Comportamiento Violento En Niños – ¿A Que Se Debe?

El comportamiento violento en niños, los malos tratos físicos y la violencia doméstica determinan unas tasas importantes de lesiones y muerte en sectores de edad, sexo y raza concretos de la población La Organización Mundial de la Salud(OMS) admite que la violencia es un importante problema de salud pública mundial.

Define el término violencia como «la amenaza o el uso intencionado real de la fuerza física o del poder contra uno mismo, contra otra persona o contra un grupo o una comunidad que provoca o tiene una gran probabilidad de provocar una lesión, una muerte, daños psicológicos, una alteración del desarrollo o privaciones».

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) aceptan la definición de lesión violenta como «la amenaza o el uso real de la violencia física contra una persona o grupo que ocasiona o puede causar lesiones o muerte.comportamiento violento en niños

Los jóvenes ejercen la violencia, son víctimas de ella o la observan, y esto tiene una influencia variable en intensidad sobre el individuo. Los actos violentos pueden generar o ser consecuencia de trastornos mentales. Los pediatras tienen el reto de detectar estos trastornos y aconsejar o remitir a los adolescentes con problemas mentales graves a los especialistas en salud mental correspondientes.

Los responsables de salud mental y las comunidades educativas han iniciado una serie de intervenciones para prevenir la violencia, que tratan de mejorar el comportamiento prosocial de los jóvenes y reducir la violencia como problema social.

A que se debe El Comportamiento Violento?

El informe de la OMS coloca al comportamiento violento en niños en un modelo dentro del contexto de tres grandes tipos de violencia: autoinfligida, interpersonal y colectiva. La violencia interpersonal es la que afecta a los miembros de la familia o parejas e incluye el maltrato infantil.

La violencia comunitaria se produce entre individuos que no están relacionados entre sí y la violencia colectiva incluye los actos de violencia por parte de miembros de un grupo identificado contra otro grupo de personas por motivos sociales, políticos o económicos. Los tipos de violencia de este modelo tienen relaciones conductuales, de modo que las víctimas de malos tratos infantiles son más susceptibles de tener comportamientos interpersonales violentos y agresivos cuando son adolescentes y adultos.

Los factores de riesgo del comportamiento violento en niños se repiten para los distintos tipos de violencia, como la disponibilidad de las armas de fuego, el alcoholismo y las desigualdades socioeconómicas. La ventaja de identificar los factores de riesgo comunes de los tipos de violencia es la posibilidad de actuar con medidas de prevención y obtener resultados positivos para más de un tipo de comportamiento violento.

El modelo reconoce además cuatro categorías que analizan la posible naturaleza violenta en la que participan fuerzas físicas, sexuales o psicológicas y privaciones.

Factores De Riesgos

Los pacientes con comportamientos violentos durante toda la vida muestran trastornos de conducta en la infancia, como problemas de temperamento, del desarrollo conductual y de la capacidad cognitiva; durante la adolescencia participan en más crímenes con víctimas. El modelo de salud pública destaca la importancia del ambiente y de otras influencias externas.por que los niños son agresivos

Un tercer modelo teórico examina el comportamiento violento en un espectro que se produce dentro y fuera de la familia y se denomina ciclo de la violencia. Esta hipótesis plantea que algunos factores precursores, como los malos tratos o el abandono infantil, la contemplación de violencia durante la infancia, los malos tratos físicos o el abuso sexual durante la adolescencia y la exposición a la violencia durante la adolescencia, así como las agresiones violentas, predisponen a la aparición de comportamientos y crímenes violentos, delincuencia, agresiones, suicidios o muertes prematuras.

Otro paradigma común sobre el comportamiento violento en niños con alto riesgo de violencia hace hincapié en el equilibrio entre los factores de riesgo y protectores a nivel individual, de la comunidad y la familia. Ninguna de estas teorías explica de una forma satisfactoria las conductas violentas interpersonales o autoinfligidas. Aunque los medios de comunicación tienen una gran influencia sobre el comportamiento agresivo, todavía se plantean dudas sobre las causas de la conducta violenta.

Lee sobre: Conoce Los Tipos de Bullying ¿Cómo Combatir al Enemigo?

