Remedios Caseros, Recetas, Tecnología y mucho más

Como Escribir Una Novela Ι 10 Útiles Consejos Para El Escritor Principiante

La parte más difícil de aprender a escribir una novela es saber por dónde empezar y cómo continuar hasta el final. Saber cómo escribir una novela puede ser confuso, probablemente porque hay tantos pasos que dar.

Tienes que crear todos los personajes y escribir un argumento. Tienes que construir una configuración atmosférica y decidir sobre un tema. Entonces, no es de extrañar que la pregunta más frecuente sea: ¿Por dónde empiezo? La respuesta es que comienzas estudiando un buen mapa y familiarizándote con la ruta.

Cómo Escribir una Novela

Lo primero que debe saber sobre cómo escribir una novela es que no hay respuestas fáciles. Lo segundo que debes saber es que no hay una fórmula mágica. Cada novela exige su propia estructura, su propio ritmo y su propia forma de ver el mundo.

Escribir una novela no es solo un ejercicio de paciencia y resistencia. También es un baño profundo en tu propio espacio mental y una aventura realmente divertida. Es tu mundo; tienes que hacerlo, poblarlo, cultivarlo y juntar todas las piezas.

Te mostramos estos consejos sobre Cómo Escribir un Libro

Aquí te daremos 10 Consejos comenzar a escribir una novela:

1.- Escribe la historia que más te gustaría leer

No escribas una historia solo porque pienses que podría ser un éxito de ventas. Piensa en los libros que amas, en los que realmente te pierdes. Si los libros que te gusta leer son de misterio, entonces no trates de escribir una novela de romance o histórica.

Puede que no sea algo específico del género que ames, sino algún tipo de historia o de personajes que atraigan tu atención. Escribe lo que amas! Haz una lista de toda la literatura y tipos de libros que hacen latir tu corazón. Esos que te despiertan en el medio de la noche para seguir leyendo. Ten estos temas sobre tu escritorio y úsalo para guiarte. Cuando se trata de escribir una novela, hacer lo que nos apasiona es la mejor manera de comenzar.

2.- Comienza con el personaje

Haz a tu personaje imperfecto y creíble. Déjalo vivir y respirar y dare la libertad de sorprenderte y llevar la historia en direcciones inesperadas. Si no te sorprende, puedes apostar que tampoco sorprenderá a tus lectores.

Un ejercicio que puedes hacer cuando estés creando un personaje es pedirle que te cuente sus secretos. Siéntate con un bolígrafo y papel y comienza con “Nunca se lo dije a nadie” y ve desde allí, escribiendo con la voz de tu personaje.

3.- Dale a ese personaje un problema apremiante

Tu personaje debe tener algo que lo desafíe, lo atormente y lo impulse hacia adelante. En el corazón de cada historia está el conflicto, ya sea externo o interno. Este conflicto debe ser bueno. Y recuerda que este problema va a dar forma a tu personaje, haciéndolo cambiar para siempre.

4.- Haz que las cosas pasen

Puedes tener los mejores personajes del mundo y escribir muy bien, pero si no ocurre nada, la historia se cae bastante rápido. Es importante asegurarte de que algo importante para la trama esté sucediendo en cada escena. Y si hay una escena que no está ayudando a mover la historia de alguna manera vital, debes cortarla, no importa cuán grande sea.

Cuando estés editando, debes ir escena por escena y escribir una sola oración que describa la acción en una ficha. Luego extiende las fichas y así tendrás la estructura completa de la historia. De esta manera puedes ver si las cosas avanzan. Verifica si hay suficientes giros y vueltas, y si hay escenas que simplemente no están ejerciendo su influencia en la historia.

5.- Haz la historia creíble

Esto no se trata de que no puedas escribir historias de fantasmas o hadas. Estas funcionan si lo haces creíble en el universo del libro. Así se trate de escribir una novela con un tema fantasioso, debes hacer que la historia sea creíble. Por ejemplo, no escribas la historia de un fantasma si no va a tener una vida creíble. En ese caso, debes idear un pasado que haga creíble que ese fantasma aparezca en la historia.

Esto es importante desde el principio porque si hay una cosa que no se ve en las buenas novelas es un personaje que aparece al final al resolver la trama. Desde el inicio la historia y los personajes deben ser lo suficientemente creíbles para que en ellos se base la historia.

Aprende Cómo Escribir un Cuento Infantil

6.- Considera el escenario de tu novela

El escenario en el que una novela se desarrolla es muy importante. Puede hacer que tu historia sea más o menos creíble. El lugar debe ser el marco perfecto que enmarque la vida de tus personajes y sus peripecias.

Parte de este también lo forma la época o era en la que desarrolles la vida de tus caracteres. Todo esto debe formar el ambiente ideal. En muchos casos, cuando se trata de escribir una novela, el escenario puede llegar a ser tan importante como los personajes. Recuerda que quieres que tus lectores se vean trasladados a algún lugar.

7.- Considera el punto de vista

¿Quién está contando la historia, desde qué distancia? Deberás decidir si tendrás un narrador en primera persona que está en el centro de la acción. O quizás un narrador omnisciente que puede entrar en los pensamientos de cualquier personaje en cualquier momento. También puedes optar por una narración en tercera persona limitada que se adhiere estrechamente a un personaje.

Quién cuenta la historia lleva el volante de la acción y de cómo tus lectores entenderán lo que sucede en la historia. Tómate un tiempo para decidir de qué manera quieres presentar tu historia y desde qué punto de vista.

8.- Sigue con el proyecto

Te sentirás tentado a rendirte una y mil veces. No lo hagas! Termina la historia. Luego trabaja el doble de duro para revisarla. Haz tu mejor esfuerzo para mostrarla al mundo. Cuando los agentes y editores la rechacen (algo que pasará), continúa enviándola.

Mientras tanto, escribe otra historia y luego otra. Esta es una destreza que en gran parte depende del ensayo y error. No estás en este negocio de la escritura porque es fácil. Publicar una historia es algo que lleva tiempo y compromiso. Si crees en ella lo suficiente como para tener paciencia las cosas irán siempre hacia adelante.

9.- Encuentra un lector de confianza

Uno de los errores más grandes que cometen los escritores es mostrar sus primeros esfuerzos a cualquiera. Sabemos que es tentador. Estás escribiendo una novela y quieres escuchar comentarios. Todo escritor quiere que alguien le diga que su historia es buena. Pero si permites que demasiadas personas vean tu novela demasiado pronto, van a tener todo tipo de opiniones.

Lo mejor es buscar a alguien cercano que sepas que disfruta de la lectura. Porque no todo el mundo puede opinar acerca de una historia. Nuestra recomendación es que hables con alguien que sepas tiene conocimiento sobre libros. Muchas personas tendrán muchas opiniones, así que solo escoge un pequeño grupo de personas cercanas y pon a prueba tu trabajo.

10.- Y por último: Ignorar las reglas

Es un poco extraño decir esto al final de esta lista de consejos. Pero todos tienen consejos y teorías; la gente quiere encasillarte, ponerte en un género con sus propias reglas y convenciones. Creo que el trabajo sale mejor cuando dejamos todo eso atrás; cuando lo único a lo que somos fieles es a la escritura.

Si escoges trabajar un tema que amas y te apasiona, las reglas impuestas pueden de hecho ser una traba. Lo más importante para escribir una novela es creer en lo que haces y entender que cada escritor es un mundo diferente y por ende cada uno crea mundos diferentes. Lo que debes es encontrar tu mundo y comenzar a crearlo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.