Para Volverte Erudito

Algunas Cosas Que Quizás No Conozcas Sobre La Fiebre En Los Bebes

Una de las principales características de la Fiebre En Los Bebes es que es una temperatura rectal de 100.4 ° F o más. Si tu bebé se despierta con las mejillas enrojecidas y fácilmente su piel irradia calor, lo primero que debes hacer es tomar su temperatura con un termómetro rectal. Si al leer dicho termómetro la temperatura marca 99.9 grados Fahrenheit. ¿Es hora de administrar un medicamento o llamar al médico?

Es probable que no tengas que proceder a hacer nada, ya que técnicamente, esto ni siquiera califica como Fiebre En Los Bebes : una temperatura rectal de menos de 100.4 grados Fahrenheit se considera normal, incluso en los niños más jóvenes.

Las temperaturas de los bebés, como las temperaturas de los adultos, pueden elevarse ligeramente por todo tipo de razones, desde el esfuerzo físico, por un baño caliente, por una gran cantidad de ropa sobre el cuerpo, incluso la hora del día puede tener un impacto sobre las temperaturas del cuerpo aumentando en la tarde y cayendo en la madrugada. Así que a menos que el termómetro rectal lea 100.4 grados o más, puedes considerar a tu pequeño sin fiebre.

Fiebre de un niño

Un Detalle Importante Sobre La Temperatura Corporal Elevada De Un Bebe.

El golpe de calor a veces se confunde con fiebre. Esta condición ocurre cuando la temperatura del cuerpo sube a niveles peligrosos. Cuando el clima esté caliente, viste a tu bebé con ropa liviana y ligera y nunca lo dejes en un coche cerrado, ni siquiera por un minuto.

¿Cómo Tomar La Temperatura De Un Recién Nacido?

Las Temperaturas Rectales Son Las Más Precisas

Es probable que seas un poco reacio para usar un termómetro rectal digital para tomar la temperatura de tu bebé, pero esta es la mejor manera de obtener una lectura exacta de la temperatura en un bebé o niño menor de tres años de edad. (Nunca utilices un termómetro de cristal, si el cristal está dañado, el mercurio tóxico dentro del recto del bebe podría lastimar a tu bebé).

“Sólo un termómetro rectal da una verdadera temperatura central”, dice Tyeese Gaines, médico de emergencias en Nueva Jersey. “Las lecturas de las axilas, los termómetros de la frente e incluso los termómetros de los oídos no son tan precisos”.

Estos otros tipos de termómetros pueden arrojar lecturas demasiado bajas o demasiado altas, por lo que no usar un termómetro rectal digital puede hacer que no puedas tener el control de la temperatura de tu bebe y causar estrés adicional, así como también puede llevarte a realizar visitas innecesarias a una sala de emergencia.

¿Fiebre Bacteriana O Viral? La Diferencia Importa

  • La Fiebre Viral.

Una fiebre viral se produce cuando el cuerpo de tu bebé está luchando contra una enfermedad causada por un virus, ya sea una infección intestinal, una gripe o por un resfriado común, explica Carrie Brown, pediatra del Hospital Infantil de Arkansas en Little Rock, Arkansas. Las fiebres virales tienden a disminuir en tres días. Los antibióticos no son necesarios porque no tienen ningún efecto sobre los virus.

  • La Fiebre Bacteriana.

Las fiebres bacterianas, por otra parte, son causadas por una infección bacteriana, como una infección del oído (que puede ser bacteriana o viral), una infección del tracto urinario, meningitis bacteriana o neumonía bacteriana. Las infecciones bacterianas son menos comunes que los virus y más preocupantes porque pueden provocar enfermedades graves si no se tratan. Los antibióticos se requieren por lo general para tratar enfermedades bacterianas.

También te recomendamos que leas . . . La Leche Materna: Una Forma Intima Y Emocional De Comunicarte Con Tu Bebé!

