Remedios Caseros, Recetas, Tecnología y mucho más

7 Acertadas Lecciones Para Ser Una Familia Espiritual

En esta era moderna, la cercanía de la familia ha sido amenazada por una cultura competitiva y un gran cambio tecnológico. Muchas familias están sufriendo de problemas tales como la separación, la agitación, el egoísmo y para algunos, la violencia doméstica. La educación tradicional dentro de la estructura de la familia y el vecindario ha sido superada por la televisión. En este artículo, usted aprenderá cómo empezar a dar forma a una familia espiritual feliz.

Pasos para fomentar una familia espiritual

1| Crea una identidad familiar: la formación de una identidad familiar juntos puede crear un sentido de cohesión y propósito como una familia. Comience por encontrar un lema de familia que cada miembro haya contribuido o por lo menos opinado en su creación, ya sea por medio de las palabras, ideas o reflexiones, digamos que este es el primer paso del eslabón para darle forma a una familia espiritual.

¿Cuál será su lema dentro la familia? Escriba una declaración de visión de la familia, es decir cómo te gustaría que fuera tu núcleo familiar, qué harías para conformar una familia espiritual y que están dispuestos a hacer los demás para conseguirlo. Describe las metas y los sueños de tu familia. También anote lo que su familia le gusta hacer.

Puedes leer también: 3 Métodos Interesantes Para Tomar Mejores Notas En Clases

Una Familia Espiritual

2| Trabajen juntos: una familia feliz depende del trabajo en equipo, como dice el dicho familia que trabaja unida permanece unida, y es precisamente eso lo que se busca fomentar a la hora de buscar la creación de una familia espiritual, pues son tantos los valores que se han perdido en esta nueva era, que sentarse a hablar un par de horas al día, aunque parezca poco, creara lazos indestructibles dentro de su hogar, pues fomentarán la confianza y la hermandad que tanta falta hace.

Cada miembro de la familia debe sentir que él o ella tienen una participación en el deseo de tener una vida familiar feliz. Crea directrices en su familia de cómo puede trabajar juntos como un equipo, eso sí, no seas tan severo, recuerda que la intención es garantizar la felicidad de todos aquellos que forma parte de tu entorno familiar, no hay nada mejor que sentir sensaciones de paz y tranquilidad en tu casa, y eso se logra precisamente trabajando arduamente en la creación de una familia espiritual.

Comienza  con las tareas del hogar y determina su forma de trabajo a los planes de vacaciones compartidas y aprender cosas nuevas juntas. Es necesario que olvide por un momento la comunicación tecnológica, no hay nada mejor que estrechar las manos de sus hijos y esposo, mirarlo los ojos, sentir su calor, esas pequeñas cosas que lamentablemente no se pueden ni ver ni sentir a través de un mensaje de texto, una llamada o un correo electrónico. Rescatar la simplicidad de la vida es la clave para tener una familia espiritualmente feliz.

3|Nutre de características positivas a tus hijos: el primer paso para guiar a sus hijos a que lleguen a ser multiplicadores de cosas buenas, es fomentar valores positivos en ellos. Los valores más importantes son el amor, la sabiduría, la autodisciplina, la paz interior y la felicidad.

Explíquele a su familia que la propiedad de amor significa que son positivos a sí mismo, a su familia, y para todo el mundo. Alentar a cada uno de sus hijos a vivir para la felicidad de todos los seres y, al mismo tiempo, desarrollar su propia felicidad, no solo los hará tener una familia espiritual a futuro, sino que les permite tener ese don especial de gente, que va por el mundo repartiendo bondad y generosidad.

Muestre a los niños que la sabiduría es para vivir de forma saludable, pensar positivamente, leer libros espirituales, son excelentes opciones no solo para alimentar el alma, sino para relajarse con la suficiente frecuencia. Como padre, debe reconocer que es difícil educar a algunos niños con la sabiduría cuando les gusta comer dulces, ver la televisión, y sólo hacen lo que quieren. A medida que los niños crecen, están en una lucha constante entre el pensamiento a corto y largo plazo, y como padre, es su papel guiarlos correctamente por el camino del aprendizaje y de cómo conectarse con su yo más profundo, para retrasar la gratificación instantánea, y para darse cuenta de la virtudes de la autodisciplina.

4| Convierta a sus hijos en ganadores: aliarse con la sabiduría dentro de sus niños y reforzar sus propias características predominantemente positivas le permitirá tanto a usted como ellos, direccionarse por el camino correcto hacia la conformación de una familia espiritual. El mejor enfoque es hacer hincapié en las acciones y rasgos positivos e ignorar su comportamiento negativo, si esto es posible.

Te invitamos a leer: Cómo Ayudar A Un Miembro De La Familia Bipolar – 3 Consejos Para Hacerlo

La Familia Espiritual

Predica con el ejemplo en todo momento, no hay opción para nada más: sea fuerte, clara, y muéstrales el valor de la libertad para tomar decisiones y para pensar por sí mismos. Los niños aprenden principalmente observando modelos positivos a seguir, con la educación se logra complementar lo que ya han aprendido de aquellos a los que les gusta y confían en la mayoría.

Si tu intención es tener una familia espiritual y que tus hijos en su momento trabajen en la construcción de una familia similar, debes ser el ejemplo a seguir para ellos, puedes ser permisivo desde todo punto de vista, pero siempre debes reforzar esos valores y conductas que tú quieres que ellos preserven en el tiempo.

