Para Volverte Erudito

5 Causas que puede provocar el Dolor en Los muslos

El dolor en los muslos puede ser provocado por diversos problemas, incluyendo algunas enfermedades, desgarres musculares, fracturas o infecciones. La decadencia del disco vertebral o el pinzamiento de un nervio en la columna puede causar un dolor que irradia hacia la pierna y el muslo. Si el dolor es duradero, debes consultar con un doctor para así descartar un problema médico subyacente. Sigue leyendo este artículo y descubre todas sus causas. Además, también te daremos algunos consejos para recuperarse más rápido. ¡No te lo pierdas!

Los dolores musculares en la parte de los muslos suelen ser muy comunes en los corredores de maratón, jugadores de baloncesto, futbol, béisbol, etcétera. Básicamente, todos los atletas que utilizan sus piernas tienen este problema. En ciertas ocasiones, los dolores se extienden más tiempo de lo frecuente. En dichos casos, es probable hacer algo más que apenas esperar a que el cuerpo entre en recuperación.

Si sus zapatos no están gastados, si no corrió en un área nueva y si no aumentó la carga de su entrenamiento, entonces posiblemente se encuentra en una situación de overtraining (lo cual significa exceso de entrenamiento).

dolor-en-los-muslos-2_opt-compressor (1)

¿Cuáles son las causas del dolor en los muslos?

1. Osteomielitis

La osteomielitis es un término que se usa para describir una infección en el hueso. Normalmente las infecciones óseas suelen afectar a los huesos largos como son los del muslo y del brazo. La infestación puede ser aguda y durar pocos meses, o también puede ser crónica y durar muchos meses o años. En la osteomielitis crónica, el hueso puede llegar a morir debido a la falta de una apropiada circulación de la sangre. Los síntomas de dolor en los muslos debido a la osteomielitis incluyen fiebre, dolor, inflamación, enrojecimiento y calor. Además, también puede haber una herida abierta en el muslo que drena pus.

2. Artritis séptica

La artritis séptica también es conocida como artritis infecciosa. Suele ser una infección articular originada por una bacteria procedente de una inyección, una cirugía o de una herida. La artritis séptica que afecta la cadera puede causar dolor que se irradia hacia la ingle y el muslo. Este dolor empeora al caminar o al contacto con la articulación. Otros síntomas que se pueden manifestar es el calor, fiebre, enrojecimiento de la piel, escalofríos y síntomas muy parecidos a la gripe.

3. Osteosarcoma

El osteosarcoma es conocido como un tipo de cáncer que se manifiesta más frecuentemente en los huesos largos del cuerpo, como son los huesos del brazo, el fémur, la tibia y la pelvis. Suele ser el tipo de cáncer de huesos más común en los niños, adolescentes y en los adultos jóvenes. El osteosarcoma en el muslo causa un dolor sordo, lo cual aumenta con el movimiento, la inflamación o el enrojecimiento de la piel.

4. Sarcoma de Ewing

El sarcoma de Ewing es un tumor cancerígeno lo cual se encuentra en el medio de los huesos largos, y es muy común en las primeras etapas de la adolescencia. Un tumor de Ewing en el muslo causa fiebre, dolor, hinchazón o inflamación en la localización del mismo y, hematomas a su alrededor.

5. Lipoma

Los lipomas son tumores pero no cancerosos que están compuestos por tejido blando. Por lo general, se manifiestan en el muslo, el torso, el cuello, el brazo y las axilas. Si el área presenta dolor, se encuentra infectada o drena algún líquido con mal olor y no permite un rango completo de movimiento en esa parte del cuerpo, se debe extirpar quirúrgicamente. La cirugía se realiza en el consultorio médico o de manera ambulatoria en el hospital.

¿Presentas dolor de músculos? Podría ser Fibromialgia

Aunque la fibromialgia suele ser una enfermedad muy común, sobre todo en las mujeres, no es fácil de diagnosticar y se puede confundir con facilidad con otras enfermedades. Esto se debe a que el dolor de los músculos, lo cual es su principal síntoma, se puede relacionar con muchos otros padecimientos. ¿Cómo puedes saber entonces si tu dolor en los músculos es fibromialgia? Entérate aquí.

¿Qué es la fibromialgia?

Fibromialgia significa “dolor de los músculos y otros tejidos fibrosos”. Y principalmente está caracterizada por provocar un dolor de músculos lo cual no es muy común, además de hipersensibilidad en diversas partes del cuerpo. Esta enfermedad afecta entre el 2% y el 4% de las personas en los Estados Unidos, y la gran mayoría son mujeres que tienen entre 20 y 50 años de edad.

Aunque no es un padecimiento peligroso, la fibromialgia sí puede ser muy incómoda y dolorosa, y puede llegar a limitar tu vida cotidiana. Por este motivo es muy importante detectarla a tiempo, para así iniciar un tratamiento y controlar los signos y síntomas. El problema se encuentra en que muchas mujeres pueden tardar meses o hasta años de visitas médicas y exámenes para descubrir que tienen dicha enfermedad.

