Para Volverte Erudito

Elimina el Dolor de Piernas en el Embarazo: Tips Efectivos!

Uno de los problemas más frecuentes en las mujeres embarazadas son las molestias en las piernas, debido sobre todo a la mala circulación. Por tal motivo, en este interesante artículo te mostramos todo lo referente al dolor de piernas en el embarazo. ¡No te lo pierdas!

Piernas hinchadas, pesadas, varices… El embarazo suele ir acompañado de problemas de circulación, sobre todo benignos, pero molestos y con gran frecuencia dolorosos. ¿Qué causa el dolor de piernas durante el embarazo? ¿Qué podría aliviarte? Más adelante te mostraremos las medidas a seguir y los tratamientos posibles.

Los problemas de circulación se pueden manifestar muy pronto durante el embarazo, generalmente a partir del primer trimestre. Con una buena higiene de vida y, en ciertas ocasiones, un tratamiento de medicamentos adecuado, podrás olvidarte de esos pequeños inconvenientes del embarazo.

El embarazo sin duda alguna suele ser una de las mejores experiencias que vive una mujer, sentir que llevas a tu bebé dentro es algo maravilloso, pero esto no quita que la mujer sufra ciertas molestias, unas más llevaderas que otras. Una de las más habituales es el dolor de piernas.

Durante la gestación sobre todo en los últimos meses, y especialmente en verano, es muy frecuente sentir molestias en las piernas: hinchazón, hormigueo, tirones, etcétera., y la gran mayoría de los trastornos se pueden prevenir.

Consejos para aliviar el dolor de piernas en el embarazo

Dolor de piernas en el embarazo

El peso adicional que la mujer carga durante el embarazo puede hacerle doler las piernas y la espalda.

El cuerpo también produce una hormona que suele relajar los ligamentos de todo el cuerpo para preparar a la mujer para el parto. No obstante, estos ligamentos flojos se lesionan con mayor facilidad, casi siempre en la espalda, así que debe tener mucho cuidado al levantar algo y al hacer ejercicio.

Los calambres en las piernas son muy frecuentes en el primer trimestre y en los últimos meses del embarazo. En ciertas ocasiones, estirar las piernas antes de acostarse disminuye estos calambres. El médico le puede mostrar cómo hacer estiramientos de manera segura.

Esté muy atenta a si presenta dolor e hinchazón solamente en una pierna, ya que esto puede ser una señal de un coágulo de sangre. Informe a su proveedor de atención médica si le ocurre esto.

¿Por qué sufren las piernas?

Las piernas suelen acusar mucho los cambios que se originan en el sistema circulatorio. En la gestación el corazón bombea mucha más sangre para que también le llegue una suficiente cantidad al feto.

Como resultado, el volumen de sangre que circula por las venas y las arterias aumenta, y también lo realiza la producción de líquido adicional en el cuerpo, para así permitir que los tejidos soporten el desarrollo del bebé.

Asimismo, el útero a medida que va creciendo, va comprimiendo las venas de las piernas y de la pelvis. Un aumento de peso en exceso también les puede afectar negativamente.

¿Qué provoca el dolor de piernas en el embarazo?

Llega un momento del embarazo en el que la madre empieza a sentir las piernas muy pesadas, esta sensación de pesadez suele aumentar progresivamente como consecuencia de que:

El útero crece y hace que haya mucha más presión en los vasos sanguíneos que van hacia las piernas comprimiendo la vena cava inferior que drena constantemente la sangre de los miembros inferiores al corazón.

La concentración hormonal es 100 veces más elevada a la normal y suele ser la principal causante de los trastornos venosos, beneficiando la dilatación de las venas y entorpeciendo el manejo de la sangre desde las piernas hacia el corazón.

Como consecuencia de la combinación del aumento hormonal y del crecimiento del útero, la sangre se estanca en las piernas y los signos de piernas pesadas se manifiestan como dolores, hinchazón, hormigueo o calambres.

