Remedios Caseros, Recetas, Tecnología y mucho más

Cómo Escribir Una Canción – Pasos Y Tips Que Te Ayudarán A Crear Una Melodía

Si cantar es una de tus grandes pasiones es más posible que juegues con la idea de escribir tus propias canciones. No es algo indispensable, debido a que puedes ser un gran intérprete y no autor, pero en muchas ocasiones si va de la mano y suele ser de lo más natural. De hecho, una de las pulsiones más esenciales como seres humanos es la de crear, inclusive puede que sea la número uno. A continuación te mostramos un interesante artículo sobre cómo escribir una canción. ¡No te lo pierdas!

Nuestra intención hoy es ofrecerte una guía práctica y fácil para que aprendas a escribir y componer tus propias canciones, ya que escribir canciones es algo profundamente satisfactorio.

Y esta no es considerada una guía definitiva, sino más bien una guía para ayudar a aquellas personas que están comenzando a componer y tienen esa idea en mente. En el caso de que no seas nuevo en esto, esperamos que puedas sacar alguna nueva e interesante idea para agregar a tu propia metodología.

Cómo escribir una canción – Paso por paso

Los siguientes pasos no se encuentran escritos para ser seguidos en un orden específico. Más bien forman parte de un sistema y se suelen complementar unos con otros.

1. Escucha mucha música y que sea variada

Abre completamente tus oídos. Cuanta más música diferente escuches, tus canciones se pueden impregnar más de autenticidad y originalidad. Existe un infinito caudal de música en todo el mundo para satisfacer tus oídos y además, entrenarlos. Tu vida sonora será mucho más rica y tus propias canciones se van a beneficiar de ello. Si aún así te da igual la originalidad de tus temas y quieres hacer simplemente canciones como las que se escuchan todos los días en las radios convencionales, pues hazlo. Es tu creación, aún así, cuantas más canciones escuches, más ideas, posibilidades y caminos tendrán tus oídos y también tu cerebro.

2. Lee

Lee mucho, especialmente poesías y letras de canciones. Empátate. Lee en voz alta. Estudia la sonoridad de las palabras. Aprende a disfrutar completamente del sonido de las palabras. Disfruta de la conjugación de las diferentes palabras y de las imágenes que se crean. Fíjate muy bien qué expresiones o palabras constantemente se repiten en las canciones. Y, muy importante, el siguiente punto.

3. Analiza la estructura de tus canciones preferidas

Estudia cómo organizan sus canciones tus cantantes preferidos. No es algo demasiado complicado. Pero así tendrás una plantilla para facilitar tu trabajo.

Aunque lo normal suele ser una estructura de:

Estrofas – estribillo – estrofa – estribillo – puente – estribillo

Puede ser también:

Estrofas – preestribillo – estribillo – estrofa – preestribillo – estribillo – puente – estribillo

O simplemente:

Estrofa – estribillo – estrofa – estribillo

Puedes hallarte cosas muy diferentes, pero no te compliques mucho la vida con esto. Juega y experimenta, pero también simplifica.

4. Escribe, escribe y sigue escribiendo

¿Cómo se aprende a correr? Corriendo. ¿Cómo se aprende a cantar? Cantando. ¿Cómo se aprende a escribir? Escribiendo. Después puedes sofisticar tu aprendizaje de muchos modos (y de hecho es más que aconsejable), pero tienes que saber no perder el norte y centrarte en hacer justo “eso” que tanto quieres aprender. Lleva libretas contigo y escribe todo lo que puedas, en cualquier lugar. O por lo menos en tu casa.

Haz escritura libre y también escribe pretendiendo escribir canciones. No te juzgues, solamente hazlo. Y releyéndolo luego podrás pulir, corregir, etcétera. Puede que no te interese escribir “grandes” letras, pero, francamente, la belleza de un buen verso no tiene parangón.

Aunque puedes escribir canciones de diferentes maneras, escribir primero la letra y después poner la música es como normalmente se puede mover con más facilidad. Pero en ciertas ocasiones también lo hago a la inversa, como lo describiremos en otro punto. Y otras, de forma casi mágica, música y letra surgen de la mano. Esto suele ser algo muy personal.