Síntomas de comportamiento violento

Existen distintas entidades clínicas asociadas al comportamiento violento en niños de forma directa a comportamientos violentos que se deben reconocer y sobre las que se ha de intervenir. Los diagnósticos conductuales más frecuentes asociados al comportamiento agresivo en los adolescentes son el retraso mental , las discapacidades de aprendizaje, los trastornos del lenguaje de gravedad moderada y los trastornos mentales, como el déficit de atención/hiperactividad, los trastornos del estado de ánimo, la ansiedad y los trastornos disruptivos .

La incapacidad de dominar las habilidades prosociales, como el hecho de establecer y mantener relaciones familiares y con compañeros positivas o de resolver conflictos, hace que los adolescentes con estos trastornos tengan un mayor riesgo de usar la violencia física o de adoptar otras conductas de riesgo.

Los trastornos de conducta y el trastorno negativista desafiante son diagnósticos psiquiátricos específicos cuyas definiciones incluyen un comportamiento violento . Se asocian a otras enfermedades simultáneas, como el trastorno por hiperactividad con deficiencia de atención, y aumentan la vulnerabilidad del adolescente a la delincuencia juvenil, el uso o abuso de sustancias tóxicas, la promiscuidad sexual, el comportamiento criminal en la edad adulta, el encarcelamiento o el trastorno de personalidad antisocial.causas de niños agresivos

En el contexto de las urgencias es muy probable encontrar víctimas de violencia física o sexual. Más que tratar de forma aislada las posibles lesiones físicas, la Asociación Americana de Pediatría ha establecido un protocolo modelo para las víctimas de agresiones físicas y otro para las víctimas de abusos sexuales. Las pautas recomiendan realizar una evaluación psicológica y prestar apoyo, la valoración por parte de los servicios sociales de las circunstancias que rodean a la agresión y la elaboración de un plan de tratamiento tras el alta diseñado para proteger al adolescente de posibles agresiones futuras y reducir al máximo las posibles discapacidades psicológicas. Las víctimas y los testigos de actos violentos pueden manifestar un trastorno de estrés postraumático

Tratamiento

Cuando se producen lesiones agudas secundarias a una agresión violenta, el plan de tratamiento deberá seguir las pautas establecidas por el protocolo modelo de la Asociación Americana de Pediatría, que incluye (aunque no se limita) la estabilización de las lesiones, su evaluación y tratamiento, la valoración de las circunstancias de la agresión, la evaluación psicológica del funcionamiento de la víctima, la rehabilitación de las lesiones y el seguimiento ambulatorio de las secuelas físicas y conductuales.

Se usan múltiples modalidades de tratamiento de forma simultánea para tratar a los adolescentes con conductas persistentes de violencia y agresividad, en el comportamiento violento en niños. Se utiliza desde la terapia cognitivo-conductual que implica a la persona y a la familia hasta intervenciones específicas en la familia (educación de los padres, tratamiento multisistémico) y terapia medicamentosa. El tratamiento de las enfermedades comórbidas como trastorno por hiperactividad con déficit de atención, depresión, parece reducir la conducta agresiva. Se están realizando estudios del tratamiento con fármacos que analizan el uso de la risperidona en pacientes con un diagnóstico de trastorno conductual en los que el comportamiento agresivo afecta gravemente a sus funciones.

Prevención

El informe de la OMS establece un enfoque para la prevención del comportamiento violento en niños en múltiples capas: estrategias individuales, estrategias familiares, estrategias comunitarias y estrategias sociales Las estrategias individuales se concentran en cambiar la actitud y la conducta para evitar los comportamientos agresivos y violentos en todos los niños y jóvenes que ya muestran tendencias violentas. Las estrategias basadas en relaciones se centran más en las víctimas, familias y compañeros, especialmente aquellas personas que pueden desencadenar respuestas agresivas o violentas.que hacer si mi hijo es violento

Las estrategias comunitarias alertan para estimular la acción de los miembros de la comunidad para reducir la violencia y proteger a los miembros de la comunidad más vulnerables. Las estrategias sociales incluyen acciones de defensa y legales, así como cambios en las sociedades y en las culturas. Una estrategia de prevención concreta puede englobar varios enfoques, como las recomendaciones sobre prevención del uso de armas de fuego que incluyan mejores seguros en las armas, educación pública y defensa legislativa.  😀

Porque leíste nuestra nota te recomendamos: Aprende Todo Acerca de la Inteligencia Emocional en Niño Aquí.!

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.