Remedios Caseros, Recetas, Tecnología y mucho más

Como Abrir Una Puerta Sin Llave Con Distintos Métodos!

Las cerraduras de las puertas hay más que nunca suministran tanto seguridad como tranquilidad, aunque también se pueden llegar a convertir en una gran molestia cuando no llegan a funcionar bien o si llegas a olvidar accidentalmente las llaves dentro de la casa. Tienes que recordar, antes de tratar de derribar la puerta o forzarla con alguna ganzúa, que debes estar completamente seguro de que no posees otra opción. Debes saber también respecto a como abrir una puerta sin llave que necesitas cierto tiempo para logar dominar la mayoría de los métodos que se exponen en este post.

Tabla de contenido

Como abrir una puerta sin llave usando una llave bumping.

abrir una puerta sin llave

Importante que sepas: Como Limpiar El Oro – Limpia Tus Joyas De Oro Siguiendo Estos Tips!

Usa el método bumping para lograr abrir la cerradura de la puerta.

El método bumping se caracteriza por ser una técnica sencilla y bastante rápida para forzar cerraduras, el cual es útil en el dado caso de que se requiera abrir una puerta que ha permanecido cerrada por mucho tiempo (por ejemplo, la cerradura de alguna de las propiedades familiares que nadie ha usado) o si requieres irrumpir en la propiedad de un familiar para cerciorarte de que tal persona se encuentra bien.

Para hacer esto requieres un cierto grado de práctica, en especial en el caso de las cerraduras baratas, ya que podrías llegar a dañarlas, es por ello que no debes usar este método a menos que no poseas otra opción.

Trata  de encontrar una llave bumping.

Una llave bumping es una llave que encajaría fácilmente en la cerradura que quieres lograr forzar, aunque que no la abre por sí misma solo con el hecho de introducirla. Tienes que saber que siempre que la llave encaje en la cerradura, se puede convertir esta en una llave bumping logrando llenar cada corte hasta la profundidad mínima que es aceptable.

La gran mayoría de cerrajeros de prestigio no hacen este tipo de llaves, aunque sí que puedes comprarte una por medio de internet, ya que para hacer una por tu propia cuenta, requieres de gran paciencia y varias herramientas útiles para trabajar el metal.

Debes encajar la llave bumping en la cerradura y quedar perfecta hasta el último pistón.

Tanto las cerraduras de pistón como las cerraduras de giro se encuentran fabricadas de un segmento redondo la cual gira cuando se llegan a alinear todos los pistones, desbloqueando de ese modo el movimiento de la puerta. Cada chasquido que oigas a medida que insertas la llave es un pistón que se eleva por un diente de la cerradura y que posteriormente cae en el corte debajo de la misma. Trata de empujar la llave hasta que solamente quede un pistón por levantar.

Procede a golpear y a girar la llave bumping.

Usa un mazo de goma pequeño o algún objeto semejante para golpear la llave y dale vuelta inmediatamente cuando lo hagas. Ya que los pistones que están dentro de la cerradura se hallan divididos en dos secciones, el golpe se encarga de transferir fuerza a la sección baja (la cual descansa contra el seguro), que seguidamente transfiere la fuerza a la sección superior (esta es la que impide que el seguro se mueva). Si logras levantar todos los pistones de la zona superior, de tal manera lograrás abrir la cerradura. Quizás necesites algunos intentos para lograrlo, es por ello que tienes que seguir intentado hasta que finalmente lo consigas.

Como abrir una puerta sin llave utilizando un kit de ganzúas.

puerta sin llave

Forzar la cerradura usando un kit de ganzúas de tensión.

Es esta una habilidad especializada que requiere de muchísima práctica y usualmente solamente se enseña a los cerrajeros de gran confianza. La venta de tal kit se limita solo a las personas con las credenciales adecuadas, aunque con un poco de creatividad, puedes llegar a crear herramientas parientes.

Fabrica tus propias herramientas.

Para las cerraduras débiles, con solo un par de clips ya debería ser suficiente; aunque para cerraduras más fuertes tal vez requieras de horquillas, un corta alambre y tener un alicate. La clave es usar un metal que sea lo suficientemente firme como para hacer la ganzúa y la llave de tensión, que son los dos componentes de la herramienta.

El acero elástico se caracteriza por ser el mejor material que puedes usar ya que no se agrieta así de fácil y puedes moldearlo sencillamente. Puedes encontrar este tipo de metal de una sierra para metales, debes considerar el grosor de la cuchilla ya que el mismo restringe el tamaño de las cerraduras al que logrará entrar la ganzúa.