Cómo escribir una canción

5. Copia

Sí, copia. No estamos hablando de plagiar una letra, pero copiar, al fin y al cabo, es lo que se hace constantemente. Cuando alguien comienza a aprender cualquier disciplina lo normal es que comience copiando a su ídolo o a su maestro. Es natural. Son las referencias que tienes y suele ser una buena forma de simplificar procesos. Después ya habrá tiempo de fusionar con otras fuentes, crear combinaciones nuevas y añadir ideas únicas en ti.

Por ejemplo, busca una canción que te agrade mucho en internet. Busca los acordes de dicha canción. Esos mismos acordes tocados a tu modo con una letra tuya y tu propia melodía es una canción nueva. Así de simple. ¿Sabes la multitud de canciones míticas que comparten exactamente la misma secuencia de acordes? Pero existen muchas más formas de copiar: formas de escribir, maneras de arreglar canciones, ritmos, etcétera. No te recomendamos que te quedes ahí, pero sí suele ser muy buen punto de partida.

6. Estudia música, pero con cuidado

Por supuesto, para escribir canciones necesitas saber algo de música. ¿Pero cuánto? Todo va a depender de hasta donde quieras llegar y el grado de sofisticación que quieras obtener, pero para comenzar a escribir canciones populares de ninguna manera necesitas perderte en una jungla de conocimientos. De hecho, puede llegar a ser muy contraproducente.

Hay que comenzar la casa por los cimientos. Por ejemplo, con tres o cuatro acordes y una buena letra puedes elaborar una obra maestra. Puedes aprender unos acordes básicos con una guitarra, con un ukelele o con un piano y comenzar a escribir canciones justo desde ahí. Después te puedes sofisticar lo que quieras. Pero te recomendamos que comiences por lo más básico.

Aprende algunos acordes y ritmos para comenzar, y como te mostraremos a continuación en ciertas ocasiones no hace falta ni eso. (Después puede que te interese agregar a tus conocimientos algunas escalas, aprender a crear riffs, nuevos ritmos, conocimientos de armonía, tonos, etcétera).

7. Graba tus ideas sobre la marcha

Lleva siempre contigo una grabadora. Ahora con los celulares inteligentes no suele haber problema. Las canciones se encuentran en el aire y en cualquier momento llegan a ti. Si no las atrapas y las usas seguirán su camino y otro lo hará por ti.

Esto que suena tan metafísico suele ser una realidad como la copa de un pino. Las ideas y las canciones por lo general están flotando en el aire, en esta especie de magma de conciencia universal o de inteligencia infinita. Y muchas veces llaman a tu puerta. Va a depender de ti si lo canalizas o no.

Si llevas una grabadora siempre a la mano, cuando te llegue la inspiración, puedes grabar siempre ese primer boceto. Tal cual te salga. No te juzgues. Puede ser una melodía, una melodía con letra un tarareo, una secuencia de acordes, un riff, y en ciertas ocasiones, puede que te aparezca la canción al completo. Como siempre, puedes volver luego y comenzar a trabajarlo y pulirlo. Pero esos momentos suelen ser mágicos.

También puedes leer sobre: 7 Pasos para crear un canal en Youtube con éxito. 

8. Piensa qué quieres contar

No tienes porque tener siempre claro de qué deseas hablar en una canción, pero es un poco más fácil escribir una canción si ya partes de una base, de una idea. Puedes querer comunicar una idea, una denuncia, una reivindicación, un sentimiento, una preocupación, una emoción, una confesión, una atmósfera. Lo que quieras y desees. Puede ser transparente y cristalino o también puedes querer usar metáforas más crípticas. Piensa también quién cuenta la canción. ¿Eres tú mismo? ¿Otra persona? ¿Una parte de ti? ¿El personaje de un libro o de una noticia? Tener muy en claro estas cosas dan una dirección a la canción y un propósito, lo cual son dos factores que ayudan mucho en la creación. Si no sabes qué contar, escribe lo que te salga.

9. Confía en ti y en tu subconsciente

Crear suele ser un acto de fe. Desde escribir una canción hasta escribir un artículo. Tienes que creer y confiar en lo que vas a hacer. Es un proceso que parece maravilloso y mágico. En ciertas ocasiones inclusive te puedes sentir más poderoso e inteligente de lo que normalmente te crees. Es el poder de los diferentes estados de la mente. Y tienes que trabajar para así crear un estado mental óptimo para escribir tus propias canciones.

