Remedios Caseros, Recetas, Tecnología y mucho más

8 Sugerencias Para Combatir el Machismo. Parte I

Nadie, honestamente, podría llegar a negar que a pesar de el siglo en el que nos encontramos hemos logrado combatir el machismo, aún estamos vivimos en un mundo en el que de manera lamentable no existe ningún tipo de equidad entre los géneros.
El machismo se ha logrado implantar en nuestra sociedad desde tiempos muy remotos, nos ha llenado de conductas, de estereotipos, de prejuicios y de abusos que nos persiguen desde muchas generaciones anteriores.
Y todos, sobre todo nosotras, sabemos lo difícil que es el acabar con ellos, lo difícil que es combatir el machismo.
como combatir el machismo
Reproducir estos estereotipos, a perpetuar de manera desigual en todos los entornos, así como naturalizar, invisibilizar,  y hasta llegar a justificar los abusos y los malos tratos en contra de las mujeres y de ninguna forma no combatir la impunidad, entre otras cosas, son las prácticas cotidianas que fomentan el machismo y la discriminación.
Cada una de la actitudes y las ideas con el fin de lograr inferiorizar y así anular a las mujeres, por sutiles estas que lleguen a parecer, encierran solo violencia hacia el género femenino y una falsa superioridad de el género masculino.

Como Combatir  el machismo desde nuestros entornos.

Es necesario saber siempre que NO se nace siendo un maltratador, ni tampoco se nace siendo machista, se aprende la conducta por imitación, de forma principal en la casa, tanto de la madre como de el padre, por eso es tan importante combatir el machismo.
Así es, el machismo este es muchas veces transferido hasta por las propias mujeres en los procesos de la crianza, a pesar de que somos nosotras las primeras en ser perjudicadas.
Pero esto no solo es responsabilidad única de las madres, el machismo es una actitud que también se aprende, por los padres o de los modelos masculinos mas cercanos,  pero también de los medios,  de la escuela, de la calle, con los propios amigos, y en la sociedad en si.
El machismo es una bestia que nos extingue de forma lenta y, ojalá, cuando se logre aceptar que cada una de las prácticas de tipo discriminatorias, como el machismo y la indolencia social son las que mas perjudican y destruyen no únicamente a las mujeres sino a todo el mundo en general.
No sea ya demasiado tarde para poder comenzar a construir de forma real una sociedad donde la igualdad y el respeto sean valores que prevalezcan.Y por esto, para aquellos a quienes si es de nuestra preocupación romper con las prácticas y las costumbres machistas y hasta que son misóginas desde ahora y a partir de nuestros propios ambientes.
Por lo tanto a continuación les presentamos algunas sugerencias que se basan en como cambiar nuestras ideas, los pensamientos, las creencias, las costumbres, y los hábitos que muchas veces están sumamente arraigados y hasta interiorizados, pero no por eso son tan difíciles de cambiar.

Formulas para combatir el machismo.

N.1- Cuidar nuestra manera de hablar.

Comencemos por eliminar de todo nuestro vocabulario diario, las expresiones que comparan las actitudes, los gestos, las formas de vestir u otros aspectos que sean formas de actuación ya estereotipadas, tanto para los hombres como para las mujeres.
Cuidar lo que decimos
Las frases como «tu pegas como niña», «no seas puta o  puto», «los niños no tienen que llorar», son las que se observan y escuchan en nuestro día a día y se han ido convertido en el origen de todos estos males. Estas frases llevan en si mismas implícitas el sexismo, la homofobia y otras formas entre tantas de discriminación.
Dicen que nosotros somos lo que comemos, pero en realidad también somos lo que decimos. Es muy importante considerar que toda nuestra manera de hablar ha llegado a normalizar las agresiones verbales que no son mas que el reflejo de la sociedad, que nos ha educado así. Mejor darnos cuenta en el momento y parar a tiempo, para combatir el machismo.

 N.-2 Cuestionar los roles de ambos géneros.

Sí, es cierto las mujeres nacimos con el gran don de dar la vida. Sí, la historia de la humanidad nos ha siempre dicho que el hombre es quien tiene el deber de ser el proveedor. Pero en estos tiempos de la historia ya hemos identificado que son ambos, tantos ellos como ellas, quienes tienen la capacidad y el derecho de realizar lo que ambos deseen.

No reforcemos entonces los estereotipos, como lo son por ejemplo, el de la vestimenta o afinidades. Si a nuestra niña le gusta el azul y el jugar al fútbol, no la corrijamos jamas diciéndole frases de PNL como: “A las niñas les tiene que gustar el rosado y deben de jugar con las muñecas”.

