Para Volverte Erudito

10 Causas De Dolor Abdominal ¦ Síntomas Y Tratamiento!

Las causas del dolor abdominal son numerosas y van desde urgencias agudas y peligrosas hasta enfermedades funcionales cronicas o trastornos de diversos organos y sistemas. Ante un caso de dolor agudo es necesario valorar con rapidez las etiologias mas probables e iniciar de inmediato el tratamiento correspondiente. En situaciones menos agudas puede adoptarse una estrategia mas detallada y prolongada.

Causas de dolor abdominal

1.- Inflamación de la mucosa o el músculo de vísceras huecas: enfermedad péptica (úlceras, erosiones, inflamación), gastritis hemorrágica, reflujo gastroesofágico, apendicitis, diverticulitis, colecistitis, colangitis, enfermedad inflamatoria intestinal (enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa), gastroenteritis infecciosa, linfadenitis mesentérica, colitis, cistitis o pielonefritis

2.- Distensión o espasmo visceral: obstrucción intestinal (adherencias, tumores, intususcepción), obstrucción apendicular con apendicitis, hernia estrangulada, síndrome de intestino irritable (hipertrofia y espasmo musculares), obstrucción biliar aguda, obstrucción del conducto pancreático (pancreatitis crónica, cálculos), obstrucción ureteral (lito renal, coágulo hemático), (embarazo tubario)

4.- Trastornos vasculares: tromboembolia mesentérica (arterial o venosa), disección o rotura arterial (p. ej., aneurisma aórtico), obstrucción por presión externa o torsión (p. ej., vólvulo, hernia, tumor, adherencias, intususcepción), hemoglobinopatía (en especial anemia drepanocítica)

5.- Distensión o inflamación de las superficies viscerales: cápsula hepática (hepatitis, hemorragia, tumor, síndrome de Budd-Chiari, síndrome de Fitz-Hugh-Curtis), cápsula renal (tumor, infección, infarto, oclusión venosa), cápsula esplénica (hemorragia, absceso, infarto), páncreas (pancreatitis, seudoquiste, absceso, tumor), ovario (hemorragia intraquística, embarazo ectópico, absceso)

6.- Inflamación peritoneal: infección bacteriana (víscera perforada, enfermedad pélvica inflamatoria, ascitis infectada), infarto intestinal, irritación química, pancreatitis, víscera perforada (en especial, estómago y duodeno), inflamación reactiva (absceso contiguo, incluidas diverticulitis, infección o inflamación pleuropulmonar), serositis (colagenopatías vasculares, fiebre familiar del Mediterráneo), ovulación (mittelschmerz)

7.- Trastornos de la pared abdominal: traumatismo, hernia, inflamación o infección muscular, hematoma (traumatismo, tratamiento con anticoagulantes), tracción mesentérica (p. ej., adherencias)

8.- Venenos: intoxicación con plomo, mordedura de viuda negra

9.- Alteraciones metabólicas: uremia, cetoacidosis (diabética, alcohólica), crisis addisoniana, porfiria, angioedema (deficiencia de esterasa C1), abstinencia de narcóticos

10.- Alteraciones neurológicas: herpes zoster, tabes dorsal, causalgia, compresión o inflamación de las raíces raquídeas (p. ej., artritis, hernia de disco, tumor, absceso), psicógeno

11.- Dolor referido: de corazón, pulmones, esófago, genitales (p. ej., isquemia cardiaca, neumonía, neumotórax, embolia pulmonar, esofagitis, espasmo o rotura esofágico)

dolor abdominal

Cuando el abdomen no presenta rigidez, las causas pueden agruparse según la localización deficiente o precisa del dolor. Si el dolor no está circunscrito, debe descartarse la posibilidad de un aneurisma aórtico. De ser así, la CT ayuda a establecer el diagnostico; en caso contrario debe descartarse la posibilidad de apendicitis u obstrucción incipiente, isquemia mesentérica, enfermedad inflamatoria intestinal, pancreatitis y problemas metabólicos.

El dolor abdominal circunscrito al epigastrio puede ser de origen cardiaco o derivar de inflamación o perforación esofágica, gastritis, ulcera péptica, cólico biliar o colecistitis, o pancreatitis.

Lee también: Dolor De Estómago En Bebés: Causas Y Tratamiento

El dolor abdominal localizado al cuadrante superior derecho corresponde a cualesquiera de estas enfermedades y además a pielonefritis o nefrolitiasis, absceso hepático, absceso subdiafragmatico, embolia pulmonar o neumonía, o bien puede ser de origen musculoesqueletico.

