Remedios Caseros, Recetas, Tecnología y mucho más

Síndrome Del Hombro Doloroso| Cómo Afecta | Procesos Y Fases

El hombro doloroso, es una de las dolencias mas comunes en esta articulación, se encuentra caracterizado por la presencia de mucho dolor y  por la limitación de la movilidad en la misma, ademas del elevado número de las  incidencias y la disminución marcada de la capacidad en las funciones de este importante miembro superior, hacen del hombro doloroso uno de los grandes motivos  y más frecuentes en las consultas de rehabilitación y terapia.

¿Qué es el Síndrome de hombro doloroso?

Las molestias en el inicio de este síndrome pueden llegar a ser tan leves que no se le otorga mayor importancia por esto mismo, pero su evolución va aumentando de forma progresiva, así mismo el sucede con el restringimiento de la movilidad de dicha articulación, lo cual lo convierte en una patología de cuidado. Las causas para la presencia del hombro doloroso pueden llegar a ser muy diversas, pero las más corrientes y frecuentes son las afectaciones de las partes blandas como lo son los tendones que se encargan de formar el manguito rotador y ademas de la porción larga del musculo del bíceps, las bolsas sinoviales y la cápsula articular.

Te sugerimos leer: Cómo Ejercitar Tu Espalda – 13 Pasos Para Que Lo Consigas

¿Cómo afecta el hombro doloroso?

De los músculos que se encuentran en el manguito rotador, el musculo supra-espinoso es el que por lo general se encuentra con más frecuencia afectado por esta situación . La gran cantidad de los numerosos cuadros dolorosos del hombro presentes pueden llegar a tener origen en las estructuras propias del hombro o incluso alejadas de él. Pero sigue leyendo, es una información muy importante y de beneficio!!

Por lo general, cuando el origen no se encuentran en el hombro, no se produce la pérdida de la movilidad y tampoco se llega a producir el dolor profundo al realizar cualquier clase de movimiento. Entre las causas más frecuentes de este proceso se consiguen los problemas cervicales, que pueden hacer y provocar un dolor que se irradia hacia el hombro, las enfermedades neurológicas de diferentes orígenes y en algunas ocasiones puede llegar a aparecer un dolor de lesiones viscerales que están cercanas a través de la irradiación de los nervios, esto acompañándose en algunos casos de otra clase de síntomas que son propios de esta afección.

Hombro doloroso

Un ejemplo claro de esto es el dolor que se refiere al hombro desde el área de la cervical, así como el dolor radicular C5 que puede existir por el atrapamiento de la raíz. En este caso, la movilidad presente del hombro y del arco es totalmente completa, sin la presencia de ningún punto de dolor previa a la palpación en el hombro. Puede existir el espasmo muscular. La rotación del área del cuello o la compresión cervical llegan a provocar un dolor distal radicular en el dermatoma C5.

Procesos que afectan al hombro doloroso.

Los procesos que afectan a el hombro propiamente son muy numerosos, distintos y provocan cuadros dolorosos llamados y conocidos de forma genérica como el hombro doloroso o la  periartritis del escápulo  humeral, una vez que esto se trata de los músculos extra articulares. Estas diferentes afecciones son algunas manifestaciones que provienen de una lesión primaria que no es mas que la ruptura de las fibras del tendón  que pertenecen a el manguito de los rotadores, en su propia inserción e inducido por alguna clase de traumatismo. Las diferencias en esto son sólo de la intensidad y del nombre que se le otorgue, segun el especialista. Recuerda que esto es de cuidado..

El hombro doloroso puede llegar a ser el resultado de una patología de la cual sufre la cápsula articular o la peri-articular. En la patología de la cápsula-articular existe una limitación de los movimientos pasivos y activos  y jamas son de mucho dolor los movimientos resistidos, mientras que en las lesiones peri-articulares si presentan sumo dolor en la movilidad resistida y activa, según sea el tendón que se ve afectado. En este caso la movilidad pasiva en las diferentes patologías peri-articulares casi nunca se encuentra de alguna forma limitada.

