Remedios Caseros, Recetas, Tecnología y mucho más

Como Limpiar El Oro – Limpia Tus Joyas De Oro Siguiendo Estos Tips!

A diferencia de la plata, el oro es un elemento no pierde su brillo con el pasar del tiempo, aunque el oro aun así puede llegar a acumular tanto polvo como impurezas solo con el uso habitual. Lee este post para aprender como limpiar el oro y devolverle el brillo a tus preciados anillos, collares, brazaletes y demás joyas que poseas de este material, solamente vas a necesitar unas cuantas herramientas además de ingredientes caseros. Simplemente debes seguir los pasos siguientes para que veas los resultados.

Como limpiar el oro: métodos.

Como Limpiar El Oro

Interesante artículo sobre: Cómo Superar La Fobia Social – Conoce 7 Técnicas De Autoayuda Para Lograrlo Rápidamente!

Empieza limpiando tus joyas con líquido lavavajilla.

Debes verter unas cuantas gotas de detergente líquido para lavar vajillas en un tazón con agua tibia (ojo que no esté caliente) y procede en mezclar suavemente. Si bien el agua común del grifo también funciona, aunque para lograr mejores resultados, podrás utilizar agua gasificada sin sodio o un poco de agua carbonatada. La carbonación de tales líquidos te ayudará a desprender la suciedad y los residuos acumulados.

Varias piedras preciosas, como el ópalo, podrían llegar a rajarse si se les somete a ciertos cambios drásticos y rápidos de temperatura, es por ello que del mismo modo, no utilice agua congelada ya que la suciedad se puede contraer y además se endurecerá.

Disponte a empapar tus joyas de oro en el líquido.

Tienes que dejarlas a remojar por más o menos unos 15 minutos, en tanto se remojan, el agua jabonosa tibia va a penetrar en las rendijas y en las grietas, y desprenderá de ese modo las acumulaciones de suciedad en las que es difícil llegar.

Trata de frotar de manera suave tus joyas con un cepillo dental de cerdas suaves.

Frota cada una de tus joyas por separado y presta mucha atención aquellos rincones y grietas donde podría esconderse mucha suciedad sin que te des cuenta. Utiliza un cepillo que sea muy suave, debes saber que entre más suave, es mucho mejor. Ya que las cerdas duras podrían llegar a raspar y a comprometer la superficie de la joya. Aunque si tus joyas son bañadas en oro (o sea que estas no son de oro sólido), las cerdas duras inclusive podrían borrar la capa de oro en su totalidad, no obstante, si existe alguna grieta que no se está limpiando adecuadamente, agarra un hisopo y frota suavemente a lo largo de la fisura que acumula esa suciedad.

Lo ideal sería utilizar los cepillos especialmente diseñados para tal propósito, aunque la mayoría de los cepillos suaves y muy chiquitos (por ejemplo, los cepillos para las cejas) funcionará bastante bien para darle este tipo de uso.

Enjuagar cada pieza con agua normal pero tibia.

Encárgate de enjuagarlas bien, ya que esto ayudará a quitar la suciedad de manera permanente, la suciedad que haya sido desprendida por el cepillo además de verter el agua tibia dejará tu joya limpia. Tienes que recordar asegurarte de que el agua no se encuentre caliente, en especial si tus joyas poseen ciertas piedras frágiles. No permitas que el flujo de agua corra demasiado fuertemente, ya que esto hacer que se vierta una gran cantidad de fuerza en la joya.

Si te dispondrás a enjuagar tus joyas en un lavabo, tienes que encargarte de tapar el agujero del desagüe, es para evitar que no se pierdan por ahí si por accidente llegas a soltarla de tus manos. Otra de las opciones es enjuagarlas en un colador de pasta, también sirve en un filtro de café metálico.

Seca las joyas con un paño muy suave.

A continuación, debes dejar que las joyas reposen sobre una toalla, esto es para que se sequen completamente antes de colocártelas de nuevo. Si tus joyas todavía siguen húmedas y te las colocas, podrían entonces llegar a atrapar la humedad en tu propia piel, lo cual podría inclusive irritarla un poco.

Limpia tus joyas con amoníaco.

Tienes que saber cuándo debes limpiar con amoníaco.

Esta substancia se caracteriza por ser un limpiador potente, aunque químicamente podría llegar a ser algo cáustico, debes tratar de evitar utilizar el amoníaco para limpiar tus joyas con mucha frecuencia, esto es para que no se desgasten; el amoníaco es muy bueno para aquellas “limpiezas profundas” ocasionales (muy poco frecuentes).

Es importante que sepas que eta substancia podría llegar a dañar varios tipos de materiales que habitualmente se usan en las joyas. No uses el amoníaco para limpiar joyas de oro combinado con platino o con ciertas perlas. Cuando uses el amoniaco agrega una parte de amoníaco para seis partes de agua, luego encárgate de revolver con mucho cuidado para garantizar que se mezcle de manera uniforme.

