Remedios Caseros, Recetas, Tecnología y mucho más

Insuficiencia Renal en Gatos. Un Enemigo Común De Tu Mascota

La Insuficiencia Renal en gatos es una de las principales causas de muerte en estas mascotas. Por eso es una de las enfermedades más temidas que los padres de mascotas pueden enfrentar. Muchos casos son impredecibles y por lo tanto difíciles de prevenir. Es por esto que debemos conocer los factores de riesgo y signos tempranos. Ya que estas son algunas de las mejores maneras de descubrir la insuficiencia renal en sus etapas más tempranas.

Los riñones de tu gato hacen muchas cosas importantes. Ayudan a controlar la presión arterial y producir hormonas. Además de estimular la producción de glóbulos rojos y eliminar los desechos de la sangre.

Sin tratamiento, la enfermedad renal puede conducir a una serie de problemas de salud. Cuando es crónica, no hay cura. Pero con un diagnóstico precoz y un buen cuidado, puede ayudar a aumentar la calidad y duración de la vida de su mascota.

Cómo puede iniciarse la Insuficiencia Renal en Gatos

Los riñones están formados por miles de tubos microscópicos en forma de embudo llamados nefronas. El trabajo de estas nefronas es filtrar y reabsorber fluidos.

En animales jóvenes sanos hay tantas nefronas disponibles que algunas se mantienen en reserva. A medida que el gato envejece o en casos de daño renal, algunas nefronas dejan de funcionar. Así las nefronas de reserva asumen el control y comienzan a funcionar. En algún momento de la vida de un gatito, todos las nefronas pueden funcionar están funcionando.

Si no quedan nefronas en reserva, comenzarán a aparecer signos de enfermedad renal crónica. Debido al sistema de nefronas de reserva, no hay signos de insuficiencia renal hasta que el daño es realmente significativo.

Cuando dos tercios de las nefronas se pierden, los riñones ya no podrán conservar el agua, y el gato pasará cantidades mayores de orina diluida. En el momento en que los niveles de creatinina se elevan en la sangre de un gatito, el 75 por ciento de los nefrones en ambos riñones se han ido.

Descubre todo acerca del Celo en Gatos

Posibles Causas de la Insuficiencia Renal en Gatos

Las causas de la insuficiencia renal en gatos pueden ser varias. Incluyen malformación de los riñones al nacer, enfermedad renal poliquística congénita. También infecciones bacterianas crónicas de los riñones, presión arterial alta, trastornos del sistema inmunitario o exposición a toxinas. Un episodio renal agudo puede dañar los órganos y conducir a un problema renal crónico. Por ejemplo una obstrucción crónica del tracto urinario y ciertos fármacos, especialmente los antiinflamatorios no esteroideos.

Hay algunas enfermedades infecciosas como virus de inmunodeficiencia felina y leucemia felina que pueden dañar los riñones. Otras causas son la exposición a metales pesados, traumatismos abdominales y posiblemente diabetes.

Incluso con todos los desencadenantes potenciales de la enfermedad renal, a menudo la causa exacta no puede ser identificada.

Síntomas de la Insuficiencia Renal en Gatos

En sus primeras etapas, los gatos se ven y actúan de forma normal y sólo se descubre como un hallazgo incidental durante exámenes de rutina o preanestésicos. A medida que la enfermedad progresa, los padres de los gatos pueden notar los signos clínicos más clásicos como: aumento de la bebida y la micción, vómitos, pérdida de peso y mal aliento.

La sangre y el análisis de orina confirman el diagnóstico. Los riñones también ayudan a regular la presión arterial, por lo que es común que los gatos con insuficiencia renal también sufran de hipertensión.

