Remedios Caseros, Recetas, Tecnología y mucho más

Las Afirmaciones Positivas: Ley De La Polaridad Y Vibración.

Las afirmaciones positivas se pusieron de moda durante la década de los 90, sin embargo las mismas son muy antiguas y esa es una de las grandes razones por las que funcionan de forma perfecta. Claro que seríamos realmente muy ingenuos si pensáramos que todo lo que es antiguo es verdadero. Las afirmaciones positivas funcionan no porque sean antiguas sino porque se basan en los principios esotéricos, místicos y buenos que son muy ciertos, fundamentales, valederos y de larga data en el mundo.

Cuando nos encontramos hablando de las afirmaciones positivas nos referimos a aquellas frases en especial que se dicen, que por lo general son para provocar un estado o ayudar a cambiar algo que no se encuentra del todo bien en determinado momento. La precursora en el Occidente de este verdadero boom positivista fue la gran escritora Louise Hay quién se encargo durante su vida de enseñarnos a través de los libros que escribió sobre las afirmaciones positivas que fueron muy famosos, que todo era posible con solo cambiar nuestra manera de pensar, podemos llegar a ser felices y en cantidades.

Te sugerimos leer: Por Qué Funcionan Las Afirmaciones De Louise Hay. ¡Se Feliz!

afirmaciones positivas

Louise Hay en ellos se encargo de dar a conocer y  expresar de forma muy clara que las ideas que son muy antiguas y nos convence de que todas sus afirmaciones realmente funcionan de manera armónica. Pero las afirmaciones positivas que ella nos otorga en sus libros no funcionan solo por la fe, sino por algo que es mucho mas profundo y que tiene que ver de manera directa con las leyes herméticas. Debemos explicar que el ser humano tiene además de la emoción y el intelecto una gran fuente de poder que son los pensamientos que se encargan de  penetrar en una zona del inconsciente de cada quien y permanecen allí.

Estos pensamientos son los que se encargan de regir nuestras vidas y los que atraen las cosas determinadas cosas hacia nuestra existencia. Los que hacen que vivamos circunstancias igualmente determinadas y sobre todo los que de alguna forma se encargan de programar nuestro futuro. Poder llegar a modificar esa fuente, que es la fuente del pensamiento que a la vez es el origen de nuestro destino, es algo muy importante. La mentalización positiva no es nada más que el tratar de hacer lo positivo, es ese segmento de la mente que se ocupa de toda nuestra programación. Aqui incluso hablamos de la Programación Neuro Lingüística.

El ser humano puede llegar a ser programado, desde el nacimiento venimos programados, puede serlo desde fuera o por él mismo puede programarse para vivir las determinadas circunstancias del día a día  y atraer lo que él desea. La primera forma de la programación, la otorga la educación, es por esto que si una persona posee una educación que es negativa puede realmente llegar a tener muchos problemas dentro de su vida.

No hablamos aquí solo de la educación intelectual, sino de aquella que  se va asentando dentro de las bases para que el ser humano se desarrolle de forma espiritual. Si a un niño se le repite de forma constante que es un incapaz, seguramente tendrá siempre mandato en su interior y no podrá jamas realizar cosas importantes en su propia vida. El mandato, o la afirmación que es negativa, es algo que los padres muchas veces se encargan de trasmitir sin querer a sus propios hijos.

Revertir esta clase de mandatos, eso que nos fue otorgado como una clase de mandamiento que es sagrado es algo muy difícil, para poder hacerlo hay que día a día ir construyendo otra clase de energía que afirme lo que deseamos ser realmente. Es por esto que una de las grandes herramientas que tenemos las más poderosas que existen dentro de la mentalización positiva es el de las afirmaciones positivas.

Dado que por medio de ellas podemos ir haciendo día a día un mundo nuevo. Veamos cómo podemos emplear la mentalización positiva por medio de  las afirmaciones positivas.

La mentalización positiva, las afirmaciones positivas.

las afirmaciones positivas de louise hay

Las afirmaciones positivas son frases cortas que se dicen en forma muy repetida para impulsarnos en una sola dirección, como un mantra o un decreto. Se les llama afirmaciones positivas porque emplean siempre una forma de ser la cual es construida y que afirman algo. Es decir, si nos sentimos que somos feas al hacer una afirmación no se debe decir “no soy una mujer fea” sino “soy una mujer linda”. De esta forma creamos una frase que es muy positiva para así mismo revertir una tendencia negativa.

La forma de realizar una afirmación es muy simple y sencilla, es diciendo la afirmación en voz alta o en voz baja pero repetidas veces para ir creando en el ambiente ese sentimiento dentro de nuestro interior. Esto se puede hacer en privado y durante un momento del día que deseemos  tomarnos solo para esto en especial o cuando estamos haciendo alguna acción que nos cuesta o es muy dura.

En este segundo caso por medio de la afirmación positiva podemos sortear el escoyo que se nos esta presentando. Por ejemplo si existe una creencia de que somos personas torpes cuando estamos haciendo una acción en donde aparece esta clase de pensamiento, podemos llegar a revertirla haciendo la afirmación:

“Yo soy la persona más hábil que EXISTE en el mundo”.

De esta forma estamos creando una energía que es positiva y que nos impulsa a ir en una dirección la cual es diferente a nuestro mandato inicial el cual era negativo.

Existen muchas clases de afirmaciones positivas y se pueden experimentar con ellas de manera continua, lo único que hay que tomar en cuenta es lo que te dijimos antes, la afirmación no debe de llevar  la palabra “no”, tiene que afirmar siempre una cualidad. Por ejemplo si tenemos alguna clase de miedos no hay que hacer la afirmación  en la forma “no tengo miedo”, sino  más bien “yo soy muy valiente”.

