se pueda desgarrar. El tendón rotuliano es el que conecta la rótula con todos los músculos del muslo.

Síntomas.

Los síntomas mas comunes que sen encuentran asociados a la mayoría de las lesiones en los ligamentos de las rodillas son muy parecidos, independientemente de cuál sea el que se haya visto afectado.  Estos pueden llegar a incluir los siguientes:

  • Presencia de mucho dolor.
  • Hinchazón o inflamación en la zona;
  • inestabilidad en la articulación dañada, se puede llegar a sentir que la rodilla se mantiene endeble o se encuentra traba.

Es posible que se pueda llagar a experimentar la sensación de que algo esta estallando o que se rompe al obtener la lesión, e incluso que puedas llegar a escuchar un ruido muy seco. También pudiera llegar a pasar que no logre apoyar de forma correcta la pierna que esta afectada,  ni poder recargar el peso total de su cuerpo encima de  esta.

Si se dañó el cartílago perteneciente a la rodilla, de forma segura no sentirás ninguna clase de dolor directamente; sin embargo, podrías llegar a experimentar cierto grado de dolor o de molestia como consecuencia de la inflamación que crea dicha lesión.

El dolor pudiera también presentarse en la parte interna o en la parte externa de la articulación que pertenece a la rodilla, esto según sea la rodilla en que se haya llegado a dañar el cartílago, y es muy posible que haya cierto grado de inflamación presente.Si posees alguno de estos síntomas descritos anteriormente, consulte a su médico con urgencia o al menos un fisioterapeuta reconocido.

Causas.

Estos son los casos donde puede lesionarse la rodilla en los casos siguientes :

  • Si la rodilla ha recibido un alto impacto, un golpe muy duro o se desplaza fuera de lo que es su rango habitual del movimiento, por ejemplo, aunque te puedas reír si se cae o aterrizas en una posición que es muy forzada.
  • Si practicas un deporte rudo que implica correr, caminar, saltar y hasta detenerse,haciendo cambios rápidos en la dirección, como por ejemplo, el rugby, el fútbol, el soccer.
  • Si sufres  de una enfermedad tal como lo es la osteoartritis, o si mantienes mucho sobrepeso en tu cuerpo, que se haga difícil de aguantar.
  • Si te golpeas las rodillas contra el tablero de los instrumentos en un accidente de auto,  las lesiones del ligamento cruzado posterior son conocidas también como las lesiones del tablero de auto, ya que es la forma más común en que suelen hacerse.
  • Realizar una actividad en demasía o bien correr pisando mal.

Diagnostico.

Si tu médico de confianza o tu fisioterapeuta te preguntará cuáles son los síntomas que presentas y te examinará. Durante este examen, el médico podrá llegar a palpar la articulación, presionando de forma suave la rótula para poder determinar si existe la acumulación de líquido en la misma, esto en particular si la rodilla no demuestra tener una gran inflamación. Su médico tratante o fisioterapeuta te debe pedir que describas cómo fue que se produjo la lesión, dónde te duele y qué tipo de dolor es el que sientes.

Además, podrá de igual forma examinar tu rodilla  haciéndola flexionar y extendiéndola, así como moviendo la pierna en distintas posiciones mientras permaneces sentado o acostado, a fin de poder determinar si existe alguna lesión en los ligamentos o en los tejidos blandos.

Te puede interesar leer: 3 Dolores Del Hombro, La Bursitis Y La Ruptura Del Manguito Rotador.

De igual forma tu médico tratante o fisioterapeuta podría llegar a pedirte que realice algunos movimientos tales como dar un paso adelante, agacharse o ver si puedes saltar.

Es posible que se te indique realizarse otras clase de exámenes en un hospital o bien en una clínica. Estos pudieran llegar a incluir un estudio como lo es la resonancia magnética (MRI), una ecografia o ultrasonido de partes blandas, en algunas ocasiones, una radiografía a fondo. Estos exámenes podrían ayudarte a  diagnosticar las lesiones bien sean más graves o mas complicadas que pudieras presentar.

tratamiento de la rodilla

Tratamientos para las lesiones en la rodilla.

Los tratamientos de las lesiones de rodillas que puedes llegar a recibir dependerán siempre de la clase y de la gravedad en  la lesión que estés presentando.

La auto-ayuda.

Para tratar cualquier clase de lesión presente en los tejidos blandos de las rodillas, es muy útil emplear  el método conocido como PRICE. Este método PRICE, por sus siglas en el idioma inglés, significa lo siguiente:

  • Protección por Protection. Proteja sus lesiones de sufrir daños mayores.
  • Reposo por Rest.  Intenta reposar al menos los dos o los tres primeros días; después , intenta reanudar poco a poco el movimiento para no llegar a perder  mucha fuerza muscular.
  • Hielo por Ice. Trata de aplicarte algunas compresas frías como por ejemplo, con hielo o con una bolsa de guisantes o de maíz congelados pero envuelta en una toalla, de modo que no te quemen  para ayudar a minimizar la inflamación y los moretones presentes. Recuerda no apliques nunca el hielo de forma directa encima de la piel, porque puede llegar a dañarla mucho .
  • Compresión por Compression.  Intenta comprimir la articulación con algunas vendas para ayudar a contener las lesiones y ayudar al mismo tiempo a reducir la inflamación que se presenta.
  • Elevación por Elevation. Intenta elevar la rodilla apoyándola de forma superior a el nivel del corazón y mantenla de manera firme.