Las posibilidades adicionales en caso de dolor localizado al cuadrante superior izquierdo son infarto o rotura esplénico, esplenomegalia, y ulcera gástrica o péptica. El dolor en el cuadrante inferior derecho puede deberse a apendicitis, divertículo de Meckel, enfermedad de Crohn, diverticulitis, adenitis mesentérica, hematoma en la vaina del recto, absceso del psoas, absceso o torsión ováricos, embarazo ectópico, salpingitis, síndromes febriles familiares, litiasis ureteral o herpes zoster. El dolor en el cuadrante inferior izquierdo puede ser causado por diverticulitis, perforación de neoplasia u otras entidades ya mencionadas

  • Factores que precipitan o reducen el dolor:

  Interrogarse sobre la relación entre dolor abdominal  y alimentación (p. ej., gastrointestinal proximal, biliar, pancreático o por isquemia intestinal), defecación (colorrectal), micción (genitourinario o colorrectal), respiración (pleuropulmonar, hepatobiliar), posición (pancreático, reflujo gastroesofagico, musculoesqueletico), ciclo menstrual o menarca (tuboovarico, endometrial, endometriosis), ejercicio (isquemia coronaria o intestinal, musculoesqueletico), medicamentos o ciertos alimentos (trastornos de la motilidad, intolerancia a alimentos, reflujo gastroesofagico, porfiria, insuficiencia suprarrenal, cetoacidosis, toxinas) y estrés (trastornos de la motilidad, dispepsia no ulcerosa, síndrome de intestino irritable).

  • Síntomas concomitantes:

Se busca fiebre o escalofríos (infección, enfermedad inflamatoria, infarto), pérdida de peso (tumor, enfermedad inflamatoria, malabsorción, isquemia), nausea o vomito (obstruccion, infección, enfermedad inflamatoria o metabólica), disfagia u odinofagia (esofágico), saciedad precoz (gástrico), hematemesis (esofágico, gástrico, duodenal), constipación (colorrectal, perianal, genitourinario), ictericia (hepatobiliar, hemolitico), diarrea (enfermedad inflamatoria, infección, malabsorción, tumores secretores, isquemia, genitourinario), disuria, hematuria o secreción vaginal o peniana (genitourinario), hematoquezia (colorrectal o, en raras ocasiones, urinario), trastornos dermatológicos, articulares, oftálmicos (enfermedad inflamatoria, infección bacteriana o viral).

  • Estudios sistematicos de laboratorio y radiologia:

La elección depende del contexto clínico (en especial, intensidad del dolor, rapidez de inicio) y podría comprender biometría hemática completa, electrolitos séricos, perfil de coagulación, glucemia y análisis bioquímicos de la función hepática, renal y pancreática, radiografía de tórax para determinar la presencia de alguna afección en corazón, pulmones, mediastino y pleura. El electrocardiograma es útil para excluir la posibilidad de dolor referido por cardiopatia; radiografías simples de abdomen para valorar desplazamiento o distensión intestinal, patrón hidroaereo, aire libre en cavidad peritoneal, tamaño del hígado y calcificaciones abdominales (p. ej., cálculos biliares o renales, pancreatitis crónica).

  •  Estudios especiales:

Ecografía abdominal (para visualizar conductos biliares, vesicular biliar, hígado, páncreas y riñones); tomografía computadorizada (CT) para identificar tumores, abscesos, datos de inflamación (engrosamiento de la pared intestinal, visualización de vasos mesentericos, linfadenopatia), aneurisma aórtico; radiografías con bario (trago de bario, serie gastrointestinal proximal, tránsito intestinal, enema baritada); endoscopia de tubo digestivo alto, sigmoidoscopia o colonoscopia; colangiografia (endoscopica, percutánea o por resonancia magnetica (MRI), angiografia (directa o por CT o MRI), y gammagrafía con isotopos radiactivos. En algunos casos es necesario realizar biopsia percutánea, laparoscopia y laparotomía exploradora.dolor de estomago

  • Tratamiento

La prioridad es administrar líquidos intravenosos, corregir los desequilibrios acidobasicos que ponen en riesgo la vida, y valorar la necesidad de una cirugía de urgencia; el seguimiento cuidadoso con valoración frecuente (cuando sea posible, por la misma persona) resulta esencial. Es necesario aliviar el dolor abdominal. El uso de narcóticos es controversial. En forma tradicional, los narcóticos se diferían hasta establecer el diagnóstico y definir el plan de tratamiento, puesto que el hecho de enmascarar los signos podría retrasar la toma de acciones necesarias. Sin embargo, la evidencia de que los narcóticos en realidad enmascaran el diagnóstico es muy escasa.

Te interesara leer: 4 Métodos Para Que Logres Controlar El Dolor Crónico

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.