Remedios Caseros, Recetas, Tecnología y mucho más

Cómo Trabajan Las Articulaciones del Hombro, Anatomía Y Biomécanica

Las articulaciones del hombro  y sus diferentes síndromes son muy comunes, dado que esta es una de las principales articulaciones del cuerpo humano, son más complejas en todo nuestro organismo, esto debido a la movilidad que la misma posee, teniendo que lograr, en el conjunto de todas sus estructuras,  la estabilidad y el equilibrio que existe entre su amplitud articular.

Los distintos mecanismos estabilizadores dinámicos y también estáticos que se encargan de constituir a la articulación del hombro hacen cumplir este objetivo primordial. La plena capacidad en todas las funciones del hombro es el producto del trabajo en conjunto de todos estos estabilizadores en las articulaciones conocidas como la esterno-clavicular, la articulación gleno-humeral y la acromio-clavicular.

Articulaciones del hombro

Te sugerimos leer: 4 Remedios Naturales Para Fortalecer Las Rodillas ¡Muy Efectivos!

Debido a su alto nivel de movilidad y su situación particularmente anatómica, las articulaciones del hombro presentan muy comúnmente algunas afecciones inflamatorias y de tipo degenerativas  a las cuales se les denomina por lo general como síndrome del hombro doloroso, que no es más que una serie de lesiones  en cada una de las partes presentes en el hombro. Las causas más frecuentes de estas lesiones es la inflamación del músculo tendinoso que esta alrededor de la articulación gleno-humeral.

Estas alteraciones nos limitan todo el movimiento y producen mucho dolor, que puede llegar a irradiarse por todos los dermatomas correspondientes e incluso llegar a ser percibidos inclusive a cierta distancia del mismo, pudiendo convencer a un diagnóstico errado. En otras ocasiones, se puede llegar a observar que el dolor en las articulaciones del hombro se irradia desde otras zonas de nuestro cuerpo, como lo es la columna cervical, el musculo del corazón o las vísceras abdominales. En todos estos casos, la movilidad articular es algo que es normal. En esta ocasión abordaremos la bio-mecánica de la articulación del hombro y como es conformada la misma.

La anatomía y la bio-mecánica de las articulaciones del hombro.

El esqueleto del complejo de todas las articulaciones del hombro se encuentra constituido por tres huesos que son principales, la conocida clavícula, el húmero y la escápula. La escápula y la  clavícula conforman la cintura escapular, donde queda la articulación del húmero formando la llamada articulación gleno-humeral, la cual es articulación  principal de la cintura escapular. El húmero es el brazo de la palanca proximal de la extremidad superior. Los huesos que se consiguen en las articulaciones del hombro se encuentran mantenidos mediante el uso del complejo articular que forma el mismo, el cual a su vez esta conformado por tres articulaciones principales:

La gleno-humeral, la esterno-clavicular y la acromio-clavicular. Además de todas estas articulaciones del hombro verdaderas, existen otras dos pseudo-articulaciones, que son las articulaciones funcionales:la supra-humeral o la sub-acromial y la escapulotoracica. El movimiento de estas pseudo-articulaciones no pasa entre las superficies óseas y sí entre los planos de los músculos. La articulación glenohumeral es una conjuntura de la enartrosis poliaxial y que tiene tres grados de libertad del movimiento. Esta es la articulación del hombro que presenta mayor movilidad y esta depende de la estabilidad de la escapula y del húmero.

El formato de la cabeza del húmero hemisferio debe articular con el plano que se encuentra inclinado de la rasa cavidad glenoidea, que se encuentra direccionada a su vez hacia  la parte de arriba, bien como lateralmente o anterior. Apenas por un tercio de la cabeza humeral tiene contacto con la cavidad glenoidea. La cabeza del húmero es mucho más grande que esta cavidad, por eso la glena presenta algunas estructuras blandas que permiten su mejor estabilización. Esta posee una laxa y gran cápsula y está se encuentra revestida a su vez de una sinovial, en la que se unifican todos los sistemas músculos-tendinosos.

Te interesara leer: 9 Posturas De Yoga Para El Alivio Del Dolor De Espalda

El labrum es un anillo de tipo fibro-cartilaginoso que se encuentra rodeando la periferia de la cavidad glenoidea haciendo crecer su profundidad y mejorando de esta forma la contención de la cabeza del propio húmero. En él se insertan todos los ligamentos gleno-humerales el superior, el medio y el inferior y el tendón de la cabeza larga perteneciente a el bíceps. Los ligamentos gleno-humerales conforman una sábana de  puro tejido fibroso que rodea a la cabeza humeral y a la cavidad glenoidea. Todo este complejo ligamentoso conformado por el labrum y los ligamentos gleno-humerales son los conocidos estabilizadores estáticos de la articulación del hombro.

Articulaciones del hombro

Principales articulaciones del hombro ¿Cómo trabajan?