Hay ciertas cosas que tu debes evitar durante al menos los tres primeros días luego de haberse sufrido la lesión, para no llegar a dañarse más la rodilla de lo que esta. Debe evitar sobremanera lo siguiente:

  • Correr o realizar otras clases de ejercicio.
  • El calor. Esto también incluye el  tomar un baño caliente o utilizar una bolsa térmica.
  • Masajear de alguna forma la rodilla lesionada. Esto puede llegar a ocasionar mucha más inflamación y hasta sangrado.
  • El alcohol. El consumir bebidas alcohólicas puede llegar a aumentar el sangrado y la hinchazon en la zona afectada.

Es también muy posible que puedas utilizar muletas o alguna clase de rodillera, para poder asegurarse de que la rodilla que se encuentra afectada no reciba todo el peso de tu cuerpo.

Los medicamentos.

Puedes comprar o adquirir algunos analgésicos tales como so son el  paracetamol, el ketoprofeno o el ibuprofeno, para tratar el dolor moderado o leve. Si es muy agudo, su médico tratante podría indicarte algunos analgésicos que sean más fuertes. Además de ayudarte aliviandote el dolor, los analgésicos pueden también reducir la inflamación presente así como la hinchazón.

Recuerda siempre leer el prospecto de información que es para el paciente que viene junto con el medicamento, y si tiene alguna clase de preguntas, consulte a tu farmacéutico pero de preferencia a tu médico.

La fisioterapia de las lesiones de rodillas.

Si la lesión es mucho más grave o mas compleja, tu médico tratante pudiera llegar a referirte a un fisioterapeuta que es un profesional de la salud que el cual se encuentra especializado en el movimiento y en la movilidad. También puede llegar a elegir consultar a un fisioterapeuta de forma  privada. El fisioterapeuta es el encargado de desarrollar un programa acorde de ejercicios para la rehabilitación y así lograr fortalecer la rodilla como estirar los músculos de forma gradual.  Estos ejercicios pueden llegar a variar según el tipo, la clase  y la gravedad de la lesión que estés sufriendo en el momento.  El fisioterapeuta también puede utilizar diferentes  técnicas para que la rodilla se llegue a sanar más rápido.

En algunas ocasiones, durante el tiempo de la rehabilitación se emplean  rodilleras, esto por lo general cuando la lesión ha sido muy grave.

La cirugía.

En algunos de los casos, es muy posible que se requiera de una cirugía para poder reparar el daño que fue sufrido por la rodilla. Esto suele pasar  en los siguientes casos:

  • Si se ha sufrido un desgarre en el ligamento lateral externo.
  • Si te haz dañado el ligamento cruzado anterior y practicas deportes rudos o extremos con mucha frecuencia, o si se ha llegado a desgarrar también el cartílago de la rodilla o el ligamento lateral interno. Es muy posible que necesites entonces con urgencia de una cirugía reconstructiva, la cual consiste en proceder a tomar un injerto de tu tendón, el cual es por lo general, de la rótula para de esta forma reemplazar el ligamento que se encuentra dañado.
  • Si el daño ya abarca más de un ligamento o un tejido perteneciente a la rodilla.
  • Si se ha llegado a desgarrar el tendón rotuliano.
  • Si sigues sintiendo mucho dolor en la rodilla, o si esta se encuentra trabada debido a una lesión seria en el menisco de la misma rodilla.

Prevención.

Existen algunas clases de precauciones que puedes muy bien hacer y recomendaciones que se pueden tomar para intentar el poder disminuir el riesgo de llegar a  dañarse los ligamentos de las rodillas.

  • Primeramente hacer ejercicios con mucha frecuencia para de esta manera mantenerse en buena forma. Esto ayudara a tus músculos se encuentren más fuertes y puedan llegar a sostener mejor todas las articulaciones,  claro esta incluidas las rodillas. Si no has realizado ninguna clase de actividad durante algún tiempo, empieza poco a poco y de forma gradual debes ir aumentando la intensidad de los ejercicios.
  • Dedica al menos de unos 5 a unos 10 minutos a hacer calentamiento antes de realizar algún ejercicio, para poder aumentar de esta forma el flujo sanguíneo hacia los músculos y de esta manera reducir la posibilidad de llegar a sufrir una lesión. Muchos de los profesionales del deporte aconsejan siempre estirar los músculos incluso después del calentamiento y nuevamente, luego del enfriamiento; sin embargo, todos los beneficios del estiramiento que se hagan antes o después del ejercicio no están plenamente comprobados.

Recuerda siempre ir a un medico especialista en el área, un traumatologo especializado en la as rodillas es lo mejor para estos casos.