Remedios Caseros, Recetas, Tecnología y mucho más

Fecundación In Vitro. Qué es, Cómo Funciona Y Cuáles Son Sus Riesgos

Quedar embarazada puede ser uno de los capítulos más emocionantes de la vida si quieres tener hijos. Pero incluso si lo haces, concebir puede ser difícil. Para algunos padres potenciales, es allí donde entra la tecnología de los tratamientos de fertilidad. La Fecundación In Vitro (FIV) es una técnica cada vez más popular para tener bebés.

Sigue leyendo para obtener información sobre cómo funciona y quién puede beneficiarse de ella. A continuación, lo que debes saber sobre este tratamiento cada vez más común.

Cómo funciona la fecundación in vitro

Fecundación In Vitro

Cuando una paciente decide hacerse una Fecundación In Vitro, comienzan tomando medicamentos que ayudan a estimular la producción de óvulos. Estos son monitoreados por un médico con análisis de sangre y ultrasonidos. La idea es asegurarse de que estén saludables durante el proceso y que sus óvulos estén madurando.

Eventualmente, el practicante extrae los óvulos a través de la vagina con una aguja. Luego, los óvulos y los espermatozoides se transfieren al mismo plato, donde se espera la inseminación. Si la muestra de semen en cuestión tiene un recuento de espermatozoides bajo; o si los espermatozoides están teniendo dificultades para realizar su trabajo, un embriólogo también puede inseminar directamente un óvulo con un espermatozoide.

En este punto, dependiendo de lo que quieran los pacientes, pueden hacer algo llamado cribado genético previo a la implantación. Estas son pruebas de embriones sanos para asegurarse de que no tengan anomalías cromosómicas o defectos genéticos. Luego, el embrión se transfiere a un útero bien sea el de la persona que proporcionó el óvulo o el de otra persona.

No todos los óvulos madurarán, fertilizarán, crecerán en el cultivo ni llevarán a un bebé. Por esto es que al aumentar la cantidad de huevos recuperados, puede aumentar las posibilidades de que uno de ellos conduzca a un bebé de salud normal después de todos esos pasos.

Quién se beneficia de la fecundación in vitro

Cualquier pareja o persona que haya sido incapaz de manera natural por más de seis a 12 meses puede beneficiarse de este procedimiento médico. Es en esa marca de 12 meses sin concebir es que una pareja generalmente califica como infértil. Varios factores diferentes indican que la Fecundación In Vitro puede ser útil. Estos incluyen un conteo bajo de espermatozoides, problemas con las trompas de Falopio, disminución de la reserva ovárica y pérdida recurrente del embarazo debido a anomalías cromosómicas.

La Fecundación In Vitro se entendió inicialmente como una opción para las mujeres con problemas en las trompas de Falopio. A medida que la comunidad médica comenzó a comprender mejor las situaciones en las que podría ser útil, su uso aumentó. Así se incluyó el tratamiento para hombres con bajo conteo de espermatozoides. Así como para personas con endometriosis, infertilidad por enfermedades autoinmunes y síndrome de ovario poliquístico.

También se puede usar cuando una pareja quiere evitar transmitirle una enfermedad relacionada con el sexo a su hijo. Si tienen una enfermedad genética en la familia que solo afecta a los hombres, por ejemplo, pueden optar por implantar solo embriones femeninos.

Dicho todo esto, la Fecundación In Vitro generalmente no es lo primero que recomiendan los médicos para las personas que no quedan embarazadas de inmediato. Los medicamentos de fertilidad y la inseminación intracervical e intrauterina de esperma también pueden ser útiles, dependiendo de la persona o la pareja.

Fecundación In Vitro

Qué tan exitosa es la fecundación in vitro

Las tasas de éxito dependen en gran medida de la edad del paciente que administra el óvulo. Pero la calidad del esperma y la calidad uterina también importan. Así como la calidad del huevo, que generalmente comienza a disminuir significativamente cuando una persona tiene 35 años. El éxito es multifactorial porque también depende de cómo responden los pacientes a los medicamentos. Así como la experiencia del médico en el laboratorio.

Todos estos factores son importantes en las tasas de éxito. Sin embargo, aunque varía mucho, un cálculo de la Asociación Estadounidense del Embarazo lo ubica en 41 a 43 por ciento de éxito para personas menores de 35 años. Y 33 a 36 por ciento para personas de 35 a 37 años.

Cuáles son los riesgos de este tratamiento

Al igual que con cualquier procedimiento médico, existen algunos riesgos de seguridad. La hiperestimulación ovárica es un riesgo potencial con la Fecundación In Vitro. Algunas mujeres pueden ser muy sensibles a los medicamentos de fertilidad. Por esto sus ovarios pueden inflamarse. Sin embargo, con un monitoreo cuidadoso, los riesgos pueden minimizarse. Por otra parte la recuperación de óvulos conlleva riesgos de infección, sangrado y lesiones en las estructuras circundantes, aunque estas son raras.