La cápsula perteneciente a el hombro incluye a todos los ligamentos que se encargan de fijar a las distintas estructuras óseas entre sí, siendo entonces que la inflamación de esta cápsula se encarga de disminuir la capacidad de los movimientos de todas las estructuras óseas presentes dentro de la articulación. El cuadro del hombro doloroso presenta diferentes características que son correspondientes a cada una de las articulaciones.

Te puede interesar leer: ¿Qué Es La Piorrea? Síntomas, Causas Y Consecuencia – Rápida Solución A Tu Alcance Con Efectivos Remedios Caseros

En la articulación gleno-humeral puede suceder por lo general un dolor de hombro completo, es decir generalizado, con los signos de una inflamación y una limitación muy dolorosa en todos sus planos incluyendo tanto a las rotaciones internas como a las externas. En las articulaciones acromio-clavicular y la esterno-clavicular, se puede llegar a observar un intenso dolor al final del arco que realiza el movimiento en la abduccion.

Otros causantes del hombro doloroso.

Enfermedades como la diabetes, un traumatismo o la cirugía en el hombro, algunos antecedentes de una cirugía a corazón abierto, el hipertiroidismo y los antecedentes de presencia de la enfermedad discal cervical están de forma íntima asociados con un aumento sustancial en el riesgo de llegar a desarrollar esta clase de  problema en nuestra salud, inclusive se dice que puede llegar a ser metabólico.

Podemos   entonces  encontrar  algunas lesiones que son muy agudas de carácter inflamatorio o algunas lesiones crónicas de carácter degenerativo. Cuando el hombro doloroso se presenta en su fase aguda, el paciente muestra un dolor intenso tanto en la cara anterior como en la cara externa del hombro, con mucha menos frecuencia en la región escapular de dicha articulación, esta se va irradiando por todo el miembro superior hasta llegar a el codo e incluso a la mano. Se puede también extender a la región del pectoral y asociarse a una sensación de hormigueo.

La abducción y las rotaciones se comienzan a limitar y empiezan a agudizarse incrementando así el dolor, dificultando y hasta impidiendo el poder realizar por si mismo algunas acciones tan simples como el asearse, el comer o vestirse.

Fases del hombro doloroso.

En esta fase del dolor la acción responde de forma escasa a los analgésicos y a los anti-inflamatorios. Durante la exploración  se puede constatar la abducción activa de forma limitada, hasta entre unos 45 grados y hasta en 90 grados y  la abducción  pasiva de forma ligeramente mayor, incluyendo también una gran dificultad para poder alcanzar con la mano su propia cara o la región dorsal de la espalda.

Fase crónica

En la fase crónica se puede presentar la misma distribución del dolor en el brazo, aunque por lo general en  menor intensidad. Las parestesias se encuentran con más frecuencia en las manos. La abducción activa es de unos 70 grados a  unos 110 grados y la abducción pasiva puede llegar a ser completa prácticamente, desde que esta sea realizada de forma lenta. Las rotaciones  se encuentran limitadas, aunque son mucho menos dolorosas que las anteriores. Los analgésicos o los anti-inflamatorios proporcionan al paciente un alivio parcial o hasta completo en su fase crónica.

Muchas veces, es algo muy difícil el poder determinar cual es la causa principal del problema, aunque en algunas ocasiones se puede llegar a realizar un diagnóstico específico para este mal. Esto se puede producir de forma principal por algunos movimientos repetitivos que van por encima de la cabeza del paciente, que originan algunos micro traumatismos, al quedar de alguna forma atrapado en el túnel osteo-ligamentoso. Con el tiempo, si estas micro agresiones no se van, el hombro comienza a dar algunos síntomas que son muy dolorosos y la limitación de los movimientos aparece aunque en los cuales el paciente no se encuentra consciente en las fases iniciales.

Por lo general, este dolor interfiere cuando el paciente realiza el descanso nocturno, una vez que va aumentando durante las noches, dado que es estimulado por el calor que da la cama y el apoyo del mismo, junto a la disminución agudizada de la movilidad aparece también una pérdida de la fuerza muscular.