Roles de géneros combatir

U otras como: “Juegas como un niño”, o “Lloras como una pequeña niñita”. Estas son expresiones muy populares, que solo descalifican a la mujer, y a la vez le otorgan mas superioridad al género masculino. En otras simple palabras: las niñas también pueden pegar como los niños, y los niños pueden llorar igual que lo haría una niña.

Debemos de recordar que no hay ninguna tarea o una función que sean exclusivas de un solo género o que uno ni el otro puedan realizar con el mismo nivel de éxito. Al reforzar los estereotipos sólo estamos fortaleciendo el machismo en nuestras hijos e hijas pequeños.

El fomentar en las niñas y los niños la capacidad de la elección, les hará ser unos adolescentes y hasta adultos mucho más asertivos cuando otra persona les agreda o intente interferir en sus sentimientos.

N.-3  Respetar y evitar sobretodo el victimizarnos.

Es muy necesario educar desde el ejemplo. Tanto a los niños y las niñas debemos de enseñar  la enorme importancia de vivir con todo el respeto y en la igualdad de condiciones y hasta de oportunidades, para poder combatir el machismo.
Dado que vivimos en una sociedad en la cual el machismo es reinante, es IMPRESCINDIBLE el enseñar con el ejemplo a los hijos varones a tener que respetar a todas las mujeres, desde aquellas con quienes están conviven en su casa, como dentro de la escuela, en la familia, los mismos amigos, las que observan  en los medios y en cualquier otra clase de entorno.
se protagonista de tu vida

Por otro lado, a las niñas y a las mujeres deben de ser enseñadas a ser totalmente auto-suficientes,  muy independientes y con alta autoestima. Una mujer que se considera como una victima deja de ser un sujeto que tome sus decisiones propias y, por lo tanto, permite que los que están en su entorno su padre, sus hermanos, los policías, el profesor,  la Iglesia, el Estado mismo decidan siempre sobre ella, y de esta forma seguir reforzando la antigua cultura de el tutelaje.

Asimismo, debemos de romper con el modelo de la madre que es sufriente y dejar de un lado el fatal victimismo, para que la mujer pueda de una vez asumir su propia voz sin ningún miedo y con ello que construya su discurso propio de vida y de anhelos. Una verdadera cultura de todas las mujeres es poder asumir la conducción de su propia vida.

Te puede interesar: 18 Pasos Para Mejorar La Autoestima Femenina ¡Ponlos en Practica!!.

Los hombres y  las mujeres debemos de aprender a respetarnos de forma mutua, sin ninguna clase de ejercicios acerca  de el poder. Es el tiempo, la hora y el momento perfecto de abrir los ojos y responsabilizarnos, de educarnos, de educarlos, de identificar nuestros propios vicios y buscar así nuestra propia seguridad.

N.-4 No juzgar ni tampoco permitir que nos hablen mal de otras mujeres. Tampoco permitir el unirse para atacar a las de nuestro propio género.

Decir las simples cosas como “esa mujer va provocando”, “observa cómo se viste”, “se nota que esta buscando algo”, esto aumenta la desigualdad y puede llegar a acomplejar a alguien o hasta darle mala fama en su trabajo o en la universidad.
La verdad es que es igual cómo se vista la mujer, si esta enseñando o no enseñando, si le queda bien o por el contrario le queda mal, la cuestión es sencilla, es simple solo es respetarla. El largo que tenga la falda de una mujer no significa nunca que está provocando o dando algún derecho sobre su cuerpo.
Debemos de evitar las críticas por su apariencia, las ideas, o la profesión y las decisiones de una mujer. No hay nunca que menospreciar a nadie; las personas se dan a conocer realmente por lo que llevan adentro y no por lo que llevan puesto sobre su cuerpo, o por ejercer su libertad o por intentar ser solo ellas mismas.

N.-5 No moldear el cuerpo femenino como si coses una muñeca.

Buena parte de el problema de la desigualdad social entre los géneros, radica y es culpa de la conocida cosificación de la mujer como un elemento mas que decorativo. La mujer es sencillamente bella; el hombre es inteligente.
El cuerpo de la mujer es un enorme escaparate que se puede llegar a  transformar, incluso de manera quirúrgica, para poderle gustar al sexo opuesto. La publicidad, la música,  la moda, los chistes machistas, casi todo tiene una relación estrecha con el cuerpo o la estereotipada  imagen de las mujeres.
Mujer muñeca
Debemos de entender que la mujer no es un ningún objeto, que su cuerpo ni tampoco sus capacidades están para tener que agradar ni para poder complacer a nadie y mucho menos para que se pueda disponer de ellas.