También existe el riesgo de torsión ovárica, porque los ovarios están agrandados. Esto sucede porque los ovarios se pueden torcer y podría cortarse el suministro de sangre. Sin embargo, es algo que ocurre con poca frecuencia. Algunas investigaciones también sugieren que la Fecundación In Vitro puede aumentar ligeramente las probabilidades de que un bebé nazca prematuramente o con bajo peso.

No dejes de leer estos consejos sobre Cómo Quedar Embarazada

Proceso de la fecundación in vitro

Fecundación In Vitro

Esta es una forma de tecnología de reproducción asistida. Esto quiere decir que se usan técnicas especiales para ayudar a una mujer a quedar embarazada. Con mayor frecuencia se prueba cuando otras técnicas de fertilidad menos costosas han fallado.

Hay cinco pasos básicos para la FIV:

Paso 1: Estimulación, también llamada súper ovulación

En este paso se le dan a la mujer medicamentos de fertilidad para aumentar la producción de huevos. Usualmente, una mujer produce un óvulo por mes. Los medicamentos para la fertilidad le dicen a los ovarios que produzcan varios óvulos.

Durante este paso, la mujer debe someterse a ultrasonidos transvaginales regulares para examinar los ovarios. Además de análisis de sangre para controlar los niveles de hormonas.

Paso 2: Recuperación de ovarios

Este proceso es una cirugía menor conocida como aspiración folicular, para extraer los óvulos del cuerpo de la mujer. La cirugía se realiza como un procedimiento ambulatorio en el consultorio del médico la mayor parte del tiempo. A la mujer se le darán medicamentos para que no sienta dolor durante el procedimiento.

Gracias al uso de un ultrasonido como guía, el especialista inserta una aguja delgada a través de la vagina. La lleva dentro los folículos que contienen los óvulos en los ovarios. Esta aguja va conectada a un dispositivo de succión. Este extrae los óvulos y el líquido de cada folículo, uno a la vez. El procedimiento se hace en ambos ovarios. Puede haber calambres después del procedimiento, pero desaparecerán en un día.

En casos raros, puede ser necesaria una laparoscopia pélvica para retirar los óvulos. Si una mujer no produce o no puede producir huevos, se pueden usar óvulos donados.

Paso 3: Inseminación y fertilización

La esperma del hombre se coloca junto con los óvulos de mejor calidad. La mezcla de la esperma y el huevo se llama inseminación. Los huevos y los espermatozoides se almacenan en una cámara ambientalmente controlada. La esperma usualmente fertiliza un huevo unas horas después de la inseminación.

Si el médico cree que la posibilidad de fertilización es baja, los espermatozoides pueden inyectarse directamente en el óvulo. Esto se llama inyección intracitoplásmica de esperma. Muchos programas de fertilidad rutinariamente hacen esto en algunos de los óvulos. Incluso si las cosas parecen normales.

Paso 4: Cultivo de embriones

Una vez que el óvulo sea fertilizado y se divida, se convierte en un embrión. En el laboratorio se revisará regularmente este embrión para asegurar que esté creciendo adecuadamente. Dentro de aproximadamente 5 días, un embrión normal tiene varias células que se dividen activamente.

Las parejas que tienen un alto riesgo de transmitir un trastorno genético hereditario pueden considerar el diagnóstico genético previo a la implantación. El procedimiento se realiza aproximadamente de 3 a 4 días después de la fertilización. El laboratorio elimina una sola célula de cada embrión y examina el material para detectar trastornos genéticos específicos.

Este procedimiento puede ayudar a los padres a decidir qué embriones implantar. Esto disminuye la posibilidad de transmitir un trastorno a un niño. La técnica es controvertida y no se ofrece en todos los centros.

Paso 5: Transferencia de embriones

Los embriones se colocan en el útero de la mujer de 3 a 5 días después de la fertilización. Este procedimiento se realiza siempre en el consultorio del médico tratante. La mujer está despierta durante el proceso. El médico inserta un catéter que contiene los embriones en la vagina de la mujer. Se hace a través del cuello uterino y hasta el útero. Si un embrión se adhiere al revestimiento del útero y crece, resulta el embarazo.

Se puede colocar más de un embrión en el útero al mismo tiempo, lo que puede generar un embarazo múltiple. La cantidad de embriones transferidos es un asunto complejo que depende de varios factores. Sobre todo de la edad de la mujer. Los embriones no utilizados se pueden congelar e implantar o donar en una fecha posterior.

El método de Fecundación In Vitro es ampliamente utilizado en el mundo como una solución a los problemas de fertilidad. Aunque resulta costoso, ha probado tener una amplia efectividad. Esto lo convierte en una excelente elección a la hora de buscar asistencia para lograr un embarazo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.