Si se prolonga por mucho tiempo esta sintomatología, lo más seguro es que llegue a aparecer lo que se conoce como el hombro congelado o la capsulitis adhesiva, situación en la cual al dolor se le añade una disminución de forma global y realmente significativa de toda la movilidad presente en la articulación del hombro.

el hombro doloroso

La evolución de la lesión presente conlleva a la adaptación de todos los movimientos del día a día de forma inconsciente por parte del mismo paciente, lo que hace que se limite aún más la movilidad de dicha articulación. Con la finalidad de ayudar a suplir la falta del movimiento en el hombro, empiezan a aparecer diferentes compensaciones en otras partes focalizadas del cuerpo, como lo son la espalda, el codo, el cuello, lo que de manera frecuente acarrean distintos dolores asociados como lo son la dorsalgias y las cervicalgias.

Mantener una buena movilidad y fuerza muscular

La mejor manera de combatir el hombro doloroso es mantener una buena movilidad y la fuerza muscular adecuada para poder ejecutar todas las actividades de la vida diaria.

Si la lesión ya se encuentra instaurada, se debe combatir esta lo más pronto posible, logrando de esta forma la recuperación más rápida funcional y la movilidad del miembro superior. Se admite como una norma general que el tratamiento se pueda iniciar precozmente, lo que permitirá de alguna manera una mejor evolución del paciente con síndrome de hombro doloroso.

En el tratamiento que se aplica de forma general en el hombro doloroso se debe intentar evitar la aparición de las rigideces acortando todo el tiempo de estancia en posiciones como son la aproximación y la rotación interna es decir la antiálgica, recomendando la posición de la leve abducción como la más indicada para el reposo.

El reposo se encuentra indicado solo en la presencia del caso de hombro hiper-álgico agudo, donde la rehabilitación se considera contraindicada a corto plazo. Esta afección origina un dolor sumamente intenso que impide cualquier clase de movimiento. En los primeros días del tratamiento en la fase aguda, se indica la crio-terapia al paciente, que proporciona de por si un efecto anestésico al afectado. En la evolución crónica del hombro doloroso se le indica al paciente por el contrario el calor para poder tratar la rigidez articular y la contractura muscular dolorosa existente. El calor debe intentar dirigirse a las estructuras peri-articulares y no sobre la misma articulación en si.

Masajes para mejores resultados

Se obtienen mejores resultados empezando con el masaje superficial, seguido de alguna manera del masaje profundo suave con la presencia de las fricciones sobre los puntos más dolorosos de la articulación. La cinesi-terapia comprende las diferentes técnicas que van encaminadas a ayudar a mejorar la movilidad articular por el estiramiento capsulo-ligamentoso y el muscular.

La integridad y la funcionalidad de todos los miembros superiores son algo fundamental para la buena ejecución de todas las actividades que realizamos  en la vida diaria. Las lesiones del hombro que se suelen presentar en cualquiera de sus articulaciones solo ayudan a disminuir de forma considerable los movimientos que son rutinarios en el paciente y a la vez su capacidad de poder realizar, en mayor o bien sea en menor grado, todos los movimientos que son dependientes del complejo articular del hombro, esto según la lesión que se este presentando.

Recuperar la movilidad y estabilidad de la articulación del hombro

Para poder recuperar la movilidad y la estabilidad de la articulación del hombro, es necesario poder lograr la recuperación de todos sus miembros estabilizadores. El estabilizador llamado de primer grado en una articulación cualquiera que sea son los conocidos ligamentos y los estabilizadores llamados de segundo grado son los músculos que pertenecen a dicha articulación. Cuando los músculos han disminuido toda la capacidad de la función de poder estabilizar la articulación en sus ejes respectivos y en sus amplitudes normales durante los movimientos, es cuando se produce un desequilibrio existente entre los diferentes sistemas que se encargan de componer dicha  articulación y esto obviamente conlleva a la disminución de sus funciones vitales.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.