Esto se debe a que sus síntomas, sobre todo el dolor en los músculos, también son presentes en otros padecimientos como el síndrome del túnel carpiano, el lupus, el esclerosis múltiple, la osteoartritis, el hipotiroidismo, la apnea del sueño, la polimialgia reumática, la artritis reumatoide, el síndrome de las piernas inquietas, etcétera. Inclusive, muchas mujeres simplemente pueden sentir como si tuvieran una gripe fuerte que nunca se va.

Asimismo, la fibromialgia no se puede detectar a través de exámenes de laboratorio o de radiografías. Y no todos los médicos se encuentran familiarizados con ella o con la manera de diagnosticarla.

Por esta razón es muy importante que conozcas a profundidad los síntomas, para que así puedas ayudarle a tu médico a identificar lo que tienes.

Principales síntomas (se deben sentir mínimo durante tres meses):

Dolor de músculos: puede ser intenso o leve, y se suele sentir como un dolor que persiste en distintas partes del cuerpo que puede manifestarse al despertar, puede aumentar con la actividad que se realice, con la humedad, con el frío o con la ansiedad. Pueden haber zonas muy sensibles en la parte posterior del cuello, de los hombros, de la parte baja de la espalda y en otras partes del cuerpo.

Puntos sensibles: Los puntos sensibles suele ser un síntoma clave para detectar la fibromialgia. Se trata de tener hipersensibilidad al tocarte con suavidad algunos “puntos” específicos del cuerpo, como lo es el cuello, la espalda alta o la espalda baja, el pecho, los hombros, las costillas, las rodillas, los muslos, la cadera y los codos. La Academia Americana de Reumatología aconsejan a los médicos detectar a tiempo mínimo 11 puntos sensibles (de posibles 18) en el cuerpo de sus pacientes para así poder diagnosticar la fibromialgia. aunque muchos la suelen diagnosticar con menos, sobre todo cuando el paciente lleva sintiendo dolor intenso por mucho tiempo.

• Problemas para dormir, es decir, insomnio.

• Fatiga.

• Rigidez en las mañanas.

Asimismo, existen otros síntomas o condiciones que se relacionan comúnmente con la fibromialgia que incluyen:

• Sensibilidad a la luz.

• Dolor de cabeza.

• Colon irritable.

• Mareo.

• Dificultad con la memoria, llamada “lagunas mentales”.

• Ansiedad y/o depresión.

Si presentas varios de estos síntomas, consulta con tu médico o con un reumatólogo. Es posible que te hagan diversos exámenes para saber con certeza qué tienes. Es muy importante descartar otras condiciones ¡No te angusties! En ciertas ocasiones el diagnóstico de la fibromialgia suele ser un diagnóstico de exclusión debido a que como ya lo mencionamos, no tenemos pruebas que lo comprueben a excepción del examen físico que es lo que lo confirma.

De ninguna manera dudes en buscare la opinión de otro especialista si es necesario. Recuerda siempre, mientras más pronto diagnostiquen la fibromialgia (si esto es lo que tienes), más rápido pondrá calmar los dolores. El especialista en esto es el reumatólogo.

Distensión de isquiotibiales… ¿De qué trata esto?

¿Te duele el musculo cuando haces algún estiramiento? ¿Practicas futbol, gimnasia, baila y te duele la pierna/muslo al realizar algunos movimientos? Puede ser una distensión de isquiotibiales, sigue leyendo este artículo y descubre de qué trata.

¿Qué son los isquiotibiales?

Los isquiotibiales son tres músculos que difieren por la parte posterior de la pierna, y van desde el muslo hasta la rodilla. Estos músculos son conocidos como bíceps femoral, semitendinoso y semimembranoso. Estos tres músculos tienen como función principal ayudar a flexionar la rodilla y también a extender la cadera, además de proporcionarle fuerza y soporte a la pierna.

Por otra parte, una distención es, un tirón excesivo que también se puede llamar desgarre o tirón. Cuando se habla de una distención de isquiotibiales nos referimos cuando uno o más de tres músculos han recibido un tirón excesivo o se distienden demasiado, tanto así que desgarra el musculo.

Síntomas de la distención de isquiotibiales:

Dolor al estirar la pierna o al caminar, así como también al hacer algún movimiento con la pierna como alzarla, bailar, etcétera. El dolor va a depender del grado del desgarre. Además, también puede haber inflamación o enrojecimiento en la zona. Dolor al tacto y sensación de debilidad en la pierna.

¿Cuál es la recuperación?

El descanso. Realmente esto no es un problema grave, y suele desaparecer con un periodo largo de descanso y de reposo, según como haya sido la lesión, el reposo se debe dar. Y para recuperarte, además del reposo, te aconsejamos que suspendas la actividad que realizabas antes de que te lastimaras, debido a que esto podría volver a desgarrar el musculo y causar una lesión crónica que a la larga puede llegar a ser de difícil solución. La actividad debe ser suspendida hasta que ya no haya dolor alguno al mover la pierna o al estirarse.