Remojar tus joyas en dicha mezcla por menos de un minuto.

No las vayas a dejar remojando en el amoníaco por mucho tiempo, ya que este tipo de substanciar fuertes podría ser un poco corrosiva. Para sacar de manera rápida todas las joyas de una sola vez, usa un colador de cocina, y haz como si estuvieras cocinando unas pastas. Tienes dos opciones: primero, las puedes tomar con un colador de mano, sino también puedes verter todo el tazón al lavabo que posea un colador mucho más grande.

Debes enjuagar las joyas muy bien con simple agua corriente.

Tienes que tapar el agujero del desagüe del lavabo primeramente, esto es para que no pierdas ninguna joya preciada que de manera accidental pueda deslizarse de tus manos. Otra opción es simplemente utilizar el colador que usaste para sacar las joyas del amoníaco.

Finalmente tienes que secar suavemente las joyas con un paño abrillantador y muy suave. Antes de vayas a colocártelas, déjalas reposar sobre una toalla hasta que se encuentren totalmente secas.

Como limpiar las joyas que posean gemas pegadas.

Como Limpiar El Oro

No dejes de leer sobre: Como Escribir Un Cuento Infantil – Conoce 10 Consejos Para Hacerlo Bien Y Además Divertido!

Debes tener en cuenta qué tipo de joyas deberán conservarse secas.

Ya aprendiste un poco sobre como limpiar el oro, ahora vamos a detallarte como limpiar aquellas prendas de oro que posean prendas en la montura. Al igual que muchos pendientes no deberán de sumergirse en el agua. Ya que el agua tibia podría llegar a desprender el pegamento, lo que provocaría que se cayeran las gemas, en especial cuando a estas se las somete a un cepillado muy intenso. Para esta clase de joyas, debes utilizar un método de limpieza bastante especial que se encargue de evitar una inmersión total en agua.

Limpiar con un pañito y jabón.

Procede en limpiar las joyas con un paño que esté tanto jabonoso como húmedo. Y encárgate de preparar una pequeña cantidad de solución de líquido lavavajilla al igual que lo hiciste en el la primera parte. Debes remojar una toalla delicada y muy suave en la solución y disponte a frotar suavemente las joyas.

Enjuaga y seca.

Ahora enjuaga las joyas con un paño humedecido y con agua común y corriente. Luego limpia de manera suave las joyas con un paño húmedo, siempre tratando de absorber todo resto de espuma del jabón.

Distribuye o cuelga las piezas al revés luego de limpiarlas, deja que se sequen de esta manera. Al hacer esto, cualquier resto de humedad se escurrirá, de este modo te estarás asegurando que no humedezca la montura.

Limpia tus joyas con pasta dental.

Debes usar este método de la pasta dental con mucho cuidado.

Bien puedes rayar tanto el oro como la plata, además los productos químicos que sirven para el lavado de tus dientes pueden dejar una película encima de las piedras preciosas y el oro. En caso de duda, debes probar uno de los métodos alternativos que son mucho más suaves.

Tienes que mezclar una cantidad pequeña de pasta dental y de agua.

Echa más o menos medio centímetro de crema dental a un tazón (¡o también sirve a la palma de tu mano!) y encárgate de mezclarla con una o dos cucharadas de agua, con el objetivo de conformar una pasta ligera. La pasta dental, el cual se caracteriza por ser un abrasivo suave, funciona para desprender todas las impurezas que se acumulan en tus joyas favoritas de oro sin llegar a rasparlas.

Podrás utilizar este método para aquellos artículos de oro que utilices muy a menudo y que requieran de una limpieza rápida o cuando no poseas el acceso a otros materiales de limpieza (por ejemplo si te encuentras de viaje).

Frotas las joyas con un cepillo dental (que posea cerdas suaves).

Usa un cepillo dental viejo de cerdas suaves y le echas pasta dental para que procedas en frotar de forma delicada la suciedad. También puedes echar pasta dental en un paño con la finalidad de abrillantar una joya a mano. Si notas que tus joyas poseen rayones, hay probabilidades de que sea a causa del cepillo dental, no de la pasta para dientes; es por ello que debes utilizar un cepillo que tenga celdas muy suaves.

Otra de las alternativas consiste sencillamente en que frotes las joyas con pasta dental no diluida, aunque va a ser mucho más difícil retirar la pasta de las grietas pequeñas que posee la joya. Finalmente procede en enjuágalas ampliamente con agua limpia. Del mismo modo que como te enjuagas luego de cepillarte los dientes, tendrás que enjuagar las joyas para desprender cualquier tipo de impureza o de suciedad que se desprenda.

Como limpiar el oro con agua hirviendo.

Como Limpiar El Oro

Importante que sepas sobre: Cómo Relajar La Mente – Aprende Estos 12 Consejos Para Que Puedas Calmar Tus Pensamientos!

