Para Volverte Erudito

8 Beneficios de Donar Sangre Que Nunca Imaginaste!!

Además de ayudar a otras personas que lo necesitan, al donar sangre obtenemos una limpieza en el interior y estabilizar nuestros niveles de hierro, y a la vez disminuimos la posibilidad de sufrir enfermedades cardíacas. Más allá de tratarse de un acto de amor y de solidaridad con el otro, donar sangre también es beneficioso para uno mismo, debido a que permite que el fluido se renuevo, por ejemplo. En este artículo te mostramos algunos beneficios de donar sangre. ¡No te lo puedes perder!

La donación de sangre suele ser una práctica altruista que ayuda a salvar vidas y a incrementar las posibilidades de vida durante procedimientos hospitalarios. Una donación puede llegar a salvar entre 5 y 18 vidas. Puede ser crucial para personas que padecen de cáncer, enfermedades en la sangre, fracturas, pacientes de cirugías, anemia y partos complicados. Pero además, resulta ser beneficioso para la salud de los donantes.

Esto no quiere decir que se aconseje implementar un régimen de salud basado únicamente en sacarse sangre, pero si te faltaba un motivo para llevar vida a un centro de atención hospitalaria, aquí te mostraremos varias.

En ciertas ocasiones, las personas deciden donar sangre para sentirse más realizadas y poder ayudar a quienes lo necesitan. Pese a ser tan fácil como acudir al centro de atención más cercano, la gran parte de la población no lo hace, y entre los motivos se encuentran el miedo a las agujas o el simple hecho de que nunca habían pensado en donar sangre.

Menos de un 10% de la población de los Estados Unidos dona sangre al año, y todos los esfuerzos elaborados para concienciarnos sobre la importancia de ellos pasan casi desapercibidos. No obstante, existe un buen motivo que puede hacernos cambiar de idea: ¡Donar sangre nos beneficia!

¿Qué es la sangre?

La sangre suele ser un tejido líquido que circula por los capilares, las venas y las arterias, su color rojo que lo representa es debido a la presencia del pigmento hemoglobínico contenido en los glóbulos rojos. Al igual que todos los tejidos del organismo, la sangre cumple diversas funciones necesarias para la vida como la defensa ante infecciones, los intercambios gaseosos y la distribución de los nutrientes.

Para cumplir con todas estas funciones cuenta con distintos tipos de células suspendidas en el plasma, todas estas células que componen la sangre se producen en la médula ósea.

Componentes de la sangre

• Plasma

Es el líquido en el que se suspenden y se trasladan las células de la sangre.

• Glóbulos rojos

Son las células que se encargan de transportar el oxígeno a todos los tejidos.

• Glóbulos blancos

Son los que defienden a nuestro organismo de cualquier agente extraño.

• Plaquetas

Son las células más pequeñas de la sangre y son las que se encargan de evitar los sangrados y mediar la cicatrización de las heridas.

Donar sangre, un gesto hermoso

Con cada persona que dona su sangre, puede ser salvada la vida de varias personas, al menos de tres, debido a que se separan las plaquetas, el plasma y los hematíes y es realizada la transfusión a quien lo necesita. Asimismo, debemos tener muy en cuenta que no hay un sistema tecnológico que se haya creado hasta el momento para fabricar sangre humana y la de los animales no es apropiada. Las proporciones de glóbulos o de plaquetas que precisamos sólo son compatibles con las que tiene otra persona.

Beneficios de Donar Sangre Que Nunca Imaginaste? Donar sangre se trata de un acto completo de solidaridad, generosidad y altruismo, siendo una acción desinteresada y bastante benéfica. Recuerda que en algún momento de tu vida también puedes necesitar sangre. A su vez, te garantizas un completo análisis de tu salud: tensión, grupo sanguíneo, hepatitis B o C, detección de anemia, sífilis, anticuerpos irregulares o HIV.

Por qué es bueno donar sangre

¿Para qué se utilizan componentes sanguíneos?

Los componentes sanguíneos son requeridos en diversas situaciones, tales como operaciones, accidentes, trasplante de órganos, pacientes con quemaduras graves, tratamientos oncológicos y muchos otros.