Para ellos es primordial que no te juzgues y que te tires el perfeccionismo a la papelera. ¿Y cómo se hace eso? Pues pasando de esas voces y aceptando tu mediocridad y tus inexperiencias. El trabajo de excelencia, de exigencia y de filtrar lo que te vale y lo que no ha de venir luego. Siéntete un niño, un principiante. Inclusive lo que a veces, durante el proceso de creación te parece que no tiene mucho nivel, en una siguiente revisión te puede parecer un excelente trabajo.

10 Excelentes tips para escribir canciones

Si eres de lo que llegaste a un punto en el que has escuchado de todo, has aprendido a aprendido a tocar un instrumento que permite armonizar como lo es el piano o la guitarra, quizás has estudiado un poco o mucho de solfeo, te has empapado de literatura, estudias métrica… pero siempre vacilas a la hora de tomar la pluma y escribir las letras de tus propias canciones y quieres saber cómo comenzar. Sigue leyendo este artículo.

Cada persona que hace música debe hallar sus propios métodos, pero ¡cómo ayuda saber de los demás)! Estos son algunos tips que de seguro te van a ser de gran ayuda.

1. Definir el “Qué”

Parece mentira, pero este paso tan simple es primordial. ¿Qué deseas decir en tu canción? Puede que de repente pienses: “haré una canción de amor, ya que es lo que más pega” y comiences a escribir sin haber definido qué quieres decir en realidad. Si haces esto, en lugar de una letra de amor, lo más posible es que el resultado sea una serie de frases de amor trilladas: “sin ti no puedo vivir” “eres el aire que respiro” “nadie te amará como yo”… Los siguientes tips te van a guiar para encontrar sobre qué escribir.

2. Las canciones son historias

Una buena canción, por más simple que parezca, siempre cuenta una historia. Por lo tanto, si deseas escribir una excelente canción, piensa en una excelente historia primero. Si quieres escribir una canción de amor, piensa en una buena historia primero. Si quieres escribir una canción de despecho, piensa en una buena historia de despecho. Piensa en una historia de problemática social, de hermandad, de política, etcétera., piensa en historias que te agraden y tradúcelas en la letra de tu canción.

3. Busca en tu interior

Seguramente esto ya lo escuchaste e Star wars, Kung Fu Panda, The Matrix y cientos de películas y libros, pero suele ser algo a lo que no ponemos la atención que merece. Busca historias en tus sentimientos, experiencias, tus recuerdos, todo lo que implique tu relación con el mundo entero y las emociones que eso provoca. Cuando escribes con honestidad, desde tus propias emociones siempre logras que las personas te escuchen.

4. ¿Quieres escribir sobre la vida? ¡Ten una vida!

Es muy genial que estudies armonía, solfeo, métrica, dodecasílabos, versos endecasílabos, rimas consonantes… pero debes tener en cuenta que una buena letra no sale de la estricta teoría. Una buena letra nace de tu necesidad de expresar algo muy importante para ti, de exponer la manera en que tú experimentas la vida.

Estudiar ocho horas diarias para dominar técnica o teoría te puede privar de muchas horas de grandes experiencias humanas. Cierta vez en una clínica de batería impartida por el baterista de pop y jazz Waldo Madera, después de una demostración de virtuosismo una persona del público le preguntó cuántas horas al día estudiaba. Waldo M. respondió algo como “no lo sé”, nunca me someto a un horario estricto de estudio. Creo que cuando uno toca comparte un pedazo de su vida. ¡Y para eso hay que tener una vida! La teoría y la técnica no harán el trabajo por ti, sólo existen para que expreses mucho mejor tus vivencias humanas.

5. Definir el quién

¿Quién deseas que te escuche? ¿Cómo son las miles de personas que lo harán? ¿Son niños, jóvenes, adultos? ¿Hombres, mujeres? ¿Qué reacciones o sensaciones quieres producir en ellos? Debes pensar en las personas que crees sintonizar con lo que escribes y se identifican contigo. Cuando tengas esto muy claro, te será mucho más fácil el siguiente punto.

