Para Volverte Erudito

Como Fumar Un Puro – 4 Pasos Que Debes Saber!

Fumarse un puro es una muy buena forma de relajarse o festejar un  momento especial. Antes de fumarte un puro, debes saber cómo seleccionar el correcto, cómo cortarlo y cómo prenderlo. Prender un puro tiene más que ver con degustarlo y no con aspirar el humo. Si te encuentras interesado en saber como fumar un puro como todo un experto en un corto lapso de tiempo, debes seguir los siguientes pasos.

Como fumar un puro:

fumar

Debes saber: Como Quitar La Angustia – Aprende A eliminar Las Emociones Negativas!

1- Escoger el puro.

Debes familiarizarte con las diversas variedades de puros. En vez de seleccionar uno al azar, tienes que saber cómo identificar cada distinto tipo de puro y recurrir al vendedor por ayuda cuando tengas que decidirte por algún tipo en específico. Tomar en cuenta los distintos tipos de puros provocará que te sientas como todo un profesional en el momento que lo fumes. Seguidamente, una diversidad de puros para seleccionar:

  • Corona: Mide 15 cm, con un amplio calibre 42 (da referencia al eje del cigarrillo). Este tipo de puro posee un pie abierto (el lado que se eleva) y una cabeza redonda y cerrada (el lado que es fumado).
  • Pirámide: Este puro posee una cabeza la cual se encuentra cerrada en el extremo.
  • Torpedo: Estos tipos de cigarros o tabacos tienen un bulto en su centro, un pie cerrado  y una cabeza en la punta.
  • Perfecto: Éste tabaco tiene una similitud al Torpedo, a excepción de que posee un bulto en su centro y dos lados cerrados, convirtiéndolo en un puro redondo.
  • Panatela: Este mide 17, 8 cm, y tiene un ancho calibre de 38, es más delgado y más largo que el tabaco Corona.
  • Culebra: Este cigarro está formado por tres panatelas que se entrelazan entre sí, y se ve como una gruesa soga.

Selecciona un puro que sea suave (o pueden ser varios).

Para comenzar, debes hacerlo experimentando con distintos tipos de tabacos. No te precipite y te compres una caja entera de un mismo tipo de tabaco, nada más para descubrir que no aguantas siquiera el primero. En su lugar, consigue diferentes variedades de puros, los cuales puedan adaptarse a tus gustos. Tendrías que comenzar con un puro ligero, que no sea muy costoso, sino que de igual forma te deje un sabor un poco menos intenso. Y es mejor para los principiantes.

Lee Tambien:  Pintar Con Acrílicos Técnica Innovadora De Expresión Artística!

Entre más ancho y largo sea el puro, tendrá más intensidad. Si eres  principiante, tendrías que empezar con un puro más ancho y más largo en vez de uno robusto, que probablemente te haría toser.

Inspecciona el puro.

Antes de comprarte un puro, tienes que apretarlo ligeramente para verificar que no haya espacios o que sea muy suave o muy duro. Puede esto mostrarte que el puro tiene una mala forma o inclusive que no podrás fumártelo. Deberías también de buscar coágulos en el puro, debes asegurarte que el cigarro en la punta y en la envoltura no esté decolorado.

Guarda el puro apropiadamente.

Si compraste o ya tienes  un humidificador, un cajón para resguardar puros, debes asegurarte de guardarlos inmediatamente dentro del cajón. Si no tienes uno, no compres entonces más que unos pocos puros, dado que van a secarse en unos cuantos días. No los saques tampoco de su empaque de celofán. No dejes desprotegidos los puros. Resguárdalos en un envase sellado o en un recipiente hermético.

2- Cortar el puro.

Coloca la cuchilla en el puro.

Deberás cortar la tapa, para de esa forma cortar el puro, que se encuentra en el extremo del puro para impedir que se seque. Es lo ideal utilizar una guillotina, aunque también podrías usar un una hojilla afilada o un cuchillo. No utilices tus dientes, tijeras o algún cuchillo para mantequilla a no ser que quieras que el puro se rompa. Nada más corta la tapa (o la cabeza) del puro con una cuchilla para colocarla en posición, no lo corte aún.

Dirige la cuchilla directo al lugar en el cual el puro se consigue con la envoltura, lo cual va a evitar que la tapa caiga.

Corta el puro en solamente un movimiento rápido.

El cortarlo tiene como objetivo que al fumarse el puro no se estropee su forma original. Sujeta la guillotina con una mano y el tabaco con la otra. Pon el extremo del cigarro en la guillotina y perfora la tapa, (a unos 15 o 30 mm). Corta la cabeza (o tapa) con un rápido movimiento. Si lo haces sin firmeza y lentamente, lo más probable es que ocasiones que la envoltura se rompa.

3- Encender el puro.

Escoge el encendedor adecuado.

Un encendedor de butano o unos fósforos grandes  son recomendables, dado que no alteran el sabor del tabaco. No uses fósforos hechos de papel, encendedores que dependan de gas o, aún peor, velas aromáticas. Puedes también comprarte un encendedor para  puros en alguna tienda.

Debes calentar el tabaco justamente en el pie del puro.

La parte la cual debes encender es el pie del puro. Sujeta la flama bajo el pie, y sin tocarlo, ve rotando el puro muchas veces hasta que se caliente el pie uniformemente. Esto provocará que el tabaco se caliente y así hará que sea más sencillo encenderlo.

Lee Tambien:  Los Increíbles Hoteles Excéntricos Y Originales Que Realmente Existen!

Enciende el puro.

Sujeta el fuego al frente del puro, y sin tocarlo. Después, inhala lo suficiente para que se encienda el puro. Tienes que asegurarte de no aspirar el humo.

Sopla suavemente sobre el pie del puro (esto es opcional).

