Remedios Caseros, Recetas, Tecnología y mucho más

Coeficiente Intelectual | Qué Es, Cómo Se Mide Y Qué Lo Afecta

El Coeficiente Intelectual es un puntaje numérico basado en pruebas estandarizadas que intentan medir la inteligencia. Originalmente se refirió a la primera escala de inteligencia, desarrollada por el psicólogo francés Alfred Binet, para medir la capacidad mental en niños. Ahora se usa junto con varias escalas de inteligencia y se considera un indicador general de inteligencia.

La inteligencia es un término que es difícil de definir, y puede significar muchas cosas diferentes para diferentes personas. En el sentido popular, la inteligencia a menudo se define como la capacidad mental general para aprender y aplicar el conocimiento para manipular su entorno, así como la capacidad de razonar y tener un pensamiento abstracto.

Otras definiciones de inteligencia incluyen la adaptabilidad a un nuevo entorno o cambios en el entorno actual. La capacidad de evaluar y juzgar, la capacidad de comprender ideas complejas. Capacidad de pensamiento original y productivo, la capacidad de aprender rápidamente y aprender de la experiencia. E incluso la capacidad de comprender las relaciones.

Medición de la Inteligencia

Al igual que las definiciones de inteligencia, la medición de la inteligencia está marcada por la controversia y el desacuerdo. Si bien existen varios métodos diferentes para medir la inteligencia, el método estándar y más ampliamente aceptado es medir el coeficiente intelectual de una persona.

Las pruebas evalúan varios tipos de habilidades tales como matemática, espacial, verbal, lógica y memoria. Los resultados de tales pruebas realizadas en un grupo que es representativo del público más amplio muestran la distribución clásica de “forma de campana”. Esto significa que la mayoría de la gente tiene una inteligencia promedio con algunos en los extremos de la escala.

Inteligencia general

El concepto de inteligencia como una sola entidad fue presentado por primera vez por un psicólogo inglés llamado Charles Spearmen a principios del siglo XX. Spearman acuñó el término ‘Inteligencia General’ que se basaba en la medición del rendimiento de las personas a través de una variedad de pruebas mentales.

Se creía que esta inteligencia permitía a los humanos emprender tareas mentales comunes. Y se creía que correspondía a una región específica del cerebro. Investigaciones recientes han respaldado esto con una parte del cerebro llamada “corteza prefrontal lateral”. Esta se muestra en la única área que ha aumentado el flujo sanguíneo cuando los pacientes de prueba se enfrentan a complicados acertijos.

Sin embargo, muchos también han cuestionado las teorías de Spearman. En particular, la naturaleza simplista del concepto y si la inteligencia realmente puede tratarse como una entidad única. Otros han debatido sobre la dependencia de la inteligencia en nuestra composición biológica.

Inteligencias múltiples

Más recientemente, los científicos insatisfechos con la idea tradicional de una sola inteligencia han postulado teorías alternativas de “inteligencias múltiples”. Es decir, la inteligencia es el resultado de varias habilidades independientes que se combinan para contribuir al rendimiento total de un individuo.

La teoría de las inteligencias múltiples es del psicólogo Howard Gardner. Afirma que la inteligencia se puede descomponer en 8 componentes distintos. Lógico, espacial, lingüístico, interpersonal, naturalista, cinestésico, musical e intrapersonal. Por lo tanto, cree que las pruebas de coeficiente intelectual estándar se centran en ciertos componentes, como el lógico y el lingüístico. Mientras, ignoran por completo otros componentes que pueden ser igualmente importantes.

Otro psicólogo, Robert Sternberg, propone que hay tres aspectos fundamentales para la inteligencia: analítico, práctico y creativo. Al igual que Gardener, también cree que las pruebas de inteligencia tradicionales solo enfocan un aspecto, el analítico. Y no abordan el equilibrio necesario de los otros dos aspectos.

Un tipo alternativo de inteligencia a menudo mencionado en los medios populares es la “inteligencia emocional”, desarrollada por Daniel Goleman y varios otros investigadores. Esto se refiere a la capacidad de un individuo para comprender y conocer sus propias emociones, y las de las personas que le rodean. Esta capacidad le permite manejar mejor las interacciones sociales y las relaciones.

El Coeficiente Intelectual y las Escalas de inteligencia

El término coeficiente intelectual fue acuñado por primera vez en 1912 por el psicólogo alemán William Stern en referencia a las pruebas de inteligencia desarrolladas por los psicólogos Alfred Binet y Theodore Simon. Esto querían identificar a los estudiantes que necesitaban ayuda especial con el currículo escolar. La fórmula original para calcularlo fue:

(Edad mental dividida por edad cronológica) x 100

En otras palabras, el nivel de inteligencia de una persona se medía como un cociente de su edad mental estimada y edad cronológica. Se consideraba que un niño de 10 años que tenía la edad mental de un niño de 12 tenía un cociente intelectual por encima del promedio de 120 [(12/10) x 100]

En la década de 1930, el psicólogo estadounidense, David Wechsler, diseñó una prueba de inteligencia explícita para adultos. Fue llamada Wechsler Adult Intelligence Scale (WAIS). Esto fue seguido por la escala de inteligencia de Wechsler para niños (WISC). Estas escalas difieren de las versiones anteriores. Estas basan los puntajes en una distribución normal estandarizada en lugar de basarse en un cociente basado en la edad.

Utilizando el método más nuevo, se estableció el Coeficiente Intelectual promedio de 100 como el valor central en una “curva de campana”. Tiene una desviación estándar de 15 puntos y cada puntaje fue “clasificado” por una proyección en la distribución normal.

La mayoría de las escalas modernas de inteligencia se basan ahora en el método de distribución normal de puntuación. Y en efecto, hacen que el término “cociente intelectual” sea impreciso. Pero el término ahora es ampliamente aceptado y, por lo tanto, conserva el uso coloquial.

Prueba de Coeficiente Intelectual

Hay muchas maneras de evaluar el cociente intelectual. Pero la mayoría de las pruebas implican una serie de problemas que deben resolverse en un marco de tiempo establecido, bajo supervisión. Las áreas evaluadas incluyen conocimiento verbal, velocidad perceptual, memoria a corto plazo y visualización espacial.

La prueba estandarizada más utilizada hoy en día es la WAIS que consta de catorce subpruebas. Las siete verbales son información, comprensión, aritmética, similitudes, vocabulario, rango de dígitos y secuencia de letras y números. Y las siete de rendimiento son codificación de símbolos de dígitos, finalización de la imagen, diseño de bloque, razonamiento de matriz, arreglo de imagen, búsqueda de símbolo y conjunto de objeto.

La mayoría de las pruebas tienen puntajes generales y puntajes individuales de subprueba. Estos muestran el rendimiento diferente de un individuo en diferentes áreas. Debido a que las pruebas modernas se basan en una curva de campana de distribución normal, en realidad solo son válidas para un cierto rango. En otras palabras, no pueden medir con precisión el coeficiente intelectual en los extremos extremo bajo y alto.

Factores que afectan el coeficiente intelectual

Al igual que muchas otras áreas del campo de la inteligencia, existe controversia sobre lo que afecta el puntaje de un individuo. Hay estudios que demuestran que parece estar afectado por factores ambientales como la nutrición, exposición prenatal a toxinas y duración de la lactancia.

Otros estudios sugieren una correlación con el estado social de los padres y su cociente intelectual. También hay quienes creen que el coeficiente intelectual es un término redundante, ya que la inteligencia no se puede medir realmente como una entidad única. Creen que cada individuo posee inteligencia múltiple, cuyo desarrollo depende de su origen social.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.