Asegúrate de que tu bebé obtenga la atención médica que necesita llamando a su médico de inmediato si ocurren las siguientes condiciones:

  • Si tu bebé es menor de tres meses y tiene una temperatura rectal de 100.4 grados F o más.
  • Si tu bebé tiene menos de dos años de edad y su fiebre dura más de 24 horas.
  • Si tu hijo tiene dos años o más y su fiebre dura más de tres días.
  • Si la fiebre de tu hijo se eleva repetidamente por encima de 104 grados, independientemente de su edad.

Para Bebés Menores De Tres Meses El Control De La Fiebre Es Urgente

En los bebés menores de tres meses, una temperatura rectal de 100.4 grados o más debe ser llevado a la atención de un médico tan pronto como sea posible, según la Academia Americana de Pediatría (AAP).

Deberás llamar de inmediato al médico de tu bebé para informarle que tu bebé tiene menos de tres meses y tiene fiebre. Si no puedes comunicarte con el médico de tu bebé, debes dirigirte de inmediato y con urgencia a una clínica, centro de asistencia médica o sala de emergencias, aunque sea a mitad de la noche. No le des a tu bebé ningún medicamento para bajar la fiebre a menos que el médico lo aconseje, debido a que no es bueno enmascarar ningún síntoma antes de que tu bebé sea examinado.

2 Razones Por La Que Se Considera Urgente La Fiebre En Los Bebes

Existen dos razones para considerar como urgencia la Fiebre En Los Bebes. En primer lugar, explica Brown, la capa protectora de células entre el torrente sanguíneo y el sistema nervioso central es muy delgada en los bebés más jóvenes. Esto significa que en las infecciones bacterianas, las bacterias pueden “cruzarse” y causar daños rápidamente.

Además, como explica el médico de la sala de emergencias Gaines, “los bebés jóvenes no muestran signos de infección grave como los bebés mayores”. Un bebé pequeño puede desarrollar una infección completa de la sangre (sepsis) y no mostrar los síntomas típicos.

Si la fiebre es viral, no hay necesidad de preocuparse por la sepsis. Pero el problema es que es imposible distinguir entre una fiebre bacteriana y una fiebre viral con sólo un examen físico. Es por eso que un bebé con fiebre puede necesitar exámenes de sangre, orina, rayos X o pruebas de heces para determinar si hay una infección bacteriana. (Las pruebas exactas ordenadas dependen de la edad y los síntomas de tu bebé).

Un infante con fiebre puede también necesitar un golpecito espinal para probar si se está en presencia de una meningitis, una infección poco frecuente pero muy sería y que puede causar la inflamación de las membranas protectoras que cubren el cerebro y la médula espinal.

Se Debe Tratar Los Síntomas De La Fiebre, Mas No La Cuantificación De La Misma.

Muchos padres creen que cuanto mayor es la fiebre, más enfermo es el niño, pero no siempre es así. Un bebé con una temperatura de 103 grados puede parecer perfectamente cómodo, contento, jugando en su cuna, mientras que un bebé con una temperatura de 101 puede ser quisquilloso, parecer cansado y precisa atención constante.

¿Significa esto que si tu bebé febril se siente cómodo, no necesita algún reductor de fiebre? Está bien. Como dice el pediatra y portavoz de AAP Janice Sullivan, “se debe tratar el malestar, en lugar de la fiebre”.

Bebe febril

Ten muy en cuenta que la fiebre realmente ayuda al cuerpo a combatir la infección. La fiebre hace que el cuerpo sea menos hospitalario para los gérmenes y provoca un levantamiento de las defensas inmunitarias del cuerpo, como los glóbulos blancos que combaten los virus invasores y las bacterias.

Presta atención a los síntomas y a la conducta de tu bebé para determinar su estado de malestar y pídele consejo a tu médico basándote en esos signos. “Es mucho más importante mirar los síntomas”, dice Gaines. “La apatía y la fatiga, por ejemplo, son los mejores indicadores de la enfermedad más que la temperatura”.

¿Sabías Que La Fiebre Es Una Respuesta Saludable?

A pesar de lo que has podido haber oído, la fiebre no dañará el cerebro de tu niño. “En sí misma, la fiebre no causa ningún daño“, dice Gaines. Incluso los ataques febriles que algunos niños tienen en respuesta a un repentino aumento de la temperatura corporal son casi siempre inofensivos.

