Remedios Caseros, Recetas, Tecnología y mucho más

Como Freír Un Huevo Perfecto – Pasos Y Recomendaciones!

Cuando se está aprendiendo a cocinar, voltear huevos fritos es una de las cosas que resulta más intimidante. Sin embargo, si te tomas el tiempo y sigues leyendo este post, sabrás como freír un huevo ya que es algo bastante sencillo, dejarlo crocante y perfectamente cocido; es algo que será de gran beneficio para ti, puesto que el huevo frito sabe muy bien con muchos platillos que puedes preparar para un desayuno, una cena e incluso un almuerzo sencillo.

Como freír un huevo perfecto.

Huevo Perfecto

Debes leer: Como Hacer El Salmón – 6 Exquisitas Recetas Que Debes Probar!

Coloca un sartén en la cocina.

En la cocina, coloca el sartén a fuego medio; para ello necesitaras un sartén con espacio suficiente para que se pueda esparcir la clara de los huevos. El sartén puede ser de 20 cm (8 pulgadas), si deseas cocinar un solo huevo. Ahora bien, si tu objetivo es fritar dos o tres huevos, lo ideal es que uses un sartén de 30 cm (12 pulgadas).

Añade aceite o mantequilla al sartén mientras se calienta.

Para saber como freír un huevo con la cantidad de aceite correcta, no necesitas darte golpes en la cabeza, pues 1/2 cucharada suele ser suficiente por cada huevo que vayas a freír. A medida que el sartén se caliente, gíralo para bañar todo lo que es el fondo del sartén con el aceite. Recuerda que el sartén debe estar a fuego medio para evitar quemar el aceite o la mantequilla.

Procura usar el sartén con la medida correcta para freír la cantidad de huevo que deseas; en caso de que el sartén sea demasiado grande para la cantidad de huevos que vas a freír, añade un poco más de aceite, ya que si solo agregas 1/2 cucharada, la capa de aceite será muy fina como para freír un solo huevo y este se pegara. Si quieres darle un sabor distinto al huevo, agrega un poco de grasa de tocino. También puedes usar aceite en spray; ingrediente que puedes usar para garantizar el cubrimiento del sartén fácil y rápido.

Calienta el sartén.

Un vez que has montado el sartén en la cocina y has agregado la mantequilla o el aceite, deja que se caliente. La temperatura del aceite o la mantequilla debe ser perfecta, por lo que no debes dejar que se queme, de hecho, es preferible que la temperatura sea menor a que este demasiado alta, pues si está demasiado alta quemará el aceite y los huevos rápidamente. Lo que indicaría una temperatura exacta seria: en caso del aceite, que este comience a relucir y de ser mantequilla, que esta comience a burbujear. Al echar el huevo en el sartén la clara solo va a chisporrotear un poco.

Echa el huevo.

Antes de echar el huevo en el sartén se recomienda cascarlo en un plato o tazón pequeño para revisar que el huevo este bueno, aunque también puedes verterlo directamente en el sartén. Sé cuidadoso al momento de sacarlo para que no rompas la yema del huevo. Siempre es bueno cascar el huevo en un tazón pequeño antes de verterlo en el sartén, puesto que puede ayudarte a sacar cualquier cáscara de huevo que haya caído antes de cocinarlo. Después que eches el huevo, lo más seguro es que oirás un chisporroteo leve, pero no te alteres, esto no es motivo para saltar violentamente ya que la cantidad de aceite o mantequilla que estas usando no es suficiente para chisporrotearte y quemarte.

Deja los huevos cocinar.

Una vez eches los huevos en el sartén deja que se cocinen sin tocarlos, por lo menos hasta que los bordes claros se vuelvan completamente blancos. Cuando ya no puedas ver el fondo del sartén, significa que las claras se habrán cocido y que estarás listo para seguir con el próximo paso. Mientras estés en este paso no trates de mover los huevos, ya que lo más seguro es que todavía estén gelatinosos y que probablemente vuelvan a su lugar. La cocción del huevo es este paso suele ser de uno a tres minutos.

Tapa la sartén y baja el fuego.

Cuando los bordes o la clara del huevo se hayan blanqueado colócale la tapa al sartén. De este modo atraparás parte del vapor en el sartén; al atrapar el vapor cocinarás la parte superior de los huevos y por ende, te ayudará a cuajar las claras. Este es el mejor y el más recomendado método para que la yema siga líquida, ya que si el huevo está expuesto a un exceso de calor directo puede cocinar la yema antes de que la clara se cocine complemente.

Textura del huevo.

Observa constantemente la dureza de la yema levantando la tapa del sartén y tocándola con tu dedo suavemente. Una vez confirmes que ya no hay partes claras ni gelatinosas en la clara del huevo, significa que está listo. Si quieres puedes seguir cocinándolo para tener un huevo más duro o puedes tomar el sartén y servirlo de inmediato. Por lo general preparar un huevo con la yema liquida  se toma cinco minutos desde el momento en el que el huevo toca el sartén hasta que esté listo, pero si lo tocas y te parece que está muy blando puedes dejarlo cocinar unos minutos más.

