Remedios Caseros, Recetas, Tecnología y mucho más

Excusas Para No Ir A Clase Y Lograr Quedarte En Casa!

La escuela en ocasiones puede llegar a ser lo peor, además algunas veces, tan solo requieres de un día para ti mismo. Solamente un poco de creatividad es todo lo que requieres para librarte de tus clases y deleitarte de un día con un relajante tiempo libre. En este post te brindamos algunas excusas para no ir a clase, bastante brillantes que podrías llegar a utilizar para faltar un día a clases y hacer parecer tu ausencia muy creíble.

Excusas para no ir a clase:

Finge estar enfermo

Importante que sepas: Cómo Empezar Una Carta De Forma Adecuada Y Organizada!

Finge estar enfermo.

Primeramente debes crear el ambiente y decirles a tus padres que no te sientes muy bien que digamos con varios días de anticipación si vas fingir estar enfermo. Tu enfermedad va a ser más creíble si tus padres notan algunos síntomas antes de aquel día en que verdaderamente fingirás  estar enfermo. Diles a tus padres que quizás podrías haber ingerido algún alimento en mal estado en la escuela si bien puedes fingir tener un dolor de estómago.

Diles que has sentido que como si tu garganta te raspa un poco, eso si vas a fingir  tener un resfriado. Aumenta tu acto la noche anterior al ir en medio de la noche y a la habitación de tus padres y decirles que te sientes mal. Puedes imitar los síntomas de dolor de estómago o los de resfriado temprano en el día o solamente disponte a decir “Siento que me estoy enfermando” o “No me siento muy bien”.

Despierta “enfermo” el día indicado.

Despiértate un poco más tarde de lo que acostumbras, y dile a tus padres que no te sientes para nada bien. Debes actuar como si estuvieras enfermo, caminando lentamente, dando la impresión que tus músculos te duelen. No te vayas a peinar el cabello debes desaliñarlo un poco.

Tose o estornuda un poco y luego dile a tus padres que estas sintiendo algo de mareo, eso si has estado dando las señales de que tienes una gripe. En cambio debes frotarte el estómago y quejarte que te duele si has estado fingiendo los síntomas de un dolor de estómago. No vayas a desayunar demasiado, ya que con frecuencia, las personas que están enfermas pierden el apetito, es por ello que esto servirá mucho para la ilusión.

Fingir tener fiebre.

Seguramente, tus padres van a querer verificar si padeces fiebre o no ya que la misma puede llegar a ser una señal de una enfermedad de verdad. En ese caso vas a tener que hacerles creer que sí padeces de fiebre para convencerlos de que verdaderamente te encuentras enfermo.

Moja un paño, caliéntalo en el horno microondas por unos 30 segundos antes de que les pidas a tus padres que te toquen la frente. Trata de asegurarte de que se encuentre lo suficientemente frío para que no te vayas a quemar y seguidamente póntelo en la frente por 1 minuto aproximadamente. Esto va a calentar tu cabeza y tu cuerpo, y por ende tu frente se va a poner muy caliente.

Hierve posteriormente de agua en la cocina (esto es solamente recomendado para niños mayores). Vierte el agua hirviendo en el lavado y, cuando el vapor vaya ascendiendo, párate con la cara sobre este, hasta que finalmente te sientas abochornado. Esto va a calentar  tu cara, y te vas a sentir húmedo y pegajoso cuando el aire fresco conque contra ti.

No vayas a colocar tu cara de manera directamente sobre el fuego de una cocina, una vela o del agua cuando esta hierve solamente para fingir tener fiebre, esta es una de las mejores excusas para no ir a clase, pero debes tener mucho cuidado. Estos métodos podrían llegar a ser bastante inseguros y pueden provocarte unas cuantas quemaduras.

Encárgate de calentar un termómetro para la boca o la axila solo frotándolo en tus manos hasta que este llegue a la temperatura de una fiebre (que no sea más alta que esta, ya que puedes arriesgarte a que te lleven al hospital). De igual manera, puedes calentar el termómetro bajo el agua caliente hasta el mismo llegue a una temperatura elevada.

Coloca una cara valiente al inicio y seguidamente ríndete.