Las mujeres están constantemente sometidas a mucha presión en lo social en cuanto a lo que es su imagen.  Los cuerpos desnudos TODOS son realmente hermosos. Las curvas de la mujer son igual de estéticas que las de los hombre.

Ya basta de pensar acerca de la desnudez femenina en términos de solo lascivia, o hasta de reproducción. BASTA de verlas como simples objetos cuya finalidad es complacer y atender. Las mujeres no somos sencillamente propiedad ni objetos de nadie.

N.-6  Comenzar a pensar en términos de equidad para poder combatir el machismo.

Ningún género puede ser superior a otro. Ambos deben de disfrutar de las mismas opciones, de los mismos derechos y de los mismos privilegios, no olvidemos que la equidad jamas está peleada con la palabra cortesía.
Dejemos de pensar solo en términos de poder, para combatir el machismo. ¿Cuántas veces no has escuchado expresiones tales como: “¿Por qué ese auto va tan lento?”, “Parece una mujer al volante”. O, “No es por nada, pero lo sabia tenía que ser una mujer”? Eso es muy machista y la historia lo ha demostrado que cuando de conducir se trata, son los valores los que en realidad mandan.
Igualdad de generos
Las mujeres son igual de capaces como los hombres de poder conducir vehículos y cualquier clase de maquinaria, así como de hacer otras actividades con  la misma eficiencia que los hombres.  Entre algunas están:
a) En el trabajo. Hay que entender de una buena vez que no está para nada mal que una mujer sea la jefa o que ocupe un puesto alto de mando. Las capacidades no están nunca definidas por el género, sino por la experiencia, la personalidad, y su preparación, que es en realidad lo más importante.
No está establecida ninguna profesión o algún oficio que sea exclusivo y solo para mujeres o para los hombres. La enfermería no es únicamente para las mujeres, y la medicina o ingeniería no son únicamente para los hombres.
Elijamos nosotros y dejemos elegir a las personas sus propias opciones en las carreras a nivel profesional, esto en base a sus gustos y a sus afinidades, no en base a mitos o estereotipos.
Eso sí, tengamos claro que sea cual sea el trabajo, sin importar jamas el género, debería de estar igualmente remunerado según la calidad de el trabajo y no según quien lo esta haciendo, como hasta hoy sigue persistiendo, así se puede combatir el machismo.
Combatiendo el machismo
b) En la casa. Que un hombre comience a  lavar los platos no debe ser jamas un motivo de alabanza o de alarde; es una tarea que ambos como pareja pueden realizar. No existen roles diferentes en el hogar para él o para ella. Ambos pueden llegar a cuidar a los niños, ayudar a limpiar la casa y trabajar también.
c) En las fiestas. Los ambientes nocturnos son un espacio que de forma popular se dice que son solo para los hombres. A muchas mujeres se les comienza a cuestionar su integridad si deciden salir e ir a divertirse con sus amigas. Salir solo a divertirse es algo que es sano y a lo que tenemos derecho todas las personas.

 N.-7 Aprender sobre las perspectivas de los géneros para combatir el machismo.

Comenzando desde la educación, acciones como diseñar libros de texto o programas que no sean sexistas, eliminar todas las representaciones, las imágenes y los discursos que sigan reafirmando los estereotipos.

En el ámbito de el estado, accionar desarrollando políticas de igualdad en el trato y las oportunidades.

En el plano laboral, suprimir al punto máximo la discriminación contra las mujeres en todos sus términos, desde el embarazo, el desarrollo profesional, o el ambiente, entre otros.

Es realmente necesario para combatir el machismo el organizar la manera en que se cuenta toda la historia de el mundo, e incluir a las mujeres que si ayudaron a formarla y que hasta nuestros días continúan aportando con su gran inteligencia, su trabajo, la disciplina, la fortaleza y  su persistencia,  a pesar de todos los obstáculos.

 N.-8 Construir en los posible  relaciones sanas.

relaciones sanas de pareja

Todo viene de las representaciones sociales que las adquirimos como las  referencia. Son muchas la desigualdad, el amor romántico, el poder masculino,entre otros diferentes actores y agentes, influyen en las falsas creencias acerca de el el amor verdadero.

Muchos y muchas asumen siempre que las mujeres están solo para ceder y para complacer, o que los controles, los celos, y las inseguridades son algo muy normal dentro de los noviazgos y en todas las relaciones de pareja.

Pero eso es totalmente falso. Debemos mas bien intentar fomentar las relaciones con respeto y equidad sin falsas expectativas, para combatir el machismo, tanto de un lado como de el otro. Esperemos haya sido de tu agrado esta primera parte, busca aqui en Europortal la segunda de este tema tan interesante y en boga.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.