La llave de tensión posee forma de “L” y se usa para aplicar tensión en la zona inferior de la cerradura, puedes hacer la llave de tensión, nivelando y aplanando una llave Allen. La ganzúa por lo general se fabrica con un extremo mucho más corto, como una “r” minúscula. Se usa para empujar los pistones de la cerradura con la finalidad de que pueda rotar.

Introduce la llave de tensión.

Procede a presionarla contra la zona inferior de la cerradura y disponte a aplicar tensión constante todo el tiempo en tanto trabajas con la ganzúa. Si haces esto, lograrás tardar más tiempo y a lo mejor te toque empezar nuevamente.

Si no te encuentras seguro de hacia qué dirección girar la llave de tensión, ponla en la cerradura y gírala hacia un lado. Retira la ganzúa de manera rápida y disponte a escuchar muy de cerca el sonido que genera la cerradura. Si has girado la llave de tensión en la dirección correcta, entonces tendrás que escuchar caer los pistones.

Trata de anexar la ganzúa sobre la llave de tensión.

Usa el extremo corto de la ganzúa para hallar y empujar cada pistón contra la cerradura, cuando ya hayas logrado mover todos los pistones, entonces la cerradura debería abrir. Como se dijo ya antes, requieres de mucha práctica para lograr dominar esta habilidad, es por ello que debes comprar cerraduras baratas para que practiques.

Usa una llave hexagonal para abrir una puerta de interiores.

Trata de abrir puertas de interiores con la ayuda de una llave hexagonal.

La gran mayoría de puertas de interiores fabricadas en las últimas décadas usan un tipo especial de pomo que deja abrir la puerta en el dado caso de que se llegue a cerrar por accidente. Si la manija de la puerta posee un agujero pequeño y redondo en el centro, entonces eso quiere decir que posee ese tipo de pomo.

Cómprate un kit de llaves hexagonales.

Las llaves hexagonales, también son conocidas como “llaves Allen” son bastante baratas y se encuentran disponibles en la gran mayoría de ferreterías y también en las tiendas de artículos para el hogar. Estas son unas piezas pequeñas de metal que se caracterizan por poseer forma de “L” las cuales vienen en una gran gama de tamaños.

Ajusta el extremo largo de la llave hexagonal en la abertura de la manija.

A lo mejor debas probar uno o dos tamaños distintos para hallar el tamaño correcto, aunque por lo general se puede llegar a determinar a simple vista. Es importante que la llave encaje muy bien, aunque no tienes que raspar o atascar la llave entre la manija. Si llegas a empujar la llave de manera recta en tanto empujas levemente hacia atrás y adelante, tendrías que sentir que se está enganchando algo.

Procede a girar la llave para que abras la puerta.

Cuando ya hayas encajado la llave en la manija, entonces ya deberías poder abrir la puerta con solo hacer un giro sencillo, en tan fácil que no requiere de mucha fuerza.

Como abrir una puerta sin llave usando una tarjeta de crédito.

El arte de abrir una sencilla cerradura con una tarjeta de crédito.

Este truco aunque ya es muy popular, en ocasiones no es muy efectivo que digamos con las puertas modernas, aunque aún funciona con las puertas antiguas, si es que en alguna ocasión olvidas las llaves, te podría servir. Debes saber que las tarjetas laminadas funcionan mucho mejor, y requieres de una tarjeta flexible (como por ejemplo una tarjeta de regalo), alguna que te sientas libre de dañar. La tarjeta de crédito se podría dañar en el proceso de tal manera que quede completamente inservible, es por ello que si puedes, trata de usar otro tipo de tarjeta.

Introduce la tarjeta de crédito a un lado de la puerta.

Debes deslizar el extremo largo de la tarjeta de crédito justamente entre el marco de la pared y la propia cerradura de la puerta, justamente por encima donde la cerradura se encuentra tocando el marco. Procede a inclinar la tarjeta hacia abajo y encárgate de situarla detrás del pestillo de la cerradura, trata de asegurarte de que la tarjeta se encuentre perpendicular a la puerta.

Pausadamente pero con firmeza encárgate de empujar la tarjeta hacia ti en tanto giras la manija.

Si eres una persona con suerte, la tarjeta de crédito se va a deslizar en medio de la zona biselada del pestillo y el marco de la puerta, dejando sacar el pestillo del marco. La puerta se va a abrir, siempre y cuando mantengas la tarjeta entre el pestillo y el agujero. Obviamente, este truco no te va a funcionar si la puerta posee seguro. Al cerrar el pestillo ya no se puede lograr alcanzar el lado biselado del mismo. Aunque por suerte, sí que es imposible colocarle seguro a la puerta desde afuera si no se tienen las llaves.

Como abrir una puerta de un auto sin llave.

abrir una puerta de un auto

Interesante artículo: Como Limpiar Acero Inoxidable – Deja Reluciente Todas Tus Joyas!