Puedes reanudar tus actividades físicas poco a poco, debes tener en cuenta siempre el precalentamiento, salta un poco en tu lugar y estira tu cuerpo.

En los días que estés de reposo aprovecha para leer artículos, libros, etcétera., que te ayuden a manejar el estrés. ¿Sabías que el estrés o la actitud frecuente de competencia provocan demasiada tensión en tus músculos? Y si tus músculos se encuentran tensos debido al estrés o a la sensación competencia, es mucho más fácil que te lastimes debido a que tus músculos estarán más tiesos que si te relajaras y disfrutaras. Así que recuerda siempre antes que nada, aprender a disfrutar y a gozar las actividades físicas antes de sentirlas como una competencia.

Trata de comer lo más saludable que puedas para que así tus músculos se recuperen más rápido. Seguro que por ser deportista comes lo mejor posible, pero ahora debes considerar incluir en tu dieta levadura de cerveza, pescado, chía, dos litros de agua al día y vegetales crudos y al vapor. Comienza en ayunas a diario comiendo licuado de manzana, ya que esto ayuda enormemente a la recuperación de las fibras musculares. (Ve el licuado abajo)

Licuado de manzana para la recuperación rápida de las fibras musculares:

Necesitas:

• Una manzana que esté cruda, sin cáscara y sin corazón.

• Un vaso de leche de almendras (debes evitar la leche de vaca).

• Una cucharada de chía.

• Una cucharada de copos de avena.

Debes licuar todo esto y beber a sorbos sin colar. Aprovecha este momento para ingerir dos capsulas de levadura de cerveza lo cual es muy rica en aminoácidos. Además, también bebe jugo de zanahoria con aloe o nopal, que es una estupenda regeneradora celular.

Causas emocionales que influyen en los desgarres musculares

El exceso de tensión que es causado por las competencias suelen influir notablemente en los desgarres, pero sobre todo la ansiedad o el estrés que el competidor, practicante o deportista de alguna actividad física tiene a la hora de realizar su actividad. Los músculos se encuentran asociados a la fuerza, en este caso sería, tener sentimientos de un “sobre-esfuerzo”, o de no sentirse suficiente con el “peso” de la competencia, causará que el deportista estrese el músculo sin darse cuenta, lo cual originará, a la hora del movimiento que realice, más probabilidad de lesión debido a que el músculo no se encuentra fluyendo suavemente. La sensación de sobre-esfuerzo no sólo podría estar sucediendo en el entrenamiento, tal vez también te sientas presionado en algún aspecto de tu vida personal.

En estos casos te recomendamos que antes de competir disfrutes de la actividad, y recuerda que la mejor ganancia que puedes obtener es la satisfacción de romper tus propios límites y fluir gozando con lo que más te gusta hacer. Los sentimientos competitivos además de crear un gran estrés en las personas también generan desilusión si no llegan a cumplir sus expectativas. Cuando vayas a entrenar o a competir, además de calentar muy bien, genérate una mente de gozo, realiza tus actividades fluidamente y siente como poco a poco el cuerpo se integra a todo el goce del movimiento.

Gozar los movimientos no sólo relajará tu cuerpo y lo hará mucho más flexible, fuerte y hábil, sino que también activará una circulación de energía potente por todo tu cuerpo.

Consejos para reducir los dolores musculares en los muslos

1. Masajee muy bien los muslos. Utilice un rollo de espuma o un massage stick para relajar los músculos que se encuentran tensos.

2. Varíe siempre su entrenamiento. Cambie el ejercicio 1 o 2 veces por cada mes, por la piscina. Realice sesiones de natación de ejercicios en el agua. Esta actividad suele ser de bajo impacto y está científicamente comprobado que ayuda a relajar los músculos.

3. Si notas que te encuentras mucho más cansado de lo habitual cuando hace cardio, reduzca la carga del entrenamiento en la tercera semana. Corte entre 1/3 y la mitad de los quilómetros que hace constantemente para así proporcionarle a su cuerpo la oportunidad de recuperarse.

4. Fortalezca los glúteos. Estos músculos muchas veces son menospreciados, perro en ellos se encuentra gran parte de la fuerza de los muslos. Si los músculos de los glúteos fuesen muy débiles, los muslos tendrían que trabajar mucho más para poder compensar.

Como tal, no es una mala idea utilizar un power loop (minibanda) en sus caminatas, de manera que fortalezca los glúteos. Verifíquese de que al andar está a sentir la tensión en los glúteos y en los muslos. Si esto no estuviese ocurriendo, ajuste entonces la posición de la minibanda.

Esperamos que te haya sido de gran ayuda este artículo y puedas seguir visitando nuestro portal.

También puedes leer sobre: Las 12 causas mas comunes del dolor en la zona lumbar.

1 comentario
  1. José Antonio dice

    Tengo dolor de muslos parte posterior Io de la pierna, puedo tomar , magnesio , chía, b12 , hacer ejercicio suave acordar dolor,

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.