Los síntomas suelen ocurrir gradualmente durante un período prolongado. Además, los síntomas pueden variar y no todos los listados a continuación se verán en cada gato:

  • Anorexia
  • Vómito
  • Letargo
  • Diarrea
  • Estreñimiento
  • Depresión
  • Pérdida de peso
  • Mayor sed
  • Ceguera aguda
  • Convulsiones y comas
  • Sangre en la orina (hematuria)
  • Un aumento en la frecuencia y la cantidad de micción

No dejes de ver Cómo eliminar pulgas en Gatos

Diagnóstico de la Insuficiencia Renal en Gatos

Su veterinario hará pruebas de sangre y orina. Quizás se hagan rayos X o un ultrasonido. Esto para observar el tamaño y la forma del riñón del gato para ver si hay alguna anormalidad visible. A menudo, la insuficiencia renal crónica hace que los riñones se vuelvan anormalmente pequeños.

Una biopsia también podría ser necesaria para hacer un diagnóstico. Se deberá hacer un perfil completo de sangre, incluyendo un perfil químico y un análisis de orina. Los gatos con insuficiencia renal crónica pueden tener anemia, niveles anormales de electrolitos y presión arterial elevada. Los niveles de ciertas enzimas proteicas y sustancias químicas como la creatinina y el nitrógeno ureico en sangre (BUN) también serán altos.

Otro buen indicador de insuficiencia renal crónica es la orina que no está ni concentrada ni diluida. Esto indica la incapacidad del riñón para procesar la orina correctamente.

Si se encuentra una enfermedad renal, los tratamientos pueden ir desde la cirugía para eliminar las obstrucciones a los líquidos intravenosos. Incluyendo una dieta especial y medicamentos.

Una dieta específica para la Insuficiencia Renal en Gatos es baja tanto en fósforo como en proteínas. Y está enriquecida con vitamina D y ácidos grasos omega-3. Recuerde que es importante introducir a su gato a los nuevos alimentos gradualmente. Su veterinario puede aconsejarle cómo hacer que esta transición sea fácil.

Con una dieta cuidadosamente administrada; Un montón de agua fresca y limpia; Un ambiente sereno; Y chequeos regulares, usted puede ayudar a su gato a vivir su mejor vida posible.

Tratamiento para la Insuficiencia Renal en Gatos

Los gatos que sufren de insuficiencia renal a largo plazo se someterán a menudo a terapia de fluidos para ayudar con la deshidratación. La proteína dietética a veces se restringe, ya que puede agravar aún más el problema.

No hay cura para la insuficiencia renal en gatos cuando se vuelve crónica. Pero hay numerosos pasos que se pueden tomar para minimizar los síntomas y ralentizar la progresión de la enfermedad. Por ejemplo, la alimentación de su gato será una dieta especialmente formulada baja en proteínas, fósforo, calcio y sodio. Estos alimentos especialmente formulados normalmente tienen un mayor nivel de potasio y ácidos grasos poliinsaturados. Ambos han demostrado ser beneficiosos para los riñones.

Mantener la hidratación es fundamental. Su gato debe tener una cantidad adecuada de agua limpia para beber. Si ha sido diagnosticado con deshidratación, los líquidos suplementarios pueden administrarse por vía intravenosa o por vía subcutánea.

El fósforo y los suplementos de vitamina D se administran a menudo a gatos con insuficiencia renal. Esto en un intento de mejorar el equilibrio del calcio y fósforo. Y para reducir algunos de los efectos secundarios de la insuficiencia renal en gatos.

Cómo prevenir la Insuficiencia Renal en Gatos?

Tal como hemos dicho, es muy difícil prevenir este tipo de enfermedad en gatos. Sin embargo, como dueños debemos conocer ciertas cosas que podrían desencadenar una crisis renal en nuestra mascota.

Mantengamos a nuestro gato alejado de sustancias tóxicas que pudieran ocasionar daño renal. Tengamos especial cuidado con medicamentos para humanos que podrían ser ingeridos.

Asegúrese de llevar al gato al veterinario al menos 2 veces al año. De esta manera podremos monitorear el funcionamiento de sus riñones.

Por último pero no menos importante, debemos saber reconocer los síntomas de la Insuficiencia Renal en Gatos. Esta es la única manera de atender a tiempo cualquier posible aparición de esta temible enfermedad.

Prestemos atención a los signos para que podamos evitar llegar demasiado tarde. Nuestro gato depende de nosotros para mejorar!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.