Los trastornos más frecuentes de las piernas en el embarazo

• Pesadez

La pesadez suele ser la molestia más común. Se debe, especialmente, a la ganancia de peso y a la retención de líquidos, que dificulta la circulación de retorno al corazón.

• Varices

Las sufren alrededor del 20% de las embarazadas. Son venas dilatadas que se observan como líneas de color azul transparentes a través de la piel. En ciertas ocasiones, cuando se encuentran muy hinchadas, producen dolor. Por lo general son hereditarias, pero pueden aparecer debido a muchos factores como lo es la presión de las venas de las piernas por el propio embarazo, por permanecer largos periodos de tiempo de pie, el calor, o por la acción de las hormonas femeninas. Suelen remitir después del parto.

Consejos: Camina por lo menos media hora cada día y procura no estar demasiado tiempo sentada. A menudo mantén las piernas en alto y evita llevar prendas muy ajustadas que impidan una correcta circulación de la sangre. Además, aplícate una ducha de agua fría en las piernas a modo de suave masaje.

• Calambres

Suelen ser espasmos musculares muy dolorosos, generalmente localizados en la pantorrilla. Se producen cuando estamos acostadas (por la mañana o por la noche) y son más habituales en el segundo o en el tercer trimestre. Pueden deberse a la sobrecarga de trabajo a la que se encuentran sometidos los músculos y los huesos, pero en ciertas ocasiones también evidencian un déficit de potasio en la dieta.

Consejos: Para aliviar el calambre, cambia de posición y después dobla la pierna hasta tocar con el talón tu glúteo. Posteriormente aplica calor seco en el área o realiza un masaje suave. Como prevención resulta ser muy eficaz tomar frutas ricas en potasio, como las fresas o los plátanos.

• Hinchazón

La hinchazón leve de las piernas, de las manos y de los tobillos se conoce como edema y es normal en los últimos meses de embarazo. La presión del útero hace que el líquido se acumule en las áreas donde la circulación es más lenta, como los tobillos o los pies, que se inflaman. Si es muy acusada o se manifiesta de repente en las manos, pies o cara y se acompaña de mareos o dolor de cabeza, es necesario acudir a urgencias debido a que puede ser una hipertensión.

• Piernas cansadas

La mala circulación de la sangre, junto con la presión adicional ejercida por el aumento de peso y el volumen del útero, causan esta sensación en las embarazadas.

Consejos: Mantén las piernas en alto, apoyadas contra la pared o con un par de almohadones. Además, también son muy eficaces los masajes o una ducha de agua fría desde los tobillos hasta la pantorrilla, lo cual ayuda a tonificarlas.

Tipos de dolor en las piernas que ocurre durante el embarazo

Existen otros tipos de dolor en las piernas que se dan durante el embarazo. Uno de ellos suele ser el dolor del nervio ciático que puede conducir a complicaciones en un parto normal. Esto se siente cuando el nervio ciático que se extiende desde la espalda baja a los pies y se inflama debido al aumento de peso del cuerpo durante el embarazo. Este insoportable dolor le dispara a todo lo largo de la espalda y llega hasta los pies.

Este tipo de dolor de espalda y de dolor en las piernas que sucede durante el embarazo se origina cuando una mujer se somete a estar de pie durante largos periodos de tiempo, levantar objetos muy pesados o por el aumento de peso excesivo. El dolor debido a la ciática puede disminuir con masajes suaves y con yoga prenatal que ayuda en el fortalecimiento de los músculos de la espalda y de los nervios.

El dolor en la pierna superior suele ser también una consecuencia de una presión del nervio ciático. Los baños terapéuticos son recomendables para las mujeres embarazadas que sufren de ciática. Antes del baño, el paciente recibe una taza de agua fría para beber. Al momento de tomar el baño, debe utilizar agua tibia con un poco de sal de Epsom. Además, debe asegurarse de mantener la cabeza envuelta en una toalla al tiempo que esté en el baño. Estos baños suelen ser supervisados por un especialista de baño terapéutico.