Para asegurarte que está bien distribuida la chispa puedes hacer esto. Para verificar que el puro se encuentra por completo encendido, gira el pie a dirección de tu boca y sopla ligeramente. Se pondrán naranjas las fracciones de chispa.

4- Fumar el puro.

Fúmalo.

Sujeta el tabaco con tu boca y absorbe el humo. Luego, conservarlo en tu boca durante algunos pocos segundos para degustarlo  y después suéltalo. No aspires el humo del tabaco. Un puro no es un cigarrillo. Posee un sabor para saborearse aunque no para aspirarse.

Agarra una bocanada y ve rotando el puro cada treinta o sesenta  segundos. Continua con esto para conservar el puro en muy buena forma. Es importante recordar que no hay nada mejor como fumar un puro que dure de dos o tres horas.

Quita la banda.

Esto lo haces después de más o menos, unas doce bocanadas. La banda se pone en el puro para así evitar que el tabaco se despegue, aunque ya no será necesario una vez que lo prendas. Luego de, más o menos, doce bocanadas se encontrará lista la banda para comenzar a caerse por su propia cuenta a causa del calor.

Disfruta el puro con una bebida alcohólica.

A pesar de que no es necesario disfrutar de un puro acompañado con una bebida alcohólica, puede mejorar al fumador la experiencia de fumarse un puro y sacar más aún el sabor del puro. Unas cuantas bebidas excelentes para fumar puros son: bourbon, oporto, coñac, vino tinto o  whisky, en especial Carnet Sauvignon.

Una bebida que sea a base de café (o inclusive el mismo café) puede también sacar del puro su sabor. A pesar de que un puro podría incrementar el sabor de muchísimas cervezas, la cerveza India Pale Ale es una excelente compañía para casi cualquier tipo de puro. Es una muy buena compañía para el puro cualquier bebida alcohólica que tenga Kalhua. Puedes también disfrutar del puro con un Martini.

Apaga el puro cuando hayas terminado.

Déjalo simplemente en el cenicero. El puro va apagarse luego de uno o dos minuto sin necesidad de que lo toques. Sopla ligeramente el puro antes de ponerlo en el cenicero para echar el humo que se endureció. Encender nuevamente un puro luego de que este lapso pasa, generalmente resulta un sabor amargo y fuerte. Por ende, los expertos en su mayoría prefieren desechar un puro ya fumado.

Consejos y recomendaciones.

  • Debes ser un fumador consiente. No crees basura (los puros a diferencia de los cigarrillos, son 100 % biodegradables generalmente, aunque no lo son varias envolturas).
  • No debes botar de forma constante las cenizas del puro. La principal característica de un buen puro es que se quedarán las cenizas al final de éste por un muy buen tiempo. Algunos puros poseerán de entre 2, 5 a 3, 8 cm de cenizas. Sólo verifica que las cenizas no caigan sobre ti.
  • Cada marca es distinta. Algunas se mantendrán encendidas mucho mejor que otros y unos tendrán un sabor más notable que otros. Pero si estas comenzando, cómprate un puro ligero (normalmente con una ligera envoltura, así como un Cameroon, el cual es un puro muy bueno para comenzar).
  • En lo que respecta a como fumar un puro puedes intentar probando varios habanos de diferentes marcas o tipos en específico antes de establecer cuál es el que va a ser de tu agrado. Puros individuales, inclusive puros de una misma caja, podrían variar en lo que concierne al sabor y a la satisfacción.
  • Cómprate un humidor si deseas resguardar los puros por un lapso de tiempo prolongado.
  • Tomarte un trago con un puro podría mejorar la experiencia.
  • Debes tener cuidado al fumar en ambientes donde haya viento. El viento podría provocar que el puro se queme de forma dispareja o rápida, además de también soplar cenizas hacia tus ojos.
  • Si continúa tu puro consumiéndose, es porque es de una muy mala calidad o ya sea que no agarras bocanadas con una frecuencia necesaria.
  • Aprende adjuntar los puros con un postre o como un acompañante para la comida.
  • Envolver tus propios puros te permitirá ver con exactitud lo que les añades y quizás puedas agregar tus ingredientes propios. Puede también ser emocionante y más económico que comprarlos.
  • A no ser que seas un consumidor fuerte del tabaco, no lo aspires. Además, su color es una manera de calcular la intensidad. Un puro de color café oscuro o negro es más intenso. Uno ámbar es perfecto para un principiante.
  • No pienses solamente sobre las consecuencias de salud al fumar a largo a plazo, dado que existen también algunos efectos de corto plazo y temporales. Todo tipo de cigarro tiene monóxido de carbono, que un gas que acaba con el oxígeno de tu cuerpo y el cual afecta tus destrezas físicas hasta 6 horas luego de desvanecerse.
  • Existe una conocida enfermedad en el mundo del tabaco denominada “la enfermedad del puro”. Esta molestia es mucho más común las personas que no tienden fumar con regularidad o en los no fumadores y es una nauseabunda sensación de mareos que podrían ser seguidos por vómitos.
  • ¡No aspires el puro! En especial si tienes consciencia de las consecuencias de salud, que podrían ser reducidos (jamás eliminados completamente) si no aspiras. Los cigarrillos se crearon para inhalarse ya que poseen filtros, a pesar de que varios cigarrillos no contienen filtros.
  • Ten en consideración crear puros propios y así agregarles algo menos destructivo que el tabaco, si tienes en realidad la necesidad de prender algo nuevo y fumarlo.
  • El riesgo de tú la salud es conforme a la exposición.
Lee Tambien:  Tips Que Te Van A Interesar Para realizar Consultas Oraculares.

puro

No dejes de leer: Pasos Para Usar Patines De Cuatro Ruedas Y Patines En Líneas!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.