No digas sí de manera inmediata si tus padres te llegan a preguntar si quieres quedarte en casa. Debes actuar como si faltar a clases fuera verdaderamente una decisión muy difícil de tomar. Piensa en ello por uno o dos minutos y luego di “Quiero ir a clase de educación física, y no me siento bien”. Vas a estar libre de hacer lo que quieras cuando tus padres finalmente accedan a dejarte quedar en casa.

Debes mantener el acto y de esa manera hacer que sea creíble.

A pesar de que poseas todo el día para ti, aún tienes que fingir estar enfermo durante todo el día, al menos cuando tus padres se encuentren presentes. Actúa verdaderamente enfermo toda la mañana, posteriormente finge pausadamente que te estás sintiendo un poco mejor durante el día. A la mañana siguiente, debes actuar como si aún no te sintieras muy bien, aunque si poseerás las fuerza necesarias para ir a la escuela.

Como salir a escondidas de la escuela.

salir a escondidas de la escuela

No dejes de leer acerca de: Como Jugar A La Ruleta Y Ganar Muchas Veces – Aprende Los Consejos Paso A Paso!

Debes conocer los riesgos.

Muchas escuelas poseen monitores, cámaras, profesores vigilando y hasta guardias de seguridad, que tratan que los alumnos no salgan en los horarios no establecidos de la escuela. Podrías intentar arriesgarte a lo grande si finalmente decides faltar a clases de esta manera. Debes leer las reglas de tu escuela antes de disponerte a faltar a clases y además tienes que prepararte para las consecuencias si te llegan a atrapar.

Sal de la escuela solamente en el momento propicio.

Debes salir cuando haya menos probabilidades de que logren descubrirte,  si lo que quieres es salir del campus estudiantil por un día. Por lo general, esto se suele dar cuando existen muchos estudiantes alrededor. Salir al principio del día podría hacer que te lleguen a descubrir ya que la gran mayoría de estudiantes llegan a la escuela y no se alejan de la misma.

Debes tratar de acudir a tu primera clase de manera que al menos se te vea y posteriormente vete de forma sigilosa entre las clases. Puedes hacer tu hazaña  entre las clases de la tarde o en los alrededores de la hora del almuerzo.

No olvides que debes tener en cuenta la hora.

No vas a querer alertar a tus profesores y a tus padres acerca de que no has estado en las clases si llegas tarde cuando regreses. Ten en cuenta la hora cada cierto tiempo y de ese modo podrás ver cuánto te queda cuando te encuentres fuera de la escuela.

Bríndate mucho tiempo para volver a cambiarte de ropa y colocarte otra vez las prendas de la escuela (eso en el dado caso de haberte cambiado de ropa) y nuevamente vuelve al terreno de la escuela para la hora en que se toque la última campana.

Debes asegurarte de regresar a la hora y estar a tiempo en el lugar regular en el que llega el autobús o tus padres a recogerte al finalizar el día escolar. Puede decir que has estado enfermo en el cuarto de baño o en alguna citación si los profesores te llegan a ver y te preguntan dónde has estado. Debes asegúrate que tus padres no alcancen a escuchar que un profesor mencione que no estuviste en clases.

Invéntate unas excusas.

Puedes fingir terminar tu tarea.

Por la mañana, trata de darle mucha importancia a no terminar un deber que sea verdaderamente importante. Luego debes actuar muy alterado, finge llorar y trata de culminarlo de forma colérica. Hay posibilidad que tus padres lleguen a sentir lástima por ti y te dejen quedarte en casa para que realices tu tarea si te notan muy irritado.

Esto no va a funcionar con todos los padres ya que muchos son los que envían a sus hijos a la escuela para que los mismos puedan aprender la lección de culminar todo su trabajo de forma puntual, es por ello que debes saber muy bien como son tus padres antes de procedes ha realizar este tipo de excusas para no ir a clase.

Puedes dejar pasar el autobús.

Tan solo el simple hecho de perder tu transporte a la escuela te podría garantizar un día libre si tus padres simplemente esperan que llegues al autobús por tu propia cuenta. Trata de caminar verdaderamente lento a donde para el autobuse de manera que lo dejes pasar o simplemente escóndete hasta que el autobús pase y luego regresa a casa.

También vas a tener que esconderte de tal manera que tus padres no sepan que no te encuentras en la escuela si aún se encuentran en casa luego de que se supone que ya tomaste el autobús o si vuelven a casa del trabajo al mediodía.