6. Encontrar el cómo

¿Cómo? Supongamos que has decidido que tu canción narra la historia de un montón de cartas viejas que guardas en un cajón. Eso es el “qué” vas a decir. Pero ¿cómo vas a decirlo? Podrías comenzar con el verso “Oh las viejas cartas de mi cajón” pero en tal caso estaríamos volviendo al qué, y la verdad, apesta. Suena mejor no ser tan directos. Qué tal si comienzas con:

Uno se cree que las mató la ausencia y el tiempo

pero su tren vendió boleto de ida y vuelta

son aquellas cosas pequeñas

que nos dejó un tiempo de rosas

en un rincón, en un papel o en un cajón.

Allí tienes el “cómo” el compositor y cantante Joan Manuel Serrat lo dijo. El cómo, suele ser la parte del proceso creativo en la que no se encuentran límites. Tú eliges las palabras que transmitan los pensamientos, sensaciones y emociones correctas. ¿Qué tiene que ver un tren con las cartas viejas que guardo en mi cajón? ¿Se te habría ocurrido vincularlos? A mí no. Y sin embargo, el mensaje se entiende a la perfección, y la atmósfera melancólica de las palabras escogidas lo hacen irresistible. Los siguientes tips son para hallar el cómo.

7. Piensa en imágenes

Cuando te sientes estancado, una posible salida es buscar el diccionario de sinónimos y antónimos. A ver… sinónimos de cariño, antónimos de odio… Pero te recomendamos algo mejor: piensa en imágenes. ¿Te encuentras dentro de la historia? ¿Con tu ex, tu novia, tu mamá, un enemigo? ¿Hace calor? ¿Frío? ¿De qué color es el cielo? Cuando piensas e imágenes, las palabras para describir esas imágenes vienen con muchas más naturalidad. Busca las palabras que no sólo transmitan el qué, sino también todas las emociones, colores, temperaturas y sensaciones dentro de tu historia.

8. Escoge una persona y tiempo narrativos

¿Vas a hablar de ti? ¿De un amigo? ¿De ti y de alguien más? ¿Está pasando ahora? ¿Pasó ayer? Ahí tienes otra buena cantidad de probabilidades para contar tu historia. Recuerda siempre que puedes narrar algo utilizando cualquiera de las personas y tiempos verbales (yo, tú, el, nosotros, pasado, presente, futuro…) tuve un amor, él tuvo un amor, ella tiene un amor, todos tenemos un amor, que nos complica la vida… (Nosotros, tiempo presente) por ejemplo, así fue, como la banda argentina La Mosca eligió contar una historia.

9. El ritmo es muy importante

No nos referimos al ritmo como lo hemos visto anteriormente. Nos referimos al ritmo de las palabras, los versos y las estrofas que escribas. El ritmo que utilices en lo que escribas puede dar mucha más fuerza, efectos “hipnóticos” o pegadizos en fin, hace más agradable la experiencia de quien te escucha. En la película II Postino (El cartero) es una ficción que se basa en el exilio del gran poeta Pablo Neruda en Italia, Neruda habla sobre el ritmo a su cartero con el ejemplo de su Oda al mar:

Aquí en la isla

El mar

Y cuánto mar

Se sale de sí mismo

Dice que sí, que no

Que no, que no, que no…

¿Ves como las palabras te dan la idea del vaivén de las olas del mar? “dice que sí, que no” cuando las olas van y vienen pueden de repente darte la sensación de que “dicen que sí, dicen que no”. Eso es ritmo al escribir. Desde entonces, la métrica (hacer versos de determinados números de sílabas ya establecidos) y las rimas hacen también que tus versos tengan ritmo, pero en este caso, el ritmo es ocasionado a nivel de sensaciones que provocan las palabras.

10. Deja que la canción te pida las palabras

En ciertas ocasiones nos ocurre que estamos escribiendo y de pronto las palabras que necesitamos simplemente aparecen. A veces escribimos versos que pensamos que nunca utilizaríamos pero descubrimos que encajan perfectamente en la canción que queremos escribir. Toca los acordes que escogiste y simplemente déjate llevar. A un determinado punto, la canción suele ser un ente autónomo que simplemente elige por si mismo las palabras que requiere, como tú eliges tu ropa o tu almuerzo. ¡Sólo déjate llevar!

Esperamos que te haya sido de gran ayuda este artículo sobre cómo escribir una canción y, ¡No olvides visitar todo nuestro portal! 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.