Tendrás que saber cuándo puedes hervirlas.

El oro en sí se puede hervir sin causar ningún tipo de problema. Aunque el hervir ciertas gemas muy delicadas (como por ejemplo: el opal, las perlas, el coral y la piedra de luna) podría llegar a rajarlas o incluso dañarlas completamente; en especial si las joyas se encontraban frías antes de proceder a hervirlas. Tampoco es recomendable hervir las joyas que tienen gemas pegadas, ya que de este modo se podría llegar a desprender el pegamento. Aunque si buscas algo para limpiar joyas sólidas que son hechas enteramente de oro o que posean piedras “bastante fuertes” (como por ejemplo los diamantes), hervirlas vendría siendo una gran elección.

Encárgate de hervir el agua.

Respecto a como limpiar el oro con agua hirviendo, tienes que saber que no es necesario que hiervas mucha agua, solamente debes hervir lo suficiente como para sumergir la joya. En tanto te encuentras esperando a que hierva, ponla en un tazón u otro recipiente resistente que no se logre dañar con el agua hirviendo. Son mucho más recomendables los tazones o las bandejas de metal o de pírex. Luego debes distribuir las joyas en la bandeja o en el tazón de manera que ninguna tenga contacto con la otra; el agua tendrá que alcanzar a cada pieza de joyería.

Con mucho cuidado, echa el agua en las joyas.

No olvides tener mucho cuidado de no echar el agua muy rápido, sino esta podría derramarse y salpicarte algunas gotas encima; hervir agua podría llegar a causar quemaduras muy graves. Cuando ya todas las joyas se encuentran sumergidas por completo, entonces deberás detenerte.

Tienes que aguardar un poco a que el agua se enfríe.

Cuando ya puedas meter tus manos en el agua sin ningún tipo de molestia, entonces este es el momento de poder retirarlas. Luego de este paso, encárgate de frotar cada una de las joyas con un cepillo suave, posteriormente seca cada una con una toalla que sea suave (tienes que hacerlo como si estuvieras dándole golpecitos) y deja que repose para que se seque completamente.

No te vayas a asustar si el agua se torna sucia, ¡es esa una excelente señal! A medida que el agua vaya desprendiendo las impurezas, la cera, la suciedad, entre otras, que se acumulan en la joya, podrían flotar en la superficie del agua. Y finalmente tienes que saber que entre más sucia se vea el agua, entonces más suciedad habrás quitado de tus joyas.

Consejos y recomendaciones.

  • Tienes que guardar las joyas de oro de tal manera que estas no se rayen, cada una de las joyas deberá ser guardada en su respectiva bolsa de tela.
  • Podrías también quitar aquella grasa rebelde sumergiendo la joya de oro en alcohol (a menos que tal joya de oro posea gemas pegadas).
  • Recuerda que también puedes llevar las joyas a un profesional para que este se encargue de limpiarla de una forma más profesional.
  • Para limpiar el oro de otra forma, trata de probar este truco: agarra un pedazo de tiza de la playa a donde el mar la haya lavado. Disponte a frotar tu pulgar en la tiza y seguidamente frota tu pulgar que tiene tiza en el oro por unos cuantos segundos, y luego límpialo con un paño seco.
  • Las piedras de ópalo son bastante delicadas, nunca las vayas a usar en productos químicos, abrasivos, pasta de dientes o en limpiadores ultrasónicos, en vez de eso, límpialas de forma suave con un pañuelo o algún pedazo de seda.
  • Si posees un anillo de oro con un diamante o cualquier otro tipo de gema, trata de asegurarte de que no se dañen los soportes de la piedra, esto para que no se caiga la gema.
  • No vayas a usar lejía, es más, que ni se te ocurra exponer tus joyas a ningún tipo de cloro, ya que esto podría decolorarlas de manera permanente.
  • Si utilizas oro blanco debes quitarte todas las piezas de oro blanco que tengas antes de que te dispongas en nadar en una piscina con cloro. Ya que el cloro puede llegar a dañar el recubrimiento de rodio que posee el oro blanco y de esta forma tornarlo opaco, de un color amarillento o hasta desprender el enchapado de manera completa. Algunos otros productos químicos característicos por ser muy fuertes como la lejía y el amoníaco, también pueden llegar a dañar ciertas piezas del oro blanco.
  • Hablando del oro blanco en algunas ocasiones es necesario volver a darle un baño de rodio a tal pieza de oro, en especial si llegas a notar que tus joyas están adquiriendo un color amarillento. Un joyero profesional puede usar un proceso de galvanoplastia para lograr restaurar el brillo y la durabilidad que requiere tu pieza de oro blanco.

Como Limpiar El Oro

No dejes de saber sobre: Como Cortar El Pelo A Un Hombre – Aprende Como Hacerlo Bien Paso A Paso!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.