Los glóbulos rojos son destinados a pacientes que presentan anemias crónicas, anemias agudas, trasplantes y cirugías. Las plaquetas se emplearán en pacientes con tratamientos de quimioterapia, aplasia medular y trasplantes.

El plasma posee diferentes componentes y fundamentalmente se usa para conseguir medicamentos. Estos productos se emplean para tratar la hemofilia, quemaduras, problemas de coagulación, enfermedades del hígado, del riñón, entre otras.

La separación de la sangre en sus componentes admite dar a cada paciente lo que necesita y optimizar las unidades de sangre entera donada.

Beneficios de donar sangre

Los estudios clínicos han asegurado que ser donante suele ser una buena alternativa para limpiar la sangre, disminuir las posibilidades de padecer ataques cardíacos y accidentes cardiovasculares. Los adultos con colesterol por ejemplo, descubren en la donación de sangre una excelente opción para depurar los triglicéridos males y que se creen buenos.

Asimismo, permite que sean eliminadas las cantidades de hierro que “sobran” en el organismo, siendo muy bueno para las venas y el corazón, beneficiando a todo el aparato circulatorio. Donando sangre cada seis meses durante seis años, suele reducir en casi un 90% la probabilidad de padecer enfermedades coronarias o circulatorias.

1. Equilibra los niveles de hierro en nuestro organismo

El hierro se usa por el organismo especialmente como parte de la hemoglobina, lo cual es la proteína transportadora de oxígeno a los tejidos, encontrándose el 70% del hierro en estas proteínas. Tanto la falta como el exceso suelen ser perjudiciales para el organismo.

Por cada unidad de sangre donada, aproximadamente perdemos un cuarto de gramo de hierro. Aunque quizás puedas pensar que esto es malo, debido a que la falta de hierro puede conducir a la fatiga, la disminución del sistema inmune o a una anemia, pero, los niveles elevados de hierro en la sangre pueden ser aún peores, y desafortunadamente son más frecuentes.

No obstante, este beneficio cobra mucha más importancia en las mujeres pre-menopaúsicas, debido a que la reducción de los niveles de hierro en las mismas disminuye la probabilidad de sufrir un ataque al corazón. La cifra es realmente sorprendente: alrededor de un 88% de las mujeres pre-menopaúsicas que son donantes, tienen un riesgo menor de sufrir un ataque cardíaco.

2. Mejora el flujo sanguíneo

Como bien sabemos, estamos rodeados de agentes que poseen un potencial nocivo para nuestra sangre, como lo es el tabaco, las radiofrecuencias, el estrés o el azúcar de nuestra dieta. Todos ellos hacen que nuestra sangre se hipercoagule, en otras palabras, que se vuelva más densa y fluya mucha más dificultad.

La hipercoagulación ciertamente pasa factura a nuestros vasos sanguíneos, contribuyendo a su ruptura. Por tal motivo donar sangre con regularidad (dentro de los límites que se permiten) nos ayuda a que nuestra sangre fluya con mucha más facilidad, preservando el estado de los mismos. Phillip DeChristopher, director del banco sanguíneo del Loyola University Health System, explicó en TIME:

“Lo que está claro es que los donantes de sangre no suelen estar hospitalizados habitualmente, y si lo hacen, es durante menos tiempo… Y estos son menos propensos a sufrir de cáncer o de ataques cardíacos”.

3. Nos informa de nuestra salud

Aunque no nos lo parezca, donar sangre nos sirve como una pequeña revisión. Ya que se controla nuestra presión sanguínea y temperatura, el pulso, o los niveles de hemoglobina. Asimismo, se comprueba si padecemos de enfermedades infecciosas como lo es el HIV, la hepatitis B y C o la sífilis.

Pero debes tener muy en cuenta que donar sangre no reemplazará jamás el análisis convencional, sólo nos sirve como un indicador de que no presentamos algunas de estas enfermedades infecciosas.

4. Alarga nuestra vida

Aunque tenga más motivos de carácter social que científico, donar sangre incrementa nuestra esperanza de vida. Las personas que se ofrecen voluntariamente por motivos altruistas como ayudar a los demás, suelen vivir más que aquellos que se ofrecen voluntariamente pensando en lo que obtienen.

Los que donan sangre por estas razones viven una media de cuatro años más. No obstante, esto depende del contexto y de la personalidad de cada uno, donar cada año no es algo fácil de hacer, requiere que estemos preparados mentalmente para ayudar a los demás.