La articulación del hombro acromioclavicular es un compendio artrodial que envuelve la margen medial de todo el acromio y a su vez la extremidad acromial de la clavícula. Todas estas funciones son hechas por dos fuertes estructuras que son los ligamentos posterior y anterior de la articulación y de los ligamentos coraco-claviculares, que se encargan de limitar la separación de la escapula y de la clavícula. Los ligamentos trapezoides y conoides se encargan de evitar el desplazamiento clavicular hacia el plano supero-inferior.

Esta articulación  tiene solo unos pocos grados de movimiento, pero que son suficientes para las funciones normales del hombro. Los movimientos además que realiza son el de la abducción, la aducción, la retroversión y la ante-versión. La articulación esterno-clavicular es una fusión en la biaxial y la silla. Es la única articulación que esta conectada con la extremidad superior hacia el esqueleto axial. Esta tiene una cápsula articular que a forma de manguito se inserta dentro de los límites de las superficies articulares.

La estabilidad se origina por los ligamentos externo-claviculares anteriores y el posterior. Sus fijaciones ligamentarias muy fuertes ayudan a impedir que la articulación se pueda desplazar. Una parte que es importante de los movimientos de la flexión y de la abducción del hombro ocurren en esta articulación.

Durante los movimientos que realiza la extremidad superior, la escápula también se desliza libremente encima del tórax, mediante la utilización de la articulación escapulotorácica. En los movimientos de la flexión y de la abducción, la cabeza del húmero se desliza encima del acromio que es la articulación supra-humeral, y el tendón de la cabeza del bíceps braquial se desliza en el surco bicipital. El dolor o  la limitación del movimiento en cualquiera de estas articulaciones ya sean verdaderas o las funcionales llevará a una disfunción de la articulación del hombro.

Las articulaciones del hombro nos ayudan a favorecer a una extensa movilidad que permite a su vez una gran amplitud para la estabilización y la colocación de la mano, del levantamiento y de la tracción de objetos, la elevación del cuerpo, la inspiración y la espiración forzadas e incluso para la sustentación del peso, como en el caso de la marcha con las muletas y sobre el apoyo en las manos.

Los rangos del movimiento en la articulación del hombro.

Los rangos de movimiento de la articulación del hombro son la flexión de unos 180º, de la extensión de unos 45º, la abducción de 180º, la aducción de 30º, la abducción horizontal de 45º, la rotación externa de 60º y la rotación interna de 60º. Esta movilidad es obtenida por medio de la estabilidad en toda la estructura. La única fijación que encontramos en la extremidad superior al tronco se encuentra en la articulación esterno-clavicular, una vez que la cabeza del húmero se encuentra pendiendo desde la fosa glenoidea.

Así, el suporte y la estabilización de las articulaciones del hombro dependen de forma primaria de los ligamentos y de los músculos. Los músculos que se encuentran participando en la región del hombro dan una buena fijación y producen todos los movimientos de la cintura escapular, también ayudan a controlar las relaciones escapulo-humerales. Todas las articulaciones del hombro antes nombradas en extensiones algo diferentes son participes de todos estos movimientos. Los músculos pertenecientes a la cintura escapular también participan de forma significativa en los movimientos especializados de esta extremidad superior, tal como el poder escribir, y son esenciales para todas las actividades que exigen de la tracción, del empujo o del lanzamiento, entre otras.

Articulaciones del hombro

Músculos que trabajan en la biomecánica de la articulación del hombro.

Se pueden dividir los músculos que participan de forma activa en la biomecánica de la articulación del hombro en tres grupos:

Los músculos que juntan a la cintura escapular con el tronco, el cráneo, y el cuello, son los músculos que a su vez juntan la escápula  con el hueso humeral y los músculos que fusionan el tronco con el húmero, teniendo pequeña o quizás ninguna fijación de la escápula. La cintura escapular se unifica así mismo al tronco, al cuello y al cráneo a través del serrato anterior, del trapecio, del pectoral menor, del romboides mayor, del romboides menor, y del elevador de la escápula.

El serrato anterior es uno de los músculos de más importancia en la cintura escapular. Pues sin su ayuda, el brazo no puede ser elevado por encima de la cabeza, dado que el trapecio no consigue como producir la rotación superior suficiente para llegar a la abducción completa. Si el trapecio y el serrato anterior se encuentran paralizados, la escápula pierde entonces sus estabilizadores mas importantes y su posición será principalmente determinada por el peso que tienen el brazo actuando sobre la punta del hombro.

Los músculos que reunifican la escápula con el hueso del húmero están relacionados con todos los movimientos de la articulación gleno-humeral y pueden ser descritos como motores primarios del húmero en relación a la escápula, pudiendo también ocurrir esto al revés.

Este grupo lo conforman los llamados músculos deltoides conocidos en su porción anterior, en la lateral y en la posterior y el supra-espinoso, que se consiguen organizados para un movimiento de gran amplitud, el coraco-braquial, el sub-escapular, el redondo mayor, el redondo menor y el infra-espinoso. El grupo de los músculos que se encargan de unir el tronco con el húmero y de actuar de manera principal sobre el ultimo, obteniendo así la fijación firme sobre el tronco.

