Remedios Caseros, Recetas, Tecnología y mucho más

Armas De La Prehistoria – Como Nacieron Las Armas!

Desde la antigüedad el hombre se ha visto en la obligación de buscar o fabricar armas, que de una u otra manera tienen como fin, facilitar tareas o labores que el hombre no puede realizar con sus propias manos. Sigue leyendo este post y conoce las diferentes armas de la prehistoria su uso y el fin con el que fueron creadas.

Armas de la Prehistoria.

Desde la evolución de hombre, también se ha visto la evolución de las armas.  Aunque resulta algo difícil probar que las cosas ocurrieron tal cual dice la historia, existen prehistoriadores que de una u otra manera descartan la teoría que habla de la natural predisposición del hombre a la violencia.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que aunque en un principio la creación de las armas no haya sido para ser usadas con el fin de dañar o herir a las personas, con el paso del tiempo este ha sido uno de los usos que se le ha dado a la misma. Las armas de la prehistoria fueron hechas con el fin de facilitarle al hombre tareas, como por el ejemplo la caza; también fueron creadas como un arma de defensa en contra de animales que podían herir e incluso causarle la muerte al hombre. Entre las primeras armas de la prehistoria están:

Armas

Interesante artículo: Venus El Planeta Más Cercano A La Tierra – Conoce Sus Características!

La Piedra.

La piedra es considerada la primera arma prehistórica, ofreciéndolo al hombre la facilidad de romper frutos con cascaras duras, abrir conchas e incluso de usarla como un arma de defensa, pues con ella podía mantener distancia de un animal y lanzársele la piedra, si este llegase a tener intenciones de atacarlo. Este fue un descubrimiento grande para el hombre durante esa época, pues la piedra paso de ser sostenida en la mano, como un arma primitiva usada para golpear y que además esta podía ser lanzada fácilmente.

Lanzas.

Durante la época en la que hombre descubre que puede usar la piedra como un arma, es muy probable que también descubriese que podía usar las ramas de los arboles como mazos y para alcanzar frutos  que se encontraban en alturas que ellos no podían llegar por si solos. Posteriormente también considerarían la opción  de lanzarlas con las puntas afiladas, resistentes y fuertes al ser pasadas por el fuego. Tiempo después nacería la lanza con punta de piedra, considerada hoy en día como una de las armas de la prehistoria más importantes.

Cuando el hombre crea o fabrica la lanza con punta de piedra, ya había pasado a ser un hombre fabricante de herramientas desarrolladas a través de la técnica de tallar trozos de sílex. Esto debió haber ocurrido una vez que el hombre se dió cuenta que al romperse un sílex de modo natural quedaba con bordes filosos o punzantes, lo que debió haberle dado una idea de que tenía ante él una herramienta que podía utilizar para cortar o desollar.

Hacha de mano.

Durante los primeros pasos que dio el hombre en la talla del sílex, la intención que tenía era de fabricar un arma que le permitiera eliminar las partes sobrantes que no podían eliminarse con las armas que ya tenían. Esta arma fue “el hacha”; al principio el hacha era llevada en la mano y tenía forma de lágrima, porque fue llamada “hacha de mano”. Tiempo después se añadió un mango sujeto con una piedra tallada. Esto le dió lugar a un arma muchísimo más eficaz, pues con ella se puede dar un golpe más fuerte ejerciendo un impulso mayor.

Descubrimiento.

Con el paso de la historia el ser humano logró entender que los trozos de las piezas centrales de sílex, también le podían llegar a ser bastante útiles. A parte de permitirles hacer el hacha, con ellas también podían hacer puntas para flechas, para lanzas, cuchillos e incluso fabricar espadas. Antes de que el hombre realizara este descubrimiento las lanzas solo eran palos con las puntas muy afiladas que endurecían pasándolas por el fuego.

Es por ello, que con el nuevo descubrimiento que había hecho sobre el sílex, mejoraba significativamente las armas ya creadas, puesto que podían mejorar las puntas de las mismas, haciéndolas más duras, mucho más afiladas y más duraderas. Todo este arsenal de armas lo crea el hombre, porque se da cuenta que no puede igualar la fuerza de animales más grandes que él o la velocidad que tenían animales más pequeños. Por lo que necesitaba buscar la forma de poder lidiar, dar caza o defenderse de ellos, de allí nace la idea que crear la siguiente arma.

El lanzador.

La primera ayuda que se podría denominar como “mecánica” de la cual se valió el hombre para lograr sus metas fue convertirse en lanzador; este, tenía la misma capacidad ofensiva que la de la piedra al ser lanzada, pero este sería mucho más potente, rápida y sin duda alguna vendría siendo mucho más eficaz.

El arma es hecha con un trozo de madera y contiene una hendidura en la cual descansa la lanza; además cuenta con un extremo posterior que está apoyado en un bloque sólido que se encuentra situado justo detrás de la hendidura. Cuando el hombre toma el lanzador por la parte delantera, el lanzador pasa a convertirse en una extensión de su brazo y cuando lanza el arma, se nota la aceleración de la mima hacia el objetivo.

El Arco.