Hora de degustar.

Saca el huevo del sartén con un movimiento rápido y firme con la ayuda de una espátula. Debes levantar y sacar el huevo lo más rápido que puedas para no romperlo. Sírvelo, agrega pimienta mientras este caliente y disfrútalo.

Como servir los huevos fritos.

En cuanto a como freír un huevo, si lo que quieres es hacerlo de manera rápida y aun así conservar la yema liquida, lo que tienes que hacer es añadir cuatro cucharadas de aceite de oliva, cascar en el huevo en un tazón pequeño y verterlo en el sartén; cuando lo eches ladea el sartén hacia los lados para que aceite caliente y el huevo se desplacen al borde del sartén. Mientras el huevo se cocina usa una cuchara y baña el huevo con aceite de oliva caliente proveniente del mismo sartén. Cuando la clara del huevo este dorada y crocante, sácalo, ponle un poco de sal, un poco de pimienta y sírvelo.

Ten cuidado.

Recuerda que el aceite chisporrotea y cono no se cocina a fuego lento, el huevo puede estar listo en solo de treinta o sesenta segundos. Puedes voltear el huevo a la mitad de la cocción para quede con la yema blanda o bañar el huevo con aceite caliente para que se cocine por la parte superior sin tener que voltearlo. Si se forman burbujas, rómpelas antes de revienten por si solas de este modo evitas que su chisporroteo te queme. Asegúrate de usar una buena cantidad de aceite y de maneja la espátula con movimientos uniformes y rápidos para que puedas voltear el huevo sin romperlo.

Formas de servir huevos fritos.

Sirve el huevo con tostadas.

El huevo frito acompañado de tostadas, frutas o carne, es un desayuno muy clásico en todo el mundo. Si quieres un desayuno un poco más sencillo y que te deje satisfecho, puedes agregarle los siguientes ingredientes:

  • Espinaca o rúcula.
  • Tomates.
  • Aguacate
  • Tocino, salchicha o si lo prefieres jamón.
  • Queso.
  • Arroz frito.

Sirve un huevo frito con la comida del día anterior.

Si te sobro comida el día anterior por ejemplo unos vegetales, unas lentejas, un arroz e incluso una pasta salteada, sabrán mucho mejor con un huevo frito, y si este tiene la yema un poco líquida su sabor mejorara considerablemente. ¡Así que ya lo tienes! El huevo frito es la solución perfecta.

Huevos fritos sobre un sándwich o una hamburguesa.

Agregar un huevo frito sobre un sándwich o una hamburguesa, siempre será una buena opción, además de que le añadirás proteínas a la comida, su sabor será excelente. No importa si el sándwich es de baguettes al agregar el huevo frito su sabor será único. En la hamburguesa, un huevo con la yema liquida le daría a la carne un sabor completamente distinto al que ya estás acostumbrado y te aseguro que no te arrepentirás. Imagínate agregarle huevo a un bollo con aguacate, queso y tomate, en definitiva es otra opción que sin duda alguna debes probar.

Haz huevos rancheros.

Este platillo fácil de preparar para el desayuno, además es un plato inclinado un poco como un burrito abierto y para prepararlo necesitas: echa sobre dos o tres tortillas de maíz frijoles negros, unos trozos de aguacate, tomate, queso, salsa al gusto y cualquier otro ingrediente que lleve un taco que te guste a ti, encima de los ingredientes que lleva cada tortilla, coloca un huevo frito y comienza a disfrutar de tu rica comida.

Recuerda que los huevos fritos pueden ir con una gran variedad de platillos y con guarniciones de papa o camote, así que si quieres puedes probar con papas como base en lugar de usar las tortillas.

Consejos y recomendaciones.

  • Si al cascar el huevo cae parte de la cáscara al tazón, procede a sacarla con una cuchara.
  • Pon la temperatura correcta para que el huevo te quede exactamente cómo quieres.
  • Sazona los huevos fritos justo antes de que estén a punto de terminar su cocción.
  • Usa huevos frescos para hacer huevos fritos.
  • No existe ninguna regla que determine si los huevos fritos siempre deban tener la yema líquida o cuajada. Esto simplemente queda a gusto de cada persona.
  • Si te gusta el picante cuando estés sazonando el huevo, puedes añadirles un poco de pimienta o chile en polvo.
  • Un huevo frito es perfecto para un desayuno e incluso un almuerzo, si lo preparas para acompañar un arroz blanco obtendrás el llamado arroz a la cubana.
  • Si una sartén con una superficie que no esté uniforme te causará problemas, ya que los huevos se deslizarán al lado bajo del sartén.

Huevo

No dejes de leer: Alimentos Y Frutas Ricas En Hierro Para Vegetarianos Y Embarazadas!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.