Usa una herramienta especial para lograr abrir la puerta del automóvil.

Aunque las ganzúas “Slim Jim” (las herramientas de metal que son especiales para lograr abrir la puerta cerrada de un auto) se caracterizan por ser ilegales, puedes hacer una herramienta parecida con una percha de abrigos de metal. Si haz olvidado tus llaves en el auto y algún amigo o una tienda posee una percha de abrigos a mano, te podrías ahorrar la molestia de llamar al cerrajero o incluso al servicio de asistencia en carretera.

Encárgate de desenredar y de enderezar la percha.

Bien puedes dejar quieta la sección superior, aunque desengánchala en el “cuello” del gancho y disponte a enderezar el resto del mismo, de ese modo obtienes una herramienta de metal bastante larga con un extremo de gancho.

Levantar el burlete de la zona inferior de la ventana del conductor y trata de mover la percha hasta que sientas un pestillo.

Debes presionar el extremo de la percha por medio del burlete hasta la zona inferior de la ventana. La percha ahora se localiza dentro de la pared de la puerta, encárgate de mover la percha hasta que alcances sentir un pestillo. El pestillo por lo general no debe estar a más de varios centímetros por debajo de la ventana, muy cerca de donde se localiza el cierre interior.

Trata de enganchar y de jalar el pestillo.

Debes enganchar la manija alrededor del pestillo y procede a jalarla hacia la zona trasera del carro, con tal método deberías lograr abrir la puerta de cualquier auto, siempre y cuando posea cierre manual. Si la puerta posee algún mecanismo eléctrico de cierre, también podrías deslizar el extremo largo de la percha partiendo desde la zona superior de la ventana y usarlo como si fuera tu dedo para hacer presión del botón.

Haz uso de la fuerza bruta para abrir una puerta sin llaves.

Derribar la puerta.

En una supuesta situación de emergencia, en varias ocasiones la única opción ya es forzar la fuerza de manera física. Debes tener en cuenta que al hacerlo quedará destrozado todo o parte del marco de la puerta, la cerradura y en muchas ocasiones la puerta en sí. También esta acción llega a comprometer tu integridad física, así que úsalo solo como último recurso.

  • Debes adoptar una postura sólida, mira hacia la puerta de frente con los pies separados por la distancia de tus hombros y tienes que tener las rodillas levemente dobladas. Si se te hace fácil apoya tanto las manos como los brazos contra una pared, un mueble o algún otro objeto firme.
  • Debes levantar tu pierna dominante a la misma altura de la rodilla, luego levanta la rodilla junto con la zona baja de tu pierna. Tienes que mantener tus pies mirando hacia la puerta, no vayas a mirar a ningún lado ni trates de hacer nada absurdo.
  • Ahora golpea la cerradura de la puerta con la zona inferior del pie, este tipo de patada se denomina “patada de choque”. Dirige tu pierna hacia el frente de manera directa para que la zona plana de tu pie golpee la puerta donde se localiza el mecanismo de cierre.
  • Es mucho más seguro que patees la puerta, ya que los pies se encuentran diseñados para absorber impactos fuertes y los zapatos funcionan como una protección adicional. No vayas a golpear la puerta con tus hombros, ya que hay más probabilidad de dislocarte un hombro de que logres abrir la puerta.
  • Sigue pateando hasta que desprendas la cerradura del marco, con la fuerza suficiente, este método puedes llegar a funcionar en casi cualquier puerta de madera.
  • Si no alcanzas notar los resultados luego de varios minutos, puede que la puerta o incluso los marcos se encuentren reforzados. Descansa si te fatigas y trabaja en periodos alternos con la finalidad de que tus patadas no alcancen a perder la fuerza.

Abate las puertas difíciles con un ariete.

Si por determinada razón prefieres usar un ariete en vez de buscar a un cerrajero para que abra la puerta, puedes lograr hacer uno verdaderamente efectivo con un martinete manual para construcción, del tipo que se usa para implantar postes en el suelo.

  • Cómprate un martinete manual de construcción, el mismo tiene que ser medianamente largo, y con asas largas a los lados.
  • Usa un lanzamiento lateral con el objetivo de golpear la puerta en el mecanismo de cierre. Empuja el martinete con tus manos hacia atrás en tanto te paras perpendicular a la puerta, seguidamente inclínate y golpea la puerta con el martinete. Ya con ello la puerta debería abrir luego de unos cuantos golpes.
  • Debes tener en cuenta que seguramente destroces la puerta por lo que deberás reemplazarla.

uso de la fuerza bruta

No dejes de leer: Como Desatascar Un Lavabo De Manera Fácil Y Económica!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.