En caso de dolor en la pierna derecha, por lo general los médicos recomiendan cambiar posturas y acostarse sobre el lado izquierdo del cuerpo para así disminuir la presión sobre los nervios.

A pesar de todo lo que pueda suceder en el embarazo, es el período más rapsódico en la vida de una mujer. Una nueva vida crece dentro de ella, y suele dar a la mujer la mayor satisfacción y la felicidad que a veces se interrumpe por el dolor en las piernas durante el embarazo. Así leves ejercicios, de yoga y caminatas son una necesidad para las mujeres embarazadas para batallar las molestias que hemos mencionado anteriormente.

¿Cómo aliviar el dolor de piernas en el embarazo?

Hacer ejercicio físico como caminar al menos media hora, bajar y subir escaleras, andar en bicicleta o practicar natación. Antes de realizar cualquier tipo de ejercicio habrá que tener el consentimiento del médico además de evitar los cansancios y de mantener una buena hidratación. Toma en cuenta estos consejos:

No cruzar las piernas y evitar estar largos periodos de tiempo en la misma posición. Mantener las piernas en lo alto (por encima del corazón) el mayor tiempo que pueda.

No usar ropa ni calzados ajustados, sobre todo en el área de las piernas y de los pies, ni tampoco mantener las piernas cerca de una fuente de calor.

Antes de acostarse realizar estiramientos de los músculos de las piernas, y también hacer rotaciones de tobillos para así reactivar la circulación.

Masajear las piernas por lo menos 5 minutos cada día con aceites o cremas para piernas cansadas.

Evitar estar de pie o sentado durante muchas horas.

Evitar ganar peso en exceso y los alimentos muy especiados ya que dilatan aún más las venas.

Realizar baños de agua fría en las piernas.

Consultar con su proveedor de atención médica la posibilidad de tomar flebotropos o flebotónicos, que suelen ser medicamentos que mejoran el tono de las venas y alivian a sensación de hinchazón y pesadez.

Lo que se aconseja:

• Acostarse con las piernas en lo alto varias veces al día.

• Caminar, realizar ejercicios de rotación de los pies y nadar.

• Usar medias elásticas de compresión, inclusive en verano, debido a que favorecen la circulación de retorno.

• Con la ducha, recorrer pausadamente las piernas de abajo hacia arriba, alternando el agua templada y la fría.

• Seguir una dieta rica en fibra para regular el tránsito intestinal. El estreñimiento suele aumentar el riesgo de varices.

A que se debe el dolor de piernas en el embarazo

¿Cómo evitar los dolores en las piernas en el embarazo?

Aunque es imposible “curar” la insuficiencia de las venas, por lo general se pueden atenuar los síntomas tomando en cuenta algunas precauciones de base y siguiendo una buena higiene de vida. Especialmente hay que evitar estar sentado o en posición de pie durante mucho tiempo, llevar zapatos o ropa muy estrecha, así como también mantener las piernas cerca de una fuente de calor. ¡Los baños calientes y las saunas están totalmente prohibidos para las embarazadas! En cambio, es recomendable echarse agua fría en las piernas unos minutos al terminar el día. Acá te lo colocamos más específico:

Exponer las piernas al sol y a las elevadas temperaturas, debido a que el calor favorece la dilatación venosa.

Usar calcetines o medias cortas que compriman las piernas, así como también prendas ajustadas.

Abusar de la sal y el café, ya que las dos suelen ser sustancias que favorecen la retención de líquidos en el organismo.

Permanecer muchas horas de pie o cruzar las piernas durante largos periodos, ya que se limita el flujo de la sangre.

• Por último, más vale evitar ganar peso en exceso y suprimir los alimentos demasiado especiados, que dilatan aún más las venas.

Esto fue todo, esperamos que te haya servido de ayuda y no olvides visitar todo nuestro portal.

También puedes leer sobre: Los síntomas de sospecha y de certeza del embarazo. 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.