5. Nos ayuda a proteger el corazón

Existen una serie de indicadores que relacionan el hábito de donar sangre con la salud cardiovascular. El hierro vuelve a estar en la lista: al parecer, el hierro suele acelerar el proceso oxidativo del colesterol, lesiona las paredes arteriales y espesa la sangre.

Un estudio hecho en Finlandia evaluó que donar sangre disminuye hasta en un 88% el riesgo de paros cardíacos, y la Asociación Médica Americana afirma que la población de edad media sufre menos ataques al corazón y problemas cerebrovasculares si donan sangre una vez cada seis meses.

6. Disminuye el riesgo de padecer cáncer

Un estudio publicado en el año 2008 explica que las personas que donan sangre con regularidad (una o dos veces al año) poseen menor riesgo de padecer cáncer y mayor longevidad. El estudio sugiere que esta diferencia puede encontrarse vinculada con los niveles altos de hierro en la sangre, especialmente en los varones adultos, y posible relación entre el cáncer y el hierro.

Una dieta baja en hierro es, sin embargo, la causa principal de anemia, y no es una de las estrategias recomendadas para prevenir el cáncer.

7. Quema calorías

No sólo por las calorías consumidas en la sangre perdida, sino también por el esfuerzo que realiza el cuerpo en recuperar esa sangre, existe un gran consumo energético en cada donación.

De hecho, el cuerpo suele aumentar su producción de sangre por alrededor de cuarenta y ocho horas, y tarda entre unas 6 a 8 semanas en reponer los glóbulos rojos.

El resultado es más que bajar un litro de sangre; se calcula una pérdida de unas 1300 calorías. Durante ese día y los que siguen, una dieta saludable ayudará en gran medida a tu cuerpo a reponer la sangre perdida con nutrientes de la mayor calidad, y así combatir los malos hábitos.

Eso sí, debes tener cuidado: ya que es fundamental recuperar la energía perdida, o estarás vulnerable a baja de presión, debilidad y desmayos. El reposo apropiado y una dieta macrobiótica previa a la donación (al menos uno o dos días antes) suele ser la mejor forma de librar sanamente los efectos de la pérdida de sangre.

8. Mejora la sensibilidad de la insulina

Otro de los resultados aparentes de la donación suele ser un menor riesgo de diabetes; al parecer, quienes han donado sangre en los últimos cinco años poseen menor riesgo de sufrir esta enfermedad, o muestran menores avances. Si bien existen estudios que explican esta relación, no está claro cuál sería el vínculo entre la mejor respuesta a la insulina y la donación.

Así, donar sangre puede ser bastante atractivo, si tu médico está de acuerdo, como una estrategia complementaria para combatir la diabetes.

Consejos para ir a donar sangre

Si quieres donar sangre, bien sea a un familiar, a un conocido o como un acto voluntario, recuerda:

• Tener por lo menos 18 años de edad y no más de 65, una estatura mínima de 1,50 metros y 50 kg de peso.

• Gozar de una buena salud, no estar enfermo ni tampoco haber ingerido un medicamento en los últimos tres días.

• No haberse hecho tatuajes o piercings en el último año.

• No ser adicto a ningún tipo de drogas.

• No haberse sometido a cirugías en los últimos tres meses.

• No estar menstruando, amamantando o estar embarazada.

• Si padece de diabetes o de presión alta se puede donar sangre, siempre y cuando se encuentre bajo tratamiento médico.

• Haber tenido solo una pareja sexual en los últimos seis meses.

• No haber estado en contacto en el último mes con personas que presentan alguna enfermedad infectocontagiosa como lo es el sarampión, rubeola, paperas o varicela.

Grupos de sangre:

Grupo O: puede donar a cualquier tipo, pero recibe únicamente de su mismo tipo.

• Grupo A: puede donar a los tipos A y AB, pero recibe de los tipos O y A.

• Grupo B: puede donar a los tipos B y AB, pero recibe de los tipos O y B.

• Grupo AB: puede donar a otros AB, pero recibe de todos los grupos.

Esperamos que te haya sido de gran ayuda y no olvides visitar todo nuestro portal.

También puedes leer sobre: La Septicemia, una infección en la sangre que deberías conocer. 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.