Puedes cambiar la alarma de tus padres.

Esto podría llegar a ser simple si lo realizas con mucho cuidado, aunque también implica ciertos riesgos: a decir verdad es casi seguro que te atraparán y además podrías causar que tus padres se atrasen en llegar a sus trabajos.

Agarra la alarma de despertar de tus padres o su teléfono celular en tanto ellos duermen y disponte a adelantarla de una a dos horas. (Modifícala para que esta suene a las 7 u 8 de la mañana, eso si se supone que tiene que sonar a las 6 de la mañana). Posteriormente, vuelve a establecer la alarma. De esta manera, cuando suene, tus padres van a entrar en pánico ya que estarán atrasados y (a lo mejor) no van a tener el tiempo de llevarte a la escuela.

Solamente vas a tener que cambiar una alarma del reloj o del teléfono celular si tan solo alguno de tus padres la coloca. Aunque, tendrías que modificar todas las alarmas si son varias.

Hacer que sea creíble.

Puedes fingir que tienes una notificación de tus padres.

Tu escuela seguramente va a querer saber dónde has estado cuando no has asistido a la misma por un día. Es por ello que debes escribir una notificación falsa de tus padres, y en ella vas a explicar por qué razón no fuiste un día.

Puedes seleccionar una excusa que suene verdadera. Por ejemplo, que ese día tuviste que ir a un funeral, que tenías que acudir a una cita con el dentista o que alguna mascota falleció. Escribe tal notificación en computadora en lugar se de redactarla a mano. Ya que seguramente tu escritura no se vea como la de una persona adulta que se dirige a un profesor, es por esa razón que no será convincente. Es mucho más seguro que lo hagas a computadora, lo que también se verá más oficial.

Debes habla acerca del día en que no asististe en un lugar donde los profesores logren escucharte.

Trata de inventar varios buenos detalles sobre del día que tuviste cuando no estabas en la escuela, lo que paso, a quién viste, o cómo te sentías. Posteriormente, usas esos mismos detalles para tener una charla con tus amigos al alcance del oído de tu profesor. Trata de decir cuán triste fue ver a muchas personas llorar en el funeral o cuán largo y aburrido fue el que te limpiaran los dientes en el consultorio del dentista.

Tienes que pedir suplir el trabajo que no pudiste presentar.

La gran mayoría de los profesores saben que los estudiantes faltan a clases con la finalidad de librarse de hacer el trabajo, es por esa razón que ellos jamás se imaginarán que lo hiciste si eres capaz de suplir el trabajo cuando ello te lo piadan o al siguiente. Esto además te va hacer ver como un estudiante que se responsabiliza por sus estudios. Debes actuar como si de verdad quisieras realizar el trabajo pendiente, inclusive si no es así, trata de hacer que sea mucho más creíble.

Consejos y recomendaciones.

  • Puede llegar a ser muy difícil convencer a tus padres respecto a que te encuentras enfermo si ellos están estresados o irritables, es por ello que debes asegurarte de que estén de excelente humor el día en el que finalmente decidas fingir estar enfermo.
  • Si te atrapan, no vayas a hacer una escena, tan solo di la verdad. El mentir podría llegar a generarte muchos más problemas y, si dices la verdad, posiblemente tu castigo se reducirá.
  • Faltar a clases no va a erradicar tus problemas si eres una persona víctima de la violencia escolar o si posees algún problema similar en la escuela. Es mejor que le cuentes de manera inmediata a un adulto en quien tengas confianza.
  • Podrías llegar a ser expulsado de la escuela si te agarras el hábito de faltar mucha veces a clases. Por ello, es mejor que no lo hagas a menos que ya te encuentres sumamente desesperado por tener rápidamente un día libre.
  • Por lo general, estos consejos expuestos en este post no funcionarán si estudias en tu propia casa.
  • Que jamás se te ocurra salir al mundo a solas si aún te encuentras en la escuela primaria.
  • Faltar a clases o no acudir a la escuela se denomina “ausentismo escolar”. Tus padres y tú podrían llegar a enfrentar varias consecuencias legales si te ausentas muchas veces de clases o de la escuela.

ausentismo escolar

Interesante artículo acerca de: Como Dibujar Los Personajes De Winnie The Pooh!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.