La mentalización positiva posee en las afirmaciones positivas una clase de herramientas. Muchas veces no realizamos algunas cosas porque pensamos que simplemente no podemos, pero eso es tan sólo un mandato desde nuestro interior el cual es negativo. Eso nos impide de alguna forma crecer como personas.

Visión esotérica sobre las afirmaciones positivas y el por qué de su éxito.

El método que da la famosa Louise Hay es muy bueno y se basa en las antiguas premisas que incluyen  por ende las leyes más antiguas. Podemos destacar en ellas dos leyes que son principales las de polaridad y la de vibración.

La ley de la Polaridad en las afirmaciones positivas.

Louise Hay en sus libros nos explica que la afirmaciones positivas son frases que se dicen sin incluir jamas lo negativo. Es decir, es una afirmación que tiene que resaltar el polo opuesto de un problema. Por lo tanto las afirmaciones positivas deben ser dichas, ya sea de forma interna o en voz alta, de manera que jamas contengan palabras de carácter negativas. Por ejemplo si deseamos curarnos no debemos realizar una afirmación que diga:

“A partir de ahora no me encontrare  más enfermo” 

Sino que por el contrario debemos expresar lo opuesto sin llegar a incluir lo negativo, es decir:

“A partir de ahora estoy completamente sano”.

Esta forma de encarar la afirmación positiva contiene en sí un concepto que ya es muy antiguo, esta clase de concepto se encuentra relacionado de forma directa con la polaridad. Al decir una afirmación positiva la persona se posiciona en el polo del lado opuesto y desde ese polo lo llega a resaltar. Esta constante afirmación dentro de un polo produce un debilitamiento muy fuerte del polo contrario. Que es lo que se desea cambiar.

En este caso la persona empieza a sentirse mucho mejor de salud y deja de pensar tanto en la enfermedad. Los que no creen que todo ésto sea posible nos explican que la persona solo se está autosugestionando, pero la realidad es que lo que está haciendo es colocar la energía en el polo opuesto de su balanza para que su conciencia comience a ver el estado opuesto al que se encuentra en dicho momento transitando. Esto nos lleva entonces al otro punto que es el que se encarga también de producir la transformación completa, es decir las leyes de la vibración que están presentes cuando se resalta el lado que es opuesto de la energía.

La ley de la vibración.

Todo en el universo se consigue en grados, es decir que en un polo existen muchos grados de una misma cosa. Todo en el universo se encuentra vibrando a una cualidad que es determinada, la afirmación lo que hace es ir modificando esta clase de vibración que se encontraba en un grado determinado a otro grado. Quienes creen en lo que es superior y lo que es inferior explican que ese grado tan negativo es un estado de la vibración que tiene que ver en forma directa con la involución y que un grado que es superior está relacionado con la evolución, sin embargo, sin colocarle una etiqueta de tipo moral, podemos entonces decir que los distintos grados de la vibración pueden llegar a ser modificados por medio de una afirmación positiva.

Ella lo que hace es ir de alguna manera purificando o sutilizando la clase de vibración para que esta pueda cambiar. En la gran mayoría de los casos las afirmaciones positivas provocan que el cambio se realice trasmutando es decir cambiando una energía en otra. Estos distintos grados de la vibración están en todo lo que se encuentra en nuestra vida, por esto la afirmación positiva introduce una clase de orden que se encarga de modificar la vibración que tiene que ver de forma directa con el tema que tanto intentamos cambiar.

Si por ejemplo el tema que nos preocupe es la salud, la afirmación positiva lo que hace es cambiar la vibración que posee eso que nos esta sucediendo. La afirmación positiva entonces es una palabra que puede llegar a actuar sobre un sistema de tipo energético. Y es desde todo punto de vista, algo muy potente, ya que la palabra puede por medio del uso de la repetición modificar no sólo el pensamiento que se encuentra arraigado dentro de nuestro interior, sino que también puede llegar a modificar la clase de vibración que tienen las partículas que son encargadas de poder crear enfermedad o el aspecto negativo que se desea cambiar.

La ley vibratoria del universo fue empleada por los alquimistas y los magos en la antigüedad para poder hacer muchas trasmutaciones con la materia. En este caso la palabra es la que se encarga de modificar un acontecer que se encuentra organizado en partículas. Esas mismas partículas pueden llegar a ser pensamientos, algunas emociones, ideas que se encuentran en uno y que se ocupan de crear y recrear un tipo de estado que mantiene un rango de orden vibracional. La afirmación positiva cambia ese estado completamente. Esto es posible ademas de real y existen pruebas del poder que mantiene esa palabra en cualquier campo que se vibratorio.

Estos dos efectos no podrían ser posibles si no existieran algunas clases de condiciones, que debemos saber:

  • La repetición: Es necesario realizar las afirmaciones positivas de forma repetida.
  • La claridad: Es necesario que todas las palabras sean muy claras y esten bien pronunciadas.
  • La fe: Aunque la fe no es la que origina el cambio, es necesaria para poder mantener una actividad que no posee antecedentes en nuestra conciencia.

Utilizando bien las afirmaciones positivas, podremos con el tiempo llegar a modificar una situación que nos parecía que era imposible de cambiar.

Elegir siempre la afirmación positiva más adecuada también es algo importante. En este caso conviene mucho leer los libros de Louise Hay, sobretodo el que te recomendamos leer “Usted puede llega a sanar su vida” que es el primer libro que ella se encargo de escribir y que contiene la esencia pura del pensamiento que se encuentra relacionado con las afirmaciones positivas.

Allí la autora da más afirmaciones positivas para muchas clases de conflictos y para contrarrestar las enfermedades, también algunas afirmaciones positivas  que todos necesitamos de alguna u otra manera, desde amor, estudio entre otras.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.