Este grupo se encuentra formado por los músculos llamados dorsal, el pectoral y el ancho. Ellos son de una forma particular muy importantes en la aducción y en la extensión resistidas de la articulación del hombro, y de su movimiento. Cuando la mano y el hueso del húmero están así fijados, estos músculos se encargan de mover el tronco hacia la dirección del húmero, como pasa en la escalada deportiva.

Además de esto, el musculo dorsal ancho se encuentra activo en la espiración forzada y en la tos, cuando el húmero está ya estabilizado. Los músculos deltoides anterior y cora-cobraquial hacen una flexión a unos 90 grados en el hombro. La extensión del hombro es ejecutada por los músculos redondo mayor y dorsal ancho. La abducción a los 90 grados es realizada por el supra-espinoso y los músculos deltoides lateral, mientras que la abducción horizontal se encuentra  a cargo del musculo deltoides posterior. La aducción horizontal es ejecutada por el músculo pectoral mayor.

Movimientos de rotación

Los movimientos de la rotación son realizados por los músculos redondo menor e infra-espinoso, cuando la rotación es de tipo externa, y por el sub-escapular, cuando la rotación es de tipo interna. Los músculos conocidos como el bíceps y el tríceps no son parte del grupo escapulo-humeral, pues no tienen ninguna clase de inserción en el hueso humeral. Aunque, si actúan sobre ella, una vez que se cruzan la articulación del hombro y se  van insertando en el tubérculos supra-glenoideo que es la cabeza larga del bíceps, el la apófisis coracoides que es la cabeza corta del bíceps y el tubérculo infra-glenoideo que es la cabeza larga del tríceps.

El tendón perteneciente a la porción larga del bíceps es intra-articular, pero a su vez extra-sinovial. La contracción de este músculo hace por consiguiente que se aplique la cabeza del hueso del humero sobre la glena, esto pasa sobretodo en la abducción del hombro, impidiendo así la terrible luxación de la cabeza del humero. Mientras que estando en posición neutra, con el brazo ligeramente colgado, la contracción del bíceps se encarga de estabilizar la cabeza humeral en todas las diferentes direcciones y de manera principal en sentido antero-posterior del mismo.

El manguito rotador.

Es el complejo muscular que se encuentra formado por todos los tendones de cuatro músculos que son fundamentados todos desde la  escápula, y que  se consiguen rodeando  a la articulación gleno-humeral sirviendo como  un estabilizador dinámico de la misma. Los músculos encargados de conformar el manguito rotador son el infra-espinoso, el sub-escapular, el supra-espinoso, y el redondo menor. Todas Las inserciones del supra-espinoso, infra-espinoso y del redondo menor se incluyen en el troquiter y estos refuerzan la cápsula articular gleno-humeral en su porción del lado superior y del posterior de forma respectiva, mientras el tendón del sub-escapular es el encargado de proteger la articulación anteriormente, aunque esté separado un poco de esta cápsula.

Puede interesarte: ¿Qué Puede Causar Dolor De Rodilla  Al Flexionar? Todas Las Causas Posibles!

Estos músculos desempeñan diferentes funciones en los movimientos de las articulaciones del hombro. El musculo supra-espinoso es esencial para ayudar a la abducción normal del hombre, lamentablemente este es el que más se ve inmiscuido en las lesiones del hombro. El redondo menor, el infra-espinoso y el sub-escapular se encargan de comprimir a la cabeza del húmero dentro de la cavidad glenoidea,  originando  un  mecanismo  importante de estabilización para toda la biomecánica del hombro. El redondo menor y el infra-espinoso rotan de forma externa, la articulación gleno-humeral en la abducción del hombro y en la flexión.

Todo este conjunto de músculos nos proporciona el equilibrio muscular necesario en las articulaciones del hombro, una función la cual es bastante compleja, dado que el hombro no  tiene un eje de movimiento el cual sea fijo. En una posición determinada, la activación de un músculo origina un conjunto muy particular de movimientos de tipo rotacionales. La magnitud y el momento de estos efectos para buscar el equilibrio muscular deben estar  finamente coordinados, para que se  pueda realizar el movimiento humeral que es  deseado.

Otra función que es muy importante de los músculos pertenecientes a el manguito rotador es la prevención de la sub-luxación de la articulación gleno-humeral cuando se encuentre en la posición erecta. Cuando los músculos que están en la zona del manguito rotador no pueden hacer todas sus funciones como es debido y de forma precisa debido a la fatiga o a quizás a  la debilidad, ocurren ciertos choques repetitivos de todos los tejidos de la articulación supra-humeral, conforme la cabeza del de hueso humeral vaya comprimiendo el acromio y el ligamento coraco-acromial, origine una lesión aguda, la cual es normalmente denominada  como hombro doloroso.

Ir al medico especialista en el área es lo mejor, bien sea el traumatologo o el traumatologo especialista en hombros.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.