5| Crea el ambiente para la paz interior: la paz interior es muy importante para todas las familias. Proteja a sus hijos de una sobrecarga sensorial, lo que significa, en particular, protegerlos de demasiada televisión.

Una hora de televisión de calidad por día es la cantidad máxima adecuada para los niños; aunque sería aún mejor para abolir la TV, pocas familias tienen el valor de aplicar esta medida dentro del hogar, pues el poder de la TV muchas veces es irrevocable. En su lugar, enseñen a sus hijos a ser críticos al ver la televisión; para un niño pequeño que sólo podría hacer preguntas sencillas durante el programa como, “el personaje de John es malo o bueno”.  Para los niños mayores puede cavar más profundo, y puede hacerle preguntas más contextualizadas como  ¿por qué el personaje tiene que hacer esas cosas? O ¿crees que las cosas que hace ese personaje están bien y son un ejemplo a seguir?

También puede implementar dinámicas y juegos para determinar de qué forma está captando su hijo lo que ve en la TV. El objetivo es conseguir que los niños se den cuenta de que un autor escribió el programa que están viendo y tal vez se puede escribir una historia también.

Animar y guiar a sus hijos para implementar su propio sentido de la autodisciplina es determinante a la hora de construir una familia espiritual. Una vida positiva y satisfactoria a largo plazo sólo es posible cuando se conviertan en adultos con una sensación de sonido de la autodisciplina, y cuanto más pronto usted sea capaz de proporcionar los medios para ello en sus vidas, mejor.

Lea cómo criar a los niños si no hay televisión, Como llevar a sus hijos lejos de la televisión, y Cómo establecer reglas de televisión para sus hijos.

Familia Espiritual

6| Ancla todos los pensamientos en lo positivo: animar a todos los miembros de la familia a aprender a prestar atención a sus pensamientos, para ello, tenga discusiones regulares sobre la honestidad, actividades positivas y rituales positivos, tales como comer juntos, contar historias, leer libros espirituales, cantar canciones, decir oraciones, la práctica de la meditación, entre otras cosas.

En su familia, debe evitar sucumbir a partir del consumo como medio para la actividad y la recompensa; más bien, busque la inspiración en la investigación de la felicidad interior a través de actividades no materiales y a través del conocerse los unos a otros, y pasar tiempo viviendo juntos.

Ayude a que cada miembro de la familia funcione a través de sus preocupaciones y necesidades espirituales; dar a cada miembro de la familia puntos de referencia claros para trabajar desde su interior y evitar confusiones; esto incluirá la explicación de sus propias creencias, y ser honesto acerca de las deficiencias de muchas promesas de hoy en día y de la felicidad.

7| Trabaje con un modelo de conducta espiritual: además de centrarse constantemente en las acciones y los esfuerzos positivos de su hijo como un medio para la construcción de su resistencia interna y la confianza, que es vital para proporcionar a su hijo con un modelo espiritual específico. En última instancia, debe tener un modelo espiritual  para proveerle a su hijo una sensación de apoyo y el propósito de aprovechar cuando se trata de llevar una vida positiva.

La mayoría de la gente necesita la inspiración de un modelo positivo para recorrer el largo camino de la felicidad interior.

El modelo es la consolidación de todas las cualidades positivas en una sola persona: nos muestra que es posible darse cuenta de la felicidad interior y para llevar una vida feliz. Hay muchos modelos diferentes para el camino de la felicidad interior. Aquellos modelos que inspiran nuestros hijos personalmente son los más importantes, sobre todo a la hora de crear una familia espiritual.

Asegúrese de incluir historias positivas: los libros de historia están llenos de buenas historias, y con frecuencia son las historias las que ayudan a un niño a seguir un modelo espiritual en particular. Contar estas historias de memoria, o leer en voz alta es de gran ayuda, o idear historias a sí mismo. Encuentra historias en las que el modelo de victorias sobre todos los malos en el mundo sea la premisa, así como la ayuda a los débiles (una vida en la búsqueda de Dios y pidiéndole a Dios que le guiará a su y su felicidad).

Consejos para tener una familia espiritual

  • Una sabia educación no es ni poca ni demasiado ambigua: en ella se establecen límites claros y, sin embargo, al mismo tiempo, le da al niño un espacio suficiente para la auto-determinación. A largo plazo, el objetivo es dejar que cada niño encuentre su propio camino, mientras continúa asumiendo la responsabilidad como padre para garantizar una crianza positiva.
  • Las personas espiritualmente sintonizadas tienden a ser más felices que las personas no espirituales: el mayor regalo que podemos dar a nuestros hijos es una educación espiritual. Al hacerlo, les permitirá ser los dueños de su propia vida. Les damos el conocimiento del camino de la felicidad interior, y que les permiten una vida feliz y positiva.
  • En la práctica espiritual, es importante que estemos en contacto con nuestra verdad interior: y la práctica diaria no debe ser un ritual vacío; en lugar de ser creativo y estar en constante cambio para mantenernos vitales, debe buscar nuevas palabras, o probar nuevos ejercicios, por lo que el sentimiento sigue siendo auténtica. Sólo los verdaderos sentimientos causan el crecimiento espiritual. Solamente los mantras (oraciones, la lectura, la meditación) con un verdadero sentido de la participación nos llevan a la auto-realización.
  • Cada familia tendrá que ejercer su propia forma de práctica espiritual: por ejemplo, encuentre su propio libro de contabilidad espiritual, sus propios modelos de conducta y sus propios rituales (ejercicio diario). Desarrolla una forma de espiritualidad en la que se sienta cómodo y que se adapte a la familia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.