Luego del lanzador, vino la creación del arco. En el inicio el arco solamente era una porción de madera flexible que se torcía por medio de una porción de tripa que se sujetaba a los dos extremos, así de simple. Sin embargo, a pesar de ser un instrumento muy sencillo, podía proyectar una lanza diminuta a una distancia bastante grande a la que un hombre podía alcanzar lanzando una lanza con sus propias manos e inclusive con la ayuda del lanzador. Estas mini lanzas, posteriormente fueron llamadas flechas.

La honda.

Otra de las armas de la prehistoria fabricada durante este periodo fue la honda. Esta fue un arma basaba en el mismo principio que tenía el lanzador, la única diferencia era que arrojaba un proyectil más pequeño, como una piedra o un guijarro por ejemplo; este proyectil era lanzado a una velocidad mucho mayor y el impacto que producía era más fuerte que el de otras armas más grandes, aunque  eran mucho más pausadas.

Edad de bronce.

Durante los milenios que faltaban de la edad de piedra, hasta la llegada de la Edad de Bronce a mediados del año 3 500 A.C; en lo que fue el área del Mediterráneo, no se produjo ninguna novedad en cuanto a la fabricación de armas. Sin embargo, fueron testigos de la mejora gradual que tuvieron las armas que ya existían. La presencia de cualquier material que pudiera ofrecer una mejora para algunas de esas armas, era sin duda alguna aprovechada. De hecho pudieron crear una nueva arma que llamaron cerbatana.

En el resto del mundo, el desarrollo de armamentos tenía como fin perfeccionar el arte de la talla del sílex. Lo que trajo consigo la introducción del pulimentado y la abrasión; con ellas consiguieron eliminar los bordes y aristas de las rocas de sílex. La mejora que produjo todo esto a las armas fue muy significante, eliminó todas las superficies irregulares que con frecuencia producían roturas; en tanto que realizaban agujeros en las cabezas de las hachas, de modo que le permitiera al hombre introducir un mango para mantenerla fija, en lugar de tener que sujetarla con ataduras.

Espada.

En un principio la espada primitiva fue hecha de un trozo de madera plano, y le colocaban una hilera de pequeños trozos de sílex puntiagudos a lo largo de todos sus bordes. Esta era un arma que no satisfacía las exigencias del hombre, por lo que iba a ser totalmente rediseñada en la edad de bronce.

Descubrimiento del cobre.

Durante el año 3 500 A.C. se originó el adelanto más importante en cuanto al desarrollo de las armas y las herramientas, pues el hombre descubrió cómo trabajar el cobre. Durante esta época los metales ya eran conocidos, en especial el oro y la plata; sin embargo, ninguno de los dos podían usarse para fabricar armas debido a su textura blanda. Años más tarde, a mediados del año 4 000 A.C, ya había aparecido a la vista del hombre los primeros instrumentos hechos de cobre. Aun así se carecía de métodos para trabajar con este elemento, por lo que solo fabricaban objetos rudimentarios que servían más para fines decorativos que como un arma. El método usado en ese tiempo para trabajar el cobre era calentándolo y golpeándolo para que así este adquiriera forma.

Con el paso de los años se presentó un desarrollo importante referente al cobre. Este desarrollo fue la invención de la fundición; un proceso por el cual el metal es separado de su mineral una vez que este se halla fundido. Gracias al desarrollo de este proceso se pudo obtener una cantidad más elevada de cobre. El proceso de fundición produjo un cobre lo suficientemente puro y abundante como para permitir que los pueblos del Nilo, Los Valles del Tigris y el Éufrates, dieran paso a las primeras civilizaciones basadas en el empleo de este metal.

Armas hechas de cobre.

A pesar de la evolución que hubo desde el descubrimiento del cobre y todo lo que mejoró su proceso; seguía siendo un metal muy maleable, aun después de ser endurecido con el martilleo, por lo que las únicas armas que fueron producidas con el cobre fue la daga; estas contaban con hojas anchas y triangulares, pera hechas para contrarrestar la debilidad del metal.

Las creaciones de armas mayores hechas de cobre no eran para nada prácticas, puesto que apenas y habrían podido resistir su peso sin tener que doblarse. A medida que iba en  aumento la habilidad de trabajar el cobre, se extendió el empleo de este metal en cuanto la fabricación de armas. Lo que significa que las dagas fueron mejoradas estrechando y endureciendo la hoja a través de medios que iban siendo insertados en los lados de la misma. Además de ello, trabajaban en el fundido de cabeza de hachas y flechas que posteriormente se terminaban a martillazos.

Con el paso de los años y a pesar de que estas armas no fueron creadas para dañar al hombre, comenzaron a ser usadas terminaron formando parte del armamento que usaban para la guerra. El avance o la evolución de las armas ha sido grande con el paso de los años, incluso en nuestros días sigue haciéndolo, pues el hombre siempre busca mejorar o crear armas mucho más fuertes que las que ya existen, acto que ha seguido desde la creación de estas armas prehistóricas.

Prehistoria

No dejes de leer: La Gravedad De La Tierra – Conoce Que Es Esta Ley De La Naturaleza!