En raros casos, los niños pueden inhalar saliva o vomitar durante una convulsión y desarrollar neumonía por aspiración, o pueden lesionarse al caer o golpearse contra alguna superficie dura. Los reductores de fiebre pueden ayudar a bajar la fiebre, pero no evitan que se produzcan convulsiones febriles.

También te recomendamos que leas . . . Conoce A Tu Bebe Desde Que Nace. ¡TE SORPRENDERÁS!

Cuando estés balanceando a tu bebé caliente en tus brazos y la ansiedad comienza a deslizarse, trata de recordar que la fiebre es en realidad una señal de que su sistema inmunológico está funcionando de una forma correcta. Por supuesto, es importante llamar al médico, pero la gran mayoría de los bebés con fiebres se recuperan muy bien.

Como Gaines explica, si es de una infección viral o bacteriana, o un efecto secundario a consecuencia de la inmunización, una temperatura creciente es una respuesta inmune natural. Así que puedes estar seguro de que el sistema inmunológico de tu bebé está haciendo exactamente lo que se supone que debe hacer.

Usa Los Medicamentos Con Mucho Juicio.

Los medicamentos como el ibuprofeno (para los bebés que tienen al menos seis meses de edad) y acetaminofén temporalmente pueden reducir la fiebre y también pueden ayudar a aliviar el malestar. Pero antes de usar estos medicamentos, trata de bajar la temperatura de tu bebé frotando todo su cuerpo con una toalla empapada con agua fresca.

Lo mejor es que uses agua ligeramente tibia (85 a 90 grados) para limpiar la piel de tu bebé, particularmente la frente y las axilas. Este remedio casero puede ser sorprendentemente eficaz.

Otra forma de ayudar a tu bebé a sentirse mejor es mantenerlo bien hidratado, así que ofrécele suficiente leche materna, fórmula o simplemente agua. También puedes ayudar vistiendo a tu bebé con ropa ligera y manteniendo el ambiente cómodamente fresco. Por ejemplo, si la habitación está caliente y cargada de aire pesado, utiliza un ventilador para mantener el aire en movimiento.

Si tu bebé todavía parece incómodo, la medicación para reducir la fiebre puede ser una buena opción. No administres medicamentos a un bebé menor de tres meses sin la aprobación de un médico y sin seguir las importantes directrices de seguridad.

6 Consideraciones Para La Administración De Algún Medicamentos Para La Fiebre En Los Bebes.

  • Si tu hijo es menor de dos años de edad, consulta con su pediatra o farmacéutico para poder saber la dosis correcta a administrar.
  • Si tu bebé tiene entre tres y seis meses, puedes darle acetaminofén pero no ibuprofeno.
  • A partir de los seis meses de edad, la mayoría de los bebés pueden administrársele acetaminofén o ibuprofeno.
  • La dosis está determinada por el peso de tu bebé, no por su edad.
  • No le des aspirina a tu hijo porque se ha asociado con el síndrome de Reye, una enfermedad rara y grave (y muchas veces hasta puede ser fatal).
  • Si tu bebé está durmiendo pacíficamente, no hay necesidad de despertarlo para administrar la medicina de la fiebre, según el AAP. En cambio, déjalo dormir y descansar un poco.

¿Qué Es Una Temperatura Normal?

La temperatura normal es de 37 °C cuando se toma por vía oral. Muchos médicos definen una fiebre como una temperatura oral por encima de 99.5 ° F (37.5 ° C) o una temperatura rectal por encima de 100.4 ° F (38 ° C).

¿Cómo Debo Tomar La Temperatura De Mi Hijo?

Puedes obtener la temperatura más precisa tomando su temperatura rectal. Pero en un niño mayor de tres meses de edad también puedes tomar la temperatura por vía oral a menos que tu médico indique lo contrario. Utiliza un termómetro digital. No utilices un termómetro de mercurio. El mercurio es una toxina ambiental (veneno), y no querrás correr el riesgo de exponer a tu familia a ella.

Temperatura normal de un niño

Asegúrate de etiquetar tu termómetro rectal para que no se use accidentalmente en la boca de tu niño. Antes de tomar la temperatura de tu hijo, limpia el termómetro en agua jabonosa tibia y enjuáguelo bien con agua fría. Si estás tomando la temperatura de tu hijo por vía oral, espera al menos veinte minutos después de que tu hijo termine de comer o beber alimentos o bebidas calientes o frías para tomar su temperatura.

También te recomendamos que leas . . . 18 Técnicas Para Calmar A El Bebé Que Llora – 18 Tips Para Dormir Feliz!

No arropes demasiado a tu bebé o niño antes de tomar su temperatura. No tomes la temperatura de tu niño inmediatamente después de que él o ella hayan tomado un baño. Nunca dejes a tu hijo solo mientras usa un termómetro. Después de terminar de usar un termómetro, límpialo con alcohol o lávalo con agua fría y jabón.

Toma De La Temperatura Rectal De Un Bebe.

Si estás tomando la temperatura rectal de tu hijo, colócalo en tu regazo. Cubre la punta del termómetro con vaselina e inserta una media pulgada en el recto. Detente si sientes alguna resistencia. Mantén el termómetro quieto y no lo sueltes. Cuando el termómetro emita un pitido, retíralo y comprueba la lectura digital.

Toma De La Temperatura De Tu Bebe Por Vía Oral.

Este es un método para niños más grandes. Si estás tomando la temperatura de tu hijo por vía oral, coloca el extremo del termómetro debajo de su lengua, hacia la parte posterior de la boca. Trata de que tu hijo cierre los labios en el termómetro. Dile a tu hijo que no muerda ni hable. Cuando el termómetro emita un pitido, retíralo y comprueba la lectura digital.

Síntomas De Advertencia En Un Bebe.

Si su hijo tiene alguna de las siguientes señales de advertencia, llame a su médico de familia de inmediato.

Síntomas de advertencia de un bebe

  • Vómitos constantes o diarreas
  • Boca seca.
  • Dolor de oído o tirones en las orejas.
  • La Fiebre En Los Bebes va y viene durante varios días.
  • Llanto agudo.
  • Mucha irritabilidad.
  • Falta de apetito.
  • Apariencia pálida.
  • Aunque sea una convulsión.
  • Dolor de cabeza intenso.
  • Erupción cutánea.
  • Dolor o inflamación de las articulaciones.
  • Dolor de garganta.
  • Rigidez en el cuello.
  • Dolor de estómago.
  • Inflamación del punto blando en la cabeza de un bebé.
  • Falta de respuesta o flacidez.
  • Sibilancias o dificultad para respirar.
  • Constante llanto.

¿Qué Más Puedo Hacer Para Ayudar A Que Mi Hijo Se Sienta Bien?

Esta es una pregunta absolutamente frecuente en las madres. Dar a tu hijo un poco de acetaminofén y el frote con agua fresca puede absolutamente ayudar a bajar la Fiebre De Los Bebes.

Según los distintos congresos de pediatría realizados los últimos años, se ha demostrado que las duchas o baños con el propósito de bajar las fiebres en los niños no es bueno, debido a que efectivamente puede bajar la temperatura, pero el efecto rebote puede hacer que la temperatura suba aun por encima de los valores que se tenía antes del baño.

Consejos Para Administrar Medicamentos

  • No administres más de cinco dosis en un día.
  • No le des a un bebé menor de dos meses de edad ningún medicamento a menos que su médico se le indique.
  • Lee cuidadosamente las etiquetas del empaque. Asegúrese de darle a tu hijo la cantidad correcta de medicamento.

Para medicinas líquidas, utiliza un dispositivo especial de medición de líquido para asegurarte de que da la dosis sea la correcta. Obtén uno en la farmacia o pregunta al farmacéutico. Una cucharilla de cocina normal no puede contener la cantidad correcta de medicamento que debes administrar.

También te recomendamos que leas . . . Manejo De Gases Y Reflujo